La destrucción del Camino de Santiago en Yesa

ESTRELLADIGITAL.ES

(17/08/2010)

La puntilla que quedaba por dar al Camino de Santiago Aragonés ya es un hecho… y se la han dado aquellas personas y organismos que estaban obligados a velar por su integridad como se habían comprometido al solicitar la declaración de Patrimonio de la Humanidad que ingenuamente se les concedió.

No han valido de nada las continuas denuncias, las advertencias… todas a los oídos sordos de estas Instituciones que no miran más que para el provecho inmediato traducido en votos, en las posibles subvenciones y ayudas a fondo perdido de los Organismos Europeos, y en la promoción turística con objetivos inmediatos a transformar en euros contantes y sonantes.

Para ello, no solamente hacen alarde de su dejadez en las obligaciones contraídas, sino que colaboran en el deterioro, y ahora, en la desaparición física de más de cuatro kilómetros de un Camino catalogado como de protección máxima, el Camino de Santiago Aragonés a su paso por Artieda, Ruesta, Sigüés, etc. todos ellos situados en las inmediaciones del pantano de Yesa que el Gobierno de España, a través de su Ministerio de ¿Medio Ambiente? ha autorizado a ampliar al doble de su capacidad, llevándose por delante una parte notable del Camino y unas huellas arqueológicas que ya desaparecerán para siempre.

No hicieron caso a las advertencias, a los ruegos, a los informes… siguieron adelante sin respetar absolutamente a nadie… y ahora tenemos aquí la sentencia de muerte para un buen tramo del Camino de Santiago.

Por todo ello, solicitamos de los Organismos Europeos competentes la inmediata descalificación del Camino de Santiago como Patrimonio de la Humanidad, Bien Cultural Europeo y cualquier otro honor que le hubiera sido concedido anteriormente por no ser merecedor de ellos y como respuesta a la desidia, al abandono, al feroz y continuo ataque que viene sufriendo en su aspecto físico: recrecimiento de Yesa, Polígono de las Cañas en Logroño, Autopista A-12 en Navarra, autovía a lo largo de la Rioja y Burgos, obras del AVE en León, parque eólico en Triacastela, etc.

No se puede seguir por ese camino, se está destrozando y haciendo desaparecer una Vía de conocimiento y concordia de todos los pueblos de Europa y llegó el momento de decir ¡basta ya!

Todos debemos ser conscientes de lo que se ha perdido, de lo que sigue perdiéndose y de lo que vendrá después en este camino sin sentido hacia la destrucción del Camino de Santiago, en pleno año Santo y con cientos de miles de caminantes y visitantes que sufren y contemplan este horroroso desastre.

Por un Camino de Santiago libre, protegido y abierto.

RAMÓN AGUIRRE HERRADA, Huarte (Navarra).

El río Aragón es finito

HERALDO DE ARAGÓN

(05/08/2010)

LA TRIBUNA | La Asociación ‘Río Aragón’ responde a un artículo del presidente de la Comunidad General del Canal de Bardenas, relativo al recrecimiento de Yesa

Los regantes de Bardenas siempre han visto el río Aragón como un recurso infinito que les ha de permitir satisfacer todas sus apetencias por disparatadas que sean. Además, los regantes de Bardenas creen que el río Aragón es de su propiedad y por ello se han opuesto históricamente a permitir el abastecimiento a Zaragoza desde él. Y como se creen los dueños únicos y señores del río Aragón, reclamaron judicialmente que se les concedieran todo el río, salvo en lo destinado a usos ambientales.

Afortunadamente y por una vez la Justicia ha ejercido de tal y se lo ha denegado. Así que el derecho de Zaragoza a tener su propia concesión desde el río Aragón es algo que ni tan siquiera se debiera discutir. Es de ley que los usos prioritarios sean los de boca. Si alguna duda cupiera que se despeje en el nuevo Plan de Cuenca. Al menos es lo que demanda la Asociación Río Aragón.

Al hablar del abastecimiento a Zaragoza, la Comunidad General de Bardenas se hace la víctima pero en realidad busca el beneficio que les pueden aportar 700.000 nuevos contribuyentes cobrándoles un canon millonario por un agua que en realidad no les pertenece. Además, amenazando con cortar el suministro, busca aliados en su disparatada apuesta por recrecer Yesa. Pretenden confundir y ocultar que Zaragoza no necesita de Yesa pues ya tiene el embalse de La Loteta para almacenar sus necesidades de un año.

