Sobre Rios e Conservação da Natureza em Portugal

A rede nacional de Áreas Protegidas no continente encontra-se desactualizada face ao conhecimento actual, tendo passado 10 anos sobre a entrega dos estudos das universidades portuguesas ao abrigo das Directivas Aves e Habitats (rede NATURA 2000). Só por desleixo, ou coisa pior, foi possível não aplicar qualquer figura de protecção nacional a algum dos últimos rios vivos de Portugal, hoje ameaçados por um holocausto hídrico intolerável. Existem áreas protegidas em estuários e outras englobando troços de rios de montanha (salmonícolas), mas praticamente nenhuma nos rios ciprinícolas (os troços principais e mais sacrificados). Nas arribas do Douro e do Tejo existem grandes barragens, logo ecossistemas amputados de biodiversidade essencial.

João Meneses, presidente em exercício do Instituto de Conservação da Natureza e Biodiversidade, teve o desplante de participar “a título individual” numa Audiência Pública Parlamentar promovida pel’OS VERDES em 9/1/2008 sobre o Plano Nacional de Barragens, colocando em questão “o equilíbrio dos pratos da balança“, