COAGRET rechaza la propuesta planteada para la creación de la Mesa de diálogo del agua

Sobre la propuesta de mesa de diálogo del agua, planteada a la Comisión del agua en Aragón, desde COAGRET hemos remitido al Presidente del Gobierno de Aragón la siguiente carta manifestándole nuestras profundas discrepancias sobre el modelo planteado de diálogo, que consideramos imposibilita cualquier acuerdo.

Excmo. Sr. Presidente del Gobierno de Aragón:

En nombre de la Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases nos dirigimos a usted, como máxima autoridad de nuestra Comunidad Autónoma, ante la propuesta de mesa de diálogo del agua, que nos ha llegado, y queremos manifestar nuestro profundo desacuerdo tanto en el fondo como en la forma de la misma.

En primer lugar, consideramos un error, en cuanto a la pluralidad de representación, que sea la Comisión Permanente quien proponga la creación de la Mesa del Diálogo del Agua y decida sobre las ponencias específicas en que se articulará. De esa forma se ha privado de opinión a un sector importante de afectados por la gestión hidráulica, puesto que no estamos presentes en la Comisión Permanente.

Creemos igualmente errónea la designación de los cuatro expertos, sin acreditar siquiera que lo sean, que, en nuestra opinión representan los intereses de alguna de las partes con un relevante papel en el seno de las ponencias que se crearán, de acuerdo con la propuesta. Por el contrario, se perfila un escenario de confrontación en el que previamente se han garantizado mayorías para unos intereses y concepciones frente a otros, entre los que nos contamos. Este método no es el más adecuado para debatir y acercar posturas entre las diversas partes en conflicto y nos parece que tendrá un resultado profundamente negativo. En esas condiciones a nadie debería sorprender si, de mantenerse este formato de mesa de diálogo, los afectados por obras hidráulicas no nos sentáramos en esa pretendida mesa de diálogo.

Por ello, le instamos a cambiar la metodología y la propia mesa de diálogo, en línea con la experiencia positiva que supuso la Iniciativa Social de Mediación que arrancó en 2002 y que ha venido siendo altamente valorada como pionera en la resolución de conflictos como los que hoy seguimos afrontando. Se trata de avanzar en medidas que susciten consenso, como se hizo en los casos de Santaliestra y Matarraña; y somos conscientes de que tales medidas existen y pueden ayudar a superar los conflictos vigentes en Aragón.

Desde luego estos conflictos no se cerrarán mientras los afectados no sean reconocidos, escuchados y atendidos. Por ejemplo, deben ser atendidas las justas compensaciones que La Galliguera merece, tras más de treinta años de incertidumbre y amenazas, de las que se ha liberado sólo tras la reciente Sentencia del Tribunal Supremo sobre el embalse de Biscarrués. Se debe poner punto y final a este proyecto de forma oficial y compensar estos años hipotecados, de forma injustificada, como ha demostrado la sentencia. Pero además, se deben reconocer y atender otros conflictos existentes en Aragón como los del recrecimiento de Yesa, el embalse de Mularroya, las reivindicaciones que pueden cerrar definitivamente la conflictividad en el Matarraña o la situación en el río Guadalope tras el cierre de la térmica.

Si el Gobierno apuesta realmente por una gestión sostenible de los recursos hídricos, con una adecuada adaptación al cambio climático, es necesario promover una iniciativa de mediación real, consensuando un mediador o mediadora entre todas las partes, en lugar de la propuesta planteada actualmente a los órganos de la Comisión del Agua, que en la práctica imposibilitará cualquier acuerdo.

Atentamente,

Valentín Cazaña Maella

Presidente de COAGRET