José María Vinué, en su artículo publicado en Heraldo el 15 de junio, dice que los regantes participan en la “sostenibilidad del medio ambiente”. Olvida que sostenibilidad quiere decir desarrollo con recursos propios y con respeto al medio ambiente. Es evidente que su sistema no es sostenible, ya que necesitan de recursos ajenos como es un trasvase continuo desde el río Aragón del cual viven y se enriquecen desde hace 50 años sin ofrecer nada a cambio a los afectados. Ni respetuoso con el medio ambiente, pues contamina con pesticidas, sales y nitratos las aguas que retornan al Ebro.

Habla el Sr. Vinué de que cada año tienen que dejar un 35 % de la superficie sin regar pero ¿de qué superficie está hablando? ¿De la que le gustaría que se regara o de la que tienen concedida por el PNR? Por otra parte el polígono de riegos de Bardenas es un privilegiado pues es el que tienen una mayor concesión de agua por hectárea en la cuenca del Ebro, con 9.200 m3, privilegio que usan despilfarrando el agua (es el polígono con mayor porcentaje riego a manta, superior al 75%).

Los propios regantes causan los problemas que puedan tener de abastecimiento, pues han aumentado sin cesar las superficies de regadío, superando lo que les concedió en el Plan Nacional de Regadíos vigente, para forzar la situación y así tener argumentos para reclamar el recrecimiento de Yesa.

El Sr. Vinué nos lanza la obviedad de que Yesa no es infinito. Pero olvida otra verdad que antes o después se impondrá y les apeará del trono que han construido sobre demasiados derechos y pocas obligaciones: el río Aragón es finito.

Por Miguel Solana Garcés, portavoz de la Asociación Río Aragón contra el recrecimiento de Yesa

Problemas verdaderos

La semana pasada apareció dos veces el tema de Jánovas en la prensa:

El miércoles: El Ministerio de Medio Ambiente impulsa el plan de Jánovas para reconstruir los pueblos abandonados.

El domingo: Los antiguos vecinos de Jánovas llevan ya gastados 300.000 euros en peritos y abogados.

Sobre ambos escribí un post incendiario; tan incendiario que al final opté por no darle al botón de ”Publicar”. Más vale así.

Señores, lo de Jánovas no tiene nombre. Es uno de los ejemplos más claros y patentes de abuso y atropello que tenemos hoy en día desarrollándose ante nuestros ojos, en un país que dice ser un Estado de Derecho.

La noticia del miércoles parecía, en principio, buena. Hubo incluso quien se colgó las correspondientes medallas y dijo cosas que serían muy hermosas de haber sido ciertas. Pero, como siempre, conviene hurgar un poco en los temas para averiguar lo que de verdad hay en lo que nos cuentan.

Y lo que hay es que el Ministerio de Medio Ambiente (o lo que sea eso y como se llame) va a pagar un millón de euros, atención, UN MILLÓN DE EUROS, a una consultoría por hacer UN ESTUDIO que plantee las actuaciones que convendría hacer para concretar un sedicente “Plan de Desarrollo Sostenible para el entorno territorial de Jánovas“.

Me ha costado lo mío encontrar los detalles de la tontería (por llamarla de algún modo que no es el que de verdad me apetece). Las bases del pliego de condiciones están aquí.

Si alguien tiene la paciencia de leérselas y aguanta el vómito, comprobará que, camufladas entre una verborrea “buenista” empalagosa y vacía, se encuentran perlas valiosas que distan mucho de ser una “buena noticia” para los de Jánovas, Lavelilla y Lacort. Hay muchas; tantas, que dan ganas de echarse a llorar o al monte con una recortada. Pero destaco solo dos, las más sangrantes:

–una de las cosas que se pretenden con este “Plan” es incentivar la llegada de población.

–lo primero que se propone en el apartado “Desarrollo de los proyectos” son nuevas expropiaciones. ¡NUEVAS EXPROPIACIONES! ¿Ustedes dan crédito a lo que digo? ¿A que parece una broma macabra? Pues no lo es.

Por favor… ¿qué es esto?

¿No será una nueva carretera, con un nuevo trazado muy borde y que anda de despacho en despacho, a la que se oponen ferozmente los afectados porque supone que les quiten unas tierras que tanto han peleado por que se les devolvieran?

Hay una manera magnífica de “incentivar la llegada de población”: dejar volver a quienes quieren hacerlo. ¿Ese milloncejo de euros no podría emplearse mejor en ayudar a los antiguos vecinos a recuperar sus casas y sus tierras, y dejar que vuelvan a vivir en Jánovas, Lavelilla y Lacort, convirtiéndolos en pueblos de verdad y no en inventos de plexiglás (eso sí: super-mega-seudoecologistas)?

Una de las partidas previstas en el “Plan” asigna 86.000 euros del ala (más IVA) para montar procesos de participación ciudadana. Bien gastados estarían si esos procesos estuvieran animados por un verdadero espíritu de hacer bien las cosas. Hace mucho tiempo que tanto el Gobierno de Aragón como la CHE tendrían que estar haciendo una verdadera labor de mediación, velando por que la reversión se hiciera conforme a la ley y a la moral. Pero lo único que hacen las instituciones es inhibirse. Inhibirse de una manera culpable, pues su inhibición beneficia claramente a ENDESA.

Les daré un único detalle sobre esto: los portavoces de ENDESA dicen una y otra vez, machaconamente, que ellos lo único que hacen es “aplicar el artículo 55 de la Ley de Expropiación Forzosa”. Y mienten. Lo he dicho ya muchas veces: ese artículo dice que, en caso de reversión, los afectados tendrán que devolver lo que se les pagó por sus propiedades, con el IPC actualizado…

Ahí se para ENDESA, y conforme a eso multiplica en un 2.000-3.000 % lo que en su día se pagó por las propiedades. Imitando a los del “Un, dos, tres”, parecen decir: “hasta aquí puedo leer”. Pero es que hay que leerse el artículo entero.

Señala dos cosas:

–Una, que si los bienes han sufrido menoscabo de su valor, se tienen que volver a tasar. Ahí, ENDESA no sabe leer.

–Otra, que la determinación del importe a pagar por los afectados lo tenía que haber fijado la Administración. Y la Administración, ahí, tampoco sabe leer. Ha dejado hacer a ENDESA, ha dado por bueno lo que la empresa dice. Ha incumplido la ley. En contra de los derechos de los afectados.

Lo que la Administración (la CHE, el Gobierno de Aragón, el MARM) debería hacer es decirle a ENDESA que está actuando claramente de forma ilegal y de mala fe, y obligarla a rehacer sus valoraciones teniendo en cuenta la ley; como no lo hace, está obligando a los afectados a meterse en un juicio, ¡después de tantos años y por algo tan injusto!, que se les llevará los dineros, las energías y un tiempo valioso que puede dilatarse varios años.

De forma que suena a chufla lo de los 86.000 euros en participación ciudadana. ¿Para qué? ¿Para decidir si ponemos huertos solares, cisternas en los váteres con doble botón de descarga, cactus en los parterres o bombillas de bajo consumo en las farolas? ¡POR FAVOR!

Se está haciendo negocio sobre la desgracia ajena. Se está dejando a la gran empresa energética que se vaya de rositas, incumpla sus obligaciones (las acequias las rompió la concesionaria, que era Iberduero, pero su reposición la vamos a pagar todos; la retirada de los restos de la ataguía rota que jode el río, y que construyó ENDESA, la vamos a pagar todos… ¿quieren que siga?) y se forre un poco más a costa de las víctimas; se le está haciendo la cama para que, cuando se quede con más de la mitad de un terreno que no debería quedarse, se lo encuentre equipado con todos los servicios, que habremos pagado los ciudadanos con nuestros impuestos y los afectados con sus derechos, enterrados debajo de las nuevas conducciones de luz, agua, gas, zonas verdes, planes contra incendios forestales y escuelas de oficios.

Se consuma la injusticia más salvaje contra ellos, ante la pasividad cobarde e hipócrita de quienes deberían defenderles.

La Fundación Ecología y Desarrollo, en Facebook, se congratula por la licitación de este “Plan” y declara tener una “sensación de trabajo realizado”. Yo creo que deberían tener una sensación muy otra.

Y nosotros, ¿qué? ¿Nos encogemos de hombros? Pues me temo que en esta historia está en juego mucho más de lo que nos parece.

