Julián Ezquerra PDTE. DE COAGRET : «Queremos ser un altavoz para los sin voz»

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

(27/06/2008)

NACIÓ EN ZARAGOZA, EN 1961.

CARGOS ESTÁ EN LA ORGANIZACIÓN DEL FORO MUNDIAL DE LAS LUCHAS DEL AGUA, PARALELO A LA EXPO QUE SE CELEBRARÁ EN ZARAGOZA ENTRE EL 28 DE JUNIO Y EL 6 DE JULIO.

–¿Por qué un foro social sobre agua paralelo a la Expo?

–Por diversas circunstancias. El origen fue una idea de la Fundación Nueva Cultura del Agua y de Coagret de hacer un homenaje a los afectados por los grandes trasvases y las grandes obras. Se pensó que la Expo podía ser el momento y se acabó convirtiendo en un foro. Había personas de todo el mundo que iban a venir a la Expo. Somos organizaciones sin ninguna ayuda económica, y desplazar a gente de todo el mundo cuesta mucho.

–Y aprovechan que esas personas vienen a la Expo.

–Sí. Y dijimos de hacer el foro. No en la Expo, porque nos parecía que no era lógico ni razonable. Que no era el sitio adecuado y tenía una serie de inconvenientes. La Expo estaba haciendo las cosas al revés de como pensamos que se tienen que hacer. Si luchamos contra los embalses y lo primero que hace la Expo es un azud en el Ebro, se hacía imposible.

–¿Sus propuestas no han encontrado hueco en la Expo o es que el escenario no es adecuado?

–Las dos cosas. No podía ser de ninguna manera el escenario adecuado, porque el de la Expo es un concepto de exposición, para mostrar al público las maravillas de la ciencia. Algunos pensamos que es un concepto más que caduco. Y la Expo supone un modelo de desarrollo que no encaja con los movimientos sociales que forman parte de la lucha contra las presas y embalses y contra los proyectos de privatización del agua.

–Pero en El Faro hay propuestas que surgieron a iniciativa de Coagret y de la Fundación Nueva Cultura del Agua.

–Sí. La fundación está en El Faro y asume que hay que intentar abrir huecos en este tipo de foros. Y hay otras organizaciones de nuestro foro que están dentro de la Expo.

–Entonces ¿lo ven compatible?

–Sí. Pero creo que la fundación es muy consciente de que el nivel de las cosas que puede hacer en El Faro y el de las que puede hacer fuera es muy distinto.

–¿Qué es, a su juicio, lo que no se está contando en los múltiples debates que tienen lugar en el marco de la Expo?

–Los que no están en la Expo son los afectados, los que sufren los problemas, los que están amenazados por un embalse, los que son echados de sus tierras, los que ven cómo les quitan el agua para una hidroeléctrica, los que ven cómo les contaminan el agua porque han montado una minería aguas arriba… Mucha gente no está en la Expo. Estarán algunos en El Faro, pero El Faro es un poco la señal para decir Estos temas también los tratamos. Pero el 99% no tiene voz. Si pones un altavoz debe ser para los que no tienen voz. Para que un país venda su producto no necesita ninguna Expo. Ni Endesa, tampoco. Y, sin embargo, todos esos sí tienen voz allí. Pero las gentes que están sufriendo, no.

–Son muchos colectivos diferentes ¿cuál será el hilo conductor de sus intereses? ¿Ha costado mucho conciliar todas las voces?

–No ha habido muchos problemas, aunque hay distintas visiones. Y lo que nos une es intentar dar un altavoz a los que no tienen voz. A los que vienen de fuera, que hacen un gran esfuerzo para venir aquí. Y van, incluso, a El Faro a que se les oiga, aunque no estén muy de acuerdo con lo que significa eso. Podremos conocer directamente los problemas de los demás. Será la primera vez que haya una reunión tan amplia de grupos de todas las cuencas.

–¿Cómo se organizan con un presupuesto escaso?

–Pidiendo al ayuntamiento que nos ceda escenarios, pidiendo a amigos y conocidos que nos cedan sus casas para albergar a la gente, pidiendo a los artistas que actúen gratis, pidiendo, en fin, solidaridad. Y tendrás que sacar dinero para todo lo que no se puede pedir.

–¿Qué es el homenaje a los luchadores en defensa de los ríos?

–Un acto para que unas personas, en representación de muchas, reciban un homenaje por su fuerza, su valor, por haber defendido sus derechos, susríos, etc.

–¿Qué es el Gran Salto del 6 de julio?

–Es una iniciativa europea que surgió hace cinco años para impulsar la recuperación de la calidad ecológica de los ríos, aprovechando la Directiva Marco del Agua. Y se pensó que los ciudadanos tenían que pedir la recuperación de la calidad, porque significará que podemos disfrutar de los ríos. Y una de las maneras más naturales de hacerlo es bañarse en ellos. En Aragón, solo hay seis o siete zonas de baño en ríos. Debería haber 200 o 300 zonas. Hay que reivindicarlo. Y la idea del Gran Salto es que todo el mundo se lance al agua.

–Se hace en varias ciudades europeas a la vez.

–Sí, en muchas. Y esperamos poder hacerlo también en Zaragoza, pero estamos teniendo problemas con el tema de seguridad de la Expo. Zaragoza tiene su playa, la de Los Ángeles, el único sitio para acercarse a la orilla. Pero si no podemos bañarnos durante la Expo del agua… La cosa se está complicando. Ya veremos.

FORO MUNDIAL DE LAS LUCHAS DEL AGUA

COAGRET (Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases) e ISF (Ingenieros sin Fronteras) les informan de que mañana sábado a las 17h en el  Centro de Historia tendrá lugar la inauguración del Foro Mundial de las Luchas del Agua (FMLA), del que somos coordinadores. Este Foro tiene como objetivo homenajear a los luchadores de todo el mundo en defensa de sus ríos y de su patrimonio natural, ante las amenazas generadas por proyectos hidráulicos y defender la gestión publica participativa del agua.

Después de la inauguración del sábado, tendrán lugar dos mesas redondas. La primera (17,30h), con el título de Agua: un derecho y no una mercancía, reflexionará sobre la gestión pública participativa y el derecho universal al agua. A las 18,30 tendrá lugar la mesa Experiencias europeas en las luchas del agua, a la que asistirán organizaciones sociales y grupos en defensa del medio ambiente, defensores de los ríos y afectados directos por la construcción de obras hidráulicas.

Daimiel en tablas

PÚBLICO

(20/06/2008)

La Unesco da tres años de plazo para recuperar el parque

Si Felipe II levantara la cabeza no reconocería ni por asomo sus queridas Tablas de Daimiel. La exuberancia de la fauna provocó que el monarca dictara allá por 1575 uno de los primeros edictos conservacionistas de la historia. Aunque, entonces, se conservaba para poder matar: el rey evidentemente no adoraba la biodiversidad, sino la caza.

La reconstrucción de un pasado natural glorioso depende ahora de un grifo.
Quinientos años después la caza está prohibida, y esta zona es Parque Nacional desde 1973. Pero las bandadas de aves ya no tapan la luz del sol, como hacían cinco siglos atrás y como hacían hasta hace muy pocas décadas. Ahora, el agua no llega de forma natural a esta laguna; hay que bombearla del subsuelo a 25 o 30 metros de profundidad, y lo que era un parque de primer orden, casi único en el mundo, se ha convertido en una especie de museo. La reconstrucción de un pasado natural glorioso depende de un grifo que llena artificialmente lo que antes procedía de un río.

Durante siglos se creyó que el Guadiana nacía en las lagunas de Ruidera para desaparecer unos kilómetros más al norte y volver a aparecer cerca de la localidad de Daimiel. Hace unas décadas se llegó al consenso de que el río que desaparece en las tierras de Argamasilla de Alba no es el mismo que aparecía posteriormente.

Los Ojos son, así, el verdadero nacimiento del Guadiana. Su torrente, resultado del desbordamiento de las aguas freáticas, anegaba las Tablas. La canalización del cauce de este río y, sobre todo, la sobreexplotación de los acuíferos subterráneos ha secado Los Ojos. El Guadiana ahora nace unos kilómetros más abajo, más allá del propio Parque de Las Tablas, que si no fuera por el bombeo artificial estaría completamente seco.

Lo que vio Felipe II en el siglo XVI también se hizo evidente para la Unesco en el siglo XX. En el año 1980, la Organización de la Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura designó la zona como Reserva de la Biosfera. Esta reserva ocupa 25.000 hectáreas, y Las Tablas de Daimiel, con 1.928 hectáreas, sólo representa la punta del iceberg de su extensión. «La zona que ocupa la reserva de la biosfera es mucho más que Las Tablas», explica José Manuel Hernández, que es miembro de Ecologistas en Acción y forma parte del Patronato del Parque. Incluye también lagunas como las de Ruidera o las de Alcázar. «Es un paisaje con una biodiversidad excelente, porque tenemos lagunas freáticas que dependen de las aguas subterráneas, lagunas fluviales y también lagunas endorreicas que sólo se llenan gracias a las lluvias y que en muchos casos son saladas», añade Hernández.

Todos estos humedales forman parte de La Mancha húmeda. Sus especiales características y el excepcional hecho de que compongan un paisaje único desde el punto de hidrogeológico generaron la calificación de las Naciones Unidas. «La Unesco establece qué zonas se pueden considerar reservas de la biosfera», explica Hernández, «pero son las instituciones nacionales las que tienen que implementar las medidas de conservación».

28 años después

Tras 28 años de lo que consideran mala gestión, los ecologistas han decido plantarse. Hace unas semanas, los principales grupos conservacionistas españoles pidieron que la Unesco retira la condición de reserva de la biosfera a esta zona. Cuatro asociaciones tan diversas como Greenpeace, Adena, la Sociedad Española de Ornitología o la propia Ecologistas en Acción se unieron para realizar esta reclamación.

El pasado 13 de junio, el comité de expertos que asesora desde España a la Unesco lanzó un ultimátum: o se soluciona la situación o en 2011 se podrá retirar a la zona la condición de reserva de la biosfera. Un cambio que implicaría la revisión de esta situación en tres años y que podría provocar que La Mancha húmeda dejara de ser definitivamente reserva de la biosfera en el año 2015.

Desde el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino no saben, no contestan. Desde el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino no saben, no contestan. Las reclamaciones de Público para obtener una respuesta sobre la situación de Las Tablas de Daimiel y su futuro no son contestadas. Fuentes del ministerio, en todo caso, insiste en aclarar que el Consejo que pidió la retirada de la etiqueta de la Unesco no forma parte de la organización de las Naciones Unidas y es puramente local.

Los alcaldes de la zona y la Junta de Castilla-La Mancha también han sido muy críticos con los grupos ecologistas. Para ellos, el PEAG (Plan Especial del Alto Guadiana) es la solución que remediará todos lo males de la zona para el año 2027. A los ecologistas, sin embargo, no les salen las cuentas, porque con este plan se seguirá extrayendo agua del subsuelo.

«Este plan», explican de forma conjunta los tres grupos, «mantiene tal nivel de extracciones legales e ilegales y tal superficie de regadíos que será imposible la recuperación de los humedales protegidos en los plazos y prórrogas que establece la Directiva Marco Europea del Agua». Es decir, que es imposible su recuperación ni siquiera para el año 2027.

En la actualidad, para saber dónde se ubican Los Ojos del Guadiana hay que fiarse de los carteles, porque ya no existen. Pero otro tanto ocurre con otros lugares que antiguamente daban lugar a esta Mancha húmeda y que ya sólo figuran en los mapas, como la laguna de la Mata. «La última vez que estuve allí, eran un maizal», explica José Manuel Hernández. «Las aguas subterráneas han sido sometidas a un auténtico expolio. La extensión de las zonas de regadío ha provocado que el nivel freático haya descendido terriblemente».

Esponja seca

Los acuíferos de esta zona manchega se alzaban, en algunos casos por encima del nivel terrestre y salían a la superficie, como en los Ojos del Guadiana. En otras zonas, como Las Tablas, también se elevaban los suficiente como para permitir que las lagunas nunca se secaran. El líquido que llegaba a esta parte de Damiel se encontraba con una especie de esponja húmeda, que permitía que fluyera sin ser absorbida. Y la esponja, ahora, se ha secado.

«Es la mayor catástrofe ecológica de la historia de España», dicen en Ecologistas en Acción. Para colmo, muchos de los espacios de interés ecológico correspondían a lagunas endorreicas, que se mantenían secas durante gran parte del año. Poco a poco, año a año, estas lagunas dejaron de llenarse, sin que nadie se diera cuenta de la catástrofe que esto podría representar. Algo similar ocurrió con el nacimiento del Guadiana: «Es una muerte silenciosa», explica Hernández. «No hay testigos de la desaparición de Los Ojos, porque fue un fenómeno paulatino. En todos los casos, la gente se ha apropiado de los ríos, que ahora son zonas de cultivo. Para mí, desde luego, es la mayor catástrofe ecológica de la historia de España».

La Mancha húmeda no ofrece desde luego su mejor cara. Los visitante a Las Tablas se quedan, en su mayoría, perplejos. El Parque Nacional apenas tiene agua, porque se la han robado de las capas freáticas, pero para entrar a esta zona es necesario rodear extensos cultivos de regadío, con especies como el maíz, que exige muchos recursos hídricos para su mantenimiento y que además es un producto excedentario en la UE.

En los últimos años, la reserva apenas ha llenado una quinta parte de su capacidad, pero a su alrededor florecen los aspersores. No hay agua para el parque, pero sí para los maizales y las viñas, otro producto excedentario para Europa. Cuando el paseante recorre el lecho muerto de un río se vuelve a sorprender de encontrarlo ocupado por cultivos en un paisaje en el que predominan otra vez los aspersores. Los siete molinos que jalonan su curso son la mejor muestra de un pasado esplendoroso.

El molino de Zuacorta es, tal vez, el más llamativo de todos ellos. A su lado, el cauce del Guadiana ocupa una anchura de decenas de metros. Ahora, no sólo está seco, sino que a una gran parte de él le ha sido arrancado las turberas. La turba se utiliza en jardinería y también como combustible, y las manos que la han expoliado no han contado con que su desaparición impediría en gran medida una posible regeneración del río. Sin ella, las aguas fluirían por un terreno sin vida, que tardaría decenas de años en volver a renacer.

Este molino seco se encuentra al lado de un puente abandonado sobre el Guadiana. En él sólo se ha mantenido un ojo por donde antes corrían millones de hectólitros y ahora sólo hay tierra seca. El camino del antiguo puente es ahora una nueva carretera, elevada unos metros sobre el antiguo cauce, que demuestra que nadie cuenta con el posible renacimiento de esta parte del río. Si Los Ojos del Guadiana volvieran a la vida, esta carretera lo convertiría en una presa.

En cualquier caso, los visitantes de esta casa rural siempre serán
ajenos a la catástrofe. El lecho seco y el molino varado no impiden que establecimiento cuente ahora con su correspondiente piscina y con de decenas de metros cuadrados de césped que se encharca con el aspersor a pleno funcionamiento en el mediodía de primavera.

Atisbo de esperanza

Sin embargo, no todo tiene una parte negativa en esta Mancha húmeda. Es el caso de lo ocurrido en las lagunas de Alcázar de San Juan. Hace sólo unos años, este conjunto de pequeños lagos era un auténtico vertedero, donde se tiraban desde escombros hasta electrodomésticos viejos, y al que incluso se arrojaban las aguas fecales de la ciudad. La decisión municipal de transformar el entorno permitió limpiar el vaso de la laguna y rehabilitar el espacio al completo.

