El pantano de Yesa cumple 50 años con una amplia oposición al proyecto de recrecimiento

DIARIO DE NOTICIAS
(09/04/2009)
Colectivos sociales y ecologistas alegarán en contra del modificado 3 , ya en el BON
La Asociación Río Aragón, de Artieda, entiende que «sería una temeridad impresionante llevar a cabo la ampliación»

El embalse de Yesa cumplía ayer 50 años desde que Franco ofició su inauguración el 9 de abril de 1959, y la conmemoración afectaba también al Canal de Bardenas, la infraestructura que condujo el agua hasta la zona sureste de Navarra que linda con la provincia de Zaragoza y que, gracias a ese agua embalsada, puso en funcionamiento miles de hectáreas de cultivo. Esa es otra película. El nudo de la trama apunta ahora al modificado número 3 de recrecimiento del embalse, sometido a información pública en el BON hasta el próximo 23 de abril, fecha en la que finaliza el plazo para presentar alegaciones.

Diversos colectivos sociales (Asociación Río Aragón y Nueva Cultura del Agua, en Aragón, la Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases, y la Iniciativa en contra del Recrecimiento, de Sangüesa), defensores del patrimonio (Apudepa) y agrupaciones ecologistas (Ecologistas en Acción, Greenpeace…), entre otros, alegarán en sus formulaciones para la desestimación del recrecimiento. Se fundamentan para ello en la inestabilidad de la presa, el impacto ambiental del nuevo volumen y los criterios económicos, dado que el presupuesto de las obras que se plantean doblaría el dinero que se adjudicó en 2001 para dicha infraestructura.

El proyecto de recrecer el embalse de Yesa, que ahora celebra medio siglo de vida, data de antaño. De hecho, encuentra su ancla en 1983, cuando fue aprobado el primer expediente. Pero desde entonces los planos han tenido que variar de contenido, volumen y afecciones por los diversos informes técnicos en contra del embalse recrecido.

2001: inicio de las obras En 2001 comenzaron las obras para llevar a cabo ese recrecimiento inicial y fueron adjudicadas a la UTE que formaban ACS, Ferrovial Agroman y FCC y la ejecución lenta de este proyecto ha supuesto una inversión de 77 millones de euros. Sin embargo, la redacción inicial del recrecimiento ha tenido que ser modificada en tres ocasiones. Primero, en 2002, cuando se introdujeron cambios para el desvío de la carretera N-240, Pamplona-Jaca.

Varias mejoras técnicas en el desagüe de fondo, una nueva toma para el Canal de Bardenas y el sostenimiento en excavaciones provocaron la redacción en 2005 de un segundo modificado, mientras que la realización del tercero fue autorizada por Medio Ambiente en 2007. En ésta se incluía una rebaja de la cota de llenado del pantano, cuyo nivel máximo podría alcanzar los 511 metros y no los 521 que se plantearon de inicio (a día de hoy cuenta con 488,6 metros). El descenso en la prospección vertical también reducía la capacidad del embalse plasmada en el proyecto original, donde el límite de almacenamiento se situaba en 1525 hm3 y tuvo que ser acotada hasta los 1.079 hm3. Aun así, ese volumen dobla el actual del embalse, que se sitúa en 447 hm3.

riesgos en las laderas En el modificado 3 también se incorporaban las conclusiones extraídas de distintos informes técnicos que recomendaban realizar tratamientos de impermeabilización en los estribos (laderas del embalse), sobre todo el derecho, donde se apoya la presa, para evitar el riesgo de corrimiento de tierras y la aparición de grietas. En octubre de 2007 la Confederación Hidrográfica del Ebro tuvo que admitir (lo hizo cinco meses después) un desprendimiento de tres hectómetros cúbicos de tierra en la ladera derecha.

Estas reseñas anteriores resultan argumentos contundentes para los detractores de recrecer Yesa. Entre éstos, la Asociación Río Aragón, de Artieda de Aragón, a escasos kilómetros del embalse, ha presentado a lo largo del tiempo una batalla constante en contra de ampliar el volumen de Yesa e incluso sentó a cargos de Medio Ambiente en el banquillo de los acusados por prevaricación. Uno de sus portavoces, Miguel Solana, explica que «el recrecimiento se debería haber desestimado hace tiempo. Ese proyecto pesa sobre nuestras cabezas desde hace la friolera 30 años y contamos con argumentos de sobra. El primero, aunque sé que es el último, sería la justicia en la equidad territorial. No es posible que un territorio que ya fue castigado vuelva a ser pagano por el pretendido desarrollo de otros».

seguridad prioritaria Solana se carga de las razones que van a contemplar las alegaciones, que presentarán conjuntamente con otros colectivos, y para las que ya disponen de un modelo básico en su página web (www.yesano.com ). «En un proyecto como éste es fundamental la seguridad, y éste se cimenta sobre una estructura muy inestable. Es de una temeridad impresionante intentar hacer este recrecimiento. Tuvieron un aviso muy serio con el deslizamiento en la ladera, que les obligó a realizar estudios posteriores y a gastar un fortunón. Y no hay que olvidar que detrás de la presa de Yesa están poblaciones como Sangüesa, por lo que la seguridad no se puede cuestionar. Es algo prioritario».

A estas formulaciones con peso técnico, Solana añade razones patrimoniales (el recrecimiento afectará a un tramo del Camino de Santiago), medioambientales (tres especies de fauna y los carrizales del Aragón podrían desaparecer) y los criterios de racionalidad económica. «Esta obra es fruto de la cerrazón política, parece que se tiene que hacer por narices».

La desconfianza de René Petit
El artífice del pantano de Yesa, el ingeniero irundarra René Petit, que falleció el 14 de octubre en 1989, ya recelaba en una entrevista publicada en ‘Navarra Hoy’ el 6 de noviembre de 1983 sobre la seguridad del pantano que él mismo diseño para la Confederación Hidrográfica del Ebro. Por entonces, dejó dicho que «triplicar la capacidad del pantano es sumamente delicado» y que «ampliar el volumen de Yesa aumenta considerablemente las posibilidades de un fallo geológico». Petit reconocía en una entrevista a Luis Cortés que «fue una pena de todo punto inevitable enterrar el balneario de Tiermas y cambiar de residencia a aquella gente» y que no había vuelto a Yesa desde su construcción. «¿Para qué? ¿Para pasar miedo, para llevarme el peor disgusto de mi vida?», respondía sobre los motivos de un posible retorno a Yesa. Además, a Petit se le informó en aquel encuentro del proyecto de recrecimiento que se había planteado y que salió a exposición pública una década después: «Puedo asegurarle que a mí me daría mucho miedo esa ampliación. Hay que ser muy cauto en este tipo de obras», manifestó.

“Río Aragón” inicia la recogida de alegaciones contra el modificado 3 de Yesa

La Asociación Río Aragón instalará en la Plaza de la Catedral de Jaca, mañana jueves 9 de abril y el sábado 11 a partir de las 17 horas, una mesa informativa para recoger alegaciones contra el modificado 3 del recrecimiento de Yesa. Esta campaña se desarrolla también a través de internet en colaboración con COAGRET y otros colectivos ecologistas y de defensa del Patrimonio.

“Río Aragón” ha elaborado un modelo de alegación para que todo aquel que quiera se sume a la oposición de este proyecto. Paralelamente, se está preparando otra alegación técnica conforme vamos conociendo al detalle todos los datos del proyecto.

Los puntos en los que se basa la alegación que presentamos son:

  • Es un proyecto peligroso, como han demostrado los reiterados problemas geológicos de sus laderas (deslizamientos y filtraciones). Además, no tiene en cuenta los últimos estudios geológicos encargados por el Ministerio que debían determinar la gravedad de la situación y presentar proyectos con las soluciones, si las hay, a la estabilidad de las laderas del embalse.
  • Es un recrecimiento innecesario para abastecer a Zaragoza y su entorno, pues ya existe el embalse de La Loteta, de 100 Hm3, que le da servicio.
  • Existen alternativas a la hipotética necesidad de agua para regadío, como la construcción de embalses y balsas dentro del polígono de riegos de Bardenas. Asimismo es imprescindible un reajuste de dotaciones y un sistema tarifario más disuasorio para los consumos excesivos.
  • Destruye y desnaturaliza varios kilómetros del Camino de Santiago y bienes asociados, declarado Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, Primer Itinerario de Interés Cultural de la Unión Europea y Bien de Interés Cultural de Aragón y España.
  • Vulnera la Directiva Marco de Aguas (DIRECTIVA 2000/60), pues Incumple el objetivo de conseguir el buen estado ecológico, tanto en el río Aragón como en los ríos Riguel, Arbas de Biel y Luesia que reciben aguas de los regadíos.
  • También vulnera la Directiva Hábitats (DIRECTIVA92/43CEE), pues inunda el Lugar de Importancia Comunitaria “Río Aragón-Canal de Berdún” y la Zona de Especial Protección para las Aves “Sotos y carrizales del río Aragón”; y afecta a otros 7 LIC y 2 ZEPA. Además afecta directamente a tres especies de fauna, catalogadas por su interés por la Unión Europea y las Comunidades Autónomas de Aragón y Navarra: visón europeo, nutria y galápago europeo.
  • Es una aberración económica, con su presupuesto que duplica el inicial (de 113,5 a 241,4 millones €), para un proyecto más pequeño que el previsto en 1993, lo que supone un despilfarro de dinero público intolerable, y más en época de crisis.
  • Supone un agravio para una comarca que lleva más de 50 años padeciendo los efectos negativos del actual embalse.