COAGRET pide abandonar el pacto del agua

ni pacto ni agua

En la mañana de hoy, 2 de mayo, varias decenas de afectados por obras hidráulicas nos hemos concentrado a las puertas de las Cortes de Aragón ante la visita del ministro Arias Cañete para presidir la reunión de la Comisión de seguimiento del Pacto del Agua. Entre ellos, representantes de COAGRET, la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos, la Asociación Río Aragón, Jalón Vivo, Huerva Vivo, así como la Alcaldesa de Murillo de Gállego, Marta Santos.

Con este acto, los afectados pretendemos denunciar el engaño que supone el pacto del agua, solicitando que se deje a un lado definitivamente, descartándose las obras conflictivas con un alto grado de contestación social, así como graves impactos medioambientales, económicos o sociales, como el recrecimiento de Yesa, el embalse de Biscarrués, el de Mularroya y el recrecimiento de Las Torcas. Estos proyectos constituyen un enorme derroche económico por parte del estado, sumando más de 800 millones de euros. Nos parece especialmente grave que se pretenda continuar con las obras del recrecimiento de Yesa, tras las denuncias de deslizamientos, movimiento de tierras, grietas, etc., haciendo caso omiso de su responsabilidad en materia de seguridad.

ni pacto ni agua

Unos minutos antes de la reunión de la Comisión de Seguimiento del Pacto del Agua, la alcaldesa de Murillo de Gállego, Marta Santos ha entregado en persona a Arias Cañete un documento en el que se resumen las razones de COAGRET para oponerse a estas cuatro obras hidráulicas, así como nuestra reivindicación de un Plan de Cuenca en el que se recoja también un régimen de caudales ambientales adecuado, que garantice también la supervivencia y recuperación del Delta del Ebro.

Asociaciones ecologistas rechazan la construcción de los embalses

ARAGÓN DIGITAL

(02/05/2012)

Representantes de diferentes colectivos ecologistas y naturalistas, acompañados por la alcaldesa de Murillo de Gállego, Marta de Santos, se han manifestado a las puertas del Palacio de la Aljafería para mostrar su malestar por la construcción de obras del Pacto del Agua como los embalses de Yesa, Biscarrués, Mularroya y Las Torcas. Aseguran que todas ellas tienen alternativas más económicas que evitarán sus impactos.

Han reclamado que se paralicen y se descarten «las obras conflictivas con impacto sociales, económicos y medioambientales», que estiman que supondría un gasto de «800 millones de euros», tal y como ha afirmado el presidente de Coagret, Valentín Cazaña.

Por su parte, el presidente de la Asociación Río Aragón, Luis Solana, ha recordado que el Pacto del Agua cumple 20 años y que «no ha servido absolutamente para nada». Considera que es «lamentable» mantenerlo a estas alturas y continuar con obras como Yesa o Biscarrués.

La alcaldesa de Murillo de Gállego ha denunciado «la chapuza administrativa» existente tanto en Yesa como Biscarrués. Ha subrayado que son proyectos que todavía «están estimados en pesetas y que no cuenta con las actuales aportaciones que tienen los ríos».

Paco Iturbe, representante de Ecologistas en Acción, ha criticado que «se sigue considerando al río como un canal de agua y no como una fuente de vida» ya que se habla de «usos y porcentaje de agua y no que es un río». Ha remarcado que los planteamientos son «irreales» porque «baja el agua que baja» y «por muchos decretos y proyectos no bajará más ni lloverá más». Así, ha indicado que existen ejemplos de estos hechos en Los Fayos y Lechago, «que están hechas, pero que no tienen agua que embalsar».

Por otro lado, Mariano Mérida, representante de Ansar, ha criticado la «malísima» calidad ambiental del Ebro y ha recordado que «responsables universitarios hablan de que es prácticamente una piscina con una alteración de la vida que hay en él».

Directiva Marco del Agua

Cazaña también ha abogado por incorporar «plenamente» la Directiva Marco del Agua, «con todos sus principios», y que se reconozca que el único futuro que se puede tener es «el reconocimiento del cambio climático como fenómeno», algo que considera que no se ha incorporado del todo en el borrador del Plan de Cuenca de Demarcación del Ebro.

Precisamente a este texto, tienen intención de presentar alegaciones tanto técnicas como marco para que «todos los ciudadanos puedan estar informados de este plan». Considera que debería ser «un documento ambicioso en cuanto al cumplimiento de la directiva» y que deberían aplicarse de manera efectiva «los caudales ambientales necesarios».