Homenaje al Diálogo Hidráulico en el Matarraña

Sr. Presidente del Gobierno de Aragón, señoras y señores Alcaldes y autoridades, estimados amigos, buenos días a todos y gracias por su presencia.

Hoy es día de celebración y homenaje al Diálogo Hidráulico en esta cuenca. Pero este diálogo no hubiera sido posible sin las personas que hay detrás. Hoy también hay que rendir homenaje a personas como Pilar Blanc, en representación de todos aquellos vecinos expropiados por las obras del bombeo de Beceite. Ella fue ejemplo de una persona que luchó por defender lo que creía justo, sus tierras y su dignidad.

Hoy hay que recordar la honestidad e integridad de personas como Javier Lacuesta, alcalde de Valderrobres o Luis Mª Ruiz de Samaniego, presidente de la Comarca en 1997. Ellos apoyaron el sentir y la preocupación de sus vecinos anteponiéndolos a las directrices de sus partidos.

También es justo recordar a los profesores Pedro Arrojo, Javier Martínez Gil o José Javier Gracia, quienes demostraron con datos y estudios la inviabilidad de esta obra de emergencia y nos enseñaron a soñar con la Nueva Cultura del Agua.

Hoy es un día de homenaje y reconocimiento a los ciudadanos anónimos, a personas del terreno que no aparecen en los medios, como el abuelo de Beceite, Juan José Latorre, con el poso de sabiduría que dan los años y la experiencia. Como Juan José Moreno de Casa Falgás, cuyo excepcional talante dialogante fue pilar básico en los Acuerdos de Fabara del año 1999. Como Alberto Moragrega, anterior presidente de la Plataforma, por sus muchas horas de reuniones. Como Paco Oliver, José y Esteban Latorre, Tere Adell, Marisa Querol, Jesús Segurana, Jesús Puchol, Antonio Segura, y todos los socios de la Plataforma por intentar imaginar una cuenca y un río mejor.

No queremos olvidar a Yolanda Echeverría, diputada a Cortes por Chunta Aragonesista, ni a Félix Rubio, diputado a Cortes por Izquierda Unida. Ellos nos escucharon y prestaron su apoyo para poder ser recibidos en la Comisión de Derechos Humanos de las Cortes Aragonesas. Porque aquí, señoras y señores, para vergüenza del entonces subdelegado del gobierno en Teruel, hace 13 años se vivieron episodios cercanos al estado de sitio, vigilados y ocupados por fuerzas de élite de la Guardia Civil durante el periodo que duraron las obras.

Afortunadamente, después de haber tocado fondo, conseguimos reconducir la situación. Con el paso del tiempo y la eficaz labor mediadora de Víctor Viñuales, de la Fundación Ecología y Desarrollo, y Nacho Celaya de Iniciativa Social de Mediación, pudimos sentarnos en la misma mesa con nuestros vecinos de la cuenca media y baja y con la Administración Hidráulica, la CHE.

Desde nuestra asociación, siempre realizamos un ejercicio de empatía, siempre nos pusimos en el pellejo del otro para intentar razonar en positivo y aportar soluciones. Algo que echamos de menos por parte del Sindicato de Riegos, sobre todo en los momentos de más tensión. Bien es cierto que en todos estos años el cambio hacia posturas más pragmáticas y consensuadas es digno de elogio.

También ha habido un cambio notable en la Confederación. Hace 13 años, aún amparados por la legalidad, actuaron como un rodillo. Al menos ahora se nos escucha antes de realizar una actuación. Se ha entendido que desde el diálogo y el consenso entre las partes es más fácil conseguir los objetivos, tal y como se demuestra en las balsas de La Trapa y Val Comuna.

No quiero desaprovechar la ocasión para reivindicar, como no podía ser de otra manera por parte de nuestra asociación.

Reivindicar, sr. Presidente del Gobierno de Aragón, que se declare LIC (Lugar de Interés Comunitario) el único tramo de cuenca que no lo es, por motivos obvios, el situado entre Torre del Compte y Valderrobres, acuerdo contemplado en el Dictámen del Matarraña aprobado por las Cortes de Aragón. Es su responsabilidad y la de su consejero de Medio Ambiente.

Reivindicar, sr Presidente de Confederación, que se termine de restaurar este tramo de río en el que nos encontramos, suprimiendo este azud-barrera y devolviendo el río a su estado original.

Reivindicar, sr Presidente de Confederación, un acuerdo justo que permita liberar el caudal que entra al pantano desde el túnel de cabecera del Matarraña, permitiendo recuperar 4 km. de río desde el entorno de Mas de Lluvia hasta Beceite.

Reivindicar, sr Presidente de Confederación, que los estudios sobre calidad de aguas, caudales ambientales y fauna piscícola que periódicamente se realizan, sean de conocimiento público, accesibles a todos los ciudadanos.

Reivindicar, sr. Presidente de Confederación, que se termine de liquidar los dineros por los intereses debidos a los expropiados que litigaron y ganaron su derecho a una expropiación justa.

Reivindicar, sr Presidente de Confederación, que en las obras pendientes de ejecución , como las balsas de Val de Beltrán y Val de Figuera, los planes de restitución vayan parejos a la propia construcción (como nos consta se contempla en los proyectos) y se minimicen las cicatrices en el territorio. Estas son sus responsabilidades.

Reivindicar, sres. Presidentes, soluciones consensuadas para el resto de conflictos hidráulicos que tenemos en Aragón: con Artieda y Río Aragón en Yesa, con la coordinadora Biscarrués-Mayos de Riglos en Biscarrués, con Jalón Vivo en Mularroya, con Huerva Vivo en el entorno de Zaragoza, con los Afectados por la presa de El Val, en Tarazona, con nuestros paisanos los Amigos de Lechago en Lechago. No nos olvidemos de todos ellos.

Reivindicar que las instituciones, la administración y la ciudadanía reconozcan el papel desempeñado por la Plataforma. Llevamos 12 años trabajando desinteresadamente por preservar la riqueza natural de este territorio, por revalorizarla y por intentar que la aprecien tanto los que aquí vivimos como el resto de ciudadanos.

Quiero terminar reivindicando el papel que representamos las opciones minoritarias porque gracias a ellas, en ocasiones, somos capaces de alcanzar la utopía, como hemos demostrado aquí, en este río, en esta cuenca.

Muchas gracias por su atención.

 

Ignacio Belanche

Presidente PLADEMA

(23 de Enero de 2010)

DECLARACIÓ DE XÚQUER VIU DAVANT EL PROBLEMA DE L’AIGUA

Xúquer Viu demana l’aplicació estricta de la Directiva Marc de l’Aigua i el compliment de la Llei d’Aigües

Fa falta voluntat política per a recuperar i protegir els nostres rius, aqüífers, fonts, brolladors i aiguamolls

Xúquer Viu fa una crida al conjunt d’administracions per a que abandonen polèmiques estèrils i se centren en la gestió racional i en la protecció dels nostres recursos hídrics

Estem assistint a una nova fase de l’anomenada guerra de l’aigua. Una nova polèmica estèril completament impregnada d’interessos polítics i electoralistes.

La proposta d’establir en l’Estatut de Castella la Manxa una reserva hidràulica de 6.000 hm3 és tan inacceptable com la disposició transitòria de l’Estatut d’Aragó que estableix una reserva d’aigua per a “ús exclusiu dels aragonesos” de 6.550 hm3 o com l’article 17 del nostre Estatut que reclama el dret de l’aigua de conques “excedentàries”.

L’aigua no és propietat de cap persona, ni de cap administració. L’aigua és un patrimoni col·lectiu amb importantíssims valors ambientals, econòmics i socials que ha de ser gestionat de manera conjunta per la societat, amb criteris de racionalitat i sostenibilitat. L’aigua és un element inseparable del territori i de l’ecosistema que origina i pel que flueix, i per això ni sobra ni falta, ni entén de fronteres administratives.

Cap administració pot arrogar-se reserves d’aigua en exclusiva per als seus habitants al marge de la planificació hidrològica. La proposta de la Junta de Comunitats de Castella-La Manxa és contrària a la Directiva Marc de l’Aigua i a la Llei d’Aigües i com a tal no hauria d’aprovar-se, com no haurien d’haver-se aprovat els articles corresponents dels Estatuts d’Autonomia valencià i aragonès. Per què es va consentir des de l’administració estatal?

Mentre els grans partits de les distintes autonomies pugnen pel control de l’aigua fora de qualsevol racionalitat, els nostres rius, aqüifers, zones humides, fonts i brolladors es deterioren de manera progressiva en quantitat i qualitat.

El nou Pla de Conca del Xúquer que hauria d’haver-se aprovat a finals de 2009, porta 2 anys de retràs i, encara que recentment s’han reanudat els treballs després d’un any i mig, molt possiblement, fins a la pròxima legislatura (2012 o 2013) no estarà aprovat.

Aquesta hauria de ser la prioritat de les nostres administracions per damunt d’enfrontaments estèrils que en res contribueixen a una gestió sostenible i racional de l’aigua.

Des de fa dos anys el procés de planificació al Xúquer es troba paralitzat per la manca de delimitació de l’àmbit territorial al qual afecta. Tant la manca de transparència i el retard acumulat pel Ministeri de Medi Ambient i Medi Rural i Marí en realitzar la delimitació de les conques hidrogràfiques, com l’actitud del Govern de la Generalitat Valenciana i la Junta de Comunitats de Castella-La Manxa, entrebanquen el procés d’elaboració del Nou Pla de Conca del Xúquer d’acord amb allò establert per la Directiva Marc de l’Aigua. Aquesta situació resulta perjudicial tant per als rius, l’Albufera i els aqüífers com per la societat al seu conjunt, doncs crea un ambient d’inseguretat jurídica i manca de governabilitat.

I ara la polèmica de la reserva de 6.000 hm3 per a Castella la Manxa, quan ha de ser en el marc dels plans de conca i d’acord amb els principis de protecció ambiental i prevenció del deteriorament establerts per la Directiva Marc de l’Aigua on s’han de fixar tant el règim de cabals ecològics de les masses d’aigua com les assignacions per als diferents usos.

En aquest sentit, Xúquer Viu fa una crida al Govern d’Espanya, a la Generalitat Valenciana i a la Junta de Comunitats de Castella-La Manxa per a que exerciten de manera urgent la responsabilitat pública que tenen encomanada i resolguen aquest assumpte atenint-se a la Directiva Marco de l’Aigua i a la Llei d’Aigües.

COAGRET propone reevaluar la necesidad de poner en regadío todo el proyecto de Riegos del Alto Aragón

COAGRET ha presentado un documento en la Dirección General de Calidad y Evaluación de Impacto Ambiental, del Ministerio de Medio Ambiente Rural y Marino, con una serie de propuestas que consideramos deben ser tenidas en cuenta durante la evaluación de impacto ambiental (EIA) del proyecto “Regulación de la cuenca de río Cinca para completar los riegos del Alto Aragón”.

