Expropiados de Jánovas recurren a los peritos para probar la pérdida de valor de sus bienes

HERALDO DE ARAGÓN

(21/03/2010)

La tasación de las fincas y de las casas realizada por los propietarios rebaja hasta en seis veces la de Endesa.

Endesa y los antiguos habitantes de Jánovas, Lavelilla y Lacort no se ponen de acuerdo en el precio que hay que pagar por la reversión de las fincas y las casas expropiadas en su día para construir el pantano. Mientras que la compañía eléctrica pide hasta 30 veces más de lo que recibieron en su día -la Ley de Expropiación Forzosa obliga a aplicar el IPC actualizado-, los afectados alegan la pérdida de valor de sus bienes para recortar esas estimaciones, una rebaja que en algunos casos llega al 80 por ciento.

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), encargada del arbitraje y control de este proceso, está tramitando 127 solicitudes de reversión. Ya ha trasladado 98 expedientes a Endesa, que actualmente está comunicando a los afectados el importe de la indemnización por recuperar sus bienes. Fue Iberduero, como concesionaria del aprovechamiento del río Ara desde 1951 , la que pagó expropiaciones y compró tierras para construir el pantano de Jánovas, aunque luego traspasó los derechos a Endesa.

El presidente de la Asociación de Afectados de Jánovas, José Manuel Giral, estima que más de la mitad de los propietarios ya han recibido la carta de la compañía eléctrica. En el 99% de los casos están contestando con una nueva valoración, calculada en función del menoscabo sufrido desde que abandonaron sus tierras y sus casas hace 30, 40 o 50 años, una excepción contemplada en la citada ley. Para demostrarlo aportan informes periciales de arquitectos e ingenieros agrícolas, según se trate de fincas urbanas o rústicas, con una tasación actualizada que tiene en cuenta el estado de las propiedades, ya que la mayoría de las casas están reducidas a escombros y hay tierras de regadío que hoy son de secano.

«Podíamos haber dicho simplemente que no estábamos conformes y que había un menoscabo, pero siempre es mejor documentarlo», señaló José Manuel Giral. No han querido esperar a hacerlo ante el Jurado Provincial de Expropiación o ante los tribunales, «hemos preferido decir por qué no estamos de acuerdo con el precio». Cada caso es distinto, pero la diferencia en algunas tasaciones es de uno a seis, las más acentuadas en fincas urbanas.

«Poca sensibilidad»

Giral lamentó que la administración demuestre «tan poca sensibilidad». Entiende que Endesa defienda sus intereses, pero «es muy difícil digerir que la administración nombrada como órgano de arbitraje acepte un IPC acumulado sin tener en cuenta nada más». El presidente de la asociación confió en alcanzar un acuerdo colectivo, aunque la compañía eléctrica insiste en que «la negociación será «individual», con cada particular. Fuentes de Endesa confirmaron el envío de valoraciones a muchos propietarios, sin concretar a cuántos, y explicaron que se está en el proceso de alegaciones. Añadieron que dentro de unas semanas se podría celebrar una reunión con la CHE y la asociación para valorar en qué momento está el proceso de reversión iniciado a finales de 2008. En última instancia, si hay discrepancia, será el Jurado Provincial de Expropiación el que fije el precio y siempre cabe recurrir a los tribunales.

El que aún no ha recibido la tasación es el Ayuntamiento de Fiscal, titular de los bienes adscritos en su día a las alcaldías de Albella, Jánovas y Burgasé. Escuelas, caminos, calles o acequias figuran en un largo anexo de 30 folios. El alcalde, Manuel Larrosa, insistió en que el Ayuntamiento no puede pagar por los servicios públicos. «¿Cómo nos van a cobrar las calles?», dijo.