Xavier de Pedro vuelve a mentir. Los técnicos de la CHE contradicen a su presidente

  • Reconocen que el deslizamiento no es solo por las lluvias y se puede deber al recrecimiento de Yesa
  • La CHE pagará el realojo de los afectados de Yesa

El director de Obras de la CHE, René Gómez, reconoce en una reunión con los vecinos de las urbanizaciones de Yesa desalojadas, que el deslizamiento no es solo por las lluvias y que puede ser debido a las obras del recrecimiento del pantano. Además afirmó que la CHE pagará el realojo de los afectados de Yesa sine die y podría hacerse cargo de los gastos de mantenimiento de las viviendas como la luz, el gas, el agua, los impuestos…

Por otra parte indicó que necesitan al menos dos meses para ofrecer a los vecinos un informe preciso y exhaustivo de la evolución de la ladera.

Mientras tanto el presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro, Xavier de Pedro, vuelve a mentir, dando una versión contradictoria y optimista del asunto. Primero declara que el deslizamiento se está desacelerando y está controlado, reconociendo de esta forma que ha estado descontrolado, mientras sus técnicos dicen que hay que esperar dos meses para ver qué pasa. Después insiste en que el deslizamiento se había producido por las intensas lluvias, cuando sus propios técnicos ya admiten que las obras del recrecimiento pueden estar detrás. Y finalmente desmiente que se vayan a producir nuevos desalojos cuando está previsto que otros veinte vecinos no puedan acceder a sus casas.

Este nuevo intento de desinformación por parte del Sr. De Pedro choca de nuevo con la tozuda realidad de los hechos: se está haciendo una obra sobre unas laderas inestables y peligrosas que en cualquier momento puede originar una tragedia.

Ante esta nueva manipulación exigimos la destitución del Sr. De Pedro. Y para evitar desgracias personales pedimos la paralización y el descarte inmediato de las obras del recrecimiento de Yesa.

COAGRET rechaza el nuevo trasvase Tajo-Segura

COAGRET, la Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases, se une al rechazo de un nuevo trasvase, aprobado por la Comisión de Explotación del Trasvase Tajo-Segura, apoyando el posicionamiento en este sentido de la Plataforma en defensa del Tajo y Alberche, de Talavera de la Reina y de la Plataforma de Toledo en defensa del Tajo. Consideramos que este trasvase, absolutamente innecesario,  ahonda en los desequilibrios territoriales, y no tiene en cuenta la situación actual del río Tajo en su cabecera.

Subrayamos la gravedad que tiene además el aprobar este nuevo trasvase, cuando todavía no hay encima de la mesa ni siquiera un borrador de Plan de Cuenca del Tajo, en el que se fijen los caudales ecológicos necesarios para el objetivo de alcanzar el buen estado ecológico de las masas de agua en la cuenca.

Nos unimos, por otro lado, a la petición que las Plataformas del Tajo realizan en cuanto a exigir responsabilidades políticas a altos cargos del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente, como es el caso de la Directora General del Agua, cuya línea política no puede ser más decepcionante.

Coagret apoyará las iniciativas o movilizaciones que ambas Plataformas convoquen para oponerse a este nuevo trasvase Tajo-Segura, completamente irracional e innecesario.

La Asociación Río Aragón exige responsabilidad en Yesa y la desestimación inmediata del recrecimiento del embalse

  • Exigimos la verdad y transparencia total sobre lo que ocurre en Yesa
  • La naturaleza está demostrando que la cerrada de Yesa no permite el recrecimiento del embalse. Por un mínimo principio de precaución deben cesar las obras de recrecimiento definitivamente
  • Se ha de buscar el equipo técnico más cualificado para enmendar el desastre generado hasta fecha

Ante los últimos sucesos acaecidos en las obras de recrecimiento de Yesa, desde la Asociación Río Aragón exigimos responsabilidad y cordura. Estamos en una situación enormemente complicada porque el embalse está casi lleno y un desprendimiento sobre él podría resultar fatal. Por otra parte, su vaciado parcial podría suponer desestabilizar todavía más la ladera.

No queda otra alternativa que el cese definitivo de las obras de recrecimiento, apartar de la dirección de obra a los que nos han llevado a esta situación, buscar el equipo técnico más competente posible para controlar el desastre generado hasta la fecha, y gastar lo que haga falta para garantizar la seguridad de las poblaciones ribereñas. Recordemos que ya se han malgastado más de 100 millones de euros (el presupuesto inicial del proyecto) y aún no se ha iniciado la construcción de la presa.

Todas las alarmas se han disparado, todas las dudas se han disipado y han confirmando lo que desde nuestra Asociación venimos denunciando desde hace años. En este momento, ya nadie duda de que el recrecimiento de Yesa esté poniendo en serio riesgo la vida de personas y que, de seguir la CHE con su huida hacia delante, las consecuencias económicas o de responsabilidad civil y patrimonial pueden dejar corta cualquier previsión antes realizada.

La necesidad de desalojar dos urbanizaciones por tiempo indefinido, la paralización de las obras de recrecimiento, la movilización de maquinaria a destajo llevada a la zona y hasta los dos helicópteros de los Gobiernos de Navarra y Aragón sobrevolando la zona no dejan lugar a dudas.

Desde septiembre la CHE ha ocultado a los ciudadanos el deslizamiento y desde entonces los técnicos responsables de la obra se muestran incapaces de detenerlo. Ahora sabemos que el aumento de su velocidad ha ido creciendo exponencialmente, que la magnitud y extensión es mucho mayor de la prevista en sus anunciados como «definitivos» estudios previos al modificado nº 3, y que la ley física de la gravedad termina imponiéndose por encima de los deseos de cualquier ingeniero.

A estas alturas ya ha quedado confirmado que, más allá de los obligados comunicados emitidos por la CHE, este organismo se sigue mostrando oscurantista y que miente con el mayor descaro. Las lluvias no han sido el desencadenante de un deslizamiento, pues éste se inició en plena sequía, eso sí tras más de año y medio de trabajos de desmonte y bulonaje en la parte inferior de la zona activa. Si las lluvias han acelerado el proceso deberíamos preguntarnos qué hubiera ocurrido si el episodio lluvioso hubiera tardado a producirse hasta que la presa estuviera levantada.

Culpar a la Naturaleza de lo que ocurre es una forma inadmisible de intentar eludir unas responsabilidades que antes o después terminarán en las ventanillas de la CHE. Por otra parte, las declaraciones apuntando a que la presa recrecida sujetaría los deslizamientos es demencial, supone el anuncio de un nuevo objetivo que parece ha de cumplir el proyecto de recrecimiento: estabilizar laderas inestables.

También miente la CHE cuando dice que se adelantan actuaciones ya previstas en la margen derecha, pues el desglose presupuestario incluía 17.660.958,80 de euros en los que no aparecen los trabajos que ahora se realizan y mucho menos lo que pueda suponer el desalojo de las dos urbanizaciones por tiempo indefinido, o tal vez definitivo. Una de ellas, por cierto, preparada por la propia CHE hace menos de 10 años.

La Asociación Río Aragón pide sentido común a la CHE, que no siga con su demencial huída adelante y que comience a reconocer sus errores. Nunca debiéramos olvidar lo que 1983, cuando se comenzaba a hablar de recrecerlo, decía el ingeniero constructor y buen conocedor del actual embalse René Petit, hoy muy en boca de los habitantes de Yesa:

  • «A mí me daría mucho miedo. La presa actual tiene sesenta metros de profundidad y en su día ya hubo sus más y sus menos sobre si aguantaría o no. Hay que ser muy cauto en este tipo de obras, mucho».
  • «Hay que tener en cuenta que al aumentar el volumen aumentan considerablemente las posibilidades de un fallo geológico. Si ahora existe una presión de diez kilos por centímetro cuadrado, con esa ampliación puede doblarse a veinte… ¿Quién va a garantizar la seguridad de tal obra?».

Las Plataformas de Toledo y Talavera rechazan el nuevo trasvase aprobado hoy por laComisión de Explotación del trasvase Tajo-Segura

Las Plataformas de Toledo y Talavera rechazan el nuevo trasvase aprobado hoy por laComisión de Explotación del trasvase Tajo-Segura. El Ministerio ha vuelto a ignorar el sentidocomún y se pliega ante los intereses trasvasistas. Es inaceptable esta política dictada desde elLevante para beneficio exclusivo del Levante. Exigimos de nuevo el inmediato cese de la Directora general del Agua del Ministerio, incapaz de articular una política de aguas a la alturadel momento, y ecuánime, que sólo se mueve al dictado de los grupos de presión del regadío del Segura.

En total serán 78 hm3 los que se trasvasarán en los próximos tres meses (29 para teóricoabastecimiento; y 47 para regadío). La situación de la cabecera del Tajo (al 24% de sucapacidad), y las altas reservas de la cuenca del Segura (56%), que garantizan todas lasdemandas de la propia cuenca, no han servido para llamar a la prudencia al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, y se confirma un nuevo atropello contra losintereses del Tajo y de los ciudadanos ribereños.

El volumen de agua aprobada para trasvasar en 3 meses, equivale al abastecimiento de Toledoo Talavera de la Reina (ciudades de 90.000 habitantes) durante 12 años. Se está vaciando contotal impunidad la cabecera del Tajo: el pasado año hidrológico 2011/12 entraron enEntrepeñas y Buendía 360,90 hectómetros cúbicos (hm3), y se trasvasaron 386,19 hm3, esdecir, se trasvasó el 107,00% de lo que entró. Para el primer trimestre del corriente añohidrológico (octubre-diciembre), se aprobó un trasvase de 101,70 hm3: Han entrado enEntrepeñas y Buendía sólo 95,37 hm3. Es decir: se ha trasvasado el 106% de lo que haentrado. ¿Es esto serio? Estamos hablando de los embalses de cabecera, los garantes deregular el río en todo su tramo alto y medio. Es sencillamente inaceptable.