Fuente: El Blog de Inde

El embalse de Mularroya no es Nueva Cultura del Agua

El proyecto de la presa de Mularroya, una inversión socialmente desproporcionada e innecesaria, una obra irreversible que atenta contra valores patrimoniales del paisaje y la cultura de Aragón, sobre el que recae una condena de la Audiencia Nacional

La presa de Mularroya, en este momento en fase de construcción, cortará el curso natural del río Grío, afluente del Jalón ya en su tramo final y creará una retención de 103 hm3 que inundará una superficie de 470 Ha. El proyecto incluye las infraestructuras necesarias para trasvasar aguas del Jalón al nuevo embalse, a través de un azud de derivación y en un túnel de 12,8 Km de longitud y 3 m de diámetro, con capacidad para 8 m3/s, superior al propio caudal del Jalón durante una buena parte del año, de forma que su cauce permanecerá prácticamente seco durante varios meses a lo largo de unos 25 kms., en los que el río pasa por 8 poblaciones. Es previsible que afecte de modo relevante a fuentes y pozos, al mismo tiempo que la construcción del túnel podría afectar al acuífero de El Frasno. La puesta en servicio de esta obra hará imposible que el tramo del Jalón alcance su buen estado ecológico que la Directiva Marco exige.

La obra afecta directamente a una zona ZEPA, a la fauna de los desfiladeros del Jalón, y a cuatro LICs incluidos dentro de la Red Natura 2000, sin que por ello hayan sido establecidas en las evaluaciones de impacto ambiental las medidas suficientes para corregir los efectos irreversibles producidos por esas obras, razón por la cual una sentencia de la Audiencia Nacional ha anulado el proyecto, anteproyecto y la declaración de impacto ambiental, por infracción de lo previsto en el articulo 6 de la Directiva 92/43/CEE, relativa a la conservación de los hábitats naturales y de fauna y flora silvestre, y del articulo 4 de la Directiva 79/409/CEE, relativo a la conservación de las aves silvestres.

El presupuesto estimado del conjunto de las obras alcanza ya los 200 millones de euros. En ningún momento, por parte de la CHE ni de la Junta Central de Usuarios del Jalón, se ha informado correctamente a los futuros usuarios de los elevados costes que tendrán que asumir cada año en aplicación del principio de recuperación de costes. De acuerdo con cálculos hechos desde esta, cada agricultor tendrá que pagar durante los primeros 10 años entre 250 y 300 Euros/ha./año, cifra que aumentará por el más que previsible desfase presupuestario de las obras.

En la zona baja del acuífero de Alfamén se puede bombear agua a través de pozos por un coste al menos seis veces inferior, tal y como demuestran dos trabajos de tesis doctoral realizados en la universidad de Zaragoza. En todo caso, dado el futuro incierto de la agricultura, estamos ante una inversión económica excesivamente elevada, arriesgada e irreversible, improcedente en estos momentos de grave crisis económica del país, en el que hay otras prioridades sociales que atender, cuyos desvíos presupuestarios una vez más pagará la sociedad sin que haya la menor responsabilidad penal. Todo ello para resolver un problema que no existe, sino para dar satisfacción a unas apetencias que estimamos improcedentes. El verdadero problema es la situación actual del río Jalón, que la puesta en servicio de este proyecto agravará, que conllevará la degradación ambiental y estética de un paisaje cultural muy singular, de un gran corredor natural lleno de historia y de un enorme valor, por más que no haya conciencia política ni social de ello. En definitiva, entendemos que estamos, una vez más, ante un claro e injustificado fluviocidio que sólo se explica desde esa alarmante falta de sensibilidad.

Dicho esto, los abajo firmantes apoyan las siguientes alternativas:

1. Balsas de regulación y pozos de emergencia en las cabeceras de las acequias.

2. Modernización del regadío tradicional.

3. Organizar una comunidad de usuarios del acuífero de Alfamén que instaure una explotación sostenible. Alimentación artificial con caudales de invierno.

4. Balsas y depósitos de agua depurada para usos industriales.

5. Reestructuración y mejora del aprovechamiento de la huerta tradicional.

6. Instalación de depuradoras en el Valdejalón

Todas ellas, desde la base de que existen alternativas razonables para satisfacer las apetencias referidas, y de que existe ya una condena de la Audiencia Nacional, solicitamos la paralización de las obras, y el descarte definitivo del proyecto de esta presa por parte del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino

Firmantes:

Pedro Arrojo, Socio Fundador, Fundación Nueva Cultura del Agua – Universidad de Zaragoza

Javier Martínez Gil, Socio Fundador, Fundación Nueva Cultura del Agua – Universidad de Zaragoza

El día mundial del agua

Queridos amigos:

¿Habeís visto el «Programa de Actos de los Ciudadanos de Zaragoza» tan solemne, que se ha preparado para la celebración del próximo Día Mundia del Agua? ¡Menudo despliegue el de este año, tres días de celebraciones!

