Una semana difícil para Biscarrués

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

(11/02/2011)

Esta Coordinadora desea que se hagan las cosas bien, impulsando el futuro de Monegros, pero también el nuestro.

El conocimiento público de los informes del CEDEX y de la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental abría una semana difícil para el pantano de Biscarrués. También lo ha sido para los detractores de la obra. Los dos informes son demoledores e inciden en la idea de que el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) debe recoger el estudio de las distintas alternativas al pantano de 35 hm3 en Biscarrués para poder analizar y elegir con objetividad, en la misma línea que acordó en 2006 la Comisión del Agua de Aragón, trasladando al Ministerio las diferentes opciones de pantano de 35 hm3 y ausencia de él con infraestructuras alternativas. Si se trata de discernir la mejor opción (entiéndase esta como eficiente, barata y de bajo impacto) lógicamente habrá que estudiarlas todas primero. Pura lógica de sentido común. Pero el EIA actual, como algún político, va dirigido a una sola opción, la de mayor impacto, ignorando las demás.

Pero los informes de Fomento y Medio Ambiente dan para mucho más: recogen las flagrantes ausencias y omisiones que tiene el EIA sobre un río que el propio Estudio reconoce como tramo fluvial de «estado muy bueno». El apartado de «conclusiones» del CEDEX es impactante: reconoce impactos severos económico, medioambiental y paisajístico. No puede ser de otra forma, hablando como hablamos del río Gállego cortando las moles de los Mallos de Riglos y Murillo. Hay que estar «muy lejos del siglo XXI» para no reconocer este paraíso natural de primer orden que sostiene a través del turismo de aguas bravas una buena parte de la economía comarcal.

Resulta inverosímil ver que, a pesar de que llevamos 24 años con la oposición al proyecto, la Administración pública, la de todos (llámese DGA y CHE) todavía no se ha gastado 1 euro en el estudio y desarrollo de las alternativas, no sea que descubramos lo que otros estamentos como la Fundación Nueva Cultura del Agua hace tiempo investigaron. Hay alternativas de menor impacto y más baratas. ¡Cómo no las iba a haber!

A la luz de estos dos informes, los políticos pro-pantano (que no pro-riego) y Riegos del Alto Aragón a través de su presidente el Sr. Trillo., salieron a escena. Ejemplos:

D. Javier Allué (PAR): «No vamos a parar hasta conseguir que se cumplan los acuerdos de la Comisión del Agua en Aragón» (sic). Por una vez estaríamos de acuerdo si no fuese porque el Sr. Allué y también el consejero de Medio Ambiente, Sr. Boné, lo dicen con la intención de confundir y hacer creer que la Comisión del Agua se pronunció únicamente por hacer un pantano en Biscarrués. Mienten y lo saben, porque estuvieron allí. Y ahí están las actas, con copia en el archivo de nuestra web www.riogallego.org.

El consejero de Agricultura, Sr. Arguilé (PSOE), se refirió a los funcionarios que realizan los informes y que, al parecer, no firman lo que él quiere, como «un grupo de militantes del radicalismo ecologista» (sic). Pero lo más grave lo ha dicho el mismísimo presidente de Aragón, Sr. Iglesias, en su reciente visita a Alquézar diciendo que la Declaración de Impacto Ambiental saldrá en unos días y, por supuesto, da a entender que será positiva. ¡Pues como iba a ser! ¡Faltaría más! No hemos visto nunca una forma más sibilina de incitar a la prevaricación.

Ningún funcionario público con conocimiento de causa debe prestarse a firmar una Declaración de Impacto Ambiental sin un EIA hecho con rigor, tal como piden los propios informes que conforman el expediente. El EIA necesita de más tiempo para completarse, pero eso es precisamente lo que le niega nuestro Gobierno de Aragón. Estamos en precampaña electoral y otra vez más los regantes pican el anzuelo para precipitar un EIA hecho «a medias». Iglesias sabe que lo está haciendo mal, pero prefiere manipular una vez más a ese juguete en que se han convertido los regantes expectantes y vender ahora un EIA con «billete directo» al Juzgado que hacer las cosas bien. El voto manda. Hay que vender humo al precio que sea.

Por último, D. César Trillo, no duda en referirse a Biscarrués como un pantano «imprescindible». Desde nuestro punto de vista esta cúpula de la comunidad de regantes no es trigo limpio. Trabajan más con la obsesión de «afogar nuestra redolada» que con la de impulsar su territorio. Biscarrués es un fin, no un medio. No les sirve que los 35 hm3 vengan de otro sitio. Quieren ver una presa en Biscarrués… y punto. Si hace 24 años hubieran comenzado a trabajar en las alternativas, habríamos empujado todos en la misma dirección y posiblemente hoy las infraestructuras alternativas estarían terminadas y los 35 hm3 disponibles. En cualquier caso, Trillo, Iglesias-Arguilé y Allué-Boné representan respectivamente la obsesión, la perversión y la mentira. Ellos cinco simbolizan el «tapón» a este conflicto y no esta Coordinadora, deseosa de que se hagan las cosas bien, impulsando el futuro de Monegros pero también el nuestro, el de la Galliguera. ¿O es que los de aquí valemos menos? Por nuestra parte, seguiremos luchando con toda nuestra ética y dignidad por nuestra tierra y por el futuro de nuestros hijos, sin condenar el futuro de otros. Como llevamos 24 años haciendo. Otros no pueden decir lo mismo.

 

JESÚS Estachod

Presidente de la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos