ENCUENTRO DE CUENCA AZUL 2018

Programa encuentro Cuenca Azul

Cuenca Azul, la red de organizaciones ecologistas, conservacionistas y de afectados por grandes embalses de la cuenca del Ebro, ha organizado un encuentro en Zaragoza los días 21 y 22 de septiembre en  el Centro Joaquín Roncal de Zaragoza.

El viernes 21, a las 19 horas tendrá lugar la presentación en Aragón del informe sobre grandes fracasos hidráulicos, realizado por Ecologistas en Acción, en el que se describen catorce ejemplos de presas que no consiguen alcanzar los objetivos para los que fueron construidas. Entre ellas, los casos en Aragón de Mularroya, Lechago y Montearagón.

El día 22 de septiembre, a partir de las 10,30 horas tendrá lugar el encuentro propiamente dicho, de las 58 organizaciones de toda la Cuenca del Ebro, en el cual se analizarán entre otros temas el calendario de acciones y movilizaciones a nivel de Cuenca, la resolución del PSOE sobre política del agua, la redacción del acuerdo social del agua en la Cuenca del Ebro, las estrategias en torno a la revisión del Plan de la demarcación del Ebro, la presentación de la campaña Living rivers Europe de WWF, y la elaboración de un mapa de puntos rojos de la Cuenca del Ebro entre otros temas.

Programa encuentro Cuenca Azul

Cartel Encuentro Cuenca Azul

The ten principles for a New Water Culture

 

  1. No flooding of river valleys and no drainage of river mouths, both home and sustenance for populations to whose identity they contributed;
  2. Conserve the rivers and the heritage that flourished alongside their courses through history, and deliver basic functions and attributes to rivers’ water;
  3. Manage water based on solidarity, as common heritage that we all – the present days generations – received and which we should transmit in the best conditions possible to the future generations;
  4. Preserve water quality by changing the lest possible natural systems, by reducing from the beginning contaminating charges and restricting the need for their treatment;
  5. Manage in a sustainable way the water resources, by confronting waste of water by means of saving, optimizing its efficient use and reuse;
  6. Establish a culture of participation and imagination able to yield the wise strategies of doing good at small scale and subsidiarity as obligatory principle of management;
  7. Live water having in view our reality as a Mediterranean country, reality which is restrictive and incompatible with the culture of a free good that prays the unlimited offer of water on public charges;
  8. Abandon the demagogic dialectic of false water’s productivity (especially regarding irrigation) and incorporate serious criteria of economic valuation and full integration of costs, in the scope of a sustainable management of development;
  9. Use surface und underground water as Unitarian resource having in mind that they are part of one unique cycle and that fighting the overexploitation of aquifers and their contamination is the best way we have to achieve such a joint utilization;
  10. Defend the concept of water as a public resource managed on behalf of the general interest, and avoid its commercialization and conversion into an object of speculation.

All these principles can be summed up by two:

  1. Manage water as a resource and conserve it as heritage
  2. Manage water by means of policies of demand control and not by increasing offer

Por Javier Martínez Gil, in “Propuestas para la gestión y el uso adecuado del agua”

Os dez princípios da Nova Cultura da Água

 