El proyecto a evaluar consideramos que es desmesurado. Está basado en unas necesidades caducas, que han cambiado radicalmente desde su planteamiento inicial, determinado por unos factores sociales y económicos muy diferentes a los actuales y plantea unos condicionantes medio ambientales que ahora son mucho más exigentes.

Todo ello nos lleva a proponer, entre otros puntos, fundamentalmente lo siguiente:

  • Reevaluar la necesidad de poner en regadío todo el proyecto de Riegos del Alto Aragón.
  • Un análisis de coste/beneficio, de las infraestructuras propuestas, y si estos costes son asumibles por el sector agrícola sin las subvenciones que lo sustentan.
  • Calcular los caudales disponibles del Gallego y del Cinca (y del Alcanadre y del Susía) una vez se hayan determinado y asegurado los caudales ecológicos de dichos ríos. Como siempre el documento olvida los caudales ambientales y trata los ríos como si fueran cañerías.
  • Evaluar las alternativas sin el embalse de Biscarrués.

Puedes descargar el documento completo presentado en este enlace: pdfConsulta EIA Río Cinca (2010)113.12 KB

Consulta EIA de la Regulación de la cuenca de río Cinca

Documento elaborado por COAGRET presentado en la Dirección General de Calidad y Evaluación de Impacto Ambiental, del Ministerio de Medio Ambiente Rural y Marino, con una serie de propuestas que consideramos deben ser tenidas en cuenta durante la evaluación de impacto ambiental (EIA) del proyecto “Regulación de la cuenca de río Cinca para completar los riegos del Alto Aragón”.

pdfConsulta EIA de la Regulación de la cuenca de río Cinca113.12 KB

La dotación para regadío fijada retrasa la recuperación de las Tablas de Daimiel

AMBIENTUM.COM

(20/01/2010)

Se necesitan 20 años para la recuperación del acuífero.

La dotación de 200 hm³ fijada para el regadío en el nuevo régimen anual de extracciones del acuífero que alimenta a las Tablas de Daimiel retrasaría casi 40 años una hipotética recuperación del Parque Nacional y en ver de nuevo manar las aguas por los Ojos del Guadiana camino de las Tablas de Daimiel.

Al mismo tiempo de ponerse en funcionamiento del trasvase del Tajo a las Tablas de Daimiel, la Confederación Hidrográfica del Guadiana dependiente del Ministerio de Medio Ambiente Rural y Marino se ha publicado en los diarios oficiales el régimen de explotación en el acuífero de la Mancha Occidental para la campaña de 2010.

El régimen aprobado, en consonancia con el Plan Especial del Alto Guadiana, permite la extracción anual de 200 Hm³ de agua para regadío y de 30 para abastecimiento, lo que deja muy poco margen para recuperar el acuífero. Según los datos oficiales, la capacidad de recarga natural del Acuífero es de 320 Hm³ anuales, con lo que apenas se ahorrarían 90 Hm³ al año. Dado que el acuífero acumula 3500 Hm³ de déficit, a este ritmo, y siempre suponiendo un escenario normal de precipitaciones y temperaturas, se tardarían más de 38 años en ver de nuevo manar las aguas por los Ojos del Guadiana camino de las Tablas de Daimiel.

Según Ecologistas en Acción resulta evidente que un escenario a tan largo plazo y en una situación de reducción de recursos hídricos a causa del cambio climático, supone condenar al fracaso el Plan Especial del Alto Guadiana y perpetuar la sobreexplotación del acuífero.

Extracciones ilegales

En este sentido, un dato reciente ha puesto de manifiesto el gran número de extracciones en situación irregular. Según informan la Confederación Hidrográfica del Guadiana y el Consorcio del Plan Especial del Alto Guadiana, más de 7000 explotaciones han acudido ya a las primeras ofertas de regularización de pozos.

Por lo tanto Ecologistas en Acción denuncia que tanto el Ministerio competente como la Junta siguen una política de escaparate con el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, rellenándolo de forma artificial con el agua del trasvase, en vez de limitar los regadíos insostenibles, poner coto a las extracciones ilegales y promover soluciones de aporte de agua desde dentro de la propia Cuenca del Guadiana.

Por ello, todas estas cuestiones se van a trasladar tanto a la Unesco como a la Unión Europea para que se incorporen a los expedientes sancionadores abiertos contra España por la gestión en el Parque Nacional y de la Reserva de la Biosfera, con el ánimo de que se obligue a corregir la política de los Gobiernos estatal y autonómico en relación a la recuperación de las Tablas de Daimiel. Y exigirán que el Plan de Extracciones reduzca la dotación para regadío a un máximo de 120 Hm³ para que al menos exista una posibilidad de que el acuífero se recupere en menos de 20 años, y que se prescinde de los trasvases al Guadiana, tal y como pidieron las organizaciones ecologistas durante el proceso de aprobación del Plan Especial del Alto Guadiana.

Un grupo ecologista reclama a la UE la demolición de la presa de Albarellos

EL PAÍS

(18/01/2010)

Una asociación de O Ribeiro denuncia que el embalse ataca al ecosistema del Avia

«El Avia está sometido a decisiones empresariales que lo podrían haber condenado a muerte». En épocas de lluvias como ésta, los vecinos de Ribadavia o Leiro miran con un ojo al cielo y con otro a los embalses. Saben que no es la primera vez que hay inundaciones por abrir las compuertas en plena crecida.