  • Descubimiento de placa
  • Evaluación de recursos hídricos de Unesco
  • Soluciones sostenibles para garantizar la calidad del agua en el mundo
  • Metas para el tercer milenio
  • El papel de las alianzas en terceros países
  • Acciones de Cooperación Internacional
  • Desafíos de la calidad del agua en México
  • Acciones de la Cruz Roja en Haití
  • La formación de expertos en materia de agua
  • Cada gota cuenta
  • La cola más larga del mundo para ir al baño

Estos son los títulos de los temas a tratar. Todas las instituciones están volcadas, empezando por la Universidad.

Al ver la lista de temas se me ocurre preguntar me ¿y de lo mío qué? ¿Dónde están nuestros problemas? ¿Dónde están los ciudadanos que organizan el evento? ¿De qué ciudadanos nos están hablando? Noquiero poner la lista de ponentes o conferenciantes para no herir a nadie y que cada uno haga su lectura

Es un acto más de la típica dinámica de tirar balones fuera, de juego con el cambio de escala de los problemas y los escenarois, para que parezca que nos preocupamos de los problemas cuando en realidad son políticas de la distracción, de disipación de energías; políticas y actos diseñados para mirar hacia otro lado del que están los problemas.

A estas alturas ya nada nos llama la atención, pero me parece presuntuoso calificar a este show de Programa de Actos de los Ciudadanos de Zaragoza. ¿De qué ciudadanos se trata?

Uno se pregunta dónde están en ese evento nuestros problemas, nuestras políticas del agua y del medioambiente con ella relacionado; dónde estaYesa, dónde el vandalismo medioambiental de Biscarrués y, Mularroya, el papel de la Justicia, el balance de una Expo,que nos prometía íbamos a ser referencia mundial del bien hacer y la sostenibilidad en temas del agua, que habría en el mundo un antes y un después etc.

¿Donde están los frutos de aquella Declaración Europea de la Nueva Cultura del Agua? ¿Dónde están los impactos de tantos nuevos planes de regadíos proyectados? ¿Que vamos a hacer con tanta reserva estratégica en Aragón? ¿Qué nuevos planes hidrológicos de cuenca nos van a sacar en relación con las exigencias de la Directiva Marco? ¿Qué va a pasar y que está pasando con las desaladoras del litoral mediterráneo, tan costosas, si el PP nos dice que si gana las elecciones volverá a incluir el travase del Ebro, y que por otra parte Zapatero ya lo ha puesto en marcha con el sobredimensionamiento del trasvase Xerta / Cenia? ¡Menudo gallinerohidrológico quehemos montado!

¿Cómo es posible que las Cortes permitan a estas alturas la inclusión en la reforma del Estatuto de la Comunidad de Valencia el derecho a las «aguas sobrantes» de otras cuencas? ¿Cómo es posible que no se aproveche un día así, para explicar a los ciudadanos que es eso de la Nueva Cultura del Agua, porqué Cultura y porqué Nueva?

Al ver una ponencia tan rimbombante como «la formación de expertos en materia de agua» me pregunto qué es la matria del agua y si incluye también al espíritu; eso por un lado. Y por otro ¿formar, en qué, y quien forma al formador?

A lo mejor es que al tratarse del Día Mundial, hablar de nuestros problemas sería una miseria de espíritu. En ese caso habrá que empezar apensar en instarurar el DIA ESPAÑOL DEL AGUA , o en nuestro caso el DIA ARAGONES o mejor EL DIA DEL EBRO, DEL TAJO, etc

Me gustaría que la Fundación Nueva Cultura del Agua no se viera implicada en esta tomadura de pelo.

Esto es un circo, y para mi, a estas alturas, es un paso atrás y una burla. En Vitoria parece que la celebración oficial a nivel de escolares, el Gobierno Vasco se la ha encomendado a Iberdrola.

Estoocurre con Gobierno Central, Gobierno de Aragón y Ayuntamineto de Zaragoza, de izquierdas todos ellos.

