La coordinadora de afectados por embalses pide el plan de cuenca

DIARIO DEL ALTO ARAGÓN

(15/03/2010)

Reiteró ayer su rechazo a proyectos como los de Biscarrués y Yesa

La Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases (Coagret) se manifestó ayer ante las puertas de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), en Zaragoza, para exigir la redacción del plan de cuenca del Ebro para que los ríos de la Comunidad «dejen de dar vergüenza» y reiteró su rechazo a embalses como Biscarrués o Mularroya o los recrecimientos de Yesa y Las Torcas.

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Acción por los Ríos, Coagret se concentró ayer frente a las puertas de la CHE, en la capital aragonesa, para protestar ante la política de obras hidráulicas del Gobierno central y autonómico.

La manifestación fue respaldada por miembros de Ecologistas en Acción, Asociación Río Aragón, Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos, Ebro Vivo, Jalón Vivo, y de Huerva Vivo, junto con decenas de ciudadanos, informó Coagret en un comunicado de prensa.

El presidente de Coagret, Julián Ezquerra, explicó que «se ha obviado» a los afectados por estas obras y que es «difícil contabilizar» el número de personas que han visto cambiada su vida por un pantano. Según «la horquilla que se ha hecho, se habla de entre 40 y 80 millones afectadas por la construcción de represas, embalses o pantanos», indicó Julián Ezquerra. Los manifestantes, que recrearon un pantano que posteriormente destruyeron para que el río volviese a correr libre, exhibieron pancartas en contra de los embalses de Yesa, Mularroya y Biscarrués. Ezquerra calificó estas obras de «absurdas» y que suponen «un derroche de dinero público en tiempos de crisis».

Sobre Mularroya añadió que su construcción «es ilegal» y que así «lo ha determinado un juez». De Yesa, consideró que Zaragoza «ya bebe agua de Yesa sin necesidad de recrecimiento», mientras que Biscarrués, aseguró, el presidente de Coagret, «va a destruir 300 empleos en la zona para hacer un pantano que va a estar vacío».

Otro de los puntos en los que Coagret está inmerso es en la participación en la redacción del nuevo plan de la cuenca de Ebro, el cual se debe actualizar y adecuar a la nueva directiva marco del Agua. Una cuestión, «que debe devolver a nuestros ríos su aspecto original». Ezquerra aseguró que el río Gállego «está envenenado» y que el Huerva a su paso por la capital aragonesa «es un vertedero que nos avergüenza, por eso se oculta».

Coagret pide rapidez en la redacción del nuevo plan de cuenca del Ebro para que los ríos «dejen de dar vergüenza»

ARAGÓN DIGITAL

(15/03/2010)

La Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases (Coagret) se ha manifestado ante las puertas de la CHE, en Zaragoza, para exigir la redacción del plan de cuenca del Ebro para que los ríos de la Comunidad «dejen de dar vergüenza». Además, Coagret ha vuelto a criticar los embalses de Mularroya, Yesa y Biscarrués.

Con motivo de la celebración del Día Internacional de la Acción por los Ríos, la Coordinadora de Afectados por Embalses y Trasvases (Coagret) se ha concentrado este domingo a mediodía frente a las puertas de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) en la capital aragonesa para protestar ante la política de obras hidráulicas del Gobierno central y autonómico.

El presidente de Coagret, Julián Ezquerra, ha explicado que «se ha obviado» a los afectados por estas obras y que es «difícil contabilizar» el número de personas que han visto cambiada su vida por un pantano. Según «la horquilla que se ha hecho se habla de entre 40 y 80 millones afectadas por la construcción de represas, embalses o pantanos», ha indicado Ezquerra.

Los manifestantes, que han recreado un pantano que posteriormente han destruido para que el río volviese a correr libre, han exhibido pancartas en contra de los embalses de Yesa, Mularroya y Biscarrués. El presidente de Coagret ha calificado estas obras de «absurdas» y que suponen «un derroche de dinero público en tiempos de crisis».

Sobre Mularroya ha añadido que su construcción «es ilegal» y que así «lo ha determinado un juez». De Yesa, Ezquerra ha considerado que Zaragoza «ya bebe agua de Yesa sin necesidad de recrecimiento», mientras que Biscarrués ha asegurado que «va a destruir 300 empleos en la zona para hacer un pantano que va a estar vacío».

Otro de los puntos en los que Coagret está inmerso es en la participación en la redacción del nuevo plan de la cuenca de Ebro, el cual se debe actualizar y adecuar a la nueva directiva marco del Agua. Una cuestión, «que debe devolver a nuestros ríos su aspecto original».

Ezquerra ha asegurado que el río Gállego «está envenenado» y que el Huerva a su paso por la capital aragonesa «es un vertedero que nos avergüenza, por eso se oculta». Algo que considera imposible en otra ciudad de Europa o un núcleo urbano con una conciencia medioambiental mayor.

Por ello, ha pedido celeridad a la Confederación Hidrográfica del Ebro en la elaboración del nuevo marco normativo de la cuenca.

Protesta ante la che por el embalse de las torcas

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

(15/03/2010)

El colectivo Huerva Vivo se concentró ayer a las puertas de la sede de la Confederación Hidrográfica del Ebro para protestar por el recrecimiento del pantano de Las Torcas. Denunciaron que el Huerva, que se nutre de agua subterránea y de lluvia, está casi «muerto» por el abuso ejercido al derivar caudales para la industria, el regadío, el abastecimiento de agua de boca y por la contaminación.

Concentración en Zaragoza contra los grandes embalses

HERALDO DE ARAGÓN

(15/03/2010)

Cerca de un centenar de personas reivindicaron los ríos, el agua y la vida en el Día Internacional de Acción contra las Represas.

Las bolsas azules con las que se cubrían el cuerpo representaban el agua de los ríos y los cartones, las paredes de las presas. Cuando estas se agrietan, el agua empieza a correr y solo el club de dragadores (con caretas del consejero Arguilé) intentan evitar con sus palas que las avenidas no tengan lugar. Fue la simbólica manera con la que la Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases (Coagret) recordó ayer su rechazo a grandes proyectos como el recrecimiento de Yesa, Biscarrués o Mularroya en el Día Internacional de Acción contra las Represas y por los Ríos, el Agua y la Vida.

Cerca de un centenar de personas se concentraron ante la sede de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) en Zaragoza en un acto lúdico y reivindicativo, que acabó con la lectura de un manifiesto. «Los políticos siguen hablando de más embalses, de trasvases, de recrecer Yesa», leyó Victoria Trigo, de Coagret. «A este paso creemos que lo único que habrá que recrecer es la paciencia de los ciudadanos ante tanto dinero despilfarrado, y también su vena crítica para desenmascarar a los que medran el rebufo del medio ambiente», añadió.

Entre sus consignas, se oyeron las de ‘Yesa no’ o ‘Biscarrués es un pueblo, no un pantano’. Tampoco faltaron pancartas de ‘Huerva Vivo’ contra el recrecimiento del embalse de Las Torcas.

Para Julián Ezquerra, presidente de Coagret, hay tres conflictos abiertos y que, a su juicio, no deberían prosperar: Yesa, Biscarrués y Mularroya. «Es evidente que el recrecimiento de Yesa no es necesario. Ya bebemos de su agua y hay alternativas para los regadíos de Bardenas», dijo Ezquerra. Además, se refirió a Mularroya como «una obra declarada ilegal por el estudio de impacto ambiental» y a Biscarrués y otros embalses previstos para riegos del Alto Aragón como «innecesarios».