La solución no es perfecta, desde luego, porque estos embalses necesitan para su sostenimiento del agua que vierte la depuradora de la ciudad. Pero, a cambio, numerosas colonias de aves se han establecido en el humedal, que cuenta incluso con la presencia de flamencos. En estas lagunas de Alcázar de San Juan el visitante encuentra centenares de pájaros, esos que esperaba haber observado en Las Tablas de Daimiel. «Estas lagunas», analiza José Manuel Hernández, «demuestran que es posible remediar las cosas cuando hay voluntad de hacerlo».

La pregunta del millón es si esa voluntad podría salvar Los Ojos del Guadiana y el Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel. Y la respuesta no la sabe nadie. En principio, bastaría con detener el expolio del subsuelo y esperar a que los niveles freáticos volvieran a ser los iniciales. Pero existen dudas de que los pozos hayan acabado con un recurso no renovable, la llamada minería del agua, y que por mucho que se remedie no haya marcha atrás. «En cualquiera de los casos», insiste Hernández, «tendremos que hacer la prueba e intentar paliar en la medida de lo posible la terrible situación actual».

Presentación Foro Mundial de las Luchas del Agua

Rueda de prensa
Presentación Foro Mundial de las Luchas del Agua
19 junio, jueves, 11 horas
Teatro Romano (C/ San Jorge, Zaragoza)

El Foro Mundial de las Luchas del Agua es un espacio de información y debate que se reunirá en Zaragoza entre el 28 de junio y el 5 de julio.
El Foro contará con la presencia de líderes de los movimientos de “lucha contra grandes presas y en defensa de una gestión pública del agua” de todo el mundo.
Nuestro objetivo es hacer visibles las luchas que miles y miles de personas mantienen por defender sus derechos y por evitar la degradación o destrucción de los ríos y de su vida.
Proponemos un verdadero debate sobre el agua y sus conflictos, las víctimas y los afectados por políticas hidráulicas dañinas.
Lo que la Expo de Zaragoza no ha tenido la valentía de hacer.

Líderes sociales de todo el mundo en la lucha por el agua mostrarán en Zaragoza “la otra verdad»

ARAGÓN DIGITAL

(19/06/2008)

Del 28 de junio al 6 de julio Zaragoza acogerá el Foro Mundial de las Luchas del Agua. Líderes sociales llegados de todo el mundo llevarán a cabo decenas de charlas, conferencias y mesas redondas sobre los conflictos hídricos, con un objetivo principal, mostrar la verdad ausente en las visiones oficiales de la Expo.

El espacio alternativo a la Expo tendrá lugar en Zaragoza del 28 de junio al 6 de julio y se llama Foro Mundial de las Luchas del Agua. Líderes sociales de todo el mundo compartirán sus experiencias. “En la Expo se muestra la visión oficial de los Estados, pero se deja de lado el punto de vista de los afectados”, ha explicado uno de los organizadores del Foro, Pedro Arrojo.
Este acontecimiento “sin precedentes” reunirá en Zaragoza a representantes de medio centenar de movimientos sociales con el denominador común de defender una lucha por el agua basada en los principios de sostenibilidad, equidad y participación ciudadana. A la cita acudirán líderes sociales de China, Argentina, Guatemala, México, Senegal, Camboya, Bolivia, Perú, Mozambique, Chad, Noruega, Francia, Italia y Estados Unidos.
Según los organizadores, el Foro mostrará la imagen humana de los problemas hídricos. “Se trata de poner cara a la cifra de 20.000 muertos cada día por problemas de acceso al agua”, ha señalado Arrojo.
Un programa en el que también tendrán cabida conciertos, actos reivindicativos en la calle e incluso un gran acto de homenaje a todos los luchadores por la defensa de los ríos en el Teatro Principal, con la participación de personalidades como Federico Mayor Zaragoza, Domingo Jiménez Beltán, la exministra brasileña de Medio Ambiente, Marina da Silva, o la exministra angoleña, Teresa Cohen.
A la lista de líderes sociales se sumará la de artistas que se han unido de forma altruista a este Foro. Nombres ya clásicos como el José Antonio Labordeta o la Ronda de Boltaña se darán la mano con los de Carmen París, Le Gottam, Macumba Mute Sound, sin dejar de lado actuaciones en la calle por parte de un grupo de actores del Circo del Sol y diversas compañías de animación.
“Nuestro objetivo es hacer visibles las luchas de miles y miles de personas en todo el mundo mantienen por defender sus derechos y evitar la destrucción de todo lo que significa un río”, ha señalado otro de los organizadores, Julián Ezquerra.
El programa de conferencias y mesas redondas, así como el de espectáculos y actos reivindicativos se puede ver en la página web.

Líderes mundiales de las luchas del agua se citan en Zaragoza

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

(19/06/2008)

Varios colectivos organizan un foro social de contraste a la "parafernalia" Expo. Quieren "poner cara" a los problemas que afrontan millones de personas.

La Expo de Zaragoza, cuyo lema es Agua y desarrollo sostenible, no incide en los graves problemas que se viven en el mundo por cuestiones y conflictos relacionados con el recurso hídrico. Es el convencimiento que ha llevado a varios colectivos sociales a organizar el Foro Mundial de las Luchas del Agua, que durante la próxima semana reunirá en Zaragoza a líderes internacionales altermundialistas que se dedican a enfrentarse y afrontar esos problemas.

Será como un foro alternativo, una "voz de contraste" a la "parafernalia" oficial de la Expo, "que para muchos se ha desacreditado para temas de agua y sostenibilidad", en opinión de Julián Ezquerra, presidente de Coagret, uno de los organizadores del encuentro. Voces de la Fundación Nueva Cultura del Agua, Ingeniería Sin Fronteras, Ecologistas en Acción, Plataforma en Defensa de las Tierras del Ebro, Medicus Mundi o Federación de Asociaciones de Barrios de Zaragoza, entre otras, se escucharán en el foro, que comenzará el próximo día 28 y finalizará el 6 de julio.

A lo largo de esa semana se llevarán a cabo mesas redondas, debates, talleres, conciertos, actos de protesta y reivindicativos en la calle, homenajes y toda una serie de propuestas para propiciar el intercambio internacional de experiencias y la difusión de los problemas que hay en el mundo por el agua.

El premio Goldman de Medio Ambiente Pedro Arrojo, profesor de la Universidad de Zaragoza, destacó ayer la importancia de que vayan a reunirse en la capital aragonesa líderes internacionales del movimiento de las luchas del agua. "Vamos a poner imagen a los problemas del agua. Una cara, de sonrisa, de tristeza, de llanto o no" a las cifras. Que son duras: 20.000 personas mueren al día por cuestiones relacionadas con el recurso, "sin contar malaria, dengue o las minas a cielo abierto". Y 1.100 millones no tienen acceso al agua potable.

"Si no existieran esos problemas, no existirían la Expo ni Coagret", consideró Arrojo, para añadir que los pabellones de la muestra internacional "van a pintar las excelencias" de los países y no mostrarán "las situaciones dramáticas" que se dan en el mundo. El profesor, no obstante, es de los que piensan que en la Expo sí habrá sitio para otras voces distintas a las oficiales. "Habrá cosas interesantes", señaló. Aunque la mayoría de los colectivos cree lo contrario.

El foro tiene un presupuesto de 25.000 euros que está sin cubrir, pues depende de las aportaciones de los participantes. "No hemos hecho solicitud de ayudas públicas", dijo Arrojo, quien se mostró convencido de que tampoco las habrían obtenido de haberlo intentado. Su logística básica pasa por el voluntarismo de quienes quieran sumarse a la red de acogida. Ya hay 40 casas disponibles para alojar a visitantes y algún polideportivo o de un centro en Torrero en el que los jóvenes tendrán colchoneta y ducha. Cualquier consulta puede ampliarse en la http://foroluchasagua.wordpress.com.

Arrojo lamenta que los países que participan en la Expo no revelan sus problemas reales

TERRA.ES

(19/06/2008)

El presidente de la fundación Nueva Cultura del Agua, Pedro Arrojo, ha lamentado hoy que los países que participan en la Exposición Internacional Zaragoza 2008 no revelan sus verdaderos problemas y sólo se muestran como 'postales turísticas'.

A su juicio, el lema de la muestra 'Agua y desarrollo sostenible' entra en contradicción con los principios más elementales que pretende difundir, porque no refleja la realidad de los conflictos del agua que padecen muchos países.

Así lo señaló hoy Arrojo junto al presidente de la Coordinadora de afectados por grandes embalses y trasvases (Coagret), Julián Ezquerra, en una rueda de prensa convocada con motivo de la presentación del Foro Mundial de Las Luchas del Agua que acogerá Zaragoza del 28 de junio al 5 de julio.

El foro, que se celebra al margen del programa de la Exposición Internacional, contará con la participación del ex presidente de Portugal Mario Soares, la científica india Vandana Shiva, la ex ministra de Medio Ambiente de Brasil, Marina Silva, o la colaboración de artistas como Carmen París o Jose Antonio Labordeta.

Este evento, que se configura como uno de los más importantes a nivel europeo, comparable con el Foro Mundial alternativo de México y el de Estambul, acogerá a representantes de movimientos sociales de todo el mundo y de muchos rincones de España, dijo Ezquerra.

Participarán organizaciones de India, China, Guatemala, Méjico, Senegal, Camboya, Chile, Francia, Italia o Estados Unidos, además de personas que han luchado por sus derechos en España, de pueblos aragoneses como Yesa, Biscarrués, Santaliestra o Jánovas, pero también de otras comunidades autónomas como Cataluña, Galicia o Andalucía.

Este foro pretende ser un espacio de debate y reflexión sobre las consecuencias de las políticas hidráulicas, donde se dará voz a los representantes de movimientos afectados por la privatización del agua, las grandes presas, la degradación de los ecosistemas o la contaminación por la minería a cielo abierto, entre otros problemas.

El acto central está previsto para el día 5 de julio, en el Teatro Principal de Zaragoza, donde se brindará un homenaje a todos los participantes en el encuentro y a las personas de todos los continentes que luchan o han luchado en los conflictos del agua, manifestó Arrojo.

Zaragoza acoge un Foro Mundial de las Luchas del Agua

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

(16/06/2008)

Zaragoza acogerá del 28 de junio al 5 de julio el Foro Mundial de las Luchas del Agua, unas jornadas de debate sobre las políticas y las obras hidráulicas que reunirá a cientos de activistas. Según una nota difundida ayer por Coagret (Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases), el foro tendrá "el privilegio también de contar con la presencia y participación de personas de alto prestigio moral" como Danielle Mitterrand –viuda del expresidente francés–, Mario Soares –ex presidente del Gobierno portugués–, Federico Mayor Zaragoza –ex presidente de la Unesco– o Domingo Jiménez Beltrán –ex presidente de la Agencia Europea de Medio Ambiente–.

El primer fin de semana, los días 28 y 29 de junio, el Centro de Historia de Zaragoza acogerá las sesiones de trabajo sobre el derecho del agua y la gestión participativa. Del 30 de junio al 5 de julio, los debates se trasladarán en sesiones matinales a la Casa de la Mujer, mientras que por la tarde tendrán lugar en el centro cívico Estación del Norte. Durante las noches, la plaza San Bruno será el escenario de actuaciones musicales. El programa dedica el 5 de julio a rendir un homenaje a los afectados por los grandes embalses que tendrá lugar en el Teatro Principal.

PARTICIPANTES Según explicó Julián Ezquerra, presidente de Coagret, está asegurada la presencia de organizaciones y participantes a título individual de todas las cuencas hidrográficas españolas, así como de México, Argentina, India, China y varios países africanos. De hecho, participan en la organización entidades como Ingenieros sin Fronteras, Adena o la Fundación Nueva Cultura del Agua. "La Expo se nos ha quedado pequeña para hacer esto. Queremos que llegue a todo el mundo el mensaje de los afectados" por la construcción de obras hidráulicas y su gestión.

El foro, alternativo e independiente, tiene como objetivo "desvelar a la sociedad los grandes desaciertos y dramas humanos que una mala gestión del agua ha provocado en el medio ambiente y en la vida y el futuro de millones de personas a lo largo y ancho de los cinco continentes". Coagret reclamó ayer "una nueva forma de entender la gestión del agua" y mostró su oposición a "todas las obras hidráulicas insostenibles que están pendientes y que van a seguir destruyendo ríos".

COMIENZA LA GRAN «FARSA» DEL AGUA

NOTA DE PRENSA DE COAGRET

Ya ha dado comienzo en Zaragoza la Expo 2008 rodeada de grandes titulares, de personalidades y de políticos alabando su lema "Agua y desarrollo sostenible". La llaman la gran fiesta del agua, pero no deja de ser una gran farsa porque no se puede considerar sostenible que participe en ella el Ayuntamiento de Zaragoza, que ha promovido la destrucción del Ebro a su paso por Zaragoza con la construcción del azud, la cementación de las riberas con la destrucción de muchos de sus árboles, la destrucción del cauce realizando un dragado con el único propósito de beneficiar el interés de una navegación también insostenible, la construcción de un canal de aguas bravas artificial cuando a muy pocos kilómetros se puede disfrutar de esta actividad en un entorno natural, o incluso la invasión del propio recinto Expo del cauce del río, como han demostrado las últimas riadas.

No es creíble que participe el Gobierno de Aragón que reclama obras tan insostenibles como el recrecimiento de Yesa, el embalse de Biscarrués o el de Mularroya, con sus respectivos trasvases asociados, amparados en la ampliación de regadíos también insostenibles y provocando la destrucción de valles y obligando a abandonar sus vidas a la gente que vive en ellos; que lleva a cabo una política tan agresiva con los ríos de nuestra comunidad, ni mucho menos el Gobierno de España que apoya esta misma política y que incluso a tratado de construir un trasvase (el del Ebro), que las lluvias de Mayo se han encargado de demostrar que era insostenible e innecesario, que no ha sabido o no ha querido evitar que El Parque Nacional de las Tablas de Daimiel esté amenazado a desaparecer e incluso pueda perder la distinción de reserva de la Biosfera por la salvaje explotación del acuífero durante los últimos 40 años (y muchas más afecciones que se podrían enumerar); por no hablar de Gobiernos de otras comunidades como las de Andalucía, Murcia y Valencia (entre otras) donde hacen un uso despilfarrador del agua fomentando la creación de regadíos inviables o la construcción de grandes urbanizaciones turísticas y campos de golf desproporcionados.

No puede considerarse una fiesta del agua, que participen países como China que ha construido la mayor presa del mundo, provocando el desplazamiento de millones de personas y destruyendo varios kilómetros de varios ríos. Tampoco que participen países como México en donde la construcción de grandes embalses, además de provocar miles de desplazados, también provoca la muerte de los habitantes que se oponen a ello por parte de grupos paramilitares y gubernamentales que defienden intereses más bien insostenibles.

Continuar leyendo «COMIENZA LA GRAN «FARSA» DEL AGUA»

Naufragio en la sequía

A estas alturas el debate de la sequía en Catalunya ya se ha convertido en un mal vodevil del que nadie en la Administración sabe encontrar un desenlace aceptable. Si no fuera por la gravedad del tema y los indicios que apunta podríamos solazarnos con el material que la actuación de los políticos han suministrado a programas como "Polonia" (de la catalana TV3).
I
Hay dos hechos que enmarcan el inicio del "rifirrafe". Una sequía duradera que, en principio, apunta a lo que podemos esperar del cambio climático en años venideros. De otro lado, que el gobierno tripartito había asumido un modelo de política del agua bastante racional: recuperación de aguas freáticas, políticas de ahorro, desalinizadoras para evitar trasvases, sistema de tasas del agua por tramos (para desanimar consumos excesivos)… Una política que en parte había roto con la anterior política de CiU de promover el aumento de la oferta para satisfacer una demanda siempre creciente. En gran parte la política del agua se estaba desarrollando con el asesoramiento de los mejores especialistas en el tema (muchos de ellos agrupados en la Fundación Nueva Cultura del Agua). Y tenía el precedente de movimientos sociales que habían generado un amplio debate social: el movimiento vecinal sobre los impuestos del ciclo del agua y la movilización contra el Plan Hidrológico Nacional. El primero fue un movimiento salido de los barrios obreros de la metrópoli barcelonesa. Aunque inicialmente se trató de una lucha contra la escalada de impuestos, permitió generar una discusión más general y al final consiguió racionalizar el sistema de tasas públicas introduciendo un sistema de tramos que en la práctica tiende a encarecer el consumo excesivo (se fija un volumen de consumo en función del número de personas residentes en el hogar). El sistema no es completamente racional por cuanto no se pudo tocar la parte correspondiente de las tarifas que cobran las compañías gestoras del servicio. En el área barcelonesa están controladas, básicamente, por el poderoso grupo Agbar. La lucha contra el trasvase del Ebro, que dio impulso a la "nueva cultura del agua", fue básicamente una respuesta de las comarcas del sur de Catalunya aunque consiguieron movilizar a amplios sectores sociales más allá de su territorio y dieron un impulso a la nueva gestión del agua que ha tratado de implantar la coalición de izquierdas y, en especial, Iniciativa-EUiA como responsables del área ambiental del Govern.
II
Y vino la sequía y empezaron las incoherencias. Primero de todo en el propio Govern. Su actuación se enmarca entre dos explicaciones alternativas. Una, la más conspirativa, apunta a que la sequía ha sido aprovechada por los sectores trasvasistas para impulsar sus proyectos. Se comenta que Agbar, la todopoderosa compañía del agua (participada mayoritariamente por la Caixa y el grupo francés Suez), llevaba largo tiempo presionando para evitar que avance una política de racionalidad ambiental que presiona a la baja su volumen de ventas (este es un problema que suelen pasar por alto los partidarios del "ecologismo de mercado", la dificultad o imposibilidad de las empresas privadas de funcionar en un contexto de crecimiento cero o decrecimiento). Parece indudable que entre sus presiones figuró la sustitución del anterior Conseller de Medi Ambient, Salvador Milà, una persona que mantuvo siempre unos planteamientos más sólidos que su sucesor Francesc Baltasar. La otra hipótesis, menos "vistosa", es la que simplemente las élites políticas del país han demostrado una vez más su incapacidad de previsión a largo plazo, su improvisación permanente y sus respuestas irreflexivas cuando se plantea una cuestión que puede tener repercusión electoral. Existía pánico ante una situación que hubiera comportado cortes de agua en un área que ya ha padecido graves problemas en el transporte ferroviario y el suministro eléctrico. Es posible que el proceso real se haya movido entre estos dos polos, que el miedo real a la sequía haya generado respuestas inmediatistas y que en este contexto los largos brazos de Agbar hayan sabido jugar mejor sus propias cartas, incluida alguna campaña de prensa tendenciosa. Para completar el cuadro hay también que situar el papel del poder central, en un contexto de claro distanciamiento entre Zapatero y Montilla (éste trituró un pacto permanente de Gobierno PSOE-CiU que pasaba por dejar a los convergentes el virreinato catalán). La actuación prepotente de Zapatero y Fernández de la Vega, apostando abiertamente por el minitrasvase, no sólo ha reforzado la sensación de deriva de la Generalitat sino que además ha reactivado los argumentos de los trasvasistas de todo el estado, haciendo evidente el nulo compromiso con la sostenibilidad del nuevo gobierno.
III
Tampoco las respuestas sociales dan para el optimismo. Lejos de abrir un debate en profundidad sobre una gestión racional del agua más bien se ha abierto un debate en el que el fondo es la tradicional animadversión entre la Catalunya metropolitana y la Catalunya rural, en la que hay muchos pescadores en río revuelto. A medida que se iban conociendo propuestas (el minitrasvase del Segre, la compra de derechos de agua a regantes, …) surgían movimientos locales de oposición en los que el punto en común era mas el "nos roban el agua, Barcelona impide nuestro desarrollo" que no la apertura real de un debate ordenado para una gestión racional del problema. Incluso algunos sectores del ecologismo se apuntaron a este planteamiento de oponer la metrópoli derrochadora al abandonado mundo rural. Un enfrentamiento en parte irreal pero que a escala local concede muchos réditos a quien lo promueve.
Irreal porque es incierto que el área metropolitana de Barcelona sea en sí misma una gran derrochadora. De hecho el consumo per capita de la ciudad de Barcelona se sitúa entre los más bajos de las ciudades europeas. Aunque estas cifras cambian cuando se considera la población del área metropolitana donde han proliferado poblaciones cuyos modelos urbanísticos (especialmente viviendas con césped, piscina, etc.) generan un consumo que en algunos casos cuadruplica el de la ciudad central. Pero en la última década ni este crecimiento ni estas formas de vida se reducen al área metropolitana. Han crecido la mayor parte de poblaciones y comarcas catalanas y el modelo de consumo es a menudo tan irracional en la metrópoli como en el resto. De la misma forma que hay mucho campo de mejora en la gestión del agua para la agricultura, que sigue representando la mayor proporción al consumo. De hecho mientras hay una oposición generalizada en el mundo rural al minitrasvase, se sigue presionando con éxito a la Generalitat para que aporte fondos públicos a proyectos más que discutibles de canales para regadíos como el del Segarra-Garrigues.
Una parte de las medidas racionalizadoras del consumo del agua están bloqueadas por algunos grupos agrarios que consideran que el agua es casi una propiedad o un derecho propio y no están dispuestas a aceptar ningún mecanismo de control sobre las mismas (establecimiento de contadores del consumo, etc.). Ni muchos intereses urbanísticos locales que tampoco están interesados en una ordenación del territorio que pusiera en pie una racionalización del proceso. Bajo la llamada "tenemos derecho al desarrollo" se han puesto en pie plataformas locales en diversos puntos de Catalunya que lejos de cuestionar el modelo general se apuntan a la tradicional oposición comarcas-Barcelona. Una buena experiencia de lo que nos espera en el futuro cuando la crisis ecológica vaya generando episodios de corte parecido.
IV
Finalmente se adoptó la propuesta de conexión de Tarragona con Barcelona que de hecho suponía aceptar el trasvase del Ebro. Una medida que anteriormente se nos había dicho que no llegaría a tiempo de solucionar la sequía persistente (mayo del 2009 cuando se espera que esté en funcionamiento la planta desalinizadora de el Prat). En la reunión de la Mesa de Sequía en la que se convocó a entidades cívicas a discutir el tema, se impidió la intervención de profesionales de prestigio, que abogaban por retrasar la toma de decisiones, y se desoyeron propuestas alternativas (de Ecologistes en Acció). La decisión del trasvase estaba tomada desde antes y a los pocos días se firmaba el contrato para su construcción. Como era previsible la dirección recaía en Agbar (a pesar que esta empresa hace un par de años vendió su división de construcción, la empresa Acsa) y en la obra participaban cuatro de los seis grandes grupos españoles (ACS, Sacyr, Acciona, FCC) y dos de los de segunda línea (la catalana Comsa y la andaluza Sando). El clásico proyecto que da negocio al "necesitado" sector de la construcción.
Después hubo la importante movilización de las comarcas del Ebro (30.000 en Amposta). Un movimiento liderado por defensores de la nueva cultura del agua, y que se ha preocupado de tejer relaciones con el resto del territorio, incluido Barcelona. Y llegaron las lluvias, copiosas, persistentes y que en menos de un mes han más que duplicado las reservas. Cuando escribo estas líneas, aunque cada día cambia la coyuntura, parece claro que el trasvase finalmente no se va a realizar. Aunque no sabemos cuánto van a recibir los adjudicatarios del proyecto si éste no se lleva a cabo. Está, sin embargo, abierta la polémica sobre si realizar otro minitrasvase que fuera una versión camuflada del inicial. Las lluvias han dejado de nuevo desnudos a los que apelaban a la urgencia (de hecho todos los informes metereológicos apuntaban lluvias sostenidas en mayo). Quizás el trasvase finalmente no se realice, pero en medio han quedado muchos costes importantes. Un debate territorial viciado y que nadie ha tratado de racionalizar. Una nueva justificación a los partidarios de trasvases y de una política de oferta ilimitada. Un nuevo descrédito de la política ante el continuo espectáculo de unos políticos que ni han sabido explicar la política que hacían, ni se han enfrentado a los intereses de los depredadores del agua y que además han estado contradiciéndose un día si y otro también. Sin duda la figura peor parada es la del Conseller de Medi Amb ient, Francesc Baltasar, con una actitud a ratos titubeante, a ratos autoritaria con sus críticos (muchos de ellos miembros, simpatizantes o votantes de su propio partido) e incapaz de explicar la coherencia con que hasta ahora se estaba tratando de gestionar el agua. Un Conseller que tampoco ha sabido mostrar firmeza a la hora de denunciar los tejemanejes de las eléctricas en la gestión del enésimo incidente nuclear de la planta de Ascó. Preocupante sobre todo porque puede laminar la presencia institucional de una fuerza política que al menos genera algún contrapeso a la irresponsable política desarrollista del PSC.
V
Lo ocurrido con el agua puede volver a plantearse. El cambio climático anuncia la recurrencia de tales fenómenos. Y el crecimiento de los últimos años impide la adopción de medidas que apunten a una gestión sostenible. No sólo por el cambio demográfico sino también por la expansión de nuevas formas de vida y desarrollo urbano que favorecen el aumento del consumo per capita (no sólo de agua, también de energía, espacio y materiales). Y el turismo, en sí mismo un importante consumidor, sigue estando en el centro de nuestro modelo de especialización productiva. Y la agricultura sigue presionando por ampliar regadíos y mantener formas de uso del agua poco sostenibles. Si no queremos que la próxima vez volvamos al rifirrafe es necesario empezar ya el debate de la gestión sostenible del agua. Una cuestión que no sólo entraña un debate sobre las técnicas, sino que incluye necesariamente plantearse el modelo de consumo, de producción, de desarrollo territorial. Es a lo que deben emplazarse aquellos movimientos y entidades que ya ahora han empezado a trabajar en otras direcciones. La relación que por ejemplo ha establecido la Plataforma del Agua con entidades vecinales y ecologistas de Barcelona constituye, quizás, la única nota optimista en el marasmo generado por la sequía.

Albert Recio