Vecinos y ecologistas, contrarios al arreglo del Canal Imperial

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

(24/10/2010)

Advierten que no garantiza la supervivencia de la margaritífera.

Grupos ecologistas y vecinales han solicitado una moratoria del proyecto de acondicionamiento del Canal Imperial de Aragón que va desde el kilómetro 38 al 72, por considerar que «no garantiza la supervivencia de la margaritífera, y porque existen soluciones técnicas para evitar filtraciones y pérdidas que no afectan al cauce que no han sido tenidas en cuenta ni valoradas». El proyecto tiene un presupuesto de 32 millones de euros y se encuentra en estos momentos en exposición pública.

La obra, promovida por la sociedad de usuarios y Acuaebro, «es de una envergadura sin precedentes, porque pretende revestir y acondicionar un total de 35 kilómetros del canal, desde Gallur a Zaragoza, con importantes afecciones al patrimonio histórico y al natural», insisten.

«Esta obra ya se intentó ejecutar en la década de los 90 y se paralizó porque se encontró margaritífera auricularia y produjo una fuerte contestación social», recuerdan. Mientras que sí se echó hormigón hasta el kilómetro 35. «La visita a ese tramo produce pavor, sin nada de vegetación, convertida en una infraestructura como es el canal del Cinca o de Monegros».

Los grupos vecinales lamentan por ello que se vuelva a insistir, quince años después, en la misma idea

«Esta obra se argumenta por las continuas demandas de agua y las consiguientes filtraciones que hay en el canal y que hay que reparar. Sin embargo, el mayor usuario es la ciudad de Zaragoza con la entrada en uso del embalse de La Loteta, y solo utilizará el agua del canal como reserva», añaden, recordando que la mejora de la modernización de regadíos «aún es una tarea pendiente».

Y es que el Canal Imperial es algo más que una mera conducción de agua. Es una obra de la ingeniería civil de la Ilustración que merece conservar, así como una vía de agua que se ha naturalizado e integrado en el entorno, convirtiéndose en un elemento de disfrute ciudadano.

«¿Cómo resuelve este proyecto los temas fundamentales del patrimonio y de la presencia de margaritífera auricularia?», se preguntan, sobre esta especie no solo catalogada como en peligro de extinción. Además, el Canal es precisamente el último reducto del planeta en donde vive.

Por último, recuerdan también que el canal está incluido en el plan de conservación de esta especie desde el 2005. Y que tiene abierto un expediente de declaración de Conjunto Histórico Cultural desde el año 2000.