Ecologistas lamentan el «fraude» del plan de la cuenca del Ebro que no tiene en cuenta la menor disposición de agua

EUROPAPRESS

(18/12/2012)

Piden adaptar la gestión a la realidad del recurso y salvaguardar el buen estado ecológico de los ríos

Organizaciones ecologistas han lamentado el «fraude» que supone un plan hidrológico de la Demarcación del Ebro —en tramitación en estos momentos— que no tiene en cuenta la menor disposición de agua, un 27 por ciento inferior en los últimos 20 años, y que plantea inversiones en infraestructuras hidráulicas «de dudosa rentabilidad».

Así lo han manifestado en rueda de prensa el portavoz de la Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases (COAGRET), Julián Ezquerra, el delegado de SEO/BirdLife en Aragón, Luis Tirado, el portavoz de la Asociación Naturalista de Aragón (ANSAR), Mariano Mérida, y la representante de la Fundación Ecología y Desarrollo (Ecodes), Cristina Monge.

Esta última ha precisado que si hace años que advierten de la necesidad de «repensar la gestión» por el «deterioro» de los bosques de ribera y de las masas de agua, ahora se suma la crisis económica, en la que «no valen inversiones de dudosa rentabilidad», para preguntarse cómo se van a recuperar los costes, según dicta la Directiva Marco del Agua de la Unión Europea, «en inversiones multimillonarias».

Igualmente, ha apuntado que hay una crisis ambiental, como lo demuestra la reducción de los caudales un 27 por ciento en los últimos 20 años, según datos de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), a causa del cambio climático, hechos que no se han tenido en cuenta en el plan hidrológico de la cuenca que se está elaborando.

Monge ha lamentado que esto va a suponer «crear falsas expectativas», por «populismo», proyectando obras de regulación cuando «no hay agua» para llenarlas, lo que supone «falsear la realidad».

Frente a esto, ha señalado que la Directiva Marco del Agua ya indica cómo actuar, teniendo en cuenta «que el primer usuario del río es el propio río», es decir, que en primer lugar hay que preservar los ecosistemas y, para el resto de usos, valorar la rentabilidad económica, social y medioambiental.

«Hay que gestionar desde la realidad» e «intentar buscar acuerdos» porque «no se puede engañar a la gente» y «crear falsas expectativas», ha comentado Monge, para informar de que el plazo para presentar alegaciones al plan de la demarcación del Ebro finalizó el pasado 14 de noviembre y ahora están en fase de estudio.

Continuar leyendo «Ecologistas lamentan el «fraude» del plan de la cuenca del Ebro que no tiene en cuenta la menor disposición de agua»