EEA de la Comarca de Sangüesa presenta un recurso de alzada contra la resolución de la DIA de Yesa

Ecologistas en Acción de la Comarca de Sangüesa (Navarra), ha presentado un RECURSO DE ALZADA, ante la Secretaría de Estado de Cambio Climático, contra la Resolución de 4 de agosto de 2010, por la que se formula declaración de impacto ambiental del proyecto Modificación nº 3 del proyecto de recrecimiento del embalse de Yesa sobre el río Aragón (Navarra y Zaragoza).

En dicho recurso Ecologistas en Acción de la Comarca de Sangüesa se opone a la mencionada Resolución por estar fundamentada y argumentada de manera subjetiva e unilateral, y por entender que vulnera el Ordenamiento Jurídico.

Más información y los fundamentos del recurso del alzada en la web de Ecologistas en Acción de Navarra:

http://www.ecologistasenaccion.org/spip.php?article18616

 

Denuncian el mal estado del río Gállego en su parte más alta

DIARIO DEL ALTO ARAGÓN

(19/09/2010)

La Coordinadora de Biscarrués-Mallos de Riglos analiza su situación.

Miembros de la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos y de la Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases (Coagret) ascendieron el domingo 12 de septiembre al pico Garmo Negro, de 3.051 metros, desde el Balneario de Panticosa, para denunciar el mal estado del río Gállego desde su parte más alta.

Los participantes superaron más de 1.400 metros de desnivel para denunciar el mal estado del río Gállego en su parte más elevada, dado que casi todos sus ibones están represados y comienzan las derivaciones por tubos hacia pequeñas centrales hidroeléctricas como la del Balneario, informaron fuentes de la Coordinadora en una nota.

Sus miembros llevaban una camiseta con el lema «Defiende tu tierra» y la imagen de «un Mediano inundado que no queremos que se repita», y vieron el contraste entre la parte de los hoteles reconstruida y «las obras a medias del centro de alto rendimiento y la mala imagen de dejadez que ahora deja el balneario tras la quiebra de Nozar».

Las excursiones de denuncia por la zona del río Gállego continuarán este otoño, agregaron desde el colectivo.

El 14 de noviembre manifestación en Zaragoza contra el recrecimiento de Yesa

La movilización incidirá en los trasvases que se ocultan tras los grandes embalses y las mentiras sobre el abastecimiento a Zaragoza.

Diecisiete organizaciones han decidido impulsar esta manifestación y poner en marcha una campaña de acciones informativas.

En respuesta a una convocatoria de la Asociación Río Aragón-COAGRET, diecisiete organizaciones de afectados, ecologistas, movimientos sociales y fuerzas políticas hemos celebrado un encuentro en Zaragoza para concretar nuevas acciones a raíz de la aprobación de la declaración de impacto ambiental (DIA) del recrecimiento de Yesa.

Tras haber valorado de forma muy negativa la DIA, hemos acordado realizar una manifestación el próximo 14 de noviembre que desde el Pignatelli llegue hasta la sede de la Confederación Hidrográfica del Ebro.

Dicha manifestación servirá para:

  1. Dejar patente nuestra oposición al recrecimiento de Yesa.
  2. Denunciar los intentos trasvasistas que se esconden tras la política de grandes embalses.
  3. Desenmascarar la manipulación a la que se está sometiendo a la población de Zaragoza en lo que tiene que ver con su abastecimiento desde el río Aragón y su intento de vinculación al recrecimiento de Yesa.
  4. Denunciar un modelo económico que, con infraestructuras como el recrecimiento, pone por encima de los intereses de algunos grupos de presión por encima de los ciudadanos.

 

Continuar leyendo «El 14 de noviembre manifestación en Zaragoza contra el recrecimiento de Yesa»

La PDE celebra 10 años con una fiesta y reclamando caudales ambientales

EFE

(14/09/2010)

La Plataforma en Defensa del Ebro (PDE) celebra el sábado el décimo aniversario de su constitución con una fiesta en Tortosa en la que se recordará el trabajo que permitió la derogación en el 2004 del trasvase del Ebro y reivindicará caudales ambientales que garanticen la supervivencia del Delta.

