Diferentes colectivos de Aragón se reunieron para tratar asuntos sobre la situación actual de los proyectos mineros de Borobia

Representantes de diferentes colectivos y asociaciones ecologistas de Aragón se reunieron en la tarde del 1 de septiembre, en la sala de reuniones de la Federación Aragonesa de Montañismo en Zaragoza, para tratar asuntos sobre la situación actual de los proyectos mineros (mina a cielo abierto y planta industrial de calcinación de magnesita) en la localidad de Borobia y nacimiento del río Manubles, y los documentos del proyecto de explotación de la mina y de su estudio de impacto ambiental que desde el pasado 21 de agosto se encuentra en periodo de información pública después de que el día anterior se publicarse el anuncio en el Boletín Oficial de Castilla-León.

A esta reunión, propiciada y convocada por la Plataforma en Defensa del Agua y la Tierra, asistieron representantes de ANSAR Asociación Naturalista de Aragón, Plataforma en Defensa del Agua y el Suelo, COAGRET Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases, Montañeros en Acción, Plataforma en Defensa de la Montañas, CHA Chunta Aragonesista, UAGA Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón, Ayuntamiento de Purujosa, Ecologistas en Acción y Federación Aragonesa de Montañismo, y se trataron diferentes aspectos de las alegaciones que en esta fase se tienen previsto realizar en contra del proyecto de explotación de la mina de Borobia antes de que finalice el pequeño plazo que dio la Junta de Castilla-León para realizar alegaciones al proyecto y que finaliza el 24 de septiembre.

Entre algunos de los aspectos comentados en esta reunión sobre el estudio de impacto ambiental de este proyecto minero cabe destacar las pequeñas menciones que ahí se hace de las afecciones directas a los municipios aragoneses de Purojosa, Calcena y Pomer y al Parque Natural del Moncayo. Dándose el caso, por ejemplo, de que el termino municipal de Purujosa, que se encuentra a escasos 260 metros del perímetro de la concesión de explotación reflejado en algunos planos, parece que milagrosamente no tendrá ni siquiera impactos de ruidos o vibraciones por explosiones para barrenos de 2.500 Kg de explosivos cada una (anunciadas 25 explosiones anuales).

En la reunión también se trataron aspectos de una movilización ciudadana que se convocara próximamente y de escritos a diferentes instituciones públicas para que también se impliquen en esta fase del proyecto minero y nos ayuden a pararlo. Los representantes de los diferentes colectivos y asociaciones acordaron transmitirle a la Coordinadora de Ayuntamientos afectados todo el contenido de la reunión celebrada y la convocatoria de otra reunión para el próximo día 10 de septiembre.