¡Menos mal que nos queda la fluvio!

Javier Martinez Gil (Día mundial del agua 2010)

El día internacional de acción contra las represas

El 14 de marzo se celebra el Día Internacional de Acción contra las Represas y por los Ríos, el Agua y la Vida.

En 1997 en Curitiba, Brasil, durante el Primer Encuentro Internacional de Personas Afectadas por las Represas se acordó que este día serviría para alzar al unísono las voces de los afectados contra los aprovechamientos destructivos del agua, rescatar la salud de nuestras cuencas hidrográficas, y exigir la gestión equitativa y sostenible de nuestros ríos.

En el año 2000 la Comisión Mundial de Represas dio a conocer un informe sobre las grandes represas en el mundo. Señala entre 40 y 80 millones de desplazados por las grandes Presas Sacando a la luz de manera oficial lo que los afectados habían estado denunciando. También constata que con frecuencia los efectos negativos que abarcan a las vidas, los medios de subsistencia y la salud de las comunidades, no se valoraban ni se tomaban en cuenta adecuadamente. Millones de personas no eran, ni son considerados. No se cuentan. No existen.

En Aragón, también sabemos de esto. El caso más paradigmático y sangrante es el de Jánovas, donde Iberdrola primero y Endesa después, con la colaboración necesaria de la Administración, humilló y despreció a los habitantes de Jánovas, Lavelilla y Lacort hasta grados inconcebibles.

La losa de una presa en un territorio además de arruinarlo, desestructurándolo, eliminando sus medios de vida y cambiando su paisaje, deja heridas en los afectados difíciles de cerrar. La identidad de las gentes con su territorio es un sentimiento profundo que nunca se ha tenido en cuenta. Por eso la justificación de una gran presa debería ser exquisita, porque no solo afecta al territorio sino también al alma de las personas. Hay que decir que esto casi nunca es así. Por lo menos no en Aragón, donde las justificaciones pueden ser tan peregrinas como necesidades de regadío de hace 20 años (o más) sin el menor análisis de las necesidades actuales, concesiones de principios del siglo XX, regulación de caudales ambientales.

La sociedad ha cambiado. Ahora el regadío apenas supone un 1,25% del VABpm nacional. Sin embargo la presión que ejerce sobre amplísimas zonas de Aragón, impidiendo su desarrollo supera con creces su interés real.

El reciente informe de la CREA dibuja un futuro para Aragón como reserva energética y agrícola para exportar, con una escasa población y apenas ninguna otra función. Para ello olvida que los ríos son mucho más que agua, son cultura, emociones e identidad.

Los afectados por las grandes presas no plantean un no porque no. Solo piden ser tenidos en cuenta y escuchados. Tratándose del territorio donde viven es razonable pedir que puedan decidir que se hace en él. Desde siempre en COAGRET hemos estado por el diálogo y la concertación, pero en situación de igualdad, respetando el derecho de los habitantes de las zonas afectadas a decidir sobre su destino. Cuando se dan estas condiciones se pueden encontrar soluciones que satisfagan a todas las partes como pasó en el Matarraña.

El Día Mundial contra las Represas nos recuerda que la gente es lo más importante.

Julián Ezquerra Gómez. Presidente de COAGRET

¡Basta de ligerezas!

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

(09/03/2010)

Bravo por el grito final del artículo de D. Máximo Ariza, concejal del Ayuntamiento de Lumpiaque, publicado en su periódico el día 26 de febrero de 2010.

Basta de ligerezas a la hora de tomar decisiones tan trascendentes para el territorio como la construcción de un gran embalse, es lo que venimos pidiendo desde las asociaciones que estamos en contra del embalse de Mularroya.

Ligereza es que el Gobierno de Aragón recortara la designación de una zona ZEPA (de especial protección para las aves) para que no ocupara el espacio del embalse, y que tuvo que ser corregida mediante sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón. Con ligereza (remarcada en la sentencia de la Audiencia Nacional) se eluden en el Estudio de Impacto Ambiental las obligaciones impuestas por las leyes respecto a los espacios y especies protegidas. El incumplimiento de la Ley es lo que lleva a la Audiencia Nacional a declarar nulo el Estudio de Impacto Ambiental y, como consecuencia, el anteproyecto y el proyecto del pantano de Mularroya. Aunque parece algo más que una ligereza que la Administración incumpla la Ley.

