Los empresarios estiman que se destruirán 300 empleos

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

(17/06/2009)

Consideran que la regulación no prevé el impacto turístico.

Los empresarios de turismo activo de Murillo de Gállego estiman que la construcción del embalse de Biscarrués supondrá la eliminación de 300 puestos de trabajo directos y un impacto del 50% sobre la actividad de estas empresas. Estos empresarios han elaborado una serie de consideraciones sobre el anteproyecto del embalse, publicado en el BOE el pasado 25 de mayo, en las que apuntan que, en el mismo, «no se consideran dichas empresas y sus trabajadores como afectados» cuando la construcción del embalse amenaza directamente «a más de 300 puestos de trabajo».

Asimismo, denuncian que la construcción de Biscarrués afecta «directamente» a la actividad generada en torno al Gállego, por lo que «no se respetan las premisas planteadas para la ejecución de cualquier obra de regulación» dentro del cauce del río. Los responsables de estas empresas inciden en que toda una economía sostenible basada en el desarrollo turístico de las aguas bravas del Gállego con la práctica de deportes de aventura «está amenazada por la construcción de dicho pantano» al preverse la anegación del tramo navegable entre Murillo y Santa Eulalia.

El impacto, agregan estos empresarios, «podrá ser mayor» según las medidas tomadas para garantizar la navegación y la accesibilidad al tramo entre Carcavilla y la Playa de Murillo. Además, apuntan que la propia actividad de las empresas turísticas y de sus trabajadores ya genera mano de obra para la construcción con la rehabilitación de edificios, la construcción de empresas nuevas o los accesos y añaden que, una vez que se hubiesen terminado las obras y que el pantano estuviese en explotación, «no se generaría ningún puesto de trabajo en la zona» por lo que se asistiría «al despoblamiento de otra zona rural debido a las infraestructuras hidráulicas».