Llano y montaña

DIARIO DEL ALTO ARAGÓN

(09/04/2011)

En el nivel de estupidez en que los humanos nos desenvolvemos en los últimos tiempos, nos estamos acostumbrando a que la machacona repetición de una idea la transforma en verdad revelada. Algo así pasa con cosas como la energía nuclear, las razones de la crisis, el comportamiento de los bancos, Gran Scala, o como en nuestro caso, el regadío.

En base a un pensamiento superado, a un ideario con escasa justificación científica, ética y social, cientos de aragoneses van a pedir que el agua del Pirineo riegue Los Monegros, o tal vez sería mejor decir las cuentas corrientes del latifundio del agronegocio.

De poco parecen servir las directivas marco europeas que devuelven a la naturaleza el valor que el hombre nunca debería haberle robado. Al grito de «Agua y desarrollo», o cualquier otro, la ramplonería va a pedir que el discurso hidráulico siga anclado en el siglo XIX.

Las lecciones que la naturaleza le está dando últimamente al hombre debería ser razón suficiente para instalar la prudencia en la gestión de toda actividad humana y volver a pensar con qué modelo social y económico queremos construir el presente.

Recomendable para estos casos leer «Por tierras de España» del maestro Machado y esperar que el llano y la montaña puedan un día caminar unidos.

Abunda el hombre malo del campo y de la aldea,/ que bajo el pardo sayo esconde un alma fea.

Jesús Sampériz

Vieja cultura del agua… y de lo demás

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

(09/04/2011)

Hoy se manifiestan los partidarios y beneficiarios del presunto pantano de Biscarrués. Sea enhorabuena. Reclamar embalses en los escasos tramos de los ríos aragoneses aún no domesticados es desde hace mucho tiempo una actividad oficiosa, un recurso elemental del imaginario político y social de Aragón. Es también (y ya me disculparán por lo que voy a escribir) una muestra de que la Tierra Noble sigue anclada en referencia antiguas; en este caso, la Vieja Cultura del Agua.

La legítima aspiración al regadío (aspiración que nunca queda satisfecha) ha fagocitado todas las estrategias rurales, de la misma forma que el esquí ha monopolizado todas las propuestas para la montaña. Unos líderes y una ciudadanía incapaces de entender las nuevas fronteras empresariales, los nuevos usos de los recursos naturales y las nuevas exigencias de la economía sostenible sólo pueden aferrarse a viejos clichés. Por ejemplo, acopiar a precio de oro recursos hídricos y cultivar con ellos los mismos transgenicos que en los Estados Unidos salen a mitad de precio. Negocio redondo.

Una de las cosas que más me mosquea de nuestros grandes referentes hidrológicos es que sus dos hitos fundamentales, el Pacto del Agua en Aragón y el Plan Hidrológico Nacional de la era Aznar (es decir el binomi pantanos-trasvase) fuesen elaborados por dos políticos de lo más ful: el socialista Antonio Aragón y el conservador Jaume Matas, respectivamente. El primero acabó en la cárcel por sus andanzas con Roldán y la peña navarra; el segundo está en libertad bajo fianza pendiente de juicios en los que le piden años de prisión por presuntos choriceos en las Baleares. Ahora mismito, la fiscalía anda hurgando en algunas concesiones del instituto Aragonés ¡del Agua!. Ya es casualidad, ¿eh?

Tras el fracaso de los embalses de El Val, Lechago y otros, el empeño de Biscarrués y la amenaza que proyecta sobre una zona económicamente activa gracias al río Gállego parece pura obstinación. Este enredo es además el símbolo de un forma (errónea e insostenible) de entender el futuro de Aragón. La Europa más activa y desarrollada está en otra onda. Y aquí, en Babia.

José Luis Trasobares

Otro informe en contra de la obra

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

(09/04/2011)

En vísperas de la manifestación a favor de la construcción del embalse, siete expertos vuelven a dejar en evidencia –y por primera vez con argumentos jurídicos– la infraestructura, que podría ser desautorizada por Bruselas.