Desde hace 50 años, los ríos de la zona deben obediencia a las hidroeléctricas y, para el grupo ecologista Coto do Frade, el señorío de Albarellos tendría que llegar a su fin. El portavoz, Vicente Fernández, asegura que el embalse es «incompatible con el ecosistema fluvial». La asociación presentará en el próximo mes una denuncia ante la Unión Europea solicitando la retirada de la concesión a Fenosa y la demolición de la presa.

Dos actuaciones sobre el río han llevado a los ecologistas a tomar medidas. Por una parte, desde el mes de junio y durante seis meses Albarellos no liberó ni una gota de agua sobre el propio Avia. La reparación de la turbina de la presa fue el motivo, y mientras Albarellos alcanzaba el 70% de su capacidad de embalse, el triple de la media de la última década, el Avia sufría una de sus peores sequías. Para Coto do Frade el río se convirtió en «una charca», que empeoró una plaga de hongos que había devastado a los alisos que poblaban la ribera del río: «El Avia se convirtió en un curso de agua rodeado de cadáveres de madera». Además, a mediados de octubre la presa desaguó en sólo tres semanas 40 hectómetros cúbicos. La Administración había requerido a Fenosa que desembalsase por seguridad ante la época de lluvia.

El caudal de Albarellos pasó de un 70% a un 30% y, para Coto do Frade, esa inundación repentina acentuó el «estrés ecológico» que padecía el río a causa de la sequía y los hongos. Fernández califica la situación de «el Prestige de O Ribeiro» y señala que contabilizaron «121 árboles caídos o a punto de hacerlo sobre el río» como consecuencia.

Fenosa y la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil aseguran que siempre se mantuvo el caudal ecológico del río. También que el desembalse se realizó según las normas de explotación. Secundino Lorenzo, experto en hidrología y con varias páginas web sobre los ríos de Galicia, asegura que «es imposible que se haya mantenido el caudal ecológico». Tras el muro de la presa, el agua que se turbina recorre cinco kilómetros bajo tierra hasta la central eléctrica. En el antiguo cauce del Avia, la encargada de mantener el caudal ecológico es una tubería que recoge agua de un afluente, el Viñao, que desemboca aguas abajo. Para Coto do Frade, «un manguerazo» que califica de «ejercicio de hipocresía» y del que muestra varias fotografías en Internet.

Desde la Federación Ecoloxista Galega, José Luis Baleato señala que unas variaciones de caudal como las sufridas por el Avia podrían «desplazar el cauce del río por el arrastre de piedras y tierra». El ecologista local y presidente de la asociación Ridimoas, Pablo Rodríguez Oitabén, indica que desde que existe el embalse «se ha perdido el mejillón de río, una de las joyas de la fauna de O Ribeiro y que necesita mucha estabilidad».

«El embalse de Albarellos no cumple las condiciones de la concesión», asegura Fernández. Coto do Frade argumenta que la presa «carece de escala para peces» y que no existe un «auténtico caudal ecológico». Aseguran que Albarellos es un despropósito, ya que el agua que aporta el Avia ha sido turbinada, y la mayoría de los peces mueren en el proceso. Además, el caudal aportado por los afluentes no es suficiente como, aseguran, se demostró durante el pasado verano. Para Coto do Frade, el dominio hidráulico está privatizado y aseguran que Fenosa es dueña y señora del río, «algo que por ley, es de todos».

Pantanos sin ley

Desde la Federación Ecoloxista Galega, José Luis Baleato asegura que el problema gira en torno a la legislación: «No es retroactiva y no afecta a los antiguos embalses». Para ellos, se establecen pactos medioambientales con la Administración. Baleato señala que no alcanzan la condición de norma y que además, las decisiones en el sector hidroeléctrico se toman «desde Madrid y con criterios empresariales».

El experto en hidrología Secundino Lorenzo asegura que los caudales ecológicos que se establecen en los pactos no cumplen los mínimos. La Consellería de Medio Rural señala que la revisión del pacto «es necesaria y obligada», pero por el momento no ha habido cambios y Coto do Frade reclama modificaciones. Desde la asociación aseguran que los ayuntamientos temen a Fenosa a la hora de reclamar mejoras.

El alcalde de Leiro, Francisco José Fernández, contactó con Fenosa para indagar a qué se debían los cambios de caudal. Asegura que «si tienen los permisos de la Confederación es un problema que no tiene remedio». En el caso de Ribadavia, la concejala de Medio Ambiente, Manuela Iglesias Collarte, explica que no tienen «ningún poder de decisión, es una empresa muy grande y los ayuntamientos sólo somos afectados».

I FORO MUNDIAL DE LAS LUCHAS DEL AGUA, celebrado en Zaragoza: El compromiso con los afectados

Del 28 de junio al 6 de julio de 2008 se celebró en Zaragoza el Foro Mundial de las Luchas del Agua (FMLA). Durante nueve días se reunieron gentes de todo el mundo con una historia común: todos eran afectados por problemas derivados de las graves agresiones que el hombre inflige a los ríos, y todos consagran sus vidas a luchar en defensa de sus derechos y los de su territorio.

El objetivo del FMLA era reunir a afectados por el desarrollo de políticas hidráulicas que no respetan a los afectados y su entorno, ni calibran con perspectiva sus posibles consecuencias. Se trata de temas de singular relevancia internacional que, en muchos países, provocan una movilización social muy intensa. El objetivo del FMLA fue difundir al máximo la dramática situación en la que viven, por estas causas, millones de personas en el mundo.

Se quería, también, rendir un homenaje multitudinario a los afectados y a los luchadores en defensa de los ríos, con el propósito de hacerles visibles ante la sociedad, pues, salvo escasas excepciones, sus historias son historias silenciadas, desconocidas por todos.

 

El casi remoto origen de la idea

La preparación directa del Foro duró pocos meses. Pero la idea que lo puso en marcha había surgido varios años atrás, cuando se hizo público el informe elaborado por la World Commision on Dams, en el año 2000. En aquel informe, que presentaba un balance de lo que había supuesto la construcción de presas en todo el mundo, había una ausencia clamorosa: no se pudo llegar a calcular el número de víctimas directas de esas infraestructuras, el número de gente forzada a desplazarse de sus hogares. Se aventuraba que habían sido entre 40 y 80 millones de personas. Era un modo de decir que no se habían podido contar. Era la evidencia de hasta qué punto no se tenían en cuenta los derechos de los afectados.

Surgió de ahí la idea de rendir un homenaje a estas víctimas invisibles, hasta que se decidió poner en marcha el proyecto “Agua, Ríos y Pueblos”: una exposición fotográfica sobre la vertiente humana de esos problemas, bajo la dirección de Pedro Arrojo. Parte de los materiales elaborados para ese proyecto fue presentada durante la Expo 2008, en el Pabellón “El Faro”. En ese pabellón, la Fundación Nueva Cultura del Agua organizó también una semana temática dedicada al problema de las grandes presas, e invitó a afectados de distintos países.

Y ahí es donde apareció la ocasión de organizar el FMLA: COAGRET se propuso liderar la convocatoria de un Foro alternativo que aprovechara la presencia en Zaragoza de los colectivos invitados para facilitar la difusión de sus problemas más allá del recinto de la Exposición Internacional.

 

Ilusión y tenacidad desde el principio

No había mucho tiempo, ni tampoco había apenas recursos. Además, hubo que afrontar las reticencias de algunos grupos contrarios a la celebración de la Expo, que erróneamente consideraban que el Foro nacía vinculado a la muestra internacional.

Poco a poco se fueron ganando apoyos, lo mismo en Aragón que en toda España y entre las organizaciones de afectados de distintas partes del mundo. El proyecto tomaba fuerza y empezó a avanzar a buen ritmo.

Se contó con el apoyo desinteresado de artistas y músicos que accedieron a tocar en un variado programa de actuaciones en la ciudad. Se buscó el apoyo logístico del Ayuntamiento y la financiación por parte de pequeños donantes. Se contó con la venta de la barra en los conciertos nocturnos, con la venta de camisetas, de donaciones de los colectivos organizadores …

También se organizó una red de alojamientos gratuitos formada por un buen número de amigos que cedieron habitaciones, o sus casas enteras, para albergar a los invitados.

La confirmación de los participantes de distintos puntos de España dio al FMLA no sólo su espaldarazo definitivo, sino la garantía de su éxito.

 

Contenidos y ejes temáticos

Para organizar las intervenciones, se combinó la presentación de casos internacionales y de casos locales que compartieran similares características o abordaran problemas comunes.

Se trataron los siguientes temas:

×Privatización del agua vs. gestión pública participativa

×Experiencias europeas en las luchas del agua

×La finalidad de los embalses y trasvases

×Degradación de ecosistemas y hambre

×Represión violenta

×Minería a cielo abierto

×Hidroeléctricas y petroleras

×El eco de las luchas en los medios de comunicación

×Proyectos y sinrazón

×Catástrofes y riesgos

×Desalojos traumáticos

×Desplazamientos masivos

×Lucha antipantanos: estrategias y logros

×Desmantelamiento de presas y otras apuestas de futuro

 

Privatización y derecho humano al agua

El tema de la privatización fue liderado por las organizaciones Ingeniería Sin Fronteras y Sustainlabour. Considerando el agua como un derecho humano, se planteó la necesidad de dar un paso fundamental hacia la gestión pública participativa del agua, cual es el de sacar este “recurso” de la OMC y de los Tratados de Libre Comercio. El agua, se afirmó, no puede ser considerada un bien económico sujeto a las leyes del mercado. Además, la gestión privada ha fracasado: de hecho, más del 50% de las concesiones a las empresas españolas en América Latina han sido rescindidas, y el 70% de las veces el servicio ha sido reasumido por los poderes públicos.

Trasvases

Se plantearon las grandes problemáticas de las cuencas del Ebro y del Tajo, en el primer caso como proyecto que se relanza una y otra vez cada cierto tiempo y que se siente como una eterna amenaza. Desde la Plataforma en Defensa de l’Ebre se hizo hincapié en la necesaria valoración de la dinámica natural del río y en la riqueza que aporta al Delta, amenazado de muerte por salinización y subsidencia si el Ebro deja de llevar sedimentos a la desembocadura, además de los nutrientes que posibilitan la existencia de pesca en el litoral.

Mª Soledad Gallego, de la Red Ciudadana del Tajo, expuso los problemas a que el territorio cedente del trasvase Tajo-Segura se ha visto sometido desde la puesta en marcha de esta derivación de caudales, hasta el punto de que si los regantes del Tajo ahorran agua, eso no repercute en su beneficio, sino que significa mayor volumen de agua a trasvasar. La servidumbre que padecen fue expuesta por Julián Rebollo, portavoz de la Asociación de Afectados por el embalse de Entrepeñas y Buendía: en la zona se sufre no sólo la detracción de caudales, sino también la presencia de esos dos grandes embalses; y sin embargo, nunca han visto las compensaciones que se les prometieron.

También se contó con la participación de la Asociación Río Grande Vivo, de la plataforma Xúquer Viu, que trata de detener el trasvase del Júcar al Vinalopó, y del colectivo Jalón Vivo, que se opone a la construcción del pantano de Mularroya, en Zaragoza.

Represión violenta contra los afectados

Uno de los problemas más graves a los que se enfrentan quienes manifiestan su rechazo a estas políticas es el de la represión. Especialmente, en países donde las libertades no están garantizadas. Al FMLA acudieron personas que narraron el peligro con el que conviven a diario, y hablaron sobre compañeros encarcelados, golpeados, desaparecidos, asesinados.

Los portavoces de la etnia Embera-katío expusieron lo que ocurre en Colombia con el caso de la presa hidroeléctrica de Urrá, en el río Sinú; varios compañeros en la lucha contra esta presa han sido asesinados, heridos o secuestrados por las fuerzas paramilitares.

José Venus Hernández y Rodolfo Chavez, del Consejo de Comunidades afectadas por La Parota (CECOP), expusieron la situación que se vive en México por la oposición al proyecto de la presa de La Parota, entre cuyos opositores se cuentan ya varias muertes.

De Perú llegaron portavoces de otros dos casos, los de las industrias harineras de Chimbote, que expuso Mª Elena Foronda, y los de la minería de oro a cielo abierto en Cajamarca, de los que habló Mirtha Vasquez, de Grufides. Por denunciar la situación en que vive su ciudad, Mª Elena Foronda estuvo varios años encarcelada, acusada de terrorismo. Años después se le concedió el Premio Goldman por su lucha en este tema. Los miembros de Grufides, según Mirtha Vasquez, se enfrentan a constantes amenazas de muerte y ataques a su sede.

Minería de oro a cielo abierto

Se cuenta entre los problemas medioambientales más graves que padecemos en la actualidad. En el FMLA atrajo una atención destacada porque quizá sobre este tema existe un desconocimiento mayor. Los casos presentados estuvieron centrados en América Latina, aunque dejando claro que el problema está golpeando especialmente en África. Esta minería contamina o destruye las fuentes de agua, causando graves problemas a la salud de la población y dificultando la supervivencia de las comunidades campesinas.

Participaron nuevamente Mª Elena Foronda y Mirtha Vasquez. Foronda expuso que en la zona el 98% de la población había rechazado las mineras, mientras las empresas concesionarias contratan sistemas de seguridad privada que amedrentan, atacan y desprestigian a los opositores. Por su parte, Mirtha Vasquez habló de las consecuencias ambientales y de salud que provoca la actividad de Minera Yanacocha en Cajamarca, la zona que produce más oro en el Perú y, a la vez, la más pobre del país. Poblaciones como Cajamarca reciben el agua de boca de la zona donde opera Yanacocha, que extrae el oro de las montañas después de lixiviar los materiales con cianuro.

Mª José Salazar vino de Jáchal, en Argentina, y detalló los problemas que la minería causa en la salud de la población, al contaminar las aguas con metales pesados. El número de casos de cáncer en la zona se ha multiplicado de forma terrible, así como otras dolencias como hidrocefalias y malformaciones, y la tasa de abortos espontáneos.

Hubo también un caso español: el de la mina de Borobia, que afectaría a los ríos Manubles, Isuela, Aranda y Ribota.

Las grandes multinacionales

Estuvo presente en el FMLA el caso de las comunidades indígenas de Manitoba (Canadá), que están viendo sistemáticamente violados sus derechos, y amenazada su supervivencia como pueblo, por la instalación de varias presas hidroeléctricas promovidas por una compañía transnacional, Manitoba Hydro, para vender la electricidad a Estados Unidos.

Uno de los activistas internacionales más destacados es el chileno Juan Pablo Orrego, quien denuncia la actividad de la compañía española Endesa en la Patagonia Chilena. Orrego lidera la campaña “Patagonia chilena sin represas”, para tratar de frenar la proyectada construcción de varias grandes presas en esa zona, que destruirían un auténtico paraíso natural.

Las luchas del agua y los medios de comunicación

Los participantes en el FMLA coincidieron en que los medios de prensa no suelen apoyar sus reivindicaciones, sino más bien todo lo contrario; el enfoque que ofrecen tiende a defender los intereses de las grandes empresas o a justificar a los gobernantes, por lo que deben buscar canales de difusión alternativos. En esta tarea, internet está resultando una herramienta eficaz.

En la mesa que abordó este tema participaron representantes del trasvase del Huerva al pantano de Las Torcas, el del río Ter hacia Barcelona, la experiencia de la lucha contra el pantano de Santaliestra y el conflicto por el recrecimiento del embalse de Yesa. En todos estos casos, los ponentes denunciaron las dificultades de llevar sus reivindicaciones a los medios de comunicación y el poco apoyo recibido por la prensa, que a menudo se ha posicionado en su contra y les acusa de insolidarios o de estar contra el progreso.

