Coagret expresa preocupación por actitud de instituciones con medio ambiente

adn.es

(05/06/2009)

La Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases (COAGRET) ha expresado hoy, Día Mundial del Medio Ambiente, su profunda preocupación por la actitud que muestran las instituciones responsables del cuidado del medio ambiente en España y, en especial, «la situación que estamos viviendo en los últimos tiempos en Aragón».

La coordinadora recuerda que el acceso a la información medioambiental está protegido por el Convenio de Aarhus, ratificado por España y de aplicación desde marzo de 2005, y la Ley por la que se regulan los derechos de acceso a la información, de participación pública y de acceso a la justicia en materia de medio ambiente.

En este sentido, considera que la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) parece que «no quiere entender» que los ciudadanos tenemos esos derechos reconocidos en la Ley: acceder a la información ambiental que obre en poder de las administraciones públicas, recibir la información ambiental en la forma y formatos elegidos y la participación de manera efectiva y real.

Todos estos derechos están siendo restringidos por la CHE, apunta Coagret, «en las consultas públicas de los proyectos de embalses, que se limitan a poner a disposición del público un documento en papel en sus dependencias de Zaragoza, y sólo en el cómodo horario de los funcionarios».

Para este colectivo, el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino «ha vuelto a perder los pocos avances que en defensa del medio ambiente acuático se hicieron en la anterior legislatura», ya que vuelven las propuestas de trasvases y obras de regulación, y se apoyan sin condiciones las opciones trasvasistas.

«No debería ser posible, desde un Ministerio de Medio Ambiente, la promoción y construcción de embalses como los de Mularroya, Biscarrués o el recrecimiento de Yesa», indica la coordinadora, que añade que, además de un incompatible impacto ambiental, «desestructuran el territorio y perjudican gravemente el desarrollo económico de sus comarcas».

Con respecto a la Comunidad Autónoma, Coagret cree que la consejería de Medio Ambiente «está en una grave situación de desprestigio y falta de credibilidad» y que las continuas críticas a sus actuaciones desde las organizaciones de defensa del medio ambiente, las supuestas implicaciones con las acciones investigadas en el proceso de La Muela y la falta de empuje en la defensa del patrimonio ambiental aragonés, «deberían traducirse en un cambio en la gestión de esta Consejería en su conjunto».

Coagret critica también al Ayuntamiento de Zaragoza que, con su alcalde a la cabeza, «están empecinados en la destrucción del Ebro con su modelo absurdo de navegación fluvial».

Por ello, la coordinadora reclama «un compromiso sincero y permanente de todas las instituciones públicas con el medio ambiente» para dar sentido a las obligaciones contempladas en las leyes españolas y directivas europeas, y en última instancia a lo recogido en la Constitución y el Tratado de la Unión.

Varios colectivos denuncian que el dragado destruye el hábitat del Ebro

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

(05/06/2009)

Ayer presentaron la solicitud de paralización de la extracción de grava, con una denuncia en trámite.Apuestan por un disfrute del río que respete su conservación y la de las especies que lo pueblan.

Por una adecuación de los barcos al río, y no al contrario, varios miembros de colectivos vecinales y ecologistas aragoneses manifestaron ayer su repulsa a las obras de dragado del río Ebro con una protesta en las riberas del Actur, donde se estaban realizando las extracciones de grava por quinto día consecutivo. Los manifestantes, miembros de la Plataforma de Afectados por las Obras del Ebro, criticaron la destrucción del hábitat natural y las pérdidas económicas que suponen el dragado y el modelo de navegación, y apostaron por un disfrute del río «desde el respeto» y la conservación del medio ambiente. Además solicitaron ante el juez la paralización cautelar del dragado, en base a la denuncia que presentaron el año pasado y que fue admitida a trámite.

Según explicó Jesús Pariente, vicepresidente de la asociación vecinal Puente Santiago-Actur, las actuales excavaciones suponen un riesgo para una especie protegida que solo cuenta con 4.000 ejemplares, la margaritífera auricularia, un mejillón de unos 20 centímetros que vive entre las gravas del fondo del río y que solo habita en el Ebro, en el Canal Imperial y el de Tauste. «Somos la reserva mundial de esta especie y estamos perjudicándola», indicó, y precisó que el dragado supone además un peligro para los piragüistas al crear un canal que provoca fuertes corrientes.

«Es una barbaridad lo que se está haciendo, no solo en base al criterio ecológico sino también el económico; ese dinero se podría emplear en muchas otras cosas», denunció Pariente. «Saldría más barato si el ayuntamiento optara por alquilar piraguas; además se disfrutaría el río sin perjudicarlo», añadió. De hecho, el dragado y la navegabilidad de los barcos ocasionaron al ayuntamiento un gasto adicional de 300.000 euros en concepto de idemnización a la empresa concesionaria el verano pasado.

POR LA VÍA JURÍDICA La protesta tuvo también una vía jurídica, ya que la plataforma ciudadana presentó una solicitud de paralización del dragado, además de una petición a la consejería de Medio Ambiente, la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) y el ayuntamiento para consultar el expediente de las excavaciones y poder así analizar los permisos que la justifican. «Cualquier otra actuación hubiera sido sometida a un estudio de impacto ambiental, no entendemos por qué esta no», lamentó José Ángel Moncayola, miembro del colectivo.

Por otra parte, Olga Conde, educadora medioambiental y miembro de la asociación ecologista Ansar, señaló que estas actuaciones «son un retroceso en la filosofía de intervenciones medioambientales, que tendrían que compatibilizar las actividades humanas con la conservación de la naturaleza», expresó. Así, citó la depuración de las aguas a la salida de Juslibol para poder nadar y el marcaje con boyas del recorrido navegable como alternativas al disfrute del río de una forma sostenible.

Día del Medio Ambiente: COAGRET reclama de las instituciones un compromiso sincero y permanente

La Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases (COAGRET) quiere manifestar, en el Día Mundial del Medio Ambiente, su profunda preocupación por la actitud, poco acorde con la que debería corresponder a sus funciones, que en determinados aspectos están mostrando las instituciones responsables del cuidado del Medio Ambiente en España. Especialmente, queremos incidir en la situación que estamos viviendo en los últimos tiempos en Aragón.
El acceso a la información medioambiental está protegido por el Convenio de Aarhus, ratificado por España y de aplicación desde marzo de 2005, y la Ley 27/2006, por la que se regulan los derechos de acceso a la información, de participación pública y de acceso a la justicia en materia de medio ambiente.
La Confederación Hidrográfica del Ebro parece que no quiere entender que los ciudadanos tenemos esos derechos reconocidos en la Ley: a acceder a la información ambiental que obre en poder de las administraciones públicas, a recibir la información ambiental en la forma y formatos elegidos y a la participación de manera efectiva y real.
Todos estos derechos están siendo restringidos por la Confederación Hidrográfica del Ebro en las consultas públicas de los proyectos de embalses, que se limitan a poner a disposición del público un documento en papel en sus dependencias de Zaragoza, y sólo en el cómodo horario de los funcionarios.

Continuar leyendo «Día del Medio Ambiente: COAGRET reclama de las instituciones un compromiso sincero y permanente»