No es una ligereza, sino una irresponsabilidad, seguir destruyendo aquello que justificaba las declaraciones de zonas protegidas y aquellos sitios donde se asentaban las especies protegidas. Parece una irresponsabilidad destruir el Patrimonio natural de todos los aragoneses y de todos los europeos.

Es una ligereza decir que se tiene que hacer un embalse de más de 100 Hm3 para regular un río que no lleva agua, aunque lo diga el Ministerio de Medio Ambiente, Rural y Marino.

Y también parece una ligereza lanzarse a hacer una obra, valorada en más de 200 millones de euros, sin hacer un mínimo análisis serio de costes-beneficios. Parece dudosa la justificación cuando no se sabe cuantas hectáreas necesitan más riego del que ya tienen, cuáles son sus consumos, cuántos agricultores se van a beneficiar y cuál es su capacidad de pago, porque el Sr. Ariza sabe que, si se hace, tendrán que pagar el embalse, incluyendo (según la Directiva Marco) los costes ambientales y de oportunidad. No tenemos seguridad de que también lo sepan los «beneficiados-pagadores» del proyecto.

No nos parece una ligereza, sino una coacción en toda regla, que el juez del Tribunal Supremo cuando vaya a resolver este asunto, si es el caso, se encuentre con una situación de hechos consumados: el trasvase ejecutado, el embalse construido y el medio ambiente destruido.

Habría mucho que hablar sobre las necesidades reales del agua del regadío de Valdejalón, pero en todo caso la solución no es el embalse de Mularroya, empeñado en transitar por el lado oscuro de la ley, eso sí, con la sonrisa aquiescente de todos los partidos políticos.

Plataforma Jalón Vivo-Coagret

Mi historia personal con los ríos

Se aproxima el catorce de marzo, Día Internacional de los Ríos. Después de varios años de vinculación a las causas del agua que tanto enfrentamiento han traído en Aragón, me parece oportuno rebobinar película y, a modo de historia que me contara a mí misma y que quiero compartir con los miembros de Coagret y con todos los lectores, recorrer desde la memoria mi itinerario por los mapas emocionales de los ríos. Porque los ríos no llegaron a mi vida como nociones memorizadas en la geografía escolar, ni tan siquiera mencionados por mis padres o antepasados familiares. Los ríos llegaron a mi vida en el dolor de la lucha, en el coraje de quienes los defendían. Los ríos llegaron y me regalaron vivencias, amistades, cultura. Por eso llegaron y se quedaron como elemento imprescindible para la creatividad y como parte irrenunciable de mí.

Felizmente, yo comencé a complicarme la vida en el río Ara. Jánovas, Emilio y Francisca, y el eco de aquella patada en la puerta –aquella patada que con mejores modales sigue golpeando- fueron la sirena que tensó mi fibra reivindicativa. A continuación, casi enlazados, llamaron a mi puerta los casos de Yesa y Santaliestra, llegando a conocer en el segundo a la inolvidable súper abuela, María Campo. Luego vino el río Gállego, que me regaló el nombre de un pueblo, Biscarrués –sí, el mismo que para algunos es sinónimo de pantano- y la fuerza de un territorio, La Galliguera.

Después –y frecuentemente malentendido como problema menor- lo de Mularroya, una de las cuestiones más bochornosas del panorama de los ríos en la actualidad, quizás el caso que más confirma lo poco o nada que se ha avanzado en la protección de los mismos. Y no querría olvidar en el Día Internacional de los Ríos a los amigos de Lechago, a los defensores del Queiles, a los opositores al pantano de Itoiz, a los de Rialb, a los combativos compañeros del delta del Ebro. No querría olvidar a nadie que mire a los ríos con amor y esté dispuesto a librar la batalla –todavía sin final- de vivir en armonía con ellos.

Mi historia personal con los ríos, como la de cualquiera que se haya implicado en estas causas, también tiene momentos tristes, decepciones de quienes han abandonado, de quienes pasaron al otro lado de la mesa y, además, lo hicieron con ánimo de cegar con humo de agua –entiéndase Expo-, controlar las movilizaciones y las iniciativas de los colectivos altruistas.

Por los ríos, por su gente. Por los que no reblan. Por los que en este catorce de marzo sienten especialmente cálido el abrazo de las líneas azules de nuestros mapas. Para todos ellos un año más, con mi afecto y mi puño en alto.

Mª. Victoria Trigo Bello

Obras hidráulicas

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

(23/11/2009)

Se puede decir que hay obras hidráulicas sin una suficiente justificación, y que además se incluyen en Planes y se ejecutan tras haber creado artificialmente un discurso que demanda su construcción, pero sin haber analizado seriamente alternativas y demandas. Es el caso del pantano de Mularroya, cuyo proyecto y evaluación de impacto ambiental fueron anulados este verano por una sentencia de la Audiencia Nacional, ante la que el ministerio se apresuró a decir que interpondría un recurso ante el Supremo, con lo que el tema tardará como mínimo cuatro años en resolverse. Es lamentable que por parte de la CHE y del ministerio no se aproveche esta contundente sentencia para plantear y ejecutar las alternativas que permitirían satisfacer las demandas en el Jalón Medio, sin tener que construir un pantano que inunda zona ZEPA y LIC, y un trasvase de aguas del Jalón al Grío, que condenará al Jalón a tener un cauce sin agua durante 25 kms. la mayor parte del año. La sentencia anula el proyecto por incumplir la directiva de hábitats y de protección de aves, y parece muy difícil que se elabore un proyecto que establezca unas medidas correctoras suficientes. Para el que no conozca la zona, que vaya aguas arriba de Embid de la Ribera y que imagine ese paisaje espectacular con un Jalón muerto, sin agua. Pero es que además el proyecto de Mularroya es una barbaridad económica, que ha duplicado su presupuesto llegando a casi 200 millones de euros. Para los usuarios menos poderosos económicamente, los regantes será muy difícil hacer frente a los entre 240 y 300 euros que tendrán que pagar por hectárea/año, al menos los diez primeros años.

Valentín Cazaña

Cuando arde la turba

EL PAÍS

(18/10/2009)

El desvío de agua a los regadíos ha arruinado las Tablas de Daimiel y hay más parques en peligro

Durante 300.000 años, bajo el agua de las Tablas de Daimiel se ha acumulado materia orgánica de origen vegetal que, sin oxígeno y empapada en agua, ha formado un carbón vegetal, la turba. Cuando el suelo se seca, la turba pierde agua, se encoge y agrieta el terreno. El aire comienza a circular por los huecos y el subsuelo comienza a oxidarse y se calienta. Tras cinco años sin agua, la turba ha entrado en autocombustión. El fenómeno sólo era habitual hasta ahora en el cauce seco del Guadiana, pero desde agosto afecta a un parque nacional: una de las 17 joyas de la naturaleza española.

Las decenas de miles de pozos que han proliferado en la zona en 40 años -ya Franco lanzó un plan en 1956 para desecar La Mancha húmeda y convertirla en regadíos- han esquilmado el inmenso acuífero que antes rebosaba en las Tablas y en los ojos del Guadiana. La sequía en la cabecera del Tajo hizo que el Gobierno limitara los trasvases de los que vivía el humedal. La prioridad era el regadío en Murcia y Alicante.

El personal del parque ha intentado aplastar el terreno con palas mecánicas para impedir que el aire oxigene la turba, y los técnicos también han creado un sistema de tuberías para empapar el suelo con bombas. Pero apagar un incendio de turba es mucho más difícil que todo eso.

El parque nacional tiene 1.600 hectáreas inundables, y sólo 10 están encharcadas. La naturaleza no va a frenar el proceso, por más que llueva. Ni un otoño extremadamente húmedo paliaría el déficit del acuífero de La Mancha, cifrado en más de 3.000 hectómetros cúbicos. Sólo inundar el parque lo sofocaría. El Gobierno esperó a que mejorara la situación en los embalses del Tajo para que el consumo humano en Levante estuviera garantizado. Al final, el 23 de abril aprobó el envío de 20 hectómetros cúbicos de agua, pero el trasvase se demoró y cuando en mayo salió el agua era demasiado tarde.

El Ejecutivo promete para enero un trasvase de emergencia. Habrá que esperar hasta entonces, pero en los meses de espera, mientras sigue ardiendo la turba, es tiempo de pensar en una solución al problema de fondo: cuántos regadíos puede soportar la climatología española sin tener que desecar los parques nacionales. Doñana está en la lista de espera, con las fresas de Huelva chupándole los acuíferos. Actúen.

Editorial