Proyectos y sinrazón

Hubo un espacio en el FMLA para abordar los casos cuya construcción no se justifica. Se dan ocasiones en que la obra, o no se construye pero causa el daño igualmente (porque se desaloja el territorio), o se construye y no entra en servicio. El primer caso quedó representado por la historia del nunca realizado pantano de Jánovas, que vació 17 pueblos del valle del Ara, en Huesca, para finalmente quedar descartado; y el segundo fue ilustrado por el pantano de El Val, en Zaragoza, una obra que no ha cumplido los objetivos para los que fue construida, puesto que ni se ha ampliado la zona regable, ni el pantano se termina de llenar, ni están hechas las canalizaciones que deberían distribuir el agua embalsada. Tampoco los afectados han recibido las compensaciones prometidas.

En este sentido, también se pronunciaron los afectados por el embalse de Lechago, en Teruel, quienes reclaman inútilmente las compensaciones prometidas por la obra, que sigue siendo hoy objeto de una fuerte contestación social.

En este grupo de obras que no han llegado a prestar el servicio por el que en principio se decidió su construcción figura el embalse de Riaño, que veinte años después de estar hecho no ha proporcionado los regadíos prometidos en León y Zamora.

Otro caso emblemático de sinrazón es el de la tragedia de Vajont, que fue expuesto por varios supervivientes de la catástrofe ocurrida en 1963, llegados desde Italia. La presa de Vajont se hizo sin tener en cuenta los informes científicos que la desaconsejaban por la inestabilidad del terreno. El 9 de octubre de 1963, la montaña cayó sobre el embalse y provocó una gigantesca ola que arrasó cinco pueblos, llevándose por delante casi 2.000 vidas. Todavía hoy los supervivientes reclaman justicia y denuncian la oscura gestión de los abundantes fondos que llegaron, y siguen llegando hasta hoy, para reparar las pérdidas y reconstruir la zona.

La historia de Vajont planea siempre que se alude a los riesgos de derrumbes de laderas que arrostran la presa de Itoiz y el recrecimiento de la de Yesa, cuyas inestables condiciones geológicas fueron expuestas en el FMLA por el profesor Antonio Casas.

Desalojos traumáticos y desplazamientos masivos de población

Los afectados por estas obras hubieron de sacrificarse “en pro del interés general” y no sólo hubieron de sufrir el abandono forzoso de sus casas y tierras, sino que vieron vapuleados sus derechos. Esto ocurrió en tiempos de la dictadura franquista, como relataron los afectados del Pantano del Ebro, en Cantabria, pero también ha habido desalojos traumáticos en época democrática, y de ello da fe el caso de Riaño. También en democracia se llevó a cabo el embalse de Caldas, en el río Umia, donde los afectados hubieron de sufrir amenazas, detenciones, palizas y presiones en sus pueblos. En este caso, el Tribunal Supremo dio la razón a los afectados de una forma asimismo dramática: declarando que aquella obra no podía considerarse de utilidad pública.

Para abordar el tema de los desplazamientos masivos, llegaron afectados por la presa de Yacyretá, entre Argentina y Paraguay, que ha acabado con la mítica cultura guaraní. Los más de 50.000 desplazados forzosos han sufrido el acoso de los paramilitares y reclaman compensaciones, unos lugares de reasentamiento dignos y la paralización del proyecto de recrecimiento de la presa, que supondría el desalojo de otras 50.000 personas más.

Se trató asimismo el caso de la presa de Ilisu, en el Kurdistán turco, aún en proyecto. Anna Irvin, de la organización Kurdish Human Rights Project, habló de las graves consecuencias que esa obra tendría, pues significaría el desalojo de 75.000 personas, la inundación de 68 pueblos ribereños al Tigris y de la histórica ciudad de Hasankeyf. Significaría, en conjunto, un atentado contra la propia supervivencia del pueblo kurdo.

La lucha antipantanos: estrategias y logros

En Aragón son emblemáticos los casos de Santaliestra y Biscarrués, dos proyectos contra los que se ha luchado hasta lograr que, en el primer caso, la obra quedara desestimada y, en el segundo, se redujera el proyecto inicial; la lucha, sin embargo, no ha cesado en Biscarrués: “No se puede consentir a día de hoy, cuando lo que está en juego no es el hambre, destruir un territorio para enriquecer otro”.

Desde la Plataforma en Defensa del Matarranya se apostó por el diálogo y el consenso para conseguir superar los conflictos en temas de agua.

Desde Cataluña, el Grup de Defensa del Ter pelea por la recuperación del río, intensamente contaminado. Con sus movilizaciones consiguieron el primer encarcelamiento de un empresario por un delito ambiental habido en España, así como multas europeas al Estado español por consentir que se sirviera agua contaminada con nitratos a algunos pueblos del bajo Ter, también la primera de su género en España.

Alfredo Uriarte, de la Plataforma Korrosparri, expuso la lucha que en la actualidad se está desenvolviendo en Álava contra el proyecto del embalse de este nombre, que inundaría un área de gran valor ecológico.

En el ámbito internacional hubo dos intervenciones: Glenda Pickersgill y Wayne Cameron llegaron desde Australia para exponer la lucha contra la construcción de la presa de Traveston, en el río Mary, proyectada para abastecer el desarrollo económico de la capital de la zona, Brisbane. La lucha de Loire Vivante logró hace poco que el gobierno Francés elaborara un Plan de Cuenca para el río Loira centrado en la potenciación de sus valores naturales, pues se consideran más rentables estos valores que los derivados de su represamiento, hasta el punto de que se ha procedido a la demolición de las presas que alteraban su régimen natural.

Una última intervención, que cerró las jornadas de debate, evidenció hasta qué punto las historias de los afectados no pueden considerarse nunca cerradas: Inocencio Arruebo, de la Asociación de Vecinos de Saqués, expuso cómo en la actualidad se está recuperando ese pueblo oscense, desalojado en los años 60 por la construcción del pantano de Búbal.

 

Otras actividades en el FMLA

Para favorecer la difusión pública de las reivindicaciones se trasladaron a la calle los contenidos de las charlas. Cada noche, la plaza de San Bruno de Zaragoza se llenó de música, pancartas y voces que se solidarizaban con los afectados. Grupos como Makumba Beat, Fulanito de Tal, Lurte, Mute Sound, Rebel Spell o La Ronda de Boltaña lanzaron al viento sus canciones en defensa de los derechos de todos los participantes en el Foro.

Prestaron su apoyo al FMLA varios artistas como Rubén Enciso, José Luis Cano, Eduardo Salavera, José Luis Ansón y Sergio Abraín, con obras propias. Una “Baldeada al Ebro” quiso devolver, simbólicamente, al río el agua que le detraemos. Se protestó contra el dragado que del cauce se hizo en esas mismas fechas, con motivo, paradójicamente, de la Expo del Agua. Y se protestó con una manifestación pública ante la CHE de las actividades que suponen una agresión a los ríos de la cuenca y a sus gentes.

El último día del Foro celebramos el Big Jump, convocatoria europea que desde hace siete años pretende llamar la atención sobre el estado ecológico de los ríos. Lo hace convocando a toda la ciudadanía a bañarse en los ríos en la mañana del segundo domingo de julio, en un “gran salto” colectivo. En el 2008, los organizadores adelantaron la convocatoria en toda Europa al primer domingo de julio para hacerlo coincidir con la celebración del FMLA. Sin embargo, en Zaragoza la policía nacional, para sorpresa de todos, impidió el evento “por motivos de seguridad de la Expo”.

 

El Homenaje a los afectados y a los defensores de los ríos

El acto más emotivo del Foro fue el homenaje a las víctimas de las políticas hidráulicas y a quienes luchan por defender sus derechos y salvaguardar los ríos. Fue un homenaje multitudinario que contó con la presencia de importantes personalidades. Mademoiselle Miterrand, Federico Mayor Zaragoza, Domingo Jiménez Beltrán, Kader Asmal, el obispo Joaquín Piña y las ministras Teresa Cohen, de Angola, y Marina da Silva, de Brasil, se sumaron al acto y mostraron que los afectados no están solos.

Acompañados por la emblemática campana de la iglesia de Erés, el pueblo que durante dos décadas ha vivido bajo la amenaza de perecer ahogado por las aguas de un pantano, recitó un combativo poema Emilio Gastón, y José Antonio Labordeta cantó el mítico “Himno a la libertad”, mientras subían al escenario todos los participantes en el FMLA. Como broche final, se produjo el anuncio de la reversión de las casas y tierras de Jánovas, como mensaje de un futuro esperemos que más halagüeño para quienes han sufrido y sufren las actuaciones demoledoras de una política hidráulica insostenible.

 

Conclusiones del FMLA

El Foro Mundial de las Luchas del Agua reivindicó la dimensión humana de los problemas y puso el acento en los costes sociales y personales que los proyectos hidráulicos acarrean. Estos proyectos tienen víctimas con nombres y apellidos cuyos derechos se han visto vulnerados y es necesario reivindicarlos, reclamando justicia y otra forma más respetuosa de actuar. Los afectados siguen peleando, a veces durante décadas, por conseguir una reparación de los daños sufridos, una reversión de las propiedades expropiadas, la recuperación de los ríos o un acto de justicia que reconozca la responsabilidad de los culpables en las catástrofes.

En cuanto a las apuestas de futuro, hace años que los afectados por proyectos hidráulicos se han encargado de elaborar alternativas a las obras más agresivas o que pueden tener mayores repercusiones y costes sociales y ambientales, tarea que continuará en el futuro. El caso de la cuenca del Loira nos recordó que entre estas alternativas figura como viable, en muchos casos, el desmantelamiento de las presas caducas.

En Europa, en líneas generales (aunque con excepciones clamorosas), la existencia de legislaciones ambientales más restrictivas dificulta la realización de proyectos de grandes presas o trasvases intercuencas. Sin embargo, las amenazas se suceden constantemente. En este sentido, los esfuerzos se dirigen hoy a hacer ver a los financiadores de estos proyectos los graves costes que acarrean, así como la existencia de alternativas más razonables.

Países de América del Sur, África o Asia presentan campo abonado para la proliferación de estos megaproyectos. Y la mayoría de las veces, por no decir todas, la realización de las obras es impulsada por empresas del “primer mundo”, algunas de ellas españolas, que emprenden en estos países lo que no harían en los suyos.

También hubo evidencias de que los movimientos de oposición a estos proyectos y en defensa de los derechos humanos y de la naturaleza tienen un resultado cada vez más notable. La experiencia nos demuestra que sí es posible cambiar las cosas porque los argumentos de esa defensa están bien trabados y son justos. La determinación y la valía de todos los representantes de casos de todo el mundo que acudieron al Foro Mundial de las Luchas del Agua, es la evidencia de que la lucha nunca acaba si no logra una solución justa.