  1. Não inundar os vales de montanha e não drenar as fozes dos rios, que são abrigo e sustento de populações para cuja identidade contribuíram;
  2. Conservar os rios e o património que nos seus cursos floresceu ao longo da história, e devolver à  água dos rios as funções e atributos mais essenciais;
  3. Gerir a água com base no princípio da solidariedade, como herança comum que todos nós – as gerações actuais – recebemos e que devemos transmitir nas melhores condições possíveis à s gerações vindouras;
  4. Preservar a qualidade da água, alterando o menos possível os sistemas naturais, reduzindo à  partida a carga contaminante e restringindo gradualmente as necessidades do seu tratamento;
  5. Gerir de forma sustentável os recursos hídricos, enfrentando o desperdício através da poupança, das melhorias no seu uso eficiente e da sua reutilização;
  6. Implementar a cultura da participação e a imaginação capazes de darem lugar à s sábias estratégias do fazer bem em pequena escala, e à  subsidiariedade enquanto formas obrigatórias da gestão;
  7. Viver a água baseado em nossa realidade de país mediterrânico, uma realidade restritiva, incompatível com a cultura do bem livre que apregoa a oferta ilimitada da água a expensas do erário público;
  8. Abandonar a dialéctica demagógica de um falso produtivismo da água (nomeadamente no regadio) para incorporar critérios sérios de valorização económica e recuperação integral dos custos, na perspectiva de uma gestão sustentável do desenvolvimento;
  9. Aproveitar as águas superficiais e subterrâneas enquanto recurso unitário, tendo em conta que fazem parte de um único ciclo e que combater a sobre-exploração dos aquíferos e a sua contaminação é o melhor contributo que podemos dar para tal aproveitamento conjunto;
  10. Defender o conceito da água enquanto recurso público gerido com base no interesse geral, evitando sua mercantilização e conversão em objecto de especulação.

Todos estes princípios podem resumir-se em dois:

  1. Gerir a água enquanto recurso e conservá-la enquanto património;
  2. Gerir a água através de políticas de controlo da procura e não de aumento da oferta.

Por Javier Martínez Gil, in “Propuestas para la gestión y el uso adecuado del agua”

Dix principes de la Nouvelle Culture de l’Eau

 

  1. Ne pas inonder les vallées de la montagne ni assécher les deltas des fleuves, foyer et source de vie des générations qui y ont vécu et grâce auxquels elles se sont forgé une identité.
  2. Conserver les fleuves ainsi que le patrimoine devenu florissant au fil des années et rendre à  ces fleuves les fonctions qui leur sont propres.
  3. Gérer l’eau au travers du principe de solidarité, en tenant compte qu’il s’agit d’un heritagé précieux commun à  tous, légué par les anciennes générations, et que nous devons transmettre aux générations futures dans les meilleures conditions.
  4. Préserver la qualité de l’eau, en évitant au maximum de nuire les systèmes naturels, en réduisant les substances polluantes et en limitant les demandes d’épuration.
  5. Gérer dans la mesure du possible les ressources en eau, en évitant le gaspillage et en favorisant un usage plus efficace.
  6. Instaurer la culture de la participation et de l’imagination dans le but de mettre en place des stratégies plus efficaces et de donner place aux subsides éventuels.
  7. Concevoir l’eau en tant que réalité d’un pays méditerranéen, une réalité restrictive, incompatible avec la culture de l’abondance, et qui favorise l’offre illimitée de l’eau à  charge du trésor public.
  8. Abandonner la dialectique démagogique d’un faux productivisme de l’eau (notamment dans le domaine de l’irrigation) et incorporer des critères sérieux quant à  l’èvaluation économique et à  la récupération intégrale des coûts, en vue d’une gestion soutenable du développement.
  9. Tirer profit des eaux superficielles et souterraines en tant que ressource unitaire. II faut savoir que ces eaux font partie d’un même cycle et qu’il convient de lutter contre la surexploitation et la contamination des aquifères.
  10. Défendre l’eau en tant que ressource publique gérée sur base de l’intérêt général en évitant son marchandage et sa conversion en objet de spéculation.
Tous ces principes se regroupent en deux principes fondamentaux:
  1. Gérer l’eau en tant que Ressource et la conserver en tant que Patrimoine.
  2. Gérer l’eau au moyen de politiques de controle de la demande et non d’augmentation de l’offre.

Les principes mentionnés ci-dessus proviennent du livre de Javier Martínez Gil et de celui de la CODA «Propuestas para la gestión y el uso adecuado del agua»

