En defensa del río Gállego

EL PAÍS

(24/06/2009)

El mes pasado, el Ministerio de Medio Ambiente sacaba a información pública el anteproyecto de embalse de Biscarrués. Una obra que supone una amenaza sin precedentes para un río, el Gállego, y para todas las localidades que quieren seguir viviendo alrededor de una zona privilegiada, por sus valores geográficos, históricos, naturales, y que se puedan mantener además los proyectos de turismo y deportes de aventura, que van ligados necesariamente a que se preserve el Gállego libre de este pantano, viéndose amenazados un número importante de puestos de trabajo.

Si bien, con este anteproyecto no se inunda el núcleo urbano de Erés, se hace imposible su supervivencia al inundarse una gran parte de los campos que lo circundan, y cortarse la carretera de Erés a Biscarrués. Se arrasará el cañón que forma el río, se producirá un daño irreparable en la flora y fauna locales, se perderán las zonas de baño, de pesca, y todo el entorno perderá su gran atractivo actual. Todos estos impactos ambientales, geográficos y humanos no se pueden justificar en ningún caso con unos supuestos regadíos expectantes. Sí sería suficiente con una ampliación del canal de Monegros, y con balsas laterales. ¿Por qué se insiste en llevar a cabo este pantano? ¿No será con fines hidroeléctricos?

VALENTÍN CAZAÑA MAELLA

La llegada del agua de Yesa a Zaragoza confirma lo innecesario del recrecimiento

La Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases, a causa de las informaciones y la propaganda que está difundiendo el Ayuntamiento de Zaragoza respecto al comienzo del suministro a Zaragoza de agua del embalse de Yesa quiere hacer las siguientes puntualizaciones.

Según lo afirmado en los medios de comunicación están llegando a Zaragoza excedentes del sistema de riegos de Bardenas hasta alcanzar el 50% del consumo urbano.

Es sorprendente que en pleno mes de junio al canal de Bardenas tenga sobrantes. Debemos entender que actualmente Riegos de Bradenas tiene suficiente agua para cubrir sus necesidades. Incluso le sobra para suministrar a la ciudad de Zaragoza.

Esto confirma lo que COAGRET viene afirmando desde hace 10 años, que el recrecimiento de Yesa no es necesario ni para los regadíos de Bardenas ni para el abastecimiento de la ciudad de Zaragoza y todas las poblaciones que se quieren suministrar con La Loteta.

El propio grupo municipal socialista afirmaba lo mismo en el año 1999, después de la campaña del Ayuntamiento de Zaragoza de «Agua para todos»: «la demanda real de Zaragoza, con medidas de ahorro, puede rondar los 90hm3/año… Por ello si se decide recrecer Yesa deberá ser en base a otros argumentos ajenos al abastecimiento a Zaragoza.» «Carece de sentido que Zaragoza financie el recrecimiento de Yesa, ya que no lo necesitamos»

Conforme a las previsones que ya hicieron COAGRET y expertos de la FNCA las demandas de Zaragoza siguen bajando por debajo de los 65 hm3 exigidos por la Unión Europea para poder financiar la Loteta. Con esos consumos, las aportaciones invernales del embalse de Yesa actual recogidas en La Loteta (cuando se acaben las pruebas de llenado) serán suficientes para el abastecimiento a Zaragoza y las poblaciones del entorno, lo que confirma de nuevo que el recrecimiento del embalse de Yesa no es necesario.

Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos advierte que la construcción del embalse supone «retroceder 20 años» en la zona

EUROPAPRESS

(23/06/2009)

La Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos/COAGRET advirtió hoy de que la construcción del embalse de Biscarrués supondrá «retroceder 20 años» en esta zona e «ir a peor». Hace dos décadas los municipios ribereños del río Gállego «estaban languideciendo» y consiguieron «florecer» gracias a la actividad turística generada en torno al río, por lo que la construcción del embalse supondrá «volver dos décadas atrás».

Así lo explicaron hoy a Europa Press la representante de la Coordinadora, Marta de Santos; el empresario Isidro López, en representación de los empresarios de Aguas Bravas; el teniente de alcalde del Ayuntamiento de Murillo de Gállego, Santiago Castán, en representación de los ayuntamientos de La Galliguera; José Antonio Casaucau, en representación del municipio de Santa Eulalia; y Beatriz Casaucau, de la Asociación de Amigos de La Galliguera.

Isidro López indicó que el pasado año más de 100.000 personas realizaron descensos en el río Gállego, donde numerosos empresarios se han asentado gracias al turismo de naturaleza y aventura, y «han invertido dinero, tiempo e ilusión» en estas actividades que han conseguido «generar empleo y asentar población», todo ello «sin cambiar el curso natural del río» ni causar afecciones al entorno natural.

El anteproyecto del embalse de Biscarrués reconoce esta actividad, pero «dice que sólo causará afecciones a uno de los cuatro puntos de turismo activo que existen», algo que «es mentira, ya que no existen cuatro puntos, sino que son dos tramos de descenso».

López señaló que de estos dos tramos, si se construye el embalse, «uno quedará totalmente impracticable», el tramo que va de la playa de Murillo al puente de Santa Eulalia; mientras que el segundo tramo, «el más comercial», un recorrido de ocho kilómetros entre Carcavilla y la playa de Murillo, se vería afectado en tres kilómetros «reduciendo la calidad» de los servicios que se ofrecen.

Estas actividades relacionadas con el turismo de aventura ocupan a más de 300 personas en esta zona y generan un volumen de 4 millones de euros al año, «sólo en turismo activo», a lo que habría que sumar la actividad de los visitantes en otros municipios y su gasto en alojamientos y establecimientos, porque «el rafftin no es la única actividad de la zona», aunque sí que es un foco de atracción para el turismo.

Asimismo, «se dice que la creación del pantano tendrá un impacto positivo en la zona porque creará puestos de trabajo en su construcción, pero qué pasará después», se preguntó el empresario, al valorar que «se nos trata como a tontos o a ilusos, cuando llevamos más de veinte años creando empleo en esta zona».

En este mismo sentido, aseguró que todos los afectados «estamos indignados y enfadados, porque no estamos en contra de que el agua del Gállego se use para desarrollar otras comarcas, pero no queremos que nos quiten nuestro pan. Ya que las administraciones no nos ayudan, al menos que no echen por tierra nuestro trabajo», aseveró Isidro López.

 

Continuar leyendo «Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos advierte que la construcción del embalse supone «retroceder 20 años» en la zona»