El Consejo de Ministros abre de par en par la puerta del trasvase al aprobar el recrecimiento de Yesa

  • Este proyecto no resuelve los graves problemas de deslizamientos y filtraciones
  • Sus continuos aumentos presupuestarios, que alcanzan los 277 millones de euros, son un despilfarro para las arcas públicas

La decisión del Consejo de Ministros de autorizar el despilfarro de otros cien millones de euros para el recrecimiento de Yesa (modificado nº 3), pone de manifiesto el disparate, también económico, en el que se está convirtiendo este proyecto.
Los continuos modificados, obras complementarias y proyectos para intentar mejorar las  filtraciones y la estabilidad de las laderas, evidencian la falta de rigor con la que se planteó esta obra, y que elevan la cifra de gasto a nada menos que 277 millones de euros (2,4 veces el presupuesto inicial), no los 222 millones que dicen (véase nota aneja). Todos estas actuaciones, imprevistas inicialmente, no son sino un intento de parchear algo para lo que no hay solución, y que son las condiciones geológicas inestables en las que se ubica la presa.
Recordamos que esta decisión pone el proyecto en la misma situación administrativa que tuvo en diciembre de 2000, cuando se aprobó el primer proyecto de recrecimiento. Ese paso no supuso la culminación de la obra, y estamos convencidos de que 11 años después pasará lo mismo, ya que los acuerdos políticos no resuelven los problemas técnicos y de seguridad que existen. Tampoco olvidamos las palabras del entonces ministro Jaume Matas cuando dijo que “Yesa es la piedra angular del trasvase”. Con esta decisión el PSOE abre de par en par la puerta del trasvase y se pone a la misma altura que sus predecesores.
Nos ratificamos en la oposición rotunda a un proyecto cada día más claramente injustificado: Zaragoza ya bebe agua del río Aragón a través de La Loteta, Bardenas puede y debe resolver sus necesidades mediante la modernización y las regulaciones en su propio territorio, y las avenidas están perfectamente laminadas con los actuales Yesa e Itoiz. Ninguno de estos fines que se aducen por el Gobierno justifica el derroche de dinero público (más aún en una situación como la actual), ni, mucho menos poner en riesgo la seguridad de las personas, machacar una comarca ya sacrificada o destruir el bienes incluidos por la UNESCO en la lista de Patrimonio de la Humanidad.
Sólo fines ocultos, trasvasistas o de producción hidroeléctrica, de los beneficios de la propia obra o, incluso, electorales  explican una decisión como la tomada ayer. Es absolutamente inaceptable la sumisión, a la que desgraciadamente nos estamos acostumbrando, de los gobiernos a este tipo de intereses.
La Asociación Río Aragón va a seguir trabajando, informando, manifestándose, recurriendo a los tribunales y utilizando todas las vías a su alcance para que este despropósito de recrecer Yesa nunca se lleve a cabo.
Continuar leyendo «El Consejo de Ministros abre de par en par la puerta del trasvase al aprobar el recrecimiento de Yesa»

El Ministerio de Medio Ambiente sigue adelante con Mularroya a pesar de las sentencia judiciales

La Plataforma Jalón Vivo y COAGRET lamentamos que el Ministerio de Medio Ambiente y la Confederación Hidrógrafica del Ebro, vuelvan a demostrar su total falta de respeto hacia principios fundamentales de la Directiva Marco de Agua, de la Directiva de protección de Habitas, y de protección de aves, tal y como demuestra el hecho de que, a través de informaciones periodisticas nos enteremos de la aprobación definitiva de la modificación del proyecto de Mularroya. Los afectados por el pantano nos hemos enterado de la tramitación de este modificado exclusivamente a través de informaciones de prensa. En ningún momento los presuntos responsables públicos del Ministerio se han dirigido a Jalón Vivo o a COAGRET para que podamos ejercer como interesados el derecho a la participación y a la información pública. Nos consideramos ninguneados y despreciados por el Ministerio de Medio Ambiente.

Esta actitud, execrable, nos parece más agravada aún en una obra cuyo proyecto y declaración de impacto ambiental fueron contundentemente anulados por una Sentencia de la Audiencia Nacional, y que están en este momento pendientes de la decisión del Tribunal Supremo. A pesar de las continuadas peticiones de que se paralizaran las obras, al menos hasta que se cierren los procesos judiciales, consideramos especialmente grave la irresponsabilidad de los responsables del Ministerio que han preferido continuar con unas obras en zona ZEPA sin declaración de impacto ambiental aprobada, e insistir en construir una obra hidráulica inutil y que constituye un pozo sin fondo donde enterrar cientos de millones de euros.

En las últimas semanas, desde Jalón Vivo hemos solicitado al Parlamento Europeo, que considere el dirigirse a la Comisión Europea, para que abra una investigación sobre el incumplimiento del Estado Español de la normativa comunitaria, en el caso del pantano de Mularroya.Les adjuntamos la petición.

A partir de ahora nuestros lemas van a ser, preguntar, analizar y denunciar, esperando que les guste al Consejo de Ministros.