Carta a Zapatero: Biscarrués es un despilfarro de fondos

Sr Presidente,

La construcción del embalse de Biscarrués (Huesca) supondría la desaparición de un tramo del Río Gállego de gran belleza. Por sus valores ambientales y sus condiciones para el turismo náutico, este tramo de río está contribuyendo al desarrollo socioeconómico de la comarca de la Galliguera, que recibe cada año 80.000 turistas para disfrutar de actividades de rafting y kayak.

El rechazo social de los habitantes de esta comarca y de multitud de colectivos ambientales, usuarios recreativos, y asociaciones empresariales, se ha visto de nuevo respaldado por un estudio técnico, en esta ocasión de un organismo oficial de prestigio como es el CEDEX, consultado en el marco de la inminente declaración de impacto ambiental sobre el proyecto de embalse.

Se están ejerciendo fuertes presiones políticas sobre la responsable del Ministerio de Medio Ambiente y sobre la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental con el objeto de que emita una evaluación de impacto ambiental positiva del proyecto.

Tenemos la fundada sospecha de que esas presiones van a conseguir finalmente su objetivo, burlando el verdadero objetivo de una Evaluación de Impacto Ambiental.

Por otra parte la construcción del embalse es un despilfarro económico injustificable en periodos de crisis como el actual. El Ministerio de Medio Ambiente conoce esta información.

Por desgracia no sería este el primer caso de una obra de regulación de este Ministerio que se ha revelado como innecesaria una vez construida, con lo que supone de derroche del dinero público (de todos) que podría haberse utilizado para usos más necesarios e imprescindibles: el embalse del Val (Aragón), todavía sin uso, el embalse de Lechago (Aragón), cuyos regantes ahora dicen que no pueden pagarlo, el embalse de Melonares (Sevilla), innecesario, son los ejemplos más recientes.

Le pido, como responsable último de la política del Estado Español, que se impongan los criterios de racionalidad económica y de justificación del gasto público en infraestructuras hidráulicas antes de dar el visto bueno a proyectos como el embalse de Biscarrués; y que ejerza su autoridad para evitar que las presiones políticas del Gobierno de Aragón modifiquen lo que debería ser una decisión técnica de la Dirección General de Calidad y Evaluación ambiental.

Atentamente,

COAGRET pide al MARM que detenga obras «innecesarias» como Yesa y Biscarrués

ADN.ES

(09/02/2011)

La Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases (COAGRET) ha hecho un llamamiento al Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) para que cambie su política y detenga obras «innecesarias» como el recrecimiento de Yesa y el embalse de Biscarrués.

La coordinadora señala en un comunicado que el embalse de Lechago se ha revelado tras su ejecución como «inviable económicamente», dando así la razón a los argumentos defendidos por el colectivo y por los afectados contra el proyecto.

COAGRET opina que es «muy triste» que suceda esto «una vez construidos los embalses, destruidos los cauces fluviales y gastadas ingentes cantidades de dinero de todos».

Este colectivo destaca una sentencia judicial que anula la obra del Bitrasvase entre el embalse del Ebro y Cantabria, y otra referida a la presa de Mularroya, que rechaza el proyecto por los «graves defectos» detectados en su evaluación ambiental.

Para COAGRET, estas resoluciones constituyen otra llamada de atención al Ministerio de Medio Ambiente y a su titular, Rosa Aguilar, para que «no aprueben proyectos bajo presiones políticas» si los impactos ambientales no se han evaluado correctamente.

La coordinadora considera que la anulación del Bitrasvase del Ebro y del proyecto de Mularroya, junto a la evidencia de que son innecesarios embalses como El Val, Lechago o Melonares (en Sevilla) son «gravísimos caso de despilfarro del dinero público».