En defensa del río Gállego

EL PAÍS

(24/06/2009)

El mes pasado, el Ministerio de Medio Ambiente sacaba a información pública el anteproyecto de embalse de Biscarrués. Una obra que supone una amenaza sin precedentes para un río, el Gállego, y para todas las localidades que quieren seguir viviendo alrededor de una zona privilegiada, por sus valores geográficos, históricos, naturales, y que se puedan mantener además los proyectos de turismo y deportes de aventura, que van ligados necesariamente a que se preserve el Gállego libre de este pantano, viéndose amenazados un número importante de puestos de trabajo.

Si bien, con este anteproyecto no se inunda el núcleo urbano de Erés, se hace imposible su supervivencia al inundarse una gran parte de los campos que lo circundan, y cortarse la carretera de Erés a Biscarrués. Se arrasará el cañón que forma el río, se producirá un daño irreparable en la flora y fauna locales, se perderán las zonas de baño, de pesca, y todo el entorno perderá su gran atractivo actual. Todos estos impactos ambientales, geográficos y humanos no se pueden justificar en ningún caso con unos supuestos regadíos expectantes. Sí sería suficiente con una ampliación del canal de Monegros, y con balsas laterales. ¿Por qué se insiste en llevar a cabo este pantano? ¿No será con fines hidroeléctricos?

VALENTÍN CAZAÑA MAELLA

La llegada del agua de Yesa a Zaragoza confirma lo innecesario del recrecimiento

La Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases, a causa de las informaciones y la propaganda que está difundiendo el Ayuntamiento de Zaragoza respecto al comienzo del suministro a Zaragoza de agua del embalse de Yesa quiere hacer las siguientes puntualizaciones.

Según lo afirmado en los medios de comunicación están llegando a Zaragoza excedentes del sistema de riegos de Bardenas hasta alcanzar el 50% del consumo urbano.

Es sorprendente que en pleno mes de junio al canal de Bardenas tenga sobrantes. Debemos entender que actualmente Riegos de Bradenas tiene suficiente agua para cubrir sus necesidades. Incluso le sobra para suministrar a la ciudad de Zaragoza.

Esto confirma lo que COAGRET viene afirmando desde hace 10 años, que el recrecimiento de Yesa no es necesario ni para los regadíos de Bardenas ni para el abastecimiento de la ciudad de Zaragoza y todas las poblaciones que se quieren suministrar con La Loteta.

El propio grupo municipal socialista afirmaba lo mismo en el año 1999, después de la campaña del Ayuntamiento de Zaragoza de «Agua para todos»: «la demanda real de Zaragoza, con medidas de ahorro, puede rondar los 90hm3/año… Por ello si se decide recrecer Yesa deberá ser en base a otros argumentos ajenos al abastecimiento a Zaragoza.» «Carece de sentido que Zaragoza financie el recrecimiento de Yesa, ya que no lo necesitamos»

Conforme a las previsones que ya hicieron COAGRET y expertos de la FNCA las demandas de Zaragoza siguen bajando por debajo de los 65 hm3 exigidos por la Unión Europea para poder financiar la Loteta. Con esos consumos, las aportaciones invernales del embalse de Yesa actual recogidas en La Loteta (cuando se acaben las pruebas de llenado) serán suficientes para el abastecimiento a Zaragoza y las poblaciones del entorno, lo que confirma de nuevo que el recrecimiento del embalse de Yesa no es necesario.

Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos advierte que la construcción del embalse supone «retroceder 20 años» en la zona

EUROPAPRESS

(23/06/2009)

La Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos/COAGRET advirtió hoy de que la construcción del embalse de Biscarrués supondrá «retroceder 20 años» en esta zona e «ir a peor». Hace dos décadas los municipios ribereños del río Gállego «estaban languideciendo» y consiguieron «florecer» gracias a la actividad turística generada en torno al río, por lo que la construcción del embalse supondrá «volver dos décadas atrás».

Así lo explicaron hoy a Europa Press la representante de la Coordinadora, Marta de Santos; el empresario Isidro López, en representación de los empresarios de Aguas Bravas; el teniente de alcalde del Ayuntamiento de Murillo de Gállego, Santiago Castán, en representación de los ayuntamientos de La Galliguera; José Antonio Casaucau, en representación del municipio de Santa Eulalia; y Beatriz Casaucau, de la Asociación de Amigos de La Galliguera.

Isidro López indicó que el pasado año más de 100.000 personas realizaron descensos en el río Gállego, donde numerosos empresarios se han asentado gracias al turismo de naturaleza y aventura, y «han invertido dinero, tiempo e ilusión» en estas actividades que han conseguido «generar empleo y asentar población», todo ello «sin cambiar el curso natural del río» ni causar afecciones al entorno natural.

El anteproyecto del embalse de Biscarrués reconoce esta actividad, pero «dice que sólo causará afecciones a uno de los cuatro puntos de turismo activo que existen», algo que «es mentira, ya que no existen cuatro puntos, sino que son dos tramos de descenso».

López señaló que de estos dos tramos, si se construye el embalse, «uno quedará totalmente impracticable», el tramo que va de la playa de Murillo al puente de Santa Eulalia; mientras que el segundo tramo, «el más comercial», un recorrido de ocho kilómetros entre Carcavilla y la playa de Murillo, se vería afectado en tres kilómetros «reduciendo la calidad» de los servicios que se ofrecen.

Estas actividades relacionadas con el turismo de aventura ocupan a más de 300 personas en esta zona y generan un volumen de 4 millones de euros al año, «sólo en turismo activo», a lo que habría que sumar la actividad de los visitantes en otros municipios y su gasto en alojamientos y establecimientos, porque «el rafftin no es la única actividad de la zona», aunque sí que es un foco de atracción para el turismo.

Asimismo, «se dice que la creación del pantano tendrá un impacto positivo en la zona porque creará puestos de trabajo en su construcción, pero qué pasará después», se preguntó el empresario, al valorar que «se nos trata como a tontos o a ilusos, cuando llevamos más de veinte años creando empleo en esta zona».

En este mismo sentido, aseguró que todos los afectados «estamos indignados y enfadados, porque no estamos en contra de que el agua del Gállego se use para desarrollar otras comarcas, pero no queremos que nos quiten nuestro pan. Ya que las administraciones no nos ayudan, al menos que no echen por tierra nuestro trabajo», aseveró Isidro López.

 

Continuar leyendo «Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos advierte que la construcción del embalse supone «retroceder 20 años» en la zona»

Los empresarios estiman que se destruirán 300 empleos

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

(17/06/2009)

Consideran que la regulación no prevé el impacto turístico.

Los empresarios de turismo activo de Murillo de Gállego estiman que la construcción del embalse de Biscarrués supondrá la eliminación de 300 puestos de trabajo directos y un impacto del 50% sobre la actividad de estas empresas. Estos empresarios han elaborado una serie de consideraciones sobre el anteproyecto del embalse, publicado en el BOE el pasado 25 de mayo, en las que apuntan que, en el mismo, «no se consideran dichas empresas y sus trabajadores como afectados» cuando la construcción del embalse amenaza directamente «a más de 300 puestos de trabajo».

Asimismo, denuncian que la construcción de Biscarrués afecta «directamente» a la actividad generada en torno al Gállego, por lo que «no se respetan las premisas planteadas para la ejecución de cualquier obra de regulación» dentro del cauce del río. Los responsables de estas empresas inciden en que toda una economía sostenible basada en el desarrollo turístico de las aguas bravas del Gállego con la práctica de deportes de aventura «está amenazada por la construcción de dicho pantano» al preverse la anegación del tramo navegable entre Murillo y Santa Eulalia.

El impacto, agregan estos empresarios, «podrá ser mayor» según las medidas tomadas para garantizar la navegación y la accesibilidad al tramo entre Carcavilla y la Playa de Murillo. Además, apuntan que la propia actividad de las empresas turísticas y de sus trabajadores ya genera mano de obra para la construcción con la rehabilitación de edificios, la construcción de empresas nuevas o los accesos y añaden que, una vez que se hubiesen terminado las obras y que el pantano estuviese en explotación, «no se generaría ningún puesto de trabajo en la zona» por lo que se asistiría «al despoblamiento de otra zona rural debido a las infraestructuras hidráulicas».

 

La Asociación Río Aragón exige que se cumpla la prioridad de abastecimiento a Zaragoza desde el río Aragón sobre cualquier otro uso

Ligar el abastecimiento al recrecimiento de Yesa compromete los fondos europeos que se soliciten

Hemos tenido conocimiento del convenio que va a firmar la ciudad de Zaragoza con AcuaEbro para empezar a abastecerse con agua del Pirineo en sólo unos días y nos felicitarnos de ello. No obstante, nos parece inaudito que dicho abastecimiento quede supeditado al recrecimiento de Yesa y una burla al Estado de Derecho que el Alcalde de la ciudad se niegue a pagar la tarifa íntegra y amortizar las infraestructuras hasta que dicho recrecimiento no sea una realidad.

Ante este estado de cosas desde la Asociación Río Aragón queremos manifestar lo siguiente:

  1. No hace falta recrecer Yesa para que Zaragoza se abastezca todo el año con agua del Pirineo. La Ley de Aguas establece la primacía del abastecimiento de boca sobre cualquier otro uso y por lo tanto, sólo cabe aplicar esta preferencia al suministro a Zaragoza desde el río Aragón. ¿Qué pasará cuando se demuestre que el recrecimiento de Yesa es inviable social, económica, técnica y medioambientalmente?
  2. La financiación europea llegó con la condición inexcusable de desligar el abastecimiento de Zaragoza del recrecimiento de Yesa. Quienes se empeñan en ligarlo desoyen un mandato que puede traer nefastas consecuencias ya que posibles denuncias podrían suponer la pérdida de financiaciones futuras.
  3. El principio de recuperación de costes obliga a pasar a factura el coste de las infraestructuras de todo tipo para los abastecimientos de agua. Estas están hechas y Zaragoza se está aprovechando de ellas, por lo tanto su obligación es comenzar a pagar y amortizar ya y a dar ejemplo.
  4. El Sr. Luis Ciudad, presidente de la Comunidad General de Regantes de Bardenas, sabe que con la baja rentabilidad de sus regadíos no se puede justificar un destrozo como el que supone el recrecimiento de Yesa, ni asumir los más de 240 millones de euros que, de momento, aparecen en presupuesto. Por eso apela a los aragoneses y zaragozanos para que le echen una mano, llamando interés general a lo que no son sino sus intereses particulares y mezquinos, queriendo que entre todos paguemos sus operaciones especulativas.
  5. Al propio tiempo lamentamos las consecuencias de la vieja planificación hidrológica y de la mala gestión realizada por la Confederación Hidrográfica en la Cuenca del Ebro, que ha supuesto que una ciudad que ve pasar por sus puertas tres ríos tenga que ir a buscar una fuente de abastecimiento de calidad a más de 150 km.
  6. Esperemos que haber solucionado este problema no suponga olvidarse de la obligación de mejorar la calidad de dichos ríos como demanda la Directiva Marco que, desgraciadamente, desde los despachos planificadores intentan soslayar en sus aspectos esenciales.

Desde la Asociación Río Aragón entendemos que el abastecimiento a Zaragoza debe quedar cerrado lo antes posible, pero una ciudad que ha acogido una Expo con el lema Agua y desarrollo sostenible, no puede plantarse cualquier acción que directa o indirectamente implique recrecer Yesa.

Numerosas personas se concentran en Sangüesa contra el rececimiento de Yesa

RADIOHUESCA.COM

(14/06/2009)

El motivo de la convocatoria era doble. Por una parte se trataba de celebrar el éxito cosechado durante el periodo de recogida de alegaciones al modificado nº 3 de Recrecimiento de Yesa al haber recogido más de 3.500 firmas de particulares. Por otra parte se quería denunciar la táctica de ocultación de documentación clave para la elaboración del Estudio de Impacto ambiental llevada a cabo por la Confederación Hidrográfica del Ebro. Finalmente se quería anunciar la puesta en marcha de una nueva etapa de movilizaciones para todo este próximo semestre.

Por parte del presidente de la Asociación río Aragón se resaltaba el impacto que en el pasado ya supuso el actual embalse de Yesa para la canal de Berdún y lo infame que es, considerando esta historia que ahora la vieja administración hidráulica, la misma de aquellos tiempos y con las mismas formas, quiera volver a sembrar la zozobra y el dolor sobre nuestros pueblos. Algo que no se le va a consentir

Desde la coordinadora ciudadana de Sangüesa se destacaba el derecho a poder vivir tranquilos de lo vecinos y vecinas de Sangüesa y de todos lo habitantes aguas debajo de la presa de Yesa. Algo que se pondría en peligro con el recrecimiento de Yesa. Se ha denunciado la insensatez, temeridad y falta de escrúpulos de una Confederación Hidrográfica del Ebro que es capaz de ocultar los resultados de los estudios sobre riesgos de deslizamientos, filtraciones y sismicidad que por valor de casi un millón de euros fueron encargados y tenían fecha de terminación en enero de 2009.

 

Continuar leyendo «Numerosas personas se concentran en Sangüesa contra el rececimiento de Yesa»

La Asociación Río Aragón y el colectivo de Sangüesa VIDA + SI, YESA + NO convocan el próximo sábado una concentración en Sangüesa contra el recrecimiento de Yesa

Con esta concentración queremos dar por finalizada la fase de alegaciones, dando las gracias por los numerosos apoyos recibidos y las más de 3.500 alegaciones individuales firmadas, denunciar las ocultaciones de la CHE en el proyecto a exposición pública y anunciar una nueva fase de movilizaciones centran los motivos de la convocatoria.

Hemos convocado una concentración, el próximo día 13 de Junio a las 19 horas, en Sangüesa (Navarra) bajo el lema:
BASTA ¡YA! Por seguridad, por sentido común YESA + NO.
El motivo de la convocatoria es doble. Por una parte se trata de celebrar el éxito cosechado por nuestros colectivos durante el periodo de recogida de alegaciones al modificado nº 3 de Recrecimiento de Yesa. A pesar de todos los obstáculos puestos por la Confederación Hidrográfica del Ebro, más de 3.500 personas han estampado su firma individual en las hojas de alegación presentadas por nuestras asociaciones.

Entre las dificultades señaladas cabe destacar la negativa a ampliar el exiguo del plazo de un mes dado para analizar un expediente que en cinco cajones contenía miles y miles de hojas de documentación, la negativa a suministrarnos el proyecto en soporte digital o la falta de cualquier ayuda para fotocopiar tan ingente cantidad de documentación. A pesar de todo hemos encontrado una gran complicidad con nuestra causa y por ello queremos juntarnos para celebrarlo dar las GRACIAS y, terminada esta primera fase de lucha contra los nuevos intentos de la administración de recrecer Yesa, iniciar un nuevo periodo de acciones y movilización social.

Pero existe un segundo motivo para esta convocatoria y no es otro que denunciar que la Confederación Hidrográfica del Ebro, además de saltarse a la torera su obligación de acceso a la información consecuencia del Convenio de Aarhus y siguiendo su más rancio y viejo estilo, plantea un proyecto lleno de falsedades y ocultaciones, buscando la indefensión de los afectados que vemos amenazada la integridad de nuestro territorio o la seguridad de nuestras propias vidas.

Y esto es así porque además de ocultar de forma maliciosa un informe de la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental del Ministerio de Medioambiente sobre el trámite de consultas llevado a cabo a comienzos del 2008, también han ocultado, y esto es muy grave por las consecuencias que puede acarrear a poblaciones aguas abajo como Sangüesa, los resultados de los estudios geotécnico e hidrogeológico que por valor de casi un millón de euros fueron encargados y tenían fecha de terminación para enero de 2009.

Convencidos de que el recrecimiento de Yesa nunca será posible si el proyecto se hace siguiendo los mínimos requerimientos de racionalidad económica, justicia social, respeto ambiental y cultural o primacía de la seguridad de las personas, la concentración terminará con unas demandas claras y concisas:

1.- Exigir la paralización definitiva de las obras en marcha en la presa de Yesa, rescindiéndose la adjudicación efectuada enero de 2001.
2.- Exigir la anulación del Proyecto Constructivo de Recrecimiento de la Presa de Yesa aprobado en diciembre de 2000, ya que es un Proyecto descartado a todos los niveles.
3.- Exigir que se dejen sin valor ni efecto alguno los expedientes expropiatorios incoados en su día respecto de los bienes y derechos afectados en el término municipal de Artieda y otros pueblos, y por supuesto, los previstos ejecutar respecto del camping Mar del Pirineo.
4.- Exigir el abandono de cualquier recrecimiento de Yesa a cualquier cota apelando a la seguridad de los pueblos ribereños y a su incompatibilidad con los principios que preconiza la Nueva Cultura del Agua acorde al siglo XXI que vivimos.

Artieda dice que la CHE ocultó un informe de Yesa

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

(09/06/2009)

El Ayuntamiento de Artieda ha denunciado que la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ocultó un informe de la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental incluido en la documentación sobre el recrecimiento de Yesa sometido a información pública, a la vista del cual «solo cabe abandonar definitivamente el proyecto». Según este consistorio, confederación ocultó dicho documento porque establece los puntos que debe tener el informe final, y que, a su juicio, se han incumplido.

Entre ellos, citan un estudio detallado de alternativas, incluida la de no ejecución, la evaluación del impacto de las obras, y la justificación de la necesidad del proyecto. El Ayuntamiento de Artieda considera que el estudio de impacto ambiental sometido a información pública «no contempla estos aspectos».

La CHE, por su parte, aseguro desconocer a qué se refiere este consistorio.

 

El agua encarcelada

REVISTA BIODIVERSIDAD

Esta vez presentamos una panorámica de los impactos de las represas, sean de irrigación, hidroeléctricas o de almacenamiento de agua, sobre las regiones, las economías, la ecología y la vida de los millones de desplazados que han sufrido en carne propia decisiones de «desarrollo» tomadas en otro lugar y otros tiempos por personas ajenas a las que no les importa sino «el mayor bien común» -uno definido muy ambigua y tendenciosamente.

Los fragmentos de comunicados, estudios, reportajes, informes y reflexiones provienen como siempre de muchas partes. No agotan un tema candente que podría llenar las páginas de varios números de Biodiversidad. Ésta es sólo una primera revisión, que ojalá les incite más búsquedas, uno de los objetivos de esta sección.

Las represas alteran el funcionamiento natural de los ríos. Pueblos bajo las aguas, territorios expropiados, medios de subsistencia de comunidades ribereñas desaparecidos, personas desplazadas, pactos incumplidos con los afectados, daños al medio ambiente…

Aunque los beneficios inmediatos se solían considerar suficientes para justificar las enormes inversiones, el costo total de las grandes presas es hoy una preocupación pública grave.

La justificación económica no se ha hecho realidad en los sistemas de irrigación, suministro de agua e higiene pública. Tampoco en el control de inundaciones ni en la producción de electricidad. Los impactos ambientales son más negativos que positivos y entrañan pérdidas irreparables de especies y ecosistemas. El desplazamiento físico de las personas afectadas, con demasiada frecuencia involuntario, implica coerción y fuerza, y en algunos casos la pérdida de vidas…

Después de que la Comisión Mundial de Represas cuestionó la eficiencia de estas obras, en Europa se aprobó una directiva-marco con el fin de recuperar el buen estado de los ríos, y un cambio en el concepto de gestión del recurso… basado en el respeto a los ríos por lo que son y a las personas que habitan sus valles por su cultura y su identidad, apostando por las energías alternativas más respetuosas con el medio ambiente… [entonces] varias empresas españolas marcharon a otros lugares donde se les permite seguir sacando jugosas tajadas económicas por abusar de los recursos naturales, sin tener presente los desequilibrios ambientales y sociales que la comunidad científica a nivel mundial denuncia como consecuencia de las más de 45 mil represas construidas. Estas entidades se ven apoyadas por una iniciativa reciente del gobierno español que creó un Foro Empresarial para defender intereses en Latinoamérica. Participan altos cargos del gobierno español y algunos de los máximos ejecutivos de 12 empresas: Telefónica, Bancos Santander y bbva, Repsol, Endesa, Iberdrola, Unión Fenosa, Gas Natural, Agbar, prisa, Sol Meliá, acs. Informe de la Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases, junio de 2005

Gran estafa es la presa El Cajón, en México. Hace unos años circuló la historia: «Y ahora cómo le decimos al presidente Fox que estamos equivocados», comentó el secretario de Energía, Ernesto Martens, a Manuel Frías Alcaraz, ex funcionario de la Comisión Federal de Electricidad (cfe), quien lo había convencido de que el proyecto hidroeléctrico El Cajón -la obra de infraestructura más sonada de gobierno de Vicente Fox- tenía «serias fallas de concepto y de planeación».

Frías Alcaraz refiere que se reunió en privado con Martens y el subsecretario de Electricidad de la Secretaría de Energía (Sener), Nicéforo Guerrero, a principios de octubre de 2001, para decirles que la hidroeléctrica no iba a servir porque su principal problema sería la falta de agua para sustentar una operación normal. Les advirtió: «Van a tener que esperarse a que desafortunadamente ya no produzca cuando la terminen».

En febrero de ese año Ingenieros Civiles Asociados (ica) y sus socios ganaron la licitación para construir la hidroeléctrica El Cajón en Nayarit. El Congreso autorizó 812 millones de dólares. Sorprendido, Frías Alcaraz expresa: «Pensé que iban a reflexionar. Es un proyecto con problemas de funcionamiento continuo y confiable, y de baja rentabilidad. Es un error haber seleccionado esta obra».

Frías Alcaraz relata que Martens manifestó su incredulidad. «Me decía: ‘¿cómo es posible que con una obra de esta magnitud, con tanta experiencia que se tiene en la ingeniería mexicana y en la cfe para estos proyectos, vayamos a estar equivocados? Son proyectos que se estudian muchos años’.»

Varias veces explicó a Martens y a Nicéforo Guerrero que los defectos de la obra no estaban propiamente en la ingeniería de la hidroeléctrica, sino en el sitio escogido, ya que no contaba con suficiente agua. Les pidió entonces que plantearan la situación en esos términos al presidente Fox, «porque no es justo que el pueblo de México tenga que pagar los errores de ustedes. Definan correctamente la línea de responsabilidades. No es justo que toda una institución y todo un gobierno paguen las consecuencias».

Frías Alcaraz atribuye el silencio de Martens y Nicéforo Guerrero al hecho de que la obra ya estaba aprobada por el Congreso y los recursos presupuestados por la Secretaría de Hacienda, además de que contaba con la aprobación de expertos de México y del extranjero. Fernando Ortega, «El Cajón. Una presa que no tendrá agua». Contralínea, 11 de junio de 2003.

Bolivia ratificó su «preocupación» por el impacto ambiental «que tendrán las represas Santo Antonio y Jirau, sobre el río Madeira a unos 100 kilómetros de los límites con Bolivia», dijo el viceministro de Medio Ambiente boliviano, Juan Pablo Ramos.

Las constataciones figuran en estudios realizados por las autoridades de Bolivia, entregados al canciller brasileño, Celso Amorim, por su homólogo boliviano, David Choquehuanca, durante la reunión que mantuvieron la víspera en Brasilia, explicó Ramos.

Una de las mayores preocupaciones es que los espejos de agua creados por las represas pueden favorecer la proliferación de enfermedades tropicales como dengue o malaria, en una zona amazónica de potenciales riesgos, indicó.

Ramos desmintió versiones sobre la firma de un acuerdo mediante el cual Bolivia cesaría sus reclamos y afirmó que, por el contrario, Brasil ha reconocido «por primera vez» que el asunto debe ser discutido y negociado…

Según el proyecto en desarrollo, ambas represas provocarán la inundación de un área de unos 500 kilómetros cuadrados y las obras tendrán un costo superior a los 12 mil millones de dólares.

Los canteros de obras fueron visitados la víspera por el jefe de Estado brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, quien garantizó que el gobierno ha creado grupos para vigilar las condiciones de trabajo y el posible impacto ambiental de las construcciones.

En diciembre pasado, las autoridades ambientales brasileñas multaron con 3.35 millones de dólares al consorcio encargado de Santo Antonio por la muerte de once toneladas de peces durante la primera fase de las obras, en la que fueron contenidas las aguas del río para sentar las bases de la represa. Agencia Efe, La razón, 13 de marzo de 2009

En vísperas del Día Internacional de Acción en contra de las Represas, la Segunda Asamblea del Movimento dos Atingidos por Barragens (mab) o Movimiento de Afectados por las Represas se dirigió al Instituto Nacional de Colonização e Reforma Agrária (incra), en una manifestación pacífica, animada por cantos en defensa de los derechos de los pueblos afectados y pancartas con mensajes como: «¿Represas para qué y para quién?» o «Agua y energía no son mercadería».

