Medio Ambiente no aprueba el recrecimiento del embalse de El Tejo

EL ADELANTADO DE SEGOVIA

(28/06/2011)

El Ministerio resuelve de forma negativa la declaración de impacto ambiental, al no descartar que el proyecto cause “efectos negativos significativos” sobre el medio ambiente y la Red Natura 2000.

Sorpresa mayúscula. Después de un larguísimo proceso para recrecer el embalse de El Tejo, en El Espinar, el Ministerio de Medio Ambiente publicó ayer en el Boletín Oficial del Estado la declaración de impacto ambiental del proyecto, y para asombro de la mayoría, la resolución ha sido… negativa.

En efecto, la Secretaría de Estado de Cambio Climático, a la vista de la propuesta de resolución de la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental, ha formulado una declaración de impacto ambiental en sentido negativo, al concluir que “no puede descartarse que dicho proyecto cause efectos negativos significativos sobre el medio ambiente y la Red Natura 2000”, y añadiendo que “las medidas previstas por el promotor no son una garantía suficiente de su completa corrección o su adecuada compensación”.

Con esta resolución, fechada el 9 de junio por la Secretaria de Estado de Cambio Climático, Teresa Ribera, prácticamente se condena una de las tres alternativas al embalse de Bernardos, precisamente la considerada por diversos expertos como “la más viable” desde el punto de vista técnico. Como se recordará, de las otras dos alternativas, una ha sido ya desechada (la presa de Guijasalbas) y la otra (azud de Carbonero el Mayor) está todavía pendiente de resolución.

El alcalde de El Espinar, Francisco Jorge (PP), no dudó ayer en reconocer que su formación política “no contaba” con una declaración de impacto ambiental negativa. “Respetamos la resolución, pero es un jarro de agua fría, un contratiempo”, dijo. El regidor defendió que el recrecimiento de El Tejo es “un proyecto que hace falta a El Espinar” y que, en caso de no ejecutarse, “afectará al futuro (de la villa)”. Jorge reveló que los técnicos municipales evaluarán el alcance de la declaración de impacto ambiental negativa, no descartando que el Ayuntamiento formule algún recurso.

Por su parte, el exalcalde David Rubio (PSOE), consideró que la resolución del Ministerio de Medio Ambiente es “una mala noticia” para El Espinar. Además, el actual portavoz de los socialistas insistió en que “hay que actuar” en El Tejo, por los problemas que presenta su estructura, al tiempo que recordó “es imprescindible garantizar la capacidad de agua de El Espinar, para evitar la repetición de problemas de suministro”.

En contra de las opiniones de PP y PSOE, la asociación ecologista Centaurea emitió ayer un comunicado en el que se felicitaba de la decisión del Ministerio, considerando que “ha impedido que se cometiera un atentado ecológico”.

Cinco ONG denuncian el impacto del embalse de Biscarrués

PUBLICO.ES

(28/06/2011)

La presa afectará a la fauna, la flora y la economía de la zona, según los ecologistas

Cinco ONG presentaron ayer una serie de informes que, según aseguraron, demuestran la inviabilidad del embalse de Biscarrués, en Huesca. La Confederación Hidrográfica del Ebro justifica la construcción de la presa, que afectaría al 75% del caudal del río Gállego (35 hectómetros cúbicos), en la necesidad de agua para riego en el Alto Aragón. Las alegaciones de las ONG SEO/Birdlife, Ecologistas en Acción, Amigos de la Tierra, Greenpeace y WWF acompañadas por informes de ocho universidades y cinco centros del CSIC, acreditan, según explicaron, un severo impacto en la zona en caso de la realización de la presa.

Según un censo realizado por SEO/Birdlife, la presa produciría impactos en la fauna y se verían afectadas especies en peligro de extinción, como el milano real, por la inundación de tres territorios que son zonas reproductivas. Los ecologistas denuncian que el estudio de impacto ambiental no realizó ningún censo del ave. En el caso del cangrejo de río, también en peligro de extinción, el mismo estudio realizó un muestreo durante dos días que concluyó con la «presencia improbable» del animal, según recoge el informe de Ecologistas en Acción. Varios de los estudios añaden que la disminución del cauce del río cambiará el tipo de plantas y afectará a todo el ecosistema del Gállego.

La economía de la zona también se vería perjudicada, según las ONG, ya que en este lugar se practican deportes de aventura que no podrían seguir realizándose si se construyese el embalse.

Todos los estudios, además, apuntan a que también se verá afectado el ecosistema de los Monegros, receptor del agua de regadío, una zona esteparia donde existe el mayor endemismo [especies que sólo viven en ese lugar] de Europa.

Los informes se presentan a tres meses de la fecha límite para la publicación de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) por parte de la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental (DGCEA). Los ecologistas aseguran que la DIA será positiva basándose en las declaraciones de la ministra de Medio Ambiente, Rosa Aguilar, en las que se comprometió con los regantes aragoneses a su inmediata publicación. A preguntas de Público, fuentes del Ministerio de Medio Ambiente aseguraron ayer que esperarán a la publicación de la DIA para creer o no en la viabilidad del proyecto.

Si la DIA es positiva, las ONG amenazan con acudir a las instituciones europeas pertinentes y al Tribunal Constitucional.

Un nuevo caso de derroche del dinero público: el embalse de Biscarrués

COAGRET denuncia el derroche de dinero público que supondría la construcción del embalse de Biscarrués.

El embalse de Biscarrués costaría 177 millones de euros, sin contar los desvíos presupuestarios habituales en este tipo de proyectos.

El estado asume un 32,5% del coste total del embalse de Biscarrués, por su supuesta labor de laminación de avenidas. Sin embargo el propio proyecto reconoce que el embalse solo es capaz de laminar las avenidas no peligrosas, las de menos de 5 años de periodo de retorno. El embalse no retendría las crecidas mayores y más peligrosas.

La administración está en la obligación de invertir de manera eficiente el dinero público.

Estas cantidades (cerca de 58 millones de €) son sin duda muy importantes para a invertir a ciegas, sin tener la más mínima información de la productividad y eficacia de dicha inversión y sin haber analizado maneras más eficientes y baratas para evitar los daños producidos por inundaciones y crecidas.

Además el estado financiará la parte que pagan los usuarios. La Administración del Estado debería analizar con detalle este punto si no quiere encontrarse, como en los casos de los embalses de El Val o de Lechago, embarcado en la construcción y financiación de otro gran embalse con muy escasas posibilidades de recuperar las inversiones realizadas y además con escasa o nula utilidad social.

Todo ello sin tener en cuenta la destrucción de empresas y de la floreciente actividad económica originada por el tramo del Gállego que se quiere inundar.

Esta es la manera de gestionar las escasos recursos del país, que se podría evitar con una evaluación de impacto ambiental negativa al proyecto de Biscarrués. Aún se está a tiempo de racionalizar la gestión hidrológica.

Las ONG ecologistas aportan informes exclusivos que demuestran la inviabilidad legal de autorizar el Embalse de Biscarrués (Huesca)

Las ONG advierten que con estas pruebas en la mano acudirán a los tribunales si se autoriza el proyecto

Las 5 ONG ecologistas del Consejo Asesor de Medio Ambiente del MARM, SEO/BirdLife, Ecologistas en Acción, Amigos de la Tierra, Greenpeace y WWF, junto con la Fundación Nueva Cultura del Agua (FNCA), ponen en conocimiento a la sociedad, en el período de información pública, estudios científicos e informes jurídicos que demuestran la inviabilidad del proyecto.

Además de las alegaciones presentadas por las 5 ONG al Ministerio de Medio Ambiente presentaron también alegaciones la Fundación Nueva Cultura del Agua y la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos. Las alegaciones han sido acompañadas de informes de prestigiosos científicos de 8 universidades y 5 centros del CSIC centrados en los siguientes aspectos:

Comisión del Agua de Aragón

Las 5 ONG han aportado documentación que demuestra que el Consejo de Gobierno de Aragón intenta engañar al MARM, afirmando que la Comisión acordó apoyar, sin votos en contra, el embalse de Biscarrués, cuando en realidad, lo que la Comisión aprobó es, ante la falta de acuerdo sobre las propuestas existentes en torno al “conflicto del Gállego”, elevar a las instituciones competentes toda la información recogida, incluyendo las propuestas “relativas a la no realización de ninguna pieza de regulación en el cauce del Gállego”.Además, entre la documentación aportada figuraban las conclusiones de la ponencia específica de la comisión donde se indicaban 8 condiciones que debería cumplir la opción elegida. El proyecto de embalse de Biscarrués incumple siete de ellas.

Cumplimiento de la Directiva Marco del Agua (DMA)

La construcción de un embalse del tamaño del de Biscarrués supone transformar una masa de agua, (que en estos momentos se encuentra en un “muy buen estado” según lo ha declarado la Confederación Hidrográfica del Ebro, CHE) a una “masa de agua modificada”, posibilidad que incumple claramente los objetivos de la DMA. Un análisis basado en la guía de interpretación de las excepciones de la Directiva Marco de la Comisión Europea de 2009 demuestra que no puede llevarse a cabo el proyecto al no existir medidas correctoras que permitan eliminar el impacto negativo sobre la masa de agua.

 

Continuar leyendo «Las ONG ecologistas aportan informes exclusivos que demuestran la inviabilidad legal de autorizar el Embalse de Biscarrués (Huesca)»

Segunda mudanza en Belesar

EL PAÍS

(23/06/2011)

Vecinos de O Saviñao planean aprovechar las obras de Fenosa en la presa para rescatar el campanario de una capilla, conservado bajo el agua 48 años

Toda la gente les preguntaba cómo eran capaces de dormir tan cerca del río, con el ruido de «os cachós». Pero ese amanecer del 2 de enero de 1963 Luisa se despertó precisamente porque no había ruido. Enseguida entendió lo que pasaba. Los cachóns, que allí son cachós, esos saltos que daba el Miño para salvar los desniveles, habían desaparecido tragados por un embalse que iba a ser el más grande de Galicia y terminaría llamándose Belesar. Luisa López Méndez, que tenía 10 años, fue a avisar a su padre, y mientras lo hacía ya se oían las voces de los vecinos, que alertaban desde fuera: ¡Señor Pedro!, ¡señor Pedro, están encorando! Y comenzó el último día vivido en Portomeñe.

Sabían que se aproximaba la partida, pero hasta entonces no habían empezado a hacer la mudanza. Luisa rescató primero sus vestidos. Metió toda su ropa en la cesta con tapas de ir al mercado y la subió al carro. Después fue a ayudar a su padre, porque su madre y su hermano habían marchado hacía un año a Barcelona con la idea de que algún día fuesen todos, empujados por la expropiación. Fenosa pagó 200.000 pesetas por la casa, la bodega, el hórreo, las huertas, los viñedos y algunas parcelas grandes más. No había nada que discutir, nada que negociar.

Aquella mañana, la hidroeléctrica del conde empezó a embalsar y ellos dedicaron las horas de luz a salvar todo lo que pudieron. Los marranos, el maíz, las berzas que estaban crecidas, la mesa del comedor. A las gallinas las metieron en el hórreo mientras sacaban lo demás. La cerda, que estaba enorme, la habían matado casualmente el día anterior. Todavía no estaba despiezada, y su cuerpo muerto pesaba tanto que no podían levantarlo entre la niña y el padre. En plena mudanza, el señor Pedro se puso a descuartizar «la rancha grande» para no perderla.

Continuar leyendo «Segunda mudanza en Belesar»

Una decisión política impide a los zaragozanos abastecerse plenamente con agua del Pirineo

Se trata de una maniobra de manipulación para presionar a favor del recrecimiento de Yesa

Una vez más, desde el Ayuntamiento de Zaragoza y la Confederación Hidrográfica del Ebro manipulan la realidad al hablar del pantano de Yesa como la “reserva alternativa de Zaragoza” y al vincular el pleno abastecimiento a la capital maña con agua del río Aragón con el recrecimiento del citado embalse.

La realidad es que la reserva de agua de Zaragoza es el embalse de La Loteta y no Yesa. Cuando el embalse situado en Gallur esté a pleno funcionamiento, tendrá capacidad para almacenar agua del Pirineo suficiente para el abastecimiento de dos años de la capital y su entorno.

En todo caso, la decisión de que Zaragoza no beba al 100% agua del río Aragón es únicamente política, pues los regantes de Bardenas tienen una concesión y no la propiedad del agua del Pirineo. Aplíquese la Ley de Aguas que prevé la prioridad absoluta del abastecimiento urbano frente a otros usos y se acabará el problema.

Zaragoza y su entorno llevan dos años bebiendo agua del Pirineo sin el recrecimiento de Yesa, lo que demuestra que tal obra es innecesaria para abastecer a los zaragozanos de la capital. Dejen ya de mentir para presionar por una obra innecesaria e injusta que es un despilfarro de dinero público y de patrimonio natural y cultural.

Documento de ALEGACIONES a la reposición de la carretera A-1601 afectada por el recrecimiento del embalse de Yesa

(Decargar en PDF | Descargar en Word)

D……………………………………………………………………………………………………………… con DNI ……………………………………… y domicilio a efectos de notificaciones en ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

comparece ante la Confederación Hidrográfica del Ebro, y como más procedente sea en derecho, DICE::

Que por medio del presente escrito, y en relación a la “INFORMACIÓN PÚBLICA DEL PROYECTO DE CONSTRUCCIÓN 12/10 DE REPOSICIÓN DE LA CARRETERA A-1601, AFECTADA POR EL RECRECIMIENTO DE LA PRESA DE YESA (ZG/SIGÜÉS), Clave: 09.123.173/2311, DE LOS BIENES Y DERECHOS AFECTADOS”, y dentro del plazo estipulado al efecto mediante Nota-Anuncio de fecha 9 de mayo de 2011, manifiesta las siguientes:

ALEGACIONES

1ª OPOSICIÓN AL RECRECIMIENTO DE YESA

El que suscribe manifiesta su rotunda oposición al recrecimiento de Yesa en cualquiera de sus versiones, por tener unos impactos desastrosos para la zona en la que se ubica, no tener garantizada su seguridad, estar convirtiéndose en un disparate económico que ya ha triplicado su presupuesto, y tener alternativas mejores social, territorial, ambiental y económicamente.

2ª EL PROYECTO QUE SE SOMETE A INFORMACIÓN PÚBLICA ESTÁ TOTALMENTE INJUSTIFICADO.

El proyecto de recrecimiento de Yesa se encuentra en estos momentos pendiente de aprobación en su versión “Modificado nº 3”, modificado que supone una rebaja importante de la cota de inundación. Este proyecto modificado nº 3 de recrecimiento de Yesa se sometió a información pública en la primavera de 2009, recibiendo miles de alegaciones. En la actualidad todavía no se han resuelto las alegaciones presentadas, ni se ha aprobado el citado Proyecto. No tiene ninguna justificación aprobar el proyecto de reposición de la carretera si la obra “principal” que la motiva, todavía no está aprobada.

3ª LA OBRA QUE SE PLANTEA ES INNECESARIA.

Los tramos de carretera que se plantean reponer con este proyecto serán afectados, en todo caso y como se reconoce en la propia nota-anuncio, por inundación. Eso supone que, hasta que no esté concluido el recrecimiento, y comenzado su llenado (como mínimo 5-6 años, aunque hace 30 años que se plantea esta obra) la carretera será totalmente transitable. Es evidente que la obra es totalmente innecesaria en este momento. Destinar más de 14 millones de euros, en una situación de grave crisis económica como la que vive actualmente el país, con recortes en servicios básicos por falta de presupuesto, es totalmente inaceptable.

4ª AFECCIÓN AL CAMINO DE SANTIAGO

Este nuevo trazado de la carretera afectará al Camino de Santiago, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Por todo lo expuesto,

SOLICITA: Que teniendo por recibido este escrito, lo admita, tenga al alegante por comparecido y opuesto al expediente de referencia, y estimando las precedentes alegaciones, disponga suspender el procedimiento y dejar sin valor ni efecto toda la tramitación realizada hasta ahora.

Es justicia que se pide en Artieda para Zaragoza, a 10 de junio de 2011.

En …………………………………… a ………. de ……………….. de 2011.

Firma:

 

A/a del Sr. PRESIDENTE DE LA CONFEDERACIÓN HIDROGRÁFICA DEL EBRO

Pº Sagasta, 24-28. 50071-Zaragoza

El vaso del embalse de Yesa sufre cinco terremotos leves

DIARIO DEL ALTO ARAGÓN

(02/06/2011)

Los movimientos, con epicentro en Undués de Lerda, fueron el 26 y 27 de mayo

El vaso del embalse de Yesa se vio sacudido por hasta cinco terremotos de pequeña intensidad, entre los días 26 y 27 de mayo, es decir, el jueves y el viernes de la pasada semana. Los movimientos sísmicos, cuyo epicentro fue la localidad de Undués de Lerda, tuvieron, por suerte, una intensidad baja, de entre 0,9 y 1,1 grados, aunque vuelven a poner en alerta a los vecinos de la Alta Zaragoza, quienes reiteran la peligrosidad de recrecer el pantano.

En concreto, la tierra comenzó a temblar en cuatro ocasiones el pasado jueves día 26, entre las 20,25 y 21,29 horas, en Undués de Lerda, en una región cercana a Yesa, y lo hizo de modo creciente, ya que los terremotos tuvieron una intensidad de 0,7, 0,8, 0,9 y 1,1 grados, respectivamente, según se extrae de los datos tomados por el Servicio de Información Sísmica del Instituto Geográfico Nacional.

En la jornada del viernes, día 27, la zona próxima al embalse volvió a sufrir movimientos. Esta vez, sólo se detectó un único terremoto, a las 10,54 horas, si bien resulta necesario destacar que éste fue el que tuvo una mayor intensidad, al llegar a 1,4 grados, dentro de la escala de magnitud.

La oleada de pequeños seísmos no sólo afectó a la Comarca de la Jacetania, sino que tuvo igualmente incidencia en la fronteriza provincia de Navarra, en la que se detectaron hasta siete terremotos, entre los días 26 y 29, en los términos municipales de Egüés (3), Lizoáin (2), Sarriés y Vidángoz. Cabe destacar que el último movimiento -detectado el día 29, a las 03, 27 horas-, fue el más fuerte, al alcanzar una intensidad de 1,5 grados.

EXISTE PREOCUPACIÓN

Los vecinos y las asociaciones de la Alta Zaragoza muestran su preocupación ante esta sucesión de movimientos sísmicos y alertan asimismo de que los trabajos de recrecimiento del embalse de Yesa pueden hacer que el número de terremotos se vea incrementado durante las próximas fechas.

Desde la Asociación «Río Aragón», de Artieda, su presidente, Luis Solana, explicó que los seísmos acontecidos en la zona esta pasada semana no hacen sino «evidenciar» que la sismicidad «está presente» en el recrecimiento de Yesa, y que se trata de un riesgo que «nos quieren minimizar», desde la instituciones que lo impulsan.

Aunque estos movimientos no se hicieron sentir en otras villas de la región, como la propia Artieda, el hecho de que el epicentro se situara en Undués de Lerda, «en la frontera» del embalse entre Aragón y Navarra, suscita el malestar de los habitantes y se considera «un elemento más de intranquilidad».

Desde la comunidad foral, se denuncia además la circunstancia de que una excavadora y un camión, al menos, estaban trabajando la tarde del día 27, en la zona donde el camino de servicio se deslizó hacia el pantano, justo al lado del vertedero de la obra del recrecimiento situado en ese lugar.

Entre enero y mayo de 2011, el entorno de Yesa registró la «inquietante» cifra de 190 movimientos sísmicos. En su mayoría, los terremotos tuvieron lugar en zonas más cercanas al pantano de Itoiz que al de Yesa.

«El agua es un elemento muy movilizador porque se vincula mucho con la vida»

DIARIO DEL ALTO ARAGÓN

(02/06/2011)

Pedro Arrojo, profesor de la Universidad de Zaragoza y coordinador del libro «La rebelión de la montaña»

«El agua es un elemento muy movilizador, no sólo en Aragón, sino en toda España y en el mundo, porque se vincula mucho con la vida». Así comienza a explicar el profesor de la Universidad de Zaragoza Pedro Arrojo la capacidad que ha demostrado el agua para mover a grandes masas de personas haciendo suya una causa que no tenía por qué afectarles de forma directa.

Arrojo, que ha coordinado La rebelión de la montaña, de la colección Nueva Cultura del Agua y que ayer presentó en la Feria del Libro de Huesca, toma como punto de partida dos de las tesis doctorales que ha dirigido, una de ellas leída en la Universidad Autónoma «en la que se abordaba «lo que fueron los casos de Yesa y el Matarraña, dos extremos, porque en uno se alcanzó un acuerdo, y otro de quiebra de diálogo y mala resolución», y una segunda en la que una alumna de la Universidad mexicana de Guadalajara abundaba, entre otros casos, en el de Biscarrués.

«El caso es que las dos tesis eran complementarias y acabé haciendo este librito con la esencia de las contribuciones de ambas tesis. Y lo que viene a hacer es un poco un repaso y un análisis histórico de lo que ha sido este fenómeno, que dio lugar incluso a esa bandera que luego a hecho fortuna a nivel internacional y que nace en Aragón en torno a esa nueva cultura del agua».

Arrojo se refiere a «esa rebelión de pueblos pequeños, de montaña, la mayoría de ellos en el Pirineo aragonés, que pasaron de ser grupos marginales, con muy poca fuerza, muy poca capacidad de presión y de expresión, a convertirse en un movimiento ciudadano de trascendencia internacional».

«Se trata de ver qué pasó y, sobre todo, esa historia y su análisis, cómo consiguen organizar esas manifestaciones que sacaron a las calles a un millón de personas en apenas un año», circunstancia que, a su juicio, responde a varias claves. «Por una parte, la necesidad de un cambio en las políticas hidráulicas que nos venían heredadas de teorías, planteamientos y teorías de hace más de un siglo», dejando atrás los enfoques del regeneracionismo de Costa y apostando por políticas sostenibles para el medio ambiente y eficaces para la economía.

«Y yo creo también que ayudó el hecho de que el movimiento fuera no violento y muy integrador, que se pasara de los afectados, unos pocos pueblos con cientos de vecinos, apenas, a un sentimiento mancomunado de dignidad de la montaña, de dignidad territorial. Entonces los afectados eran miles, con un sentimiento territorial» que reunió «razón y corazón» haciendo crecer con ello la denominada Nueva Cultura del Agua.