Medio Ambiente rechaza los proyectos de dos nuevas presas en el río Sil en Valdeorras

LA VOZ DE GALICIA

(19/01/2010)

El Ministerio de Medio Ambiente considera inviable el proyecto de construcción de dos nuevas presas para aprovechamiento en el río Sil a su paso por la comarca ourensana de Valdeorras, tal y como refleja en la declaración de impacto ambiental publicada ayer en el Boletín Oficial del Estado.

El documento rechaza el plan porque los promotores no han presentado la información con las medidas necesarias para garantizar la protección del entorno y de los recursos naturales. Fueron dos las firmas que se interesaron por aprovechar los 160 metros cúbicos por segundo para producir energía eléctrica. Por un lado estaba Iberdrola Generación y por otro Saltos de la Cabrera (que posteriormente transmitió la solicitud a la sociedad Salto Fondo Lugar), que presentaron dos solicitudes en competencia, ya que estaban dirigidas a emplazarse en el mismo tramo de río, por lo que eran incompatibles entre sí. Salto Fondo Lugar preveía la construcción de una presa aguas arriba del núcleo de O Barco (a la altura del pueblo de Éntoma), mientras que Iberdrola pretendía hacer una en ese mismo punto y otra en Vilamartín (en Arcos).

Información incompleta

Este informe desfavorable llega después de que en el procedimiento de evaluación de impacto ambiental, el ministerio considerase que los estudios realizados por las dos firmas promotoras estaban incompletos, por lo que se les solicitó la ampliación de la información necesaria. Se apelaba entonces a que la zona de estudio es un entorno muy antropizado, por cultivos y usos agrarios y porque el río ya se encuentra muy embalsado, tanto aguas arriba (con la central de Sobradelo y las presas de Pumares y Casoio) como abajo (por el embalse de Santiago), mediando una distancia de 15 kilómetros entre ellos.

Ambas empresas incumplieron la petición, por lo que Medio Ambiente considera que no se garantiza la adecuada protección del medio ambiente, y formularon por tanto una declaración en sentido negativo. De esta manera se cierra un proceso cuya tramitación comenzó el 29 de octubre de 1998 y que ha recibido alegaciones por parte de las Administraciones y de los vecinos.