A menos de 24 horas para que se celebre una manifestación para reivindicar la construcción del embalse de Biscarrués, un nuevo informe de parte cuestiona de forma severa la obra, hasta el extremo que sus consecuencias podrían ir más allá de una nueva polémica política. Siete expertos en Geografía, Ecología y Economía cuestionan el anteproyecto y el estudio de impacto ambiental y, por vez primera, se emplean argumentaciones jurídicas que podrían frenar la obra en Bruselas.

El ambiente está enrarecido, ante las voces cada vez más mayoritarias que ponen en duda la viabilidad del proyecto. Un dato es palmario: en octubre se anunció de forma inminente la publicación del informe de impacto ambiental. Ha pasado más de medio año y desde entonces solo ha trascendido –mediante filtración de los opositores– un informe de un organismo oficial poniendo en evidencia el embalse. Y según algunas fuentes, todos los documentos que tiene el ministerio van en ese sentido: Biscarrués ofrece más problemas que ventajas, hasta el punto que su ejecución podría estar en serio peligro. Una sospecha que se está generalizando incluso entre los que lo demandan con más insistencia, a la vista de las noticias que llegan de Madrid.

ANTICIPAR LA AGENDA

Los opositores a Biscarrués han tenido una habilidad: la capacidad de marcar la agenda y filtrar en momentos oportunos determinados informes. El que se conoció ayer ha sido redactado por la Fundación Nueva Cultura del Agua a petición de la entidad Seo-Birdlife. Y este encargo no es casual: es el mejor documento de esta entidad para presentar ante la Unión Europea en el caso de que salga adelante el proyecto de construcción del embalse. De hecho, se alude continuamente a la vulneración de diversa normativa comunitaria.

Uno de los argumentos que emplea es que se incumple la ley «porque no tienen en cuenta todas las alternativas al embalse», algo que vulnera también, según estos expertos, la Constitución Española.

PRESIONES Y VÍSPERAS

Los diversos dirigentes políticos, en especial los socialistas, son conscientes de la importancia que tiene este pantano para más de cien mil altoaragoneses. Biscarrués es visto, por tanto, como un elemento de desarrollo económico y un caladero de votos. Llegar a una campaña electoral con el debate abierto supondría un elemento muy negativo para un feudo tradicional del PSOE gracias, precisamente, a su política hidráulica y agraria.

Un revés en este sentido podría suponer un vuelco en las urnas. El ministerio habría querido que se dieran las opciones para sacar adelante el impacto ambiental estos días. Ante la imposibilidad de que sea así, ha ganado tiempo diciendo que dentro de un mes resolverá.

El hecho de que mañana haya notables ausencias políticas (en el PSOE y también en el PP) se ha interpretado como un temor de los dirigentes a que finalmente se tenga que dar carpetazo a una de las grandes obras hidráulicas incluidas en el Pacto del Agua de Aragón (tras un intenso debate que dura ya 20 años). Y los resquemores se agudizan entre los regantes, que aún recuerdan cómo se suprimió Santaliestra en el Ésera y cómo Yesa (en el Aragón) está ralentizado y también envuelto en un mar de polémica. Y más en un momento en el que no hay dinero para hacer una obra de tal magnitud.

Al tiempo, en el ministerio reina la preocupación. Los técnicos asisten preocupados a los múltiples informes que llegan que objetan la obra. ¿Qué técnico se expondría a firmar un informe positivo ante tantas trabas un impacto favorable?

LOS FIRMANTES

El informe que trascendió ayer a pocas horas de la manifestación está elaborado por destacados expertos. Algunos de ellos, protagonistas en otras épocas de la polémica hidráulica que se revivió durante el trasvase que pretendió hacer Aznar y derogó Zapatero. Estos son: Pedro Arrojo (Universidad de Zaragoza); Abel La Calle (Universidad de Almería); Antonio Casas (Universidad de Zaragoza); Nuria Cid (Universidad de Barcelona); José Javier García (Universidad de Zaragoza); Alfredo Ollero (Universidad de Zaragoza); y Narcís Prat (Universidad de Barcelona).

