La Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos reitera su oposión al embalse

Ante las últimas informaciones aparecidas en la prensa sobre la urgencia en la licitación y adjudicación del denominado embalse de Biscarrués, esta Coordinadora deplora la ilógica que preside los actos de una serie de regantes y políticos en esta época de prolongada crisis que debiera llevar a más la sensatez de razonamientos que a huídas desesperadas hacia ideas obsoletas. Porque no es cierto que los problemas de Riegos del Alto Aragón se vayan a resolver con el embalse planteado. No se resolverán los problemas de regulación interna que gravan al sistema ni sus importantes déficits de mantenimiento en canales y acequias descapitalizadas. No se resolverán los problemas de salinidad y contaminación por nitratos. No se desaparecerán tampoco las deudas de la modernización, la crisis económica de la agricultura de regadío, y los precios de la electricidad. No desaparecerá la Directiva Marco del Agua. Ni por esta causa reaparecerán los compradores árabes de alfalfa o volverán los altos precios del arroz. El consumo tardará en subir. ¿Regadíos para hacer cebada? A cargo de incrementar el gasto público en un proyecto discutido económica y ecológicamente.

Tampoco resolverá el mencionado proyecto el profundo envejecimiento feroz de los regantes, la falta de renovación de nuevos agricultores y la fuga de familias de las localidades monegrinas. Tampoco desaparecerá la creciente concentración en la propiedad del regadío, muy lejos de los afanes sociales que justificaron históricamente la colonización.

A cambio desaparecerá uno de los últimos tramos vivos del Gállego, se destroza un medio ambiente de calidad, se condena al cierra a empresas de turismo de aventura, se cercena el desarrollo de un territorio con un buen futuro en el turismo rural.

Por último, la Coordinadora lamenta también la implicación personal de políticos y funcionarios de la Administración con intereses familiares en los regadíos. También es muy evidente la erosión en la calidad democrática de la vida pública que ha llevado a convertir la participación pública en tristes parodias. Con sanciones administrativas a pacíficos manifestantes. Con tiempo mínimos para alegaciones. Con la convicción de la existencia de decisiones predefinidas en despachos oficiales. La coordinadora deplora la falta de sensibilidad de PP y PSOE ante las razones que se han expuesto en reiteradas ocasiones. Y reitera su compromiso con su población, con el medio ambiente y con la razón para oponerse con todas sus fuerzas a tamaña barbaridad.