Malestar con Arguilé por su defensa del dragado de los ríos

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

(19/02/2010)

Los ecologistas y varios expertos lamentan el tono de enfrentamiento.

Grupos conservacionistas y movimientos sociales y científicos mostraron ayer su malestar por las declaraciones del consejero Arguilé a favor del dragado de todos los ríos de Aragón. Y lamentaron el tono de reproche lanzado contra los ecologistas, porque «levanta viejos fantasmas de enfrentamientos de agricultores contra ecologistas, quebrando el ritmo de diálogo y los consensos que se están alcanzando».

El consejero de Agricultura, Gonzalo Arguilé, propuso en la Comisión de Agricultura del miércoles, que trató los acuerdos de las Cortes tras la última riada del Ebro, «dragar los cauces de todos los ríos de Aragón» para prevenir las avenidas y los daños que causan. Porque «dragar un río es natural como la vida misma». Y, en referencia a los ecologistas, pidió que recapaciten y colaboren con los poblaciones de las riberas que, año tras año, sufren el problema derivado de las riadas y la falta de limpieza.

«Que no hable de lo que no sabe y que no use a los municipios como arma arrojadiza», le reprochó ayer Julián Ezquerra, de Coagret. Este recordó que hasta el propio Gobierno de Aragón, en sus propuestas para el Plan Medioambiental del Ebro y Tramo Bajo del Cinca «excluye la realización de dragados por inviables y absurdos».

«Hace años que se demostró que el futuro pasa por convivir con los ríos. Y quien proponga eliminar los islotes desconoce el funcionamiento y la dinámica de estas aguas. La propia Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) hace años que no lleva a cabo ningún dragado, con algunas excepciones», contesta Paco Iturbe en representación de Ecologistas en Acción.

Desde la Fundación Nueva Cultura del Agua aseguraron, por su parte, que el dragado, según diferentes estudios realizados, no es la solución al problema de las inundaciones. E incluso desde el Centro Ibérico de Restauración Fluvial (Ciref), con sede en el Departamento de Geografía de la Universidad de Zaragoza, se mostraron rotundos afirmando que existen alternativas más eficaces al dragado.

ADVERTENCIA El Ciref recoge la advertencia de la directiva europea relativa a la evaluación y gestión de los riesgos de inundación (2007/60/CE), que señala que «las inundaciones son fenómenos naturales que no pueden evitarse». Y aboga, entre otras, por la protección, para lo que se propone dar más espacio a los ríos mediante el mantenimiento o restablecimiento de llanuras aluviales.

El Ciref es una asociación sin ánimo de lucro vinculada al European Centre for River Restoration (ECRR) que integra a más de cien personas defensoras de los ríos y profesionales expertos en la conservación y restauración fluvial.

Todos ellos aducen los graves impactos que estos trabajos ocasionan sobre los ríos y sus ecosistemas. Entre otros, eliminan la complejidad del lecho fluvial y sus diferentes ambientes, afectan a la flora y fauna con la destrucción de sus hábitats y no permiten la circulación de los sedimentos, alterando localmente todos los procesos de erosión y sedimentación.

Para todos estos grupos, los dragados son, en definitiva, el recurso fácil y popular para, a corto plazo, tranquilizar a las poblaciones ribereñas que, periódicamente, sufren las consecuencias de las avenidas.