La ministra no vino a Zaragoza pero le mandamos la carta

La Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos/COAGRET le escribe en nombre de la zona de la Galliguera, un hermoso paraje, situado a orillas del río Gállego en la Comarca de la Plana de Uesca.

Hoy lunes 28 de febrero ha venido a Zaragoza a la inauguración del IV Encuentro internacional de expertos: “Gestión del agua y cambio climático: enfrentándose a las incertidumbres”. Un tema candente que a nosotros nos afecta personal y comunitariamente.

Los vecinos de la zona nos hemos desplazado hasta la capital de Aragón, donde desemboca el maltrecho río Gállego, para hacerle llegar esta carta con una petición y una invitación.

Le pedimos que nos reciba el lunes 14 de marzo en su Ministerio en Madrid al que iremos para conmemorar el día Mundial contra las grandes presas.

Esperamos poder aprovechar esta ocasión para explicarle cómo nuestra vida solo es posible si acaba la amenaza de este proyecto que lleva 24 años hipotecando nuestra vida y pese a ello seguimos luchando por vivir en esta tierra.

La invitación es para que conozca este maravilloso río en las IX Jornadas del río Gállego que se celebrarán en la Galliguera del 23 de abril al 2 de mayo con los siguientes actos destacados.

Sábado 23 de abril en Erés, que celebra las fiestas de San Jorge a las 19,30h se dará lectura al Manifiesto por una Galliguera viva.

Domingo 24 de abril en Murillo de Gállego se podrá seguir de 11 – 13 h. el descenso de la nabata (hasta el puente de Sta. Eulalia), un acto espectacular en el que le invitamos a participar como protagonista descubriendo el río Gállego desde la nabata.

Sábado 30 de abril en Biscarrués puede participar en la 3ª Marcha por la Galliguera

Domingo 1 de mayo en Murillo de Gállego a las 9,30 Raffting fluviofeliz de Carcavilla a Murillo para conocer el río, y por la tarde en Santolaria de Galligo a las 19 h. se celebrará 3ª Feria de los Líquidos sagrados del Mediterráneo en la que particpan los empresarios y productores de la zona que apuestan por su desarrollo sin pantanos.

Le hacemos esta petición e invitación e ofrecimiento con el convencimiento de que desde el diálogo hay solución para los problemas de todos.

Muchas gracias por su atención y quedamos a su disposición.

Reciba un río de saludos.

 

Biscarrués, más de dos décadas de lucha

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

(20/02/2011)

Los detractores del embalse Biscarrués llevan 24 años de protestas, huelgas de hambre y encadenamientos En 1987, los vecinos de Erés salieron a la calle por primera vez.

Llevan 24 años de lucha desde que un 16 de febrero de 1987 la CHE (Confederación Hidrográfica del Ebro) anunciara la construcción del embalse de Biscarrués. Y saben que el inminente dictamen sobre la evaluación ambiental del actual proyecto –mucho más pequeño que el inicial– es el momento clave para dilucidar el futuro de la zona. Ellos son la parte contraria al proyecto. Y entre quienes lo apoyan y defienden como motor de futuro están los regantes y el propio Gobierno aragonés.

«Creemos que esta obra ni es urgente ni vital por el tiempo transcurrido. Pero también, que es ahora cuando existe una oportunidad para cumplir con la ley y buscar otras alternativas después de que, por primera vez, se hayan hecho públicos unos informes técnicos reconociendo las afecciones que el pantano acarrearía», explican desde la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos en referencia a los documentos del Cedex.

El 17 de febrero de 1987 fue la primera vez que los vecinos de Erés aparecieron en los medios de comunicación. El primer proyecto incluía la inundación del núcleo rural, mientras que el actual lo salva. Desde entonces, han sido siete los ministros nombrados que han tomado postura sobre el tema. «Es tremendamente injusto para un territorio vivir durante 24 años con una amenaza directa sobre su supervivencia, sin que nadie se preocupe por los afectados. La ministra ha recibido a los regantes que se benefician de la ruina de sus vecinos y no ha recibido a los que perderán su presente y futuro», añaden. Cristina Narbona fue la única que lo hizo.

Cientos de concentraciones convocadas, huelgas de hambre, marchas y manifestaciones para llamar la atención del resto de la población aragonesa conforman su trayectoria. «Es de admirar cómo esta zona de La Hoya de Huesca haya logrado, pese a esta losa de destrucción, generar alrededor del río Gállego un desarrollo sostenible basado en las aguas bravas», insisten.

Los primeros pasos los dieron conjuntamente con los afectados por el recrecimiento de Yesa –formando la asociación Coape (Coordinadora de afectados por Presas)–, creando también la primera asociación contra este proyecto, la Asociación de Amigos de la Galliguera. En 1994 se presentaron las primeras alegaciones y en 1996 se interpuso ya un recurso contencioso administrativo contra el Plan de Cuenca.

En 1996 nació la coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos, y desde entonces se integraron en la recién creada Coagret. Muchas de las actuaciones a partir de entonces las harán de forma conjunta con Coagret para rechazar los pantanos. Como huelgas de hambre, encadenamientos o la manifestación que reunió a 12.000 personas en Zaragoza en 1999.

La evolución

Tras la derogación del trasvase del Ebro en el 2004, el Gobierno de Aragón crea la Comisión del Agua para analizar y dar salida a los proyectos del Pacto del Agua firmado en 1992 que permanecían paralizados. El embalse de Biscarrués será uno de ellos.

A partir de entonces, comenzó a buscarse una alternativa al proyecto inicial. En julio del 2006 la Comisión del Agua desecha el proyecto de 192 hectómetros cúbicos y plantea una propuesta más pequeña sobre la que no se llega a ningún acuerdo

En junio del 2009, la administración presenta el anteproyecto de un pantano de 35 hectómetros cúbicos, que tampoco gusta a la Coordinadora. Y hoy, se está pendiente de la Declaración de Impacto Ambiental.

Los informes del INAGA se basan en criterios políticos y no técnicos

Respecto al informe del INAGA sobre el Pantnao de Biscarrués se hacen las siguientes consideraciones:

– Dada la documentación técnica que se encuentra en el expediente del Embalse de Biscarrués es necesario realizar ya, por la propia legislacion realizar la Declaración de Impacto Ambiental Negativa.

– Denunciamos las contradicciones existentes entre el actual informe del INAGA, presentado fuera de plazo del periodo de alegaciones, y el primer informe del INAGA que criticaba las afecciones del embalse.

– Respecto a la afirmación de que es el Gobierno de Aragón, a través del Inaga, quien es competente en la «existencia de efectos significativos derivados de la ejecución de proyectos» o para determinar qué puede entrar en la red Natura. Recordamos que sobre la Red Natura tiene la competencia el Estado Español y la Unión Europea.

– El informe del INAGA se incorpora a un expediente después de realizarse su información pública por lo que para dar capacidad a los afectados a contrarrestar sus afirmaciones sería necesario establecer un nuevo periodo de información pública.

Continuar leyendo «Los informes del INAGA se basan en criterios políticos y no técnicos»

El Camino de Santiago por Yesa llega a la Unesco

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

(13/02/2011)

El Comité Científico Internacional de Itinerarios Culturales de Icomos (Consejo Internacional de Monumentos y Sitios Histórico-Artísticos) y la Asociación Gallega de Amigos del Camino de Santiago han solicitado a la Unesco la inclusión del Camino de Santiago en la Lista de Patrimonio Mundial en Peligro. El acuerdo, según Apudepa, «es un auténtico varapalo a la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) a favor del recrecimiento del embalse de Yesa» por las afecciones que esta ampliación tendría sobre el camino.

La petición se presentó en diciembre pasado apoyada por alrededor de 80 asociaciones de España, entre las que se encontraban la Asociación Río Aragón y Apudepa. En el anexo del informe del Icomos se hace mención expresa a «la afectación del Camino de Santiago por la pretendida ampliación del embalse de Yesa (Aragón)».

Hora de revisar la obsesión por los pantanos

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

(13/02/2011)

El pasado miércoles aludí en mi habitual artículo de Opinión, El Independiente, al problema de los nuevos pantanos y su creciente inutilidad. Tuve un lapsus: puse Santaliestra donde debía haber puesto Biscarrués, y eso supuso trabucar el Gállego con el Ésera. Pero la reflexión sobre los pantanos seguía siendo perfectamente válida. Los casos de Lechago y El Val han puesto de manifiesto que el coste de los embalses no puede ser asumido posteriormente por los regantes, y eso que éstos sabían dónde se metían y dijeron que sí, que vale, aunque ahora, con decenas de millones invertidos, dicen que no, que no pueden pagar el agua. ¡Ay, madre!

Detengámonos en los casos de Lechago y El Val. Y conste que la construcción de las respectivas presas no tuvo apenas oposición, pese a existir serias dudas respecto de la viabilidad de ambos embalses. En el caso de Lechago, se represaba un río, el Pancrudo, que no tiene agua para llenar el vaso por lo cual habrá que bombearla desde el Jiloca. Así se produce un nuevo gasto en energía superior al medio millón de euros anuales. ¿Cómo pueden ser rentables en estas condiciones las 6.000 hectáreas supuestamente beneficiadas por esta obra, cuyo coste ha superado los sesenta millones? El Val, a su vez, está infrautilizado. Se invirtieron en él noventa millones. ¿Para qué?

Aragón debe reflexionar sobre todo esto. El agua de calidad se ha convertido en un recurso medioambiental y económico esencial. Su utilización debe combinar ambos factores en programas de desarrollo sostenible. El centenario de la muerte de Costa debería servir para renovar el discurso hidrológico y asumir de una vez que no es posible regular nuestros ríos más allá de toda lógica ni pretender que sus caudales sean utilizados hasta la última gota sin dejarle a la naturaleza el mínimo indispensable.

El recrecimiento de Yesa va a costar otra fortuna porque al proyecto básico hay que sumar nuevas obras destinadas a reforzar los asientos de la presa en unas laderas inestables. Sin embargo tanto los regantes como sus terminales políticas (todos los partidos salvo CHA) están empeñados en ampliar al trasvase como sea. Por lo visto ya no se trata de un medio para mejorar la producción agrícola sino de un fin en sí mismo, una satisfacción orgánica, un asunto de honor.

Biscarrués va por el mismo camino. Parece no importar ni la tremenda regulación que ya soporta el Gállego (sí, esta vez no me confundo) ni el hecho de que el tramo del río que ahora se quiere alterar da lugar actualmente a una productiva actividad deportivo-turística. Y lo más sangrante es que en este caso, como en otros citados, había y hay alternativas; más baratas, más sencillas, menos agresivas y por lo tanto mucho más útiles y rentables. ¿Por qué no ponerlas sobre la mesa de una vez?

JOSÉ LUIS Trasobares

Una semana difícil para Biscarrués

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

(11/02/2011)

Esta Coordinadora desea que se hagan las cosas bien, impulsando el futuro de Monegros, pero también el nuestro.

El conocimiento público de los informes del CEDEX y de la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental abría una semana difícil para el pantano de Biscarrués. También lo ha sido para los detractores de la obra. Los dos informes son demoledores e inciden en la idea de que el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) debe recoger el estudio de las distintas alternativas al pantano de 35 hm3 en Biscarrués para poder analizar y elegir con objetividad, en la misma línea que acordó en 2006 la Comisión del Agua de Aragón, trasladando al Ministerio las diferentes opciones de pantano de 35 hm3 y ausencia de él con infraestructuras alternativas. Si se trata de discernir la mejor opción (entiéndase esta como eficiente, barata y de bajo impacto) lógicamente habrá que estudiarlas todas primero. Pura lógica de sentido común. Pero el EIA actual, como algún político, va dirigido a una sola opción, la de mayor impacto, ignorando las demás.

Pero los informes de Fomento y Medio Ambiente dan para mucho más: recogen las flagrantes ausencias y omisiones que tiene el EIA sobre un río que el propio Estudio reconoce como tramo fluvial de «estado muy bueno». El apartado de «conclusiones» del CEDEX es impactante: reconoce impactos severos económico, medioambiental y paisajístico. No puede ser de otra forma, hablando como hablamos del río Gállego cortando las moles de los Mallos de Riglos y Murillo. Hay que estar «muy lejos del siglo XXI» para no reconocer este paraíso natural de primer orden que sostiene a través del turismo de aguas bravas una buena parte de la economía comarcal.

Resulta inverosímil ver que, a pesar de que llevamos 24 años con la oposición al proyecto, la Administración pública, la de todos (llámese DGA y CHE) todavía no se ha gastado 1 euro en el estudio y desarrollo de las alternativas, no sea que descubramos lo que otros estamentos como la Fundación Nueva Cultura del Agua hace tiempo investigaron. Hay alternativas de menor impacto y más baratas. ¡Cómo no las iba a haber!

A la luz de estos dos informes, los políticos pro-pantano (que no pro-riego) y Riegos del Alto Aragón a través de su presidente el Sr. Trillo., salieron a escena. Ejemplos:

D. Javier Allué (PAR): «No vamos a parar hasta conseguir que se cumplan los acuerdos de la Comisión del Agua en Aragón» (sic). Por una vez estaríamos de acuerdo si no fuese porque el Sr. Allué y también el consejero de Medio Ambiente, Sr. Boné, lo dicen con la intención de confundir y hacer creer que la Comisión del Agua se pronunció únicamente por hacer un pantano en Biscarrués. Mienten y lo saben, porque estuvieron allí. Y ahí están las actas, con copia en el archivo de nuestra web www.riogallego.org.

El consejero de Agricultura, Sr. Arguilé (PSOE), se refirió a los funcionarios que realizan los informes y que, al parecer, no firman lo que él quiere, como «un grupo de militantes del radicalismo ecologista» (sic). Pero lo más grave lo ha dicho el mismísimo presidente de Aragón, Sr. Iglesias, en su reciente visita a Alquézar diciendo que la Declaración de Impacto Ambiental saldrá en unos días y, por supuesto, da a entender que será positiva. ¡Pues como iba a ser! ¡Faltaría más! No hemos visto nunca una forma más sibilina de incitar a la prevaricación.

Ningún funcionario público con conocimiento de causa debe prestarse a firmar una Declaración de Impacto Ambiental sin un EIA hecho con rigor, tal como piden los propios informes que conforman el expediente. El EIA necesita de más tiempo para completarse, pero eso es precisamente lo que le niega nuestro Gobierno de Aragón. Estamos en precampaña electoral y otra vez más los regantes pican el anzuelo para precipitar un EIA hecho «a medias». Iglesias sabe que lo está haciendo mal, pero prefiere manipular una vez más a ese juguete en que se han convertido los regantes expectantes y vender ahora un EIA con «billete directo» al Juzgado que hacer las cosas bien. El voto manda. Hay que vender humo al precio que sea.

Por último, D. César Trillo, no duda en referirse a Biscarrués como un pantano «imprescindible». Desde nuestro punto de vista esta cúpula de la comunidad de regantes no es trigo limpio. Trabajan más con la obsesión de «afogar nuestra redolada» que con la de impulsar su territorio. Biscarrués es un fin, no un medio. No les sirve que los 35 hm3 vengan de otro sitio. Quieren ver una presa en Biscarrués… y punto. Si hace 24 años hubieran comenzado a trabajar en las alternativas, habríamos empujado todos en la misma dirección y posiblemente hoy las infraestructuras alternativas estarían terminadas y los 35 hm3 disponibles. En cualquier caso, Trillo, Iglesias-Arguilé y Allué-Boné representan respectivamente la obsesión, la perversión y la mentira. Ellos cinco simbolizan el «tapón» a este conflicto y no esta Coordinadora, deseosa de que se hagan las cosas bien, impulsando el futuro de Monegros pero también el nuestro, el de la Galliguera. ¿O es que los de aquí valemos menos? Por nuestra parte, seguiremos luchando con toda nuestra ética y dignidad por nuestra tierra y por el futuro de nuestros hijos, sin condenar el futuro de otros. Como llevamos 24 años haciendo. Otros no pueden decir lo mismo.

 

JESÚS Estachod

Presidente de la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos

 

Carta a Zapatero: Biscarrués es un despilfarro de fondos

Sr Presidente,

La construcción del embalse de Biscarrués (Huesca) supondría la desaparición de un tramo del Río Gállego de gran belleza. Por sus valores ambientales y sus condiciones para el turismo náutico, este tramo de río está contribuyendo al desarrollo socioeconómico de la comarca de la Galliguera, que recibe cada año 80.000 turistas para disfrutar de actividades de rafting y kayak.

El rechazo social de los habitantes de esta comarca y de multitud de colectivos ambientales, usuarios recreativos, y asociaciones empresariales, se ha visto de nuevo respaldado por un estudio técnico, en esta ocasión de un organismo oficial de prestigio como es el CEDEX, consultado en el marco de la inminente declaración de impacto ambiental sobre el proyecto de embalse.

Se están ejerciendo fuertes presiones políticas sobre la responsable del Ministerio de Medio Ambiente y sobre la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental con el objeto de que emita una evaluación de impacto ambiental positiva del proyecto.

Tenemos la fundada sospecha de que esas presiones van a conseguir finalmente su objetivo, burlando el verdadero objetivo de una Evaluación de Impacto Ambiental.

Por otra parte la construcción del embalse es un despilfarro económico injustificable en periodos de crisis como el actual. El Ministerio de Medio Ambiente conoce esta información.

Por desgracia no sería este el primer caso de una obra de regulación de este Ministerio que se ha revelado como innecesaria una vez construida, con lo que supone de derroche del dinero público (de todos) que podría haberse utilizado para usos más necesarios e imprescindibles: el embalse del Val (Aragón), todavía sin uso, el embalse de Lechago (Aragón), cuyos regantes ahora dicen que no pueden pagarlo, el embalse de Melonares (Sevilla), innecesario, son los ejemplos más recientes.

Le pido, como responsable último de la política del Estado Español, que se impongan los criterios de racionalidad económica y de justificación del gasto público en infraestructuras hidráulicas antes de dar el visto bueno a proyectos como el embalse de Biscarrués; y que ejerza su autoridad para evitar que las presiones políticas del Gobierno de Aragón modifiquen lo que debería ser una decisión técnica de la Dirección General de Calidad y Evaluación ambiental.

Atentamente,

COAGRET pide al MARM que detenga obras «innecesarias» como Yesa y Biscarrués

ADN.ES

(09/02/2011)

La Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases (COAGRET) ha hecho un llamamiento al Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) para que cambie su política y detenga obras «innecesarias» como el recrecimiento de Yesa y el embalse de Biscarrués.

La coordinadora señala en un comunicado que el embalse de Lechago se ha revelado tras su ejecución como «inviable económicamente», dando así la razón a los argumentos defendidos por el colectivo y por los afectados contra el proyecto.

COAGRET opina que es «muy triste» que suceda esto «una vez construidos los embalses, destruidos los cauces fluviales y gastadas ingentes cantidades de dinero de todos».

Este colectivo destaca una sentencia judicial que anula la obra del Bitrasvase entre el embalse del Ebro y Cantabria, y otra referida a la presa de Mularroya, que rechaza el proyecto por los «graves defectos» detectados en su evaluación ambiental.

Para COAGRET, estas resoluciones constituyen otra llamada de atención al Ministerio de Medio Ambiente y a su titular, Rosa Aguilar, para que «no aprueben proyectos bajo presiones políticas» si los impactos ambientales no se han evaluado correctamente.

La coordinadora considera que la anulación del Bitrasvase del Ebro y del proyecto de Mularroya, junto a la evidencia de que son innecesarios embalses como El Val, Lechago o Melonares (en Sevilla) son «gravísimos caso de despilfarro del dinero público».

Carta ecologista a la Ministra: Hay que descartar el embalse de Biscarrués

Estimada Ministra,

Hemos tenido conocimiento, por los medios de comunicación, de que esta tarde mantendrá una entrevista con el equipo de gobierno de la Comarca de Los Monegros, para hablar del embalse de Biscarrués -uno de los proyectos emblemáticos incluidos en la hoja de ruta-.

La construcción de este embalse supondrá impactos críticos sobre la ZEPA de Monegros y sobre un LIC del propio río Gállego. En este sentido, el informe que el Ministerio encargó al CEDEX es claro y no deja espacio a interpretaciones en sus conclusiones:

“Analizada la documentación presentada, se considera que el proyecto analizado presenta impactos muy significativos sobre el medio ambiente.

Pese a que la valoración de impactos incluida en el EsIA minimiza gran parte de las afecciones, y considera el impacto global moderado, la entidad de los cambios inducidos en el ecosistema fluvial, su extensión, que alcanza a todo el curso bajo del río Gállego, su irreversibilidad e irrecuperabilidad, y el importante efecto acumulativo y sinérgico, a escala regional y local si se analizan de forma conjunta con la sucesión de embalses que jalonan este río, deberían llevar a valorar el impacto global como crítico.

Asimismo, el estudio de impacto ambiental no permite una evaluación, con un grado de certidumbre razonable, de ciertos impactos, como los generados sobre la fauna, al faltar datos concretos y fiables de las especies y poblaciones presentes, y existir la posibilidad de existencia de especies amenazadas.”