La fiesta en Tortosa -localidad en donde se fundó la Plataforma en Defensa del Ebro el 15 de septiembre- empezará a las 19.00 horas y contará con breves parlamentos de los portavoces del movimiento antitrasvase y varias actuaciones musicales.

Joan Antoni Panisello y Manolo Tomàs, portavoces de la PDE, han hecho hoy balance de la primera década de vida de este movimiento social.

Para estos activistas, el principal logro de la Plataforma fue la derogación por parte del Gobierno de Jose Luís Rodríguez Zapatero del trasvase de 1.050 hectómetros cúbicos del Ebro proyectados por el anterior gobierno de José María Aznar.

Panisello y Tomàs también han destacado que otro elemento a celebrar es que con las manifestaciones y concentraciones en defensa del río Ebro se consiguió que en las comarcas del sur de Cataluña -las denominadas Tierras del Ebro- «se consolidara la consciencia de identidad ebrense».

La PDE se toma la fiesta de este próximo sábado en Tortosa como una breve parada en las acciones y frentes que aún mantiene abiertos el movimiento antitrasvase de las Tierras del Ebro.

Ahora, la Plataforma quiere centrar esfuerzos en forzar al gobierno español a marcar un caudal ecológico que garantice la supervivencia del Delta del Ebro.

En este sentido, la PDE ha vuelto a denunciar el retraso que acumula la presentación por parte del gobierno español del Plan Hidrológico de la cuenca del Ebro.

La PDE ha tachado de «globo sonda» la noticia aparecida hoy en el diario «El País» y según la cual el Gobierno español se estaría planteando la posibilidad de proponer un caudal ecológico para el Ebro de 200 metros cúbicos por segundo.

Según esta información, en estos 200 metros cúbicos se incluirían las concesiones de los canales de riego, cosa que el portavoz de la PDE Manolo Tomàs ha tachado de «frivolidad» e «ilegalidad».

Según Tomàs, el agua de los canales de riego es de uso privado, por lo que no puede ser contabilizada para uso público. Según la Plataforma, este tipo de informaciones solamente tienen como objetivo analizar la reacción del movimiento social.

La Plataforma en Defensa del Ebro ha advertido que seguirá oponiéndose a cualquier Plan Hidrológico de cuenca del río que no respete las propuestas de caudales ambientales realizadas desde las Tierras del Ebro y que la Comisión Europea tampoco aprobará el plan mientras tenga oposición social.

El gran negocio privado con el agua de todos

EL PAÍS

(10/09/2010)

Las eléctricas pagan menos de 20 millones al Gobierno por el caudal de los ríos, con el que ganan 1.000 millones – Como en el caso de la nuclear, crece el debate para revisar su retribución.

Los ríos son milagrosos. Se sabía que traían riqueza y belleza, pero lo que consiguen con ellos las eléctricas va mucho más allá. El Ministerio de Medio Ambiente ha recabado entre todas sus confederaciones hidrográficas los datos -dispersos y opacos- sobre cuánto le pagan las eléctricas por usar el agua para producir electricidad. El recuento da como resultado que por usar el agua, por ley un bien público y sin dueño, las eléctricas pagan entre 10 y 20 millones de euros al año al Gobierno, según fuentes del Ejecutivo. Con ese caudal producen electricidad que, a su vez, las eléctricas cobran al precio de mercado. De media, en los últimos años han conseguido alrededor de 1.000 millones anuales de beneficios con este sistema.

El Ministerio de Medio Ambiente considera que esta desproporción es excesiva y busca fórmulas para cobrar algo a las eléctricas. El secretario de Estado del Agua, Josep Puxeu, advierte: «Las empresas eléctricas no pueden seguir al margen del debate de la gestión del agua ni de los costes de esta».

El sistema de fijación de precios de la electricidad es singular. Las empresas van ofertando la electricidad en función de la demanda de cada momento. Las eléctricas primero aportan la nuclear, que no puede variar su potencia, todas las renovables entran por ley y, si hay agua en los embalses, la hidráulica. Lo que falta se completa con carbón y gas, que son más caros, y al final todas cobran el precio más alto.

