Proponen demoler 20 presas para recuperar los ríos

EL MUNDO

(21/05/2009)

En España hay más de 1.200 embalses y 7.000 obras hidráulicas

En el país donde más embalses por habitante existen, la organización ecologista WWF considera que algunos sobran. Tras analizar las 1.200 presas y 7.000 infraestructuras que hay en el territorio español, concluye que 20 de ellas habría que demolerlas. Las causas que esgrimen es que están obsoletas, en ruinas o causan un gran daño ambiental.

«En España hay un mito con respecto a los embalses. Tras décadas de machacona propaganda la gente piensa que todas las infraestructuras hidráulicas son útiles. Pero eso no es verdad: unas sí y otras no», señaló Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF, en la presentación de la campaña Liberando ríos.

El objetivo de WWF, al que se ha sumado la asociación AEMS-Ríos con Vida, es lograr que se cumpla la Directiva Marco del Agua, eliminando los graves impactos que generan ciertas presas en determinadas condiciones.

Un análisis pionero en nuestro país sobre esos miles de infraestructuras construidas durante más de un siglo ha permitido detectar 548 presas situadas en espacios naturales protegidos, de las que 308 tienen más de 50 años y debe contemplarse su caducidad. De ellas 150 está obsoletas. Tras un análisis exhaustivo, WWF reclama a las administraciones la demolición de las 20 que peores notas tienen.

 

WWF ha seleccionado presas con la licencia caducada, como la de Molló (Cataluña), Bujioso (Castilla-La Mancha) y Barbellido (Castilla y León), o en estado ruinoso, como la de A Baxe (Galicia), o que afecten a espacios protegidos, como la de Las Librerías (Castilla-La Mancha). Una de las grandes presas señaladas es la de El Portillo, en el río granadino de Castril, con 83 metros de altura y sólo 10 años de antigüedad.

Alberto Fernández Lop, experto del Programa de Aguas de WWF asegura que la campaña Liberando ríos se enmarca dentro de un movimiento mundial que tiene por objetivo identificar las presas que son verdaderos obstáculos para los ríos. «En Estados Unidos, se han demolido más de 700 presas por motivos de seguridad y económicos y, en la Unión Europea, Francia ha sido el país pionero con la eliminación de varios obstáculos en la cuenca del Loira».
Presas caducas

También en España se han demolido algunas infraestructuras de pequeño tamaño, principalmente en las cuencas del norte de España, en algunos casos para permitir la migración del salmón. Los programas oficiales más completos para revisar los casos se impulsan desde las administraciones del País Vasco, Navarra, Galicia, Extremadura y Cataluña.

WWF ha remitido una carta a la ministra de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, así como a los presidentes de las conferencias hidrográficas y a los de las Comunidades Autónomas afectadas. En ella, ha pedido que consideren la oportunidad que supone la demolición de presas en España. Y piden que se haga mediante un plan de obras sostenibles integradas en los futuros planes hidrológicos.

Para Pedro Brufau, presidente de AEMS-Ríos con Vida, las presas destruyen la funcionalidad de los ríos y de los seres vivos, especialmente de los peces. Su asociación, fundada por pescadores deportivos, denuncia desde los años 80 los casos más graves de destrucción de hábitats acuáticos. Varias sentencias les han dado la razón a lo largo de este tiempo.

Como ejemplo de la gran intervención en los ríos españoles, citó que el Tajo tiene tantas infraestructuras como la gran presa china de las Tres gargantas.