Con estas conclusiones será imposible autorizar el embalse de Biscarrués y, al mismo tiempo, cumplir con las Directivas de Aves y Hábitats, así como con la Ley 42/2007 de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad.

Entendemos las importantes presiones recibidas por parte de los regantes y del Gobierno de Aragón, pero el MARM, ante todo, debe velar por el medio ambiente y el cumplimiento de la legislación ambiental.

Por todo lo anterior, queríamos mostrar nuestra preocupación y poner de manifiesto las complicadas consecuencias que podrían derivarse de autorizar el proyecto en las circunstancias actuales, antes de que el MARM anuncie algún compromiso esta tarde con el equipo de gobierno de la Comarca de Los Monegros.

Esperando que esta información sea de utilidad,

Un cordial saludo,

SEO/BirdLife, Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace y WWF.

Afectados por el embalse de Biscarrués dicen que los regantes solo buscan la concesión hidroeléctrica

EFE

(08/02/2011)

La Coordinadora Biscarrués-Los Mallos ha denunciado hoy que la concesión hidroeléctrica que viene aparejada al proyecto de construcción del embalse de Biscarrués es la «madre del cordero» en el interés de la Comunidad General de Riegos del Alto Aragón.

Así lo han asegurado en rueda de prensa el presidente de la Coordinadora, Jesús Estachod, y el profesor de Análisis Económico de la Universidad de Zaragoza, Pedro Arrojo, quien ha presentado un informe propio que descarta la viabilidad del proyecto en relación con la inversión prevista.

Arrojo ha explicado que el principal objetivo del embalse, captar las puntas de crecida en años de sequía para riegos, carece de fundamento ya que los datos de aforo durante los últimos 60 años indican que el río Gállego sólo llevó caudales por encima de esta media un total de 41 días.

Los cálculos presentados revelan que la cantidad media obtenida en los años de sequía a lo largo de este periodo de tiempo sería de 7,7 hectómetros cúbicos de agua, a un coste el metro cúbico de 2,54 euros, «es decir, seis veces el coste actual de desalación del agua marina».

«Biscarrués es, simplemente, un salto hidroeléctrico», ha comentado el autor del informe, quien se ha mostrado convencido de que Riegos del Alto Aragón «está detrás» de la concesión y de que la defensa del proyecto como pieza esencial para los regadíos no es más que «demagogia».

El embalse «no va a dar agua para regadío», ha afirmado Arrojo, quien ha insistido en la necesidad de racionalizar la inversión pública, ya que en época de crisis «no se pueden realizar inversiones absurdas».

Ha denunciado, además, los intentos de Riegos del Alto Aragón de ofrecer a los ayuntamientos afectados por el proyecto de embalse parte de los beneficios que obtendría de la explotación hidroeléctrica a cambio de finalizar con la oposición a la obra.

«El que obtenga la concesión hidroeléctrica se hará con una pasta», ha asegurado Arrojo, quien ha defendido, por contra, la ejecución de los proyectos de regulación en tránsito planteados fuera del cauce como alternativa a Biscarrués, los cuales, según ha afirmado, fueron aceptados de forma unánime por la Comisión del Agua.

Por su parte, el presidente de la Coordinadora ha explicado que la concesión hidroeléctrica de la presa de Biscarrués es la «madre del cordero» del interés de los regantes en el proyecto.

Estachod ha asegurado que los regantes han ofrecido a los afectados hacerles partícipes de los beneficios del embalse si obtienen la concesión.

Por su parte, el alcalde de Biscarrués, José Torralba, ha confirmado que estos contactos se produjeron en 2004, año en el que los regantes, según ha afirmado, «fueron por todos los ayuntamientos afectados diciendo que iba a ser para ellos la concesión, lo cual es ilegal porque se requiere un concurso».

En la rueda de prensa ha comparecido, además, un empresario de la zona afectada, Gustavo Ortas, para quien la ejecución del embalse reduciría el actual tramo de 22 kilómetros de río en el que se practican deportes de aguas bravas en tan solo siete.

Para Ortas, la construcción de esta obra de regulación provocaría la extinción de 300 puestos de trabajos relacionados con el río, entre empresarios y trabajadores de deportes de aguas bravas, hosteleros y restauradores.