El resultado es que la hidroeléctrica -sin apenas costes y con presas construidas hace décadas- se cobra al precio del gas. Si el gas sube en los mercados internacionales, suben los beneficios de las presas. Los expertos bautizan este fenómeno como «beneficios caídos del cielo» (del inglés, windfall profits).

La Comisión Nacional de la Energía alertó del efecto perverso del sistema en 2008, pero solo la crisis, con la necesidad del Estado de recaudar más y de contener la desbocada tarifa eléctrica, ha abierto el melón de la regulación. Según la metodología de la CNE, el sector obtuvo 1.111 millones de beneficios extra en 2008 y 647 en 2009. La cantidad varía en función de la cantidad de lluvia y del precio del gas, que fija el del mercado. En los primeros ocho meses de este año, mucho más lluvioso, la cantidad ronda los 900 millones.

Medio Ambiente ha revisado los cánones de las presas sobre las que las eléctricas operan en forma de concesión. La inmensa mayoría son embalses construidos en los años cuarenta y cincuenta y con concesiones de hasta 75 años. «No pagan el agua. La cantidad que abonan de canon es mínima», resumen fuentes del Ejecutivo, que citan favores de los gobiernos franquistas hacia las eléctricas. La primera gran concesión que caducará lo hará en 2024, según estas fuentes.

La Secretaría de Estado de Agua ha estudiado fórmulas para recuperar concesiones, pero legalmente, según afirman las fuentes consultadas, es prácticamente imposible. La ley exige compensar el lucro cesante de la concesionaria, que en este caso sería enorme, así que el Gobierno ha abandonado esa vía. Pero sí ha comenzado contactos con las eléctricas para ver cuál podría ser la solución. La reforma de la Ley de Aguas que presentó Cristina Narbona sí incluía un canon universal por el uso del agua que afectaría a las eléctricas, pero el proyecto fue retirado y duerme en un cajón.

La patronal eléctrica, Unesa, discrepa radicalmente. Sostiene que las centrales hidroeléctricas «no se amortizan nunca». Da igual que fueran construidas hace décadas, da igual que el combustible -en este caso el agua- sea virtualmente gratuito y da igual que cobren el kilovatio al mismo precio que una central de gas recién construida y que importa desde Argelia el combustible. «Las centrales hidráulicas y nucleares no están amortizadas. De hecho, les queda más de un 40% de vida útil económicamente restante», afirma un borrador del informe La situación económico-financiera de la actividad eléctrica en España: 1998-2009. Unesa agrupa a Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa, E.ON y HC Energía.

Unesa aporta un estudio que encargó a la consultora Deloitte en el que afirma que «se ha constatado la inexistencia de los llamados windfall profit», y algo similar ha dicho la consultora PricewaterhouseCoopers, ambas de gran predicamento.

Unesa cita la nuclear y la hidráulica porque son casos similares. Centrales antiguas, que en muchos casos recibieron inversiones de dinero público hace décadas y que cobran al precio más alto. Alemania ha abierto una vía al gravar las nucleares a cambio de que puedan funcionar hasta los 46 años como máximo. Con el sistema, la canciller, Angela Merkel, prevé recaudar unos 30.000 millones de euros, que destinará a financiar inversión en renovables y a combatir el déficit público. La central de Garoña, propiedad al 50% de Endesa e Iberdrola, funcionará como mínimo hasta los 42 años sin pagar ese impuesto ni con una menor retribución.

Es más, la patronal afirma que esas presas no solo no están amortizadas, sino que nunca pueden estarlo: «Este tipo de centrales [se refiere a hidráulicas y nucleares] nunca pueden estar amortizadas económicamente hasta el mismo momento de su baja operativa. Por lo que se refiere a las centrales hidráulicas, en su inmensa mayoría se trata de concesiones que deben revertirse al Estado, al finalizar el periodo de concesión, en perfecto estado de funcionamiento».

El fiscal ha calculado incluso cuánto le costaría un impuesto sobre las centrales hidráulicas: entre 408 y 544 millones de euros al año en función de que ese impuesto sea de 15 o de 20 euros por megavatio producido, al que se podría sumar otro sobre las nucleares de entre 893 y 1.191 millones al año. Unesa considera inaceptable esa posibilidad, aunque las empresas sí la han aplaudido en Alemania. Unesa sostiene que la prueba de que no hay beneficios hinchados es que el sector ganó el año pasado 4.689 millones de euros después de impuestos entre generación, comercialización y distribución.

La profesora de la Universidad Carlos III de Madrid, y experta en el sector, Natalia Fabra discrepa de la interpretación de la patronal: «Una cosa es la amortización contable, cómo ellos lo reflejen en sus libros, y ahí no se amortiza la obra. Otra cosa es la amortización económica, si han recibido suficientes ingresos como para pagar las obras, y en este caso los han recibido de sobra».

Otros informes oficiales apoyan la existencia de los beneficios extraordinarios. En 2008, la Comisión Nacional de la Energía alertó: «La posición de ventaja de las tecnologías nuclear e hidroeléctrica que les suministra, con el actual diseño de mercado, una alta retribución, no es una posición o ventaja competitiva que pueda ser legitimada por los mercados. La moratoria nuclear y el agotamiento (en términos significativos) de las posibilidades de desarrollo del parque hidroeléctrico, determinan la inexistencia de libertad de entrada en estos segmentos tecnológicos y con ello la imposibilidad de que exista, de hecho, competencia real entre tecnologías, y que nuevos entrantes puedan disputar los beneficios observados».

Algo parecido afirma el Libro Blanco de la Electricidad, encargado por el Gobierno del PSOE al poco de llegar al gobierno para ver cómo se podría reformar el sistema. Este avisa de un «desequilibrio muy fuerte en contra de los consumidores, a la vista de los amplios márgenes previsibles de explotación de las tecnologías hidráulica y nuclear».

El tema no es menor. Entre enero y agosto, la hidráulica supuso el 19% de la electricidad de España. Es verdad que ha sido un año húmedo y que es un porcentaje excepcional, pero da idea de que no es una tecnología residual.

Una fuente del sector con gran memoria recuerda cómo ha ido cambiando el sistema de fijación de precios: «Las presas se hicieron con el cálculo de que cobrarían precios regulados, que se ajustaban al bajo precio que pagaban por el agua. Incluso hasta 1974 el consumidor pagaba una ‘prima de las nuevas construcciones’ del sistema Ofile con la que los consumidores financiaron obras hidráulicas». A partir de entonces cobraron un precio fijo y en 1997, tras una reforma legal, el PP crea el sistema que les permite cobrar el precio más alto del mercado. El Gobierno consideró erróneamente que las nucleares y las hidroeléctricas no serían competitivas con las centrales de gas y fijó unos Costes de Transición a la Competencia, una compensación milmillonaria. El PSOE, en la oposición, rechazó con fuerza esta ayuda.

El tema, que apenas generó debate los años de bonanza, llegó el pasado martes al Congreso. El diputado de ICV, Joan Herrera, llevó una proposición no de ley para sacar a nucleares e hidráulicas del sistema de fijación de precios: «No puede ser que presas construidas durante la dictadura de Franco, o incluso bajo el mandato de Primo de Rivera, y que no pagan el agua que usan, generen enormes beneficios caídos del cielo», lanzó Herrera.

El rechazo fue casi rotundo. El PNV y CiU consideraron demagógica la propuesta y el portavoz popular, Carlos Floriano, afirmó que en la iniciativa «late el radicalismo» -el día anterior, la líder conservadora Merkel había aprobado un sistema parecido para las nucleares alemanas-. El portavoz del PSOE, Antonio Cuevas, señaló que la acusación de que las hidráulicas y nucleares obtienen beneficios extraordinarios «no se sostiene». Todos estos grupos pidieron mantener el debate en una subcomisión del Congreso que desde hace más de un año trata de alcanzar un consenso energético. Además, PSOE y PP negocian fuera del Congreso otro pacto sobre estos temas y las eléctricas temen que afecte a los beneficios de presas y nucleares.

Herrera tuvo muy pocos apoyos. Solo el BNG respaldó la moción en la tribuna. El diputado Francisco Xesus Jorquera afirmó: «Las centrales hidroeléctricas explotan un recurso público como el agua y obtienen pingües beneficios dejando que la sociedad pague gran parte de los costes ambientales».

Galicia es la comunidad que con más intensidad ha vivido el debate. El fiscal denunció a Endesa el pasado mes de abril por secar un tramo de 3,4 kilómetros del río Eume -en él pescaba Franco- durante 50 años entre la presa y la central hidroeléctrica que explota río abajo. La fiscalía denunció un posible delito contra los recursos naturales y el medio ambiente por incumplir la Ley de Pesca Fluvial de Galicia, de 1992, que impone una serie de caudales mínimos, y pidió un informe a la Comisión Nacional de la Energía sobre los beneficios obtenidos por la eléctrica este tiempo.

Pedro Brufao, presidente de la Asociación Ríos con Vida y profesor de derecho administrativo de la Universidad de Extremadura, insiste en que no solo hay efectos económicos para el consumidor, sino también perniciosos impactos ambientales. «España vive un expolio hidroeléctrico con el consentimiento de la Administración. La mayoría de las presas se rigen por la Ley de Aguas de 1879, en vigor hasta final de 1985. Era una ley en la que se ofrecían inversiones muy seguras. La Ley de Pesca de 1942 ya incluía condicionantes ambientales, como ciertos caudales, que aún se ignoran».

Brufao pide que se aplique la Ley del Patrimonio de las Administraciones Públicas y que las centrales hidroeléctricas que incumplan las condiciones de la concesión sean demolidas. «El Sil no existe y el Miño está destrozado, secan el río Mijares y el Turia, el Llobregat tiene la primera presa a solo 50 metros de su nacimiento. No queda ningún gran río en España», lamenta. Ríos con Vida denunció ayer con fotos que una psicifactoría queda seca cada verano desde 1969 el río Castro, en Galicia.

En la elaboración de los planes de cada cuenca hidrográfica que prepara el Ministerio de Medio Ambiente, algunas eléctricas han pedido compensaciones, ya que al fijar caudales ecológicos no podrán poner turbinas para producir electricidad ni elegir el momento más propicio. La respuesta que les ha dado Puxeu, y que ha enviado a los presidentes de las confederaciones, es que no puede haber contrapartidas, que el caudal del río es previo a la concesión administrativa y que el negocio privado con un bien público como el agua debe tener límites.

«Río Aragón» aprueba emprender nuevas acciones legales contra el recrecimiento de Yesa e iniciar una nueva fase de movilizaciones

Los primeros análisis de la documentación de la DIA aumentan los argumentos para continuar la vía judicial

Una manifestación en Zaragoza, objetivo de movilización prioritario hasta fin de año

Informar a los zaragozanos será el objetivo de una nueva campaña de comunicación

La Asociación Río Aragón ha celebrado una asamblea extraordinaria para analizar la nueva situación creada tras la aprobación de la DIA del modificado nº 3 del recrecimiento de Yesa.

La asamblea ha valorado muy negativamente la DIA, tanto por no haberse pronunciar sobre aspectos fundamentales que pedíamos, como la seguridad y los riesgos geológicos, como por haber quedado claro que su resolución ha respondido a presiones políticas y no a la aplicación de criterios serios y rigurosos de evaluación ambiental.

La asamblea ha valorado, con el asesoramiento del gabinete jurídico, que la nueva documentación e informes elaborados en el periodo de aprobación de la DIA, abren múltiples vías para emprender nuevas acciones legales o incorporar pruebas fundamentales para el recurso de casación que tiene que resolverse en la Audiencia Nacional. Se ha dado el visto bueno para trabajar en esta línea y en el momento y forma más conveniente se presentarán los correspondientes recursos. De forma inmediata por parte del gabinete jurídico se van a exigir documentos elaborados por distintos organismos y que hasta la fecha nos han sido ocultados.

