El presidente de la Confederación del Ebro, imputado por prevaricación

ABC

(28/03/2010)

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), Rafael Romeo, se enfrenta a una petición de pena de dos años de prisión y diez de inhabilitación. Ha sido imputado por el juzgado de instrucción de Boltaña (Huesca) por los presuntos delitos de prevaricación y contra la ordenación del territorio. Por los mismos hechos, se enfrentan a la misma acusación —y a la misma solicitud de pena— el ex-presidente de la CHE, José Luis Alonso, el ingeniero de la Confederación Hidrográfica Lorenzo Polanco, y el alcalde de Bielsa y diputado provincial del PSOE, Antonio Escalona.

Tras la denuncia presentada en marzo de 2008 y las diligencias practicadas a raíz de aquella, el juzgado de Boltaña, avalado por la Audiencia de Huesca, ha decidido la apertura del juicio oral. La vista se celebrará en los juzgados de lo Penal de Huesca, según el auto judicial al que ha tenido acceso ABC.

A los imputados se les investiga por decidir rehacer una obra que previamente había sido declarada ilegal. Se trata de un muro en el río Cinca a su paso por Bielsa. El muro invade el cauce, se mete en él 15 metros. Fue construido por el Ayuntamiento de Bielsa en 1982 y motivó pocos meses después la apertura de un expediente sancionador de la Confederación Hidrográfica.

El muro se levantó para evitar que las aguas siguieran su curso natural, que se dirigía hacia unos terrenos en los que el Ayuntamiento construyó un complejo deportivo y de ocio.

Riesgos por alterar el cauce

El curso natural de las aguas derribó el muro poco después de construirse y el Ayuntamiento de Bielsa apostó durante años por reconstruirlo. Al final, hace tres años, la obra fue asumida por la propia Confederación Hidrográfica, con fondos del Estado, a pesar que en 1985 este mismo organismo declaró que el muro era ilegal y que debía ser derribado. El 7 de mayo de 1985, la Comisaría de Aguas emitió un conciso y contundente informe en el que concluyó que «no puede legalizarse el muro» y reconocía que se había cometido «una invasión del cauce». El mismo documento indicaba que esa alteración del río conducía las aguas directamente contra la otra margen del río, en la que hay propiedades privadas, entre ellas un hotel.

Los dueños del establecimiento disponen de informes de expertos en los que no sólo se recalca que el muro invade el cauce del río sino que advierte de los riesgos que eso supone para los terrenos situados en la otra margen.

En su día, la CHE llegó a reservar presupuesto para derribar el muro que promovió el Consistorio de Bielsa, pero al final el asunto dio un giro radical. A pesar de que esa obra había sido declarada ilegalizable en 1985, la Confederación optó por reconstruir el muro. En 2007 sacó a licitación las obras y el BOE publicó la adjudicación el 22 de enero de 2008, momento en el que los afectados presentaron una denuncia que ha acabado con el auto de apertura de juicio oral contra el actual presidente de la CHE, su antecesor, el alcalde de Bielsa y el ingeniero responsable del proyecto.

Las obras fueron licitadas y adjudicadas cuando era presidente de la Confederación José Luis Alonso, y Rafael Romeo —actual responsable de la CHE— era comisario de Aguas de este organismo.