Diez principios de la Nueva Cultura del Agua

  1. No inundar los valles de la montaña ni secar los deltas de los ríos, casa y sustento de pueblos a cuya identidad contribuyeron.
  2. Conservar los ríos y el patrimonio que en su curso ha florecido a lo largo de la historia y devolver a sus aguas las funciones y atributos más esenciales.
  3. Gestionar el agua desde el principio de solidaridad, herencia común de todos que hemos recibido las generaciones presentes, y que debemos transmitir en las mejores condiciones posibles a las generaciones venideras.
  4. Ahorrar y preservar la calidad del agua alterando lo menos posible los sistemas naturales, reduciendo en origen la carga contaminante y restringiendo paulatinamente las demandas de depuración.
  5. Gestionar de forma sostenible los recursos hídricos haciendo frente al despilfarro, mediante el ahorro, las mejoras en el uso eficiente y la reutilización.
  6. Instaurar la cultura de la participación y la imaginación, capaces de dar cabida a las sabias estrategias del pequeño bien hacer, y a la subsidiariedad, como formas obligadas de gestión.
  7. Vivir el agua con nuestra realidad de país mediterráneo, una realidad restrictiva, incompatible con la cultura del bien libre, que predica la oferta ilimitada de agua con cargo al erario público.
  8. Abandonar la dialéctica demagógica de un falso productivismo del agua (especialmente en el regadío) para incorporar criterios serios de valoración económica y recuperación íntegra del coste, en la perspectiva de una gestión sostenible del desarrollo.
  9. Aprovechar las aguas superficiales y subterráneas como un recurso unitario, sabedores de que forman parte de un mismo ciclo y de que luchar contra la sobreexplotación de los acuíferos y su contaminación es la mejor aportación que podemos hacer para ese aprovechamiento conjunto.
  10. Defender para el agua el concepto de recurso público gestionado en base al interés general evitando su mercadeo y conversión en objeto de especulación.
Todos estos principios se resumen en dos:
  1. Gestionar el agua como Recurso y conservarla como Patrimonio.
  2. Gestionar el agua con políticas de control de la demanda y no de aumento de la oferta.

Extraido del libro de Javier Martínez Gil y editado por la CODA «Propuestas para la gestión y el uso adecuado del agua»

Qué es COAGRET

Qué es COAGRET

Como resultado de una feliz sugerencia de CODA y Greenpeace nace COAGRET en la primavera de 1995 bajo el propósito de crear una confederación de comarcas, pueblos y gentes afectadas por las grandes obras hidráulicas -realizadas, en construcción o en proyecto- dentro del territorio español. Surge la idea por iniciativa de diversos colectivos que habían sufrido ya esas «afecciones» y por la iniciativa también de otros tantos que venían trabajando desde hacía tiempos de forma dispersa en diferentes regiones por la defensa de sus legítimos intereses frente a las amenazas que supondría o ha supuesto para ellos la inundación de sus valles, la desarticulación de sus comarcas y la destrucción de su patrimonio natural y de su historia, consecuentes a la ejecución de esas obras.

A lo largo de su proceso fundacional se han ido celebrando reuniones de trabajo en Madrid, Pamplona, Zaragoza, Delta del Ebro, Noblejas, Tortosa, Burgos, Ronda y Oporto, con asistencia de representantes de muchas comarcas y cuencas ibéricas afectadas por esas obras, a las que se han ido incorporando nuevas gentes y colectivos procedentes de la sensibilidad ambiental y, en especial, de los saberes científicos y técnicos relacionados con la gestión del agua, que a título personal o colectivo entienden que la política hidráulica española necesitaba un importante giro conceptual.

Desde el primer momento se ha contado en esas reuniones de trabajo con la asistencia de representantes de diversos colectivos científicos y ecologistas portugueses, que entienden también que la gestión de las aguas de los ríos ibéricos debe ser hecha desde el inexcusable concepto de unidad de cuenca.

La expresión «afectados» es recogida por COAGRET desde la idea de que el agua forma parte de un preciado bien común que a todos pertenece, y cuya mala gestión a todos afecta. Son en este sentido afectados todos aquellos que piensan que bel agua es un recurso de tal naturaleza que su gestión debe estar presidida por unos principios básicos de transparencia, racionalidad científica, participación social y concepción humanística, con la especial participación de las gentes más directa y negativamente afectadas, amparadas bajo el adecuado asesoramiento que puedan solicitar.

En definitiva, COAGRET pretende aunar un amplio abanico de voluntades y saberes en busca de un giro de la Política hidráulica hacia la racionalidad y el respeto.