EL CASO MONEGROS-II

La fundación destaca que los incumplimientos no se limitan a la Directiva Marco del Agua y el estado del río Gállego, sino también a la protección de la ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) de Monegros y al LIC Bajo Gállego. Jurídicamente se constata que «el planteamiento sesgado de un análisis de alternativas constituye un fraude, tal y como explicita la normativa europea». Asimismo, y en un argumento que sirvió para paralizar una fase de regadío en Monegros, la Monegros-II, se señala que la construcción del embalse de Biscarrués tendría «importantes e irreversibles impactos sobre el río Gállego y sobre el ecosistema estepario de Monegros».

Nueva Cultura del Agua denuncia que estudio ambiental no cumple la ley

ABC

(08/04/2011)

La Fundación Nueva Cultura del Agua (FNCA) considera que el anteproyecto y el estudio de impacto ambiental del pantano de Biscarrués «no cumplen la ley», porque no tienen en cuenta todas las alternativas al embalse.

Así se explicita en un informe elaborado por los profesores Pedro Arrojo, Antonio Casas, José Javier García y Alfredo Ollero, de la Universidad de Zaragoza; Abel La Calle, de la de Almería; y Nuria Cid y Narcís Prat de la Barcelona a petición de la Sociedad Española de Ornitología (SEO-Birdlife).

El estudio subraya que hay una omisión o minimización «injustificada» de importantes efectos ambientales en el Estudio de Impacto Ambiental, así como incumplimientos del derecho comunitario y nacional sobre el deterioro de todas las masas de agua.

Asimismo, incumple los deberes de protección y conservación de las zonas protegidas de la Red Natura 2000 y de la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) de Monegros y el Lugar de interés Comunitario (LIC) Bajo Gállego.

A juicio de estos expertos, jurídicamente se constata que la selección previa de las alternativas a Biscarrués «no responde a una verdadera evaluación de las opciones en el estudio de impacto ambiental», y lo consideran «un fraude».

El informe apunta también que el proyecto presenta «serias deficiencias técnicas» en cuanto a la ubicación de la presa, los materiales propuestos para su construcción, la geomorfología del vaso y el riesgo sísmico de la zona.

Añade además que su construcción tendría «importantes e irreversibles impactos» sobre el río Gállego y sobre el ecosistema estepario de Monegros.

Para la Fundación Nueva Cultura del Agua, la construcción de la presa supondría una «pérdida irreparable de naturalidad, geodiversidad y biodiversidad en el río Gállego».

El informe incluye alternativas, como la redimensión y modernización de la gestión de Riegos del Alto Aragón; la retirada de superficies de regadío salinizadas; la construcción de embalses de regulación en destino y el empleo de aguas subterráneas del aluvial Bajo Gállego, entre otras.

La Fundación concluye que el Estudio de Impacto Ambiental «adolece de una falta de análisis real de alternativas, lo que vulnera tanto la Constitución española como la Directiva de evaluación de impacto ambiental».

Las ONG ecologistas advierten que la aprobación del embalse de Biscarrués reactivará la queja ante la Comisión Europea

En 1993, SEO/BirdLife denunció ante la Comisión Europea al Reino de España por la no designación de Zonas de Protección Especial para las Aves (ZEPA) en los Monegros, ante la presentación de ambiciosos planes para transformar en regadío Monegros.

Hasta la fecha el Gobierno de Aragón no ha cumplido aún con los compromisos adquiridos ante la Comisión Europea en 2000, que permitieron el cierre del Procedimiento de Infracción por los regadíos de Monegros

Las 5 ONG ecologistas, SEO/BirdLife, Ecologistas en Acción, Amigos de la Tierra, Greenpeace y WWF aseguran que han transcurrido 10 años y todavía no se han cumplido muchos de los compromisos de mayor trascendencia adquiridos por el Gobierno autonómico.

Este caso podría convertirse en un ejemplo más de incumplimiento de la normativa comunitaria en materia de Evaluación de Impacto Ambiental, Aguas y Conservación de la Naturaleza.

Origen de la queja

Con objeto de cerrar el procedimiento de infracción 93/4787, por la no designación de zonas de protección especial para las aves en los Monegros, la Diputación General de Aragón envió a la Comisión Europea un gran número de compromisos que quedaron reflejados en cinco informes entre noviembre de de 1999 y enero de 2001.

Desde el cierre del procedimiento de infracción han transcurrido ya 10 años y todavía no se han cumplido muchos de los compromisos de mayor trascendencia para la conservación de las aves en Monegros. Es una contradicción que se quiera aprobar un nuevo embalse para el regadío, cuando no se han aprobado los planes de recuperación de las aves esteparias que son imprescindibles para salvar estas especies de la extinción en Monegros. Su no aprobación reactivará la apertura de la queja ante la Comisión Europea.

Es más, en 2011 se ha acentuado la presión por parte del sector agrícola para que se aprueben las infraestructuras necesarias para poder regar Monegros.

Las organizaciones ecologistas insisten en que el proyecto sólo atiende a las exigencias de un sector económico y de presión concreto, obviando el hecho de que por sus valores naturales el lugar donde se levantaría la presa es una zona que cuenta con unas 80.000 visitas al año, actividad que genera ya 300 puestos de trabajo que se verían comprometidos.

El futuro del medio rural no pasa por destruir los espacios naturales, sino por valorar e incentivar las actividades compatibles con la conservación de su patrimonio natural.

Otra vez en vísperas electorales…

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

(08/04/2011)

Los gobiernos no pasan página con la política hidráulica.

Me desmoraliza la incapacidad de nuestra clase política para abrirse al siglo XXI y pasar página en materia de aguas. Han transcurrido dos décadas desde que se firmó el Pacto del Agua y aún sigue siendo un tabú arrojadizo en vísperas electorales. Jánovas fue desestimado por el Gobierno del Sr. Aznar; Santaliestra fue ilegalizado por los tribunales; el Gobierno de Zapatero descartó el embalse de Torre del Compte; mientras las obras realizadas, como los embalses de Lechago, el Val y Montearagón o los bombeos de la Tranquera y Beceite, que costaron cientos de millones de euros, han supuesto vergonzosos fracasos de los que nadie quiere hablar.

En vísperas de las elecciones toca una vez más hablar de Biscarrués. Afortunadamente se abandonó el proyecto de 190 hm3 que hubiera hecho desaparecer el impresionante cañón de los Mallos de Riglos. Se pretendía regular caudales para unas 30.000 nuevas hectáreas de riego en Monegros, sin explicar que el cuello de botella estaba en la capacidad de transporte de los canales existentes. Eso sí, se habrían producido suculentos beneficios hidroeléctricos y caudales regulados para el trasvase del Gobierno del Sr. Aznar.

Tras la derogación del mismo se creó la Comisión del Agua en Aragón, abriéndose un proceso de diálogo sin precedentes, con una encomiable labor de intermediación dirigida por D Ignacio Celaya. En Biscarrués se consiguió validar técnicamente un amplio número de actuaciones alternativas, desde una comisión de expertos de la CHE y de la Fundación Nueva Cultura del Agua. Se constató que el cuello de botella de los canales solo puede eludirse regulando los propios polígonos de riego.

A las opciones sugeridas por la Fundación, la CHE añadió otros posibles emplazamientos de balsas de regulación que se llenarían en invierno, cuando los canales están baldíos. Todo estaba listo para un nuevo acuerdo por consenso que hubiera satisfecho a los regantes sin destruir el floreciente turismo de aguas bravas de la Galliguera. Sin embargo, la proximidad de nuevas elecciones llevó a la DGA a exigir una pieza de regulación en el el Gállego, aunque fuera menor, que siguiera llamándose Embalse de Biscarrués, a fin de evitar previsibles ataques del PP con el Pacto del Agua en la mano.

El estudio de los caudales diarios del Gállego en la zona durante los últimos 60 años nos ha permitido constatar que el volumen de esas puntas apenas supondría en media 2,5 hectómetros cúbicos anuales. Si ese fuera realmente el objetivo de la presa, el coste de amortización del capital a invertir nos llevaría a 2,5 euros por metro cúbico para riego en esos años de sequía, es decir cinco veces el coste de desalar agua de mar… Si usamos la capacidad de regulación de la presa de forma regular y no solo en años de sequía, el coste se elevaría a 0,17 euros/m3. Si se asumiera el desvío de costes que se prevé como mínio en este tipo de proyectos (30%) y se compensara el impacto sobre la facturación de las empresas de aguas bravas (se inundaría la zona de rafting), el coste se elevaría a 0,23 euros/m3, frente a los 0,02 euros/m3 que se paga en Riegos del Alto Aragón.

Con esos caudales se podrían regar unas 3.700 hectáreas, lo que supondría apenas 60 puestos de trabajo. Por otro lado, se pondría en riesgo el desarrollo turístico de la Galliguera que sustenta, sin subvenciones, cien puestos de trabajo directos y 200 indirectos.

Pero lo cierto es que el objetivo central del embalse no es el regadío, ni la regulación de crecidas, sino la producción hidroeléctrica. Con un agravante, a mi entender escandaloso: la expectativa de asignar los beneficios hidroeléctricos a los regantes, a través de una encomienda de gestión del salto. Tal pretensión, secreta hasta la fecha, ha sido finalmente reconocida de forma pública por el Sr.Trillo, Presidente de Riegos del Alto Aragón.

Si lo que realmente interesara fuera la explotación familiar en el regadío monegrino habría alternativas más eficaces y baratas, oficialmente validadas en la Comisión del Agua, como la retirada de superficies salinizadas; las baterías de pozos de sequía sobre el acuífero del Bajo Gállego; la flexibilización de la gestión del embalse de la Peña para captar crecidas o la colocación de una estación de bombeo en el embalse del Grado. Todas ellas con un menor coste por metro cúbico de agua que el proyecto de Biscarrués. En los tiempos que corren, más nos valdría emplear mejor el escaso dinero público que nos quede tras paliar los entuertos de los ejecutivos bancarios.

Pedro Arrojo. Profesor del departamento de análisis económico de la Universidad de Zaragoza

Ayuntamientos de Murillo, Santa Eulalia y Biscarrués muestran su rechazo a manifestación

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

(08/04/2011)

Los ayuntamientos oscenses de Murillo de Gállego, Santa Eulalia de Gállego y Biscarrués han hecho público su desacuerdo con la manifestación convocada por Riegos del Alto Aragón mañana en Zaragoza para reivindicar la construcción del pantano de Biscarrues, en Huesca.

Los consistorios, que califican esta convocatoria de «prototipo del más puro estilo colonialismo», señalan en un comunicado que hay «suficientes daños técnicos» para tomar en consideración las alternativas a este embalse «innecesario» y con un coste económico y ambiental «entre 10 y 20 veces menor que el propio proyecto».

Asimismo, denuncian que decir que el embalse cuenta con el 90 por ciento del apoyo de la sociedad aragonesa «pretende dar visos de legalidad al proyecto» como si ello «permitiera saltarse» la preceptiva declaración de impacto ambiental y la Directiva Marco del Agua.

Denuncian las presiones del PSOE de Aragón para que se apruebe Biscarrués

Las ONG ecologistas piden a Marcelino Iglesias y a Rosa Aguilar que se opongan al embalse de Biscarrués (Huesca)

Las 5 ONG ecologistas, SEO/BirdLife, Ecologistas en Acción, Amigos de la Tierra, Greenpeace y WWF, han escrito a Marcelino Iglesias y a la Ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino para que se opongan a la construcción del embalse de Biscarrués (Huesca). Por otro lado, instan a Iglesias a que, como Secretario General del PSOE en Aragón y Secretario de Organización del PSOE a nivel nacional, ni apoye ni asista a la manifestación convocada para el próximo sábado en Zaragoza para presionar a favor de una Declaración de Impacto Ambiental positiva.

Las cinco organizaciones ecologistas denuncian graves presiones sobre el Ministerio de Medio Ambiente para forzar una declaración positiva, como demuestran las afirmaciones públicas de representantes del propio Gobierno de Aragón a diferentes medios de comunicación o la convocatoria de manifestaciones con el apoyo del propio PSOE, que debería velar por el respeto al medio ambiente y por procesos de evaluación ambiental basados estrictamente en criterios técnicos y no políticos o electoralistas.

Las principales organizaciones ecologistas del país anuncian acciones legales en caso de aprobarse el proyecto y han escrito al Presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, explicando nuevamente las razones por las que la construcción de esta infraestructura supone un grave error para el medio ambiente y para los propios regantes.

 

Continuar leyendo «Denuncian las presiones del PSOE de Aragón para que se apruebe Biscarrués»

La Asociación Río Aragón apoya a la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos

La Asociación Río Aragón apoya a la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos frente a quienes convocan y apoyan la manifestación del próximo sábado día 9

Los convocantes de la misma, al igual que quienes apoyan el recrecimiento de Yesa, son los mayores enemigos de nuestros ríos y sus planteamientos están basados en el asalto a otros territorios, el despilfarro económico y la insostenibilidad ambiental

La Asociación Río Aragón contra el recrecimiento de Yesa, ante la manifestación convocada para el próximo día 9 por parte de Riegos del Altoaragón, quiere salir al paso posicionándose de forma rotunda a favor del río Gállego, del pueblo de Biscarrués y de la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos, que luchan por una vida digna en la Galliguera y que combate el pantano que pretende inundar un paraje único de aguas bravas que da centenares de puestos de trabajo que ahora se quieren destruir.

La Asociación Río Aragón lamenta, que al igual que hace el sistema de Bardenas con el recrecimiento de Yesa, las grandes comunidades de regantes intenten imponer el abuso de unos territorios sobre otros y de búsqueda de soluciones simplistas que desvían la atención de los problemas que realmente hoy afectan al regadío aragonés. En el siglo XXI es intolerable que unos quieran enriquecerse a costa de la desgracia ajena y de la destrucción de su forma de vida y del patrimonio común.

La Asociación Río Aragón lamenta las declaraciones de la candidata socialista a la presidencia del Gobierno de Aragón, Eva Almunia, presionando para conseguir una declaración ambiental favorable para el pantano Biscarrués, por encima de cualquier análisis objetivo. Desgraciadamente en el recrecimiento de Yesa ya constatamos cómo estas presiones prevalecieron sobre un análisis serio del impacto que este supondría.

La Asociación Río Aragón comparte completamente los objetivos de la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos en defensa de una Nueva Cultura del Agua, y rechaza la postura de PSOE, PAR, PP e IU de apoyo a estos grandes embalses. Manifestamos nuestro apoyo en cuantos actos convoquen para combatir la irracionalidad que, al igual que el recrecimiento de Yesa, es el embalse de Biscarrués. Estamos con nuestros ríos y en contra de quienes han convertido en objetivo preferente la destrucción de nuestros últimos tramos de río con vida, es decir, de quienes convocan y apoyan la manifestación del próximo sábado.

Los afectados por el proyecto de embalse de Biscarrués se entrevistaron ayer con UGT-Aragón

Representantes de COAGRET, de la Coordinadora Biscarrués Mallos de Riglos, y de las empresas de aguas bravas, tanto trabajadores como empresarios, han mantenido un encuentro ayer 5 de abril tarde con Carmen García Nasarre, Secretaria adjunta-Portavoz de UGT-Aragón y con Javier Ferrer Secretario de Organización de UPA.

Nuestro objetivo era informar a los responsables de UGT de como se está viviendo en la Galliguera la amenaza de construcción del embalse de Biscarrués y de los impactos ambientales, sociales y económicos que tendría sobre el territorio y la población. Se insistió en los efectos sobre el empleo y las empresas de deporte activo ligadas al río Gállego. La construcción del embalse haría desaparecer un tercio de las actividades de estas empresas, poniendo en jaque su viabilidad económica. La consecuencia sería el cierra de estas empresas de desarrollo sostenible, poniendo en peligro 300 puestos de trabajo directos e indirectos.

Los representantes de UGT y UPA han escuchado muy interesados la información expuesta por los representantes de la Coordinadora y de las empresas de deportes de aventura; interés que hemos agradecido especialmente.

Se ha remarcado por ambas partes la necesidad del diálogo como la mejor vía para poder llegar a acuerdos que satisfagan a todas las partes.