Demolición 4 grandes presas- Klamath river- The New York Times

Se trata quizás del mayor proyecto de restauración fluvial a nivel mundial.

Cuatro grandes presas, alguna de ellas son megapresas, se demolerán a partir del 2020, tras casi dos décadas de negociación, para recuperar este gran río salmonero del Pacifico de los EE.UU.

Lo más importante es que su dueño, Warren Buffet ha accedido a ello, no sin compensaciones. Su coste es de 1.500 millones de dólares, unos 1.200 M€.

Puedes leer la noticia completa en The New York Times (en inglés).

 

COAGRET manifiesta su oposición a que los ríos se conviertan en canales

En relación con la comparecencia de Gonzalo Arguilé en la Comisión de Agricultura de las Cortes de Aragón, y sus afirmaciones, sobre la necesidad de dragar todos los ríos de Aragón, para prevenir las avenidas, y que se haga además sin traba ecológica alguna, queremos manifestar nuestra oposición a que los ríos se conviertan en canales.

El dragado de los ríos tiene un fuerte coste ambiental, y también económico, y además, con cada nueva crecida vuelve a haber aportaciones de sedimentos, que vuelven a rellenar el canal excavado. Estos dragados afectan a la dinámica fluvial del río, destruyendo los ejemplares de especies que tienen ahí su hábitat, alterando la biodiversidad. Contradicen además estas actuaciones el que los ríos puedan alcanzar el buen estado ecológico en el 2015, como indica la Directiva Marco del Agua, y entran también en contradicción con el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Ebro, y con el Plan de Conservación de la Margaritifera Auricularia.

Los rios cumplen con funciones y nos dan servicios mucho más valiosos que la limitada navegación que lamentablemente se pone en marcha de vez en cuando en Zaragoza. Exigimos que el Gobierno de Aragón, y su Consejero, Sr. Arguilé, en el ejercicio de sus competencias, contemple el río en su unidad de cuenca, y cumpla además con las prescripciones de la Directiva Marco del Agua, y su trasposición a la legislación española a través del Reglamento de Planificación Hidrológica, descartando defintivamente los dragados como medida a contemplar.