En otro orden de cosas, la asamblea ha acordado iniciar una nueva fase de movilizaciones, cuyo primer exponente será la participación de forma activa en la bajada del Canal de Zaragoza el próximo 19 de septiembre. También se ha acordado incorporarse a las organizaciones que configurarán la agenda ciudadana que se pondrá en marcha con motivo de la exposición “Agua, Ríos y Pueblos” que próximamente se inaugurará en el Paraninfo en Zaragoza, buscando que la cuestión Yesa tenga presencia clara entre los actos de dicha agenda. En este sentido se ha acordado repartir material de divulgación para concienciar a los zaragozanos y denunciar la manipulación a que se les está sometiendo ligando su abastecimiento de boca al recrecimiento de Yesa.

También se ha acordado convocar un encuentro en Zaragoza el próximo 18 de septiembre de colectivos de afectados, grupos ecologistas, movimientos asociativos y cualesquiera que se opongan al recrecimiento de Yesa para determinar los contenidos y fecha de una manifestación en Zaragoza que gire sobre el lema AQUÍ HAY VIDA, YESA NO. La denuncia de la irresponsabilidad con la que se está tratando la seguridad de las obras de recrecimiento y el derecho de Zaragoza a beber agua de calidad, sin tener que ser cómplices de una obra que es un atentado social y medioambiental y de la que se le quiere hacer pagana, serán argumentos complementarios de dicha manifestación. Ésta se desarrollará antes de fin de año y, por supuesto, antes de la aprobación definitiva del proyecto modificado del recrecimiento.

Finalmente se han creado dos grupos de trabajo para preparar la documentación y analizar las vías más eficaces de denuncia a nivel internacional de los atentados a zonas LIC, ZEPAS y Camino de Santiago que supondría el recrecimiento de Yesa.

No será rentable, pero suma votos

EL PAÍS

(24/08/2010)

En el recrecimiento de Yesa (Navarra) se llevan gastados casi 100 millones de euros y todavía quedan por gastar, al menos, otros 200 millones más.

Es un proyecto que hace tiempo debería haber pasado a la historia como material lectivo de lo que nunca se debe hacer: unas laderas que no dejan de pedir hormigón para mantenerse en pie, una falla geológica bajo la presa que, no sabemos cuándo, se moverá provocando un desastre, la destrucción de varios kilómetros del Camino de Santiago y un gran problema social, económico y medioambiental. Es lo que nos van a dejar estos 300 millones de desinversión.

Económicamente no está demostrado que vaya a ser rentable, pero lo que sí que saben sus valedores es que suma votos para mantenerse en el poder.

Alberto Anaya (Artieda)

La Asociación Río Aragón denuncia el continuo despilfarro de fondos públicos en el inútil, inseguro e insostenible recrecimiento de Yesa

Los 24 millones euros aprobados no dan una solución definitiva a los problemas de seguridad ya confirmados.

Con esto se confirma la incompetencia de los redactores del proyecto y de la dirección de la obra que nos está costando millones de euros de fondos públicos.

El Consejo de Ministros aprueba el gasto de otros 24 millones de euros correspondientes al modificado nº 1 de obras complementarias del recrecimiento de Yesa, obras no contempladas en el proyecto actualmente adjudicado.

Desde la Asociación Río Aragón queremos denunciar que, en un momento de grave crisis económica y donde se están recortando de forma sensible gastos sociales e inversiones productivas, se continúe con el despilfarro y la irresponsabilidad en un proyecto que poco aporta al interés general. Este proyecto trasnochado sólo sigue adelante por la cabezonería e intereses cortoplacistas de algunos políticos aragoneses carentes de ideas.

Una vez más el tiempo nos está dando la razón ya que el proyecto de recrecimiento adjudicado en 2001 era infumable y está falto de cualquier rigor técnico en lo referente a la seguridad. Los 24 millones ahora adjudicados forman parte de un paquete mucho más amplio que sería necesario para intentar mejorar, que no asegurar, la estabilidad de la ladera izquierda y filtraciones de la derecha.

 

Continuar leyendo «La Asociación Río Aragón denuncia el continuo despilfarro de fondos públicos en el inútil, inseguro e insostenible recrecimiento de Yesa»