La cuenca del Segura es la única cuenca hidrográfica de Europa donde los regadíos seanteponen a los usos de abastecimiento. Y encima sobra agua. ¿Por qué debemos seguir tolerando este colonialismo hidrológico? ¿Por qué son más importantes los regantes delSegura que los ribereños de Entrepeñas y Buendía, o los propios ciudadanos del Tajo en Aranjuez, Toledo o Talavera de la Reina?

Por último, exigimos YA un borrador de Plan de cuenca del Tajo. El Ministerio, incapaz dereconocer el fracaso de la gestión del Tajo, y la necesidad de modificar profundamente cuandono cerrar el trasvase Tajo-Segura, quiere perpetuar esta situación de provisionalidad quebeneficia al trasvase. Llevamos 5 años esperando un plan de cuenca que fije caudalesecológicos reales y serios en Aranjuez, Toledo y Talavera de la Reina, y que por tantomodifique los esquemas de explotación del trasvase Tajo-Segura. Y no estamos dispuestos aseguir esperando más. Porque hoy vemos cómo se decide trasvasar, una vez más, el agua quedebería dar vida al Tajo. Y el río continúa siendo un cadáver. Una vez más, esta primavera elcanal del Tajo-Segura volverá a ser el «río» con mayor caudal de la cuenca del Tajo. ¿Por cuánto tiempo?

Se confirma que la ladera derecha de Yesa también se mueve

  • Las explicaciones de la CHE, dando una imagen de normalidad, son falsas y ocultan la gravedad del problema
  • Al reconocer que «el coste final de la obra dependerá de la evolución de los trabajos» confirman que tampoco les sirve un proyecto que aprobaron hace 3 años por 81 millones de euros
  • Descartar Yesa definitivamente es la única solución sensata que garantiza la vida de las personas y la racionalidad en el gasto público

La CHE acaba de confirmar oficialmente lo que desde la Asociación Río Aragón ya sospechábamos y denunciamos en su día: la ladera derecha del embalse de Yesa también tiene problemas de deslizamientos en la zona del Inglés. Y grave es la cosa cuando dan la alarma preventiva y avisan a los gobiernos de Aragón, Navarra y ayuntamiento de Yesa, hecho inaudito en su forma de actuar. Eso sí anuncian que nos vayamos preparando porque «el coste final de la obra dependerá de la evolución de los trabajos».

La nota de prensa de la CHE intenta trasmitir un mensaje de normalidad y de que todo está controlado. Nada más lejos de la realidad. Una vez más los problemas le vienen sobrevenidos, una vez más se demuestra la gran chapuza técnica en que se ha convertido el recrecimiento de Yesa y una vez más asistimos a una forma de actuar de una administración que, obviando que estamos en una profunda crisis, miente y engaña para llevar adelante, cueste lo que cueste, un disparatado proyecto sólo concebible desde intereses ocultos de mercadeo político y servidumbre al sector hidroeléctrico y del hormigón.

La CHE miente cuando habla del episodio de 2006 argumentando que se detectó por el seguimiento exhaustivo al que se somete al embalse. Fue la evidencia de una ladera que se agrietaba la que conllevó que tuvieran que poner mecanismos de medición y seguimiento.

La CHE no dice toda la verdad cuando asocia a un episodio de lluvias, nada extraordinario por otra parte, el deslizamiento de la ladera derecha. La verdadera causa es la inestabilidad de ésta que, hasta que comenzaron sus trabajos de recrecimiento, aguantó episodios de muchísima más intensidad.

La CHE engaña cuando las actuaciones a realizar las reduce a trabajos ya previstos. La realidad es que ya estaba realizando lo previsto. La realidad es que llevan más de un año desmontando, gunitando y bulonando en la zona afectada. La realidad es que las medidas ya previstas y que formaban parte del modificado 3 no les están funcionando. La realidad es que el proyecto y presupuesto que, tras costosísimos estudios, aprobaron es un fiasco. Y la realidad es que por eso tienen que reconocer que el coste final no lo conocen ni ellos. La realidad es que los técnicos están desbordados por las nefastas consecuencias de su mal hacer. Y la realidad es que los chalets de Yesa están teniendo problemas que terminaremos pagando entre todos.

La Asociación Río Aragón vuelve a denunciar el despropósito del recrecimiento de Yesa y, sobre todo, la huida hacia delante de la CHE que está poniendo en riesgo evidente la vida de personas. ¿Puede asegurar la CHE que lo que de momento han sido episodios «lentos» o de una magnitud relativa, no puedan ser un día rápidos y de una magnitud considerable? La respuesta es NO.

La CHE intenta trasmitir una sensación de normalidad pero, a estas alturas de la historia, la credibilidad de sus palabras es nula. Si la democracia, tras los episodios de corrupción, requiere una refundación, la gestión de nuestros ríos, aquejada de ese mismo mal, necesita nuevos organismos modernos y transparentes.