Los afectados por los grandes embalses piden que el nuevo Plan de Cuenca reduzca los regadíos y rechace los trasvases

ARAGÓN DIGITAL
(04/04/2009)
La Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases ha presentado un total de 57 alegaciones al Esquema provisional del nuevo Plan de Cuenca del Ebro, entre las que destacan la reducción del regadío y el rechazo a los trasvases. Además, convocará unas jornadas de debate con la CHE y todos los agentes relacionados con la Cuenca.
La Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases (Coagret) ha presentado 57 alegaciones al “Esquema provisional de temas importantes” sobre el Plan de Cuenca de 2009 que la Confederación Hidrográfica del Ebro ha sometido a consulta pública.

Aunque el presidente de Coagret, Julián Ezquerra, ha reconocido que este esquema es “un análisis más profundo y más serio” que nunca sobre el estado de la Cuenca, acto seguido ha alertado de que éste pone en evidencia “unas deficiencias tan importantes que la CHE no las va a poder resolver antes de 2015”.

Para resolver estos problemas y cumplir con la Directiva Marco del Agua, las alegaciones realizadas por la Coordinadora se centran en la reducción de las hectáreas de regadío, la necesidad de tener en cuenta a los afectados por las obras hidráulicas, el rechazo a los trasvases, la creación de reservas fluviales más allá de las cabeceras de los ríos, y el replanteamiento de todas y cada una de las infraestructuras previstas.

Así, Ezquerra ha apuntado a la contaminación como uno de los problemas más graves, y al regadío como su principal causante. Por ello, ha sugerido un “replanteamiento radical de la agricultura de regadío”, similar a la reconversión realizada en sectores como la pesca, ya que la actual marcha de este sector “es incompatible con los objetivos medioambientales”. “En vez de aumentar las hectáreas de regadío, hay que reducirlas”, ha sentenciado el responsable de Coagret.

Éste también ha llamado la atención sobre el hecho de que “los trasvases ni se mencionan” en el “Esquema provisional de temas importantes”, a pesar de que “hay formaciones como el Partido Popular, susceptibles de llegar al Gobierno central, que siguen promoviendo una política de trasvases”. Así, la Coordinadora ha alegado que el Plan de Cuenca “rechace taxativamente los trasvases”.

Ezquerra ha trasladado este rechazo a todas las obras hidráulicas previstas en la Cuenca del Ebro, en su mayoría embalses. Éstos “impiden alcanzar el buen estado del caudal tanto donde están como río abajo”, ha dicho el presidente de Coagret, recordando que “el buen estado de las masas de agua es uno de los principales objetivos” de la Directiva Marco del Agua. Así, no sólo ha propuesto que se echen para atrás proyectos como el recrecimiento de Yesa o el embalse de Biscarrués, sino también “quitar algunos que no se usan”, ha señalado, poniendo como ejemplo el embalse de El Val, de cuyos 24 hectómetros cúbicos de capacidad sólo se utilizan cuatro al año.

Y es que el responsable de la Coordinadora ha acusado a la CHE de “no cumplir ni siquiera sus propias obligaciones”, ya que “ni siquiera en los embalses públicos se contemplan los caudales ambientales”. Respecto a esta medida, ha comentado que “hay muy poca intención de llevarla a cabo en el periodo de este Plan de Demarcación”.

Jornada de debate

Para tratar de solucionar esta situación, Coagret ha anunciado este martes que convocará una mesa redonda para el próximo 14 de marzo sobre los caudales ambientales, los problemas que plantean y cómo resolverlos.

Así, invitará a responsables de la CHE y el Departamento de Medio Ambiente, a técnicos de la Fundación Nueva Cultura del Agua, a representantes de los regantes y también de las empresas hidroeléctricas.

La intención es que, entre todos, traten de ponerse de acuerdo para mejorar la situación de las masas de agua y los caudales ambientales. “Hay que dejar de evaluar y ponerse a ello, empezar a aplicarlo”, ha dicho Julián Ezquerra, asegurando que “hay muchas propuestas” para mejorar la situación.

Coagret presenta 57 alegaciones al esquema del Plan de Cuenca

DIARIO DEL ALTO ARAGÓN
(04/02/2009)
Pide que se reduzcan los regadíos y se rechacen los trasvases

La Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases (Coagret) ha presentado 57 propuestas al «Esquema provisional de temas importantes» sobre el Plan de la Cuenca de 2009 que la Confederación Hidrográfica del Ebro ha sometido a consulta pública.

Aunque el presidente de Coagret, Julián Ezquerra, reconoció ayer que este esquema es «un análisis más profundo y más serio» que nunca sobre el estado de la Cuenca, acto seguido alertó de que éste pone en evidencia «unas deficiencias tan importantes que la CHE no las va a poder resolver antes de 2015».

Para resolver estos problemas y cumplir con la Directiva Marco del Agua, las alegaciones realizadas por la Coordinadora se centran en la reducción de las hectáreas de regadío, la necesidad de tener en cuenta a los afectados por las obras hidráulicas, el rechazo a los trasvases, la creación de reservas fluviales más allá de las cabeceras de los ríos, y el replanteamiento de todas y cada una de las infraestructuras previstas.

Así, Ezquerra apuntó a la contaminación como uno de los problemas más graves, y al regadío como su principal causante. Por ello, sugirió un «replanteamiento radical de la agricultura de regadío», similar a la reconversión realizada en sectores como la pesca, ya que la actual marcha de este sector «es incompatible con los objetivos medioambientales». «En vez de aumentar las hectáreas de regadío, hay que reducirlas», sentenció el responsable de Coagret.

Éste también llamó la atención sobre el hecho de que «los trasvases ni se mencionan» en el «Esquema provisional de temas importantes».