Mujeres y hombres de todas las edades recorrieron 5 kilómetros hasta el incra e ingresaron a sus instalaciones. Acompañó a la manifestación de los ribereños un grupo representante de Bolivia, país que también sería afectado por la construcción de las represas en el río Madeira o Madera. Si bien parecía que los funcionarios del incra tenían «toda» la predisposición de tener una reunión pacífica con los manifestantes, repentinamente entraron al recinto doce policías federales fuertemente armados con metralletas y gases lacrimógenos y detuvieron a seis bolivianos que se encontraban en el café del incra. Los llevaron escoltados a la Policía Federal y después los deportaron. A pesar del atropello, los manifestantes, concluyeron la reunión de manera pacífica.

Esto devela la relación directa que tiene la lucha sin fronteras por los derechos humanos y la represión sin fronteras. Los intereses que son defendidos por el capital son los mismos en todo lugar e incluso suelen tener las mismas expresiones represivas y ofensivas. Red Latinoamericana contra Represas y por los Ríos, Las Comunidades y el Agua Redlar (marzo de 2009)

La lucha contra la presa Sardar Sarovar en India ha venido a representar mucho más que la lucha por un río. Ésta ha sido su fuerza, pero también su debilidad. Al generar debate, aumentó lo que estaba en juego y la complexión de la batalla cambió. De ser una lucha donde se jugaba el destino de un valle ribereño pasó a cuestionar el sistema político completo. Se puso en juego la naturaleza misma de nuestra democracia. Quién posee la tierra. De quién son los ríos, los bosques, los peces. Son preguntas inmensas. Y el Estado las toma muy en serio. Y las responde con una sola voz a través de cada una de las instituciones que lo obedecen: el ejército, la policía, la burocracia, las cortes. Y no sólo las responde, las responde sin ambigüedad, de modos amargos y brutales.

Para la gente del valle, el hecho de que aumente a este grado lo que está en juego significa que su arma más efectiva -los datos específicos sobre aspectos específicos en este valle específico- quedó sin filo por culpa del debate sobre los grandes aspectos.

La premisa básica del argumento estalló en fragmentos que se esfumaron con el tiempo. De vez en vez alguna pieza del rompecabezas flota por ahí -un recuento emocional del horrible trato que el gobierno le propinó a los desplazados; un regaño desde las alturas por el hecho de que «un puñado de activistas» tenga la nación como rehén; un reportero informa del progreso de las demandas que ahora llegan a la Suprema Corte…

Los expertos y los consultores secuestran algunos de esos aspectos -el desplazamiento, la rehabilitación, la hidrología, el drenaje, el acopio de agua, el tratamiento de las aguas, la pasión, lo político- y se los llevan a sus guaridas para resguardarlos de la curiosidad no autorizada de la gente común. Los antropólogos sociales conducen acres debates con los economistas por la jurisdicción de las investigaciones. Los ingenieros se rehusan a hablar de política cuando presentan sus propuestas. Pero desconectar la política de la economía, de la emoción y la tragedia humana del desarraigo es como romper un ensamble musical. Las partes ya no suenan igual. Queda el ruido pero no se entiende… Arundhati Roy, El álgebra de la justicia infinita, 2001.

Les vamos a pedir que se vayan de sus casas después de que terminemos la cortina de la presa. Si se van, todo estará bien. De otro modo, soltaremos las aguas y todos se ahogarán. Morarji Desai, hablando en una reunión para la gente de la zona de inundación de la presa Pong en 1961. Ver: Patrick MacCully, Silenced Rivers: The Ecology and Politics of Large Dams, Orient Longman, 1998.

La represa eliminó, paulatinamente, la economía y los modos de vida de los afectados: «pescadores comerciales y de subsistencia, fabricantes artesanales de ladrillos y tejas, recolectores de juncos para techar quinchos, lavanderas, dueños de pequeños astilleros, agricultores, tanto de la margen paraguaya como de la argentina, en las provincias de Misiones y Corrientes». Debajo de las 100 mil hectáreas inundadas han quedado historias, culturas y un impacto ambiental aun no sospechado.

A ello se suma que el río Paraná en esa parte está contaminado por tres papeleras de capitales chilenos. «Los paraguayos reclaman por el mal uso que se le da al río, por no haber estudios de impacto de esas papeleras. En el Paraguay la población entera que fue trasladada a esos ghettos no tiene trabajo y no tiene de qué vivir. ¿Dónde se fueron?, al basural a competir con los chanchos, los perros y las ratas. Lo cuento y a mí me hace llorar, porque recuerdo lo que vi en San Cosme, en Encarnación, en tantos lugares», agrega Coco. Testimonios de los afectados por la represa Yaciretá en el río Paraná. http://picasaweb.google.es/afectadosyacyreta

Históricos pobladores del valle del río Ibáñez y de la cuenca del Baker, en Chile, junto a vecinos de Coyhaique, Puerto Aysén, Bahía Murta y Cochrane, entre otras localidades, enfatizaron la necesidad de recuperar la propiedad de aguas para la subsistencia actual y futura de las comunidades de Aysén, cuestionando que hoy los recursos hídricos de la Patagonia se encuentren mayoritariamente en manos de empresas eléctricas chilenas y extranjeras. Sus palabras las sustentaban decenas de lienzos y carteles con la consigna «Devuelvan las Aguas».

Francisco, hijo del poblador de Villa Cerro Castillo, Juan Antrillao Hueitra (acompañado por su padre), señaló: «muchas veces la gente de HidroAysén y quienes dicen estar a favor de este proyecto dicen que no somos representativos. Nosotros nos criamos con las aguas del río Ibáñez, vivimos, cultivamos la tierra, y nuestros padres dejaron su vida y su juventud en estas montañas». Agregó que «nosotros somos los más indicados para decir: alto señores de HidroAysén, no queremos ser atropellados una vez más, porque esto parece una segunda colonización» Testimonios de los afectados por la transnacional Endesa. www.mapuexpress.net, 15 de marzo de 2009

La Corte Constitucional de Ecuador ordenó al Ministerio del Ambiente revisar la autorización ambiental del Proyecto Multipropósito de Baba (pmb) y reformular los términos de la licencia ambiental. A la contraloría general le ordenó auditar los procedimientos de realización y aprobación de los estudios y evaluaciones de impacto ambiental. Según su decisión del 15 de diciembre, sí existen riesgos de causar impactos severos e irreversibles en la biodiversidad ecuatoriana, mismos que no fueron valorados adecuadamente, como incluso habían concluido expertos del Banco Interamericano de Desarrollo.

Esta resolución del máximo tribunal ecuatoriano es consecuencia de la acción de amparo promovida por Ecolex en mayo de 2007, rechazada en primera instancia. La apelación ante el Tribunal (ahora Corte Constitucional), insistió en que se afectaban los derechos humanos al ambiente sano, al agua, a la propiedad, al trabajo, a la alimentación y a la consulta, entre otros. aida y las organizaciones International Rivers y fian Internacional apoyamos la apelación denunciando las violaciones a estándares internacionales ambientales y de derechos humanos, vinculantes para el Estado ecuatoriano. Expertos de Elaw de Estados Unidos habían informado acerca de las graves fallas del estudio de impacto ambiental.

«Esta decisión es un triunfo inmenso para las comunidades afectadas y para el país, pues reitera que la protección ambiental es también de interés nacional» dijo Silvana Rivadeneira de Ecolex y abogada del caso.

El pmb implicaría la inundación de más de mil hectáreas de importantes ecosistemas de la provincia de los Ríos, afectando a las poblaciones ribereñas del río Baba, Quevedo y Vinces. El proyecto fue autorizado por el Ministerio del Ambiente en noviembre de 2006 y está a cargo de la empresa Hidronación sa quien asumió la construcción del proyecto después que la empresa brasilera Odebrecht fuera expulsada del país por el gobierno ecuatoriano.

«El Proyecto Baba es un ejemplo de lo que no son energía limpia y al contrario, podría contribuir a empeorar el cambio climático. La decisión de la Corte confirma su falta de sustentabilidad», sostuvo Monti Aguirre de International Rivers.

«Dados los efectos negativos para el ambiente, las personas y el cambio climático de las grandes hidroeléctricas -razón por la cual apoyamos la demanda-, el ordenar la evaluación integral del Proyecto Baba es una excelente noticia. Estaremos pendientes de la revisión, y esperamos que esta decisión sirva de precedente para los cientos de proyectos hidroeléctricos que están en curso en las Américas, con fallas muy similares al de Baba», dijo Astrid Puentes, codirectora de aida. Comunicado de Prensa fian Internacional, aida, Ecolex, International Rivers, enero de 2009. Ver http://www.fian.org

Los gobiernos de Ecuador e Irán firmaron el jueves un acuerdo para el financiamiento y construcción de dos proyectos hidroeléctricos. Esto cubrirá el 60% del costo total de las nuevas centrales.

Los proyectos beneficiados por el convenio son la represa de Quijos-Baeza, con capacidad para generar 100 megavatios, y la de río Luis, que podría producir 15 megavatios. La constructora iraní Farab asumiría la construcción de dichas centrales.

El acuerdo fue suscrito entre el ministro de Electricidad y Energía Renovable, Alecksey Mosquera, y su similar del Ministerio de Energía de Irán, Hamid Chitchian. El preacuerdo determina que debe entregarse el financiamiento de 40% que corresponde al Ecuador, que tiene más de 10 proyectos hidroeléctricos, analizados por Irán y que tal vez podrían ser financiados. AméricaEconomía.com, 6 de marzo de 2009

En México, el capitalismo neoliberal y los gobiernos federal y estatal han impuesto en los últimos tiempos políticas económicas de desarrollo con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y el Plan Puebla Panamá, hoy Proyecto Mesoamericano. Son proyectos de explotación minera, construcción de represas para la generación de energía, corredores eólicos y de infraestructura vial que les facilite el intercambio comercial. Este modelo ha puesto precio a la tierra, ríos, bosques, agua, minerales, hasta los propios territorios de los pueblos indígenas y campesinos.

Bajo este contexto se inscribe el proyecto hidroeléctrico de usos múltiples Paso de la Reina, que pretenden imponernos en los municipios de Santiago Ixtayutla, Santa Cruz Zenzontepec, Santiago Tetepec, Santiago Jamiltepec, Tataltepec de Valdés y San Pedro Tututepec, Oaxaca.

Por las razones anteriores y frente a la necedad de la Comisión Federal de Electricidad de llevar a cabo este proyecto, los pueblos mixtecos, chatinos, afrodecendientes y mestizos de las comunidades afectadas, decidimos organizarnos en el Consejo de Pueblos Unidos por la Defensa del Río Verde con el fin de parar este megaproyecto.

Hombres y mujeres, de los municipios y comunidades afectadas, así como organizaciones civiles, organizaciones comunitarias, redes nacionales movimientos sociales, nos reunimos en Tataltepec de Valdés los días 27 y 28 de febrero del 2009, en el V foro por la Defensa del Agua, el Territorio y el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, con la finalidad de fortalecer la articulación regional y las alianzas, para tomar acciones conjuntas en la defensa de los recursos naturales. Y consideramos:

Que el proyecto hidroeléctrico de usos múltiples Paso de la Reina, pone en peligro la vida de los pueblos indígenas y campesinos de la región. Representa una amenaza para el ecosistema de la cuenca del río Verde y el parque nacional de Chacahua, entre otros. El proyecto sólo beneficia a las grandes empresas trasnacionales y conlleva al desplazamiento forzoso de las comunidades de sus territorios. Violenta los derechos más fundamentales de los pueblos indígenas y campesinos como la libre determinación, la consulta e información, y el decidir sobre el manejo de sus tierras, territorios y recursos naturales. Consejo de Pueblos Unidos por la Defensa del Río Verde, 28 de febrero de 2009

En Colombia, el gobierno nacional declaró de utilidad pública e interés social los terrenos necesarios para la construcción y operación del proyecto hidroeléctrico El Quimbo. El proyecto hidroeléctrico, se encuentra localizado al sur del departamento del Huila, sobre la cuenca alta del río Magdalena, en jurisdicción de los municipios de Garzón, Gigante, El Agrado y Altamira.

«Para cumplir con este propósito se construirá una presa sobre el cauce del río, formando un embalse cuya caída es aprovechada en una central superficial que luego descarga los caudales turbinados al mismo río Magdalena, aguas abajo del sitio de la presa.» La declaratoria de utilidad pública fue hecha a favor de la Empresa Generadora de Energía (Emgesa), mediante la resolución número 321 del primero de septiembre de 2008, previa solicitud tramitada ante el ministerio de Minas y Energía. El decreto explica que mediante oficio, la dirección de Etnias del ministerio del Interior y de Justicia, certificó que en esta zona «no se registraron comunidades indígenas ni negras que se pudieran ver afectadas por el desarrollo del proyecto hidroeléctrico». Por su parte, el Incoder certificó que de acuerdo con las coordenadas del proyecto «no se cruza o traslapa con territorio legalmente titulado a resguardos indígenas o tierras de las comunidades negras».

Por fortuna, la dirección de Licencias, Permisos y Trámites Ambientales notificó a Emgesa para que inicie los descargos en cumplimiento de la resolución 227 del 11 de febrero de 2009, por medio de la cual «se formula un cargo en contra de Emgesa por presuntamente iniciar la construcción del proyecto hidroeléctrico El Quimbo… sin contar con licencia ambiental, incumpliendo la normatividad ambiental vigente». Aquí no caben mayores ilusiones. Quienes juzgan terminarán subordinados a la multinacional Emgesa debido a que existen poderosos intereses económicos y políticos que impondrán, por la fuerza, el otorgamiento inmediato de la licencia ambiental a Emgesa, desconociendo las voces mayoritarias y los argumentos sólidos de oposición al proyecto. Así se otorgue la licencia ambiental continuaremos con la resistencia civil. Ver comunicados de Plataforma Sur de Organizaciones Sociales, febrero de 2009.

Tres pueblos se encuentran amenazados de muerte, una vez más, en nombre del desarrollo: Temacapulín, Acasico y Palmarejo, en los Altos de Jalisco, México. El gobierno federal y estatal pretenden imponer a toda costa la construcción de una presa de almacenamiento de agua, llamada presa Zapotillo, que traerá como consecuencia la inundación de toda la región.

Al principio las autoridades del agua negaron constantemente la existencia del proyecto y después, una vez reconocida la pretendida obra, las autoridades federales y estatales no han dejado de hostigar a los habitantes y dueños de predios de las zonas afectadas con diversas estrategias: reuniones amañadas con pobladores, intimidación casa por casa, organización de grandes fiestas y comilonas -donde se ofrece cerveza a cambio de escrituras- el convencimiento de algunos pobladores que sirven de intermediarios del gobierno, llamadas telefónicas a las casas de los hijos ausentes o migrantes (sin importar si están en Guadalajara, Monterrey o Estados Unidos), volantes que dejan debajo de las puertas, spots de radio y un largo etcétera.

La respuesta mayoritaria de los pobladores es siempre la misma: «no queremos su presa», «háganla en otro lado», «no nos negamos a compartir el agua del río, pero no nos inunden», «déjennos vivir en paz». Esta negativa se la han hecho saber a las autoridades por todos los medios que les ha sido posible: reuniones, cartas, marchas, mítines, caravanas, volantes, conferencias de prensa, movilizaciones pacíficas al sitio donde se está construyendo la presa, al Congreso del Estado, a las presidencias municipales, a las oficinas de la Comisión Nacional del Agua, del Instituto Nacional de Antropología e Historia, del gobierno de Jalisco.

Es aterrador el desprecio de las autoridades federales y estatales del agua tienen por la gente. En enero de 2008 el gerente regional del Organismo de Cuenca de la Conagua, Raúl Antonio Iglesias Benítez, ante la oposición de los pobladores, declaró: «se salen o se ahogan, les vamos a comprar lanchas y salvavidas para que no se preocupen». Se le ha exigido a la población que presente alternativas técnicas para la solución de los problemas de agua de la región, cuando es el gobierno quien debería de estar buscándolas, pues tienen los recursos, los medios y la obligación de hacerlo. Desde su saber, los pueblos del mundo están conscientes que las grandes represas no son la solución a los problemas de agua y que no pueden considerarse una alternativa sustentable de energía. Este tipo de presas terminan contaminando y matando los ríos, como toda agua estancada, y contribuyen al incremento del calentamiento global.

Por eso, en las fiestas patronales de enero, la fiesta fue de la nostalgia a la resistencia, de la rabia a la alegría, de la desesperanza al ánimo. La gente no tiene idea de lo que les depare el gobierno, pero saben que no se van a dejar, algunos han decidido que esperarán el agua, mientras siguen buscando alguien que los quiera escuchar. En la asamblea de pobladores de Temacapulín, junto con los comités Salvemos Temaca de Guadalajara, Monterrey, Distrito Federal, Los Ángeles, San Francisco o Tijuana, todos los hijos de Temaca, los ausentes y los presentes, ratificaron su rechazo a la presa y su voluntad de seguir en pie de lucha, contra lo que ellos mismo llamaron un delito de «necia» humanidad. Claudia Godoy, Colectivo Coa, marzo de 2009

En Panamá, las autoridades de Bocas del Toro iniciaron la persecución de dirigentes indígenas naso y ngobe desde el pasado viernes 27 de marzo, luego de las masivas protestas del domingo 22, Día Mundial de Agua. Una multitud de indígenas salió a las calles y cerró el transito vehicular en varios puntos de la provincia, manifestándose en contra de los proyectos hidroeléctricos, mineros y turísticos que afectan sus territorios y su forma de vida.

Su modo y medios de vida se encuentran cada vez más amenazados por megaproyectos como la presa hidroeléctrica Bonyik propuesta por Empresas Públicas de Medellín (epm), de Colombia, por desarrollos costeros para jubilados y por la expansión de la industria ganadera. Su desplazamiento ha forzado a algunos miembros de las 11 comunidades naso a trabajar en las plantaciones bananeras que han hecho a las trasnacionales famosas en Centroamérica.

El proyecto Bonyik, una de cuatro presas planeadas para el río Teribe, es tan polémico que en 2005 el Banco Interamericano de Desarrollo suspendió la consideración de los créditos para su construcción que había buscado epm, empresa con sede en Colombia, país vecino de Panamá. Pero aes Corp, con base en Estados Unidos, ha seguido buscando financiamiento. Con información de Talli Nauman, ecoportal.com, y Olmedo Carrasquilla II, radio-pla-ne-ta77@gmail.com

Nos aseguraron hasta el cansancio que con ese mar de petróleo navegaríamos en la gloria. Y lo creímos. Entonces explotaron Caño Limón lo que significó para el pueblo guahibo su destrucción. Alcoholismo, prostitución, violencia y desarraigo. Hoy, veinticinco años después, el guahibo está herido, Caño Limón se agota y el desarrollo que nos auguraron fue una falacia.

Luego afirmaron que con la represa terminarían los desbordamientos del Sinú; con estos argumentos construyeron Urrá que anegó también al pueblo embera katio. Les quitaron el pescado, asesinaron a Kimy, a Lucindo, los desplazaron. Hoy, seis años después, el Sinú rebosó la presa llevando a la miseria a miles de pescadores y campesinos que perdieron todo cuanto tenían. Cabildo indígena Cerro Tijeras, Altamira, Colombia, 6 de septiembre de 2007

Aguas para la vida y no para la muerte. Así gritan con coraje y convicción, los activistas del Movimiento dos Atingidos por Barragens (mab) de Brasil, siendo hoy un lema que recorre el planeta en boca de los millones de afectados por grandes represas y movimientos aliados a esta causa.

En Brasil, las represas expulsaron cerca de 1 millón de personas y más de 34 mil kilómetros cuadrados de superficie fueron anegadas por embalses. mab denuncia que estos proyectos benefician prioritariamente a empresas transnacionales que se apropian de la naturaleza y destruyen la vida en nombre del «desarrollo» y del lucro.

Argentina cuenta, para diferentes propósitos, con unas 130 represas. Actualmente hay cuatro licitaciones nacionales en marcha en las provincias de Neuquén, Mendoza, Catamarca y Santa Cruz. En la provincia de Corrientes un grupo privado presentó un proyecto para represar el arroyo Ayuí, que inundará 8 mil hectáreas con un fin agroindustrial. También está en marcha el llamado a preclasificación de consorcios de firmas consultoras para el estudio de factibilidad de Corpus Christi sobre el río Paraná y ya se instaló en Buenos Aires la empresa de ingeniería del grupo Camargo Correa, para realizar estudios para la represa de Garabí sobre el río Uruguay. www.pescapira.com.ar

Quedó suspendida la construcción de la presa hidroeléctrica La Parota, en Guerrero, México. Se le consideraba uno de los proyectos de inversión más importantes del gobierno foxista, pero la juez federal Livia Larumbe Radilla concedió una suspensión definitiva en vía de amparo a los pobladores del municipio de Cacahuatepec, Guerrero, y ordenó a la Comisión Federal de Electricidad (cfe) que de inmediato detenga la construcción del embalse.

La resolución ordena «que las cosas se mantengan en el estado en que actualmente se encuentran y las autoridades se abstengan de autorizar la explotación, uso y aprovechamiento de las aguas nacionales del río Papagayo para el proyecto hidroeléctrico La Parota, por los daños irreversibles a los quejosos que viven en Cacahuatepec».

Este megaproyecto, emprendido hace cuatro años, provocó fuerte resistencia de los pobladores que resultarían afectados y de movimientos ambientalistas, quienes argumentan que la construcción de la presa provocaría el desplazamiento de 25 mil personas, la inundación de 17 300 hectáreas y un grave deterioro ecológico.

Los opositores al proyecto formaron una agrupación denominada Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a La Parota (cecop).

Esta lucha no ha estado exenta de víctimas: tres campesinos fueron asesinados por impedir que la cfe construyera el embalse. Los campesinos han enfrentado constantes amenazas de expropiación de tierras por parte del gobierno federal. Alfredo Méndez, La Jornada, 14 de septiembre, 2007

India presume de ser la tercera constructora de presas más grande del mundo. Según la Comisión Central de Aguas, tenemos 3 600 presas que califican como grandes, de las cuales 3 300 se construyeron después de la independencia… Según un estudio detallado sobre 54 grandes presas, realizado por el Instituto de Administración Pública de India, el número promedio de gente desplazada por cada represa en el país es de 44 182 personas… para errar cautelosamente, quitémosle la mitad a ese número. O mejor, erremos del lado excesivo de cautela y digamos que el promedio de personas desplazadas es de apenas 10 mil por represa grande. Es una cifra muy baja e improbable, pero bueno, no le hace… saquen sus calculadoras: 3 300 presas por 10 mil personas, suman 33 millones de personas desplazadas.

Desplazadas en India tan sólo por las grandes presas en 50 años. Si a eso les sumamos los desplazados por otros proyectos de desarrollo en la región la suma crece a 50 millones, de los cuales 57.6 son adivasis, el mayor pueblo indígena de India. Cincuenta millones es casi tres veces la población de Australia. Más de tres veces los refugiados producidos por la partición de India. Diez veces el número de refugiados palestinos. El mundo occidental se convulsionó por el futuro de un millón que había huido de Kosovo. Arundhati Roy, El álgebra de la justicia infinita, 2001.

Afectados de la presa de Biscarrués

EL PAÍS

(07/06/2009)

Los modelos de desarrollo sostenible que en la Expo Zaragoza se hicieron ver, tratarán de afectar lo menos posible al entorno natural y sobre todo social, que a fin de cuentas es lo que al ser humano más interesa. Los modelos de explotación de los bienes naturales de un sitio para llevarlos a otro de manera poco respetuosa es algo que en la historia del mundo se ha visto en diferentes lugares y épocas y ya fue probado en las colonias.

Si hemos aprendido algo es que esos modelos son devastadores para los colonizados pues cambian radicalmente su entorno y sus vidas y, como consecuencia, sus costumbres acaban siendo modelos arcaicos a los que abandonar en el olvido.

La construcción del pantano de Biscarrués me parece una vuelta atrás a este tipo de conductas colonizadoras pues pretende terminar con una sociedad establecida y totalmente adaptada a su entorno. Hay programas de protección de espacios naturales para especies endémicas, ¿por qué no lo hay para sociedades establecidas?

Está claro que los que aquí dependemos directa o indirectamente del entorno, nuestra vida, tal y como la conocemos desaparecerá ¿Tendremos que emigrar a las ciudades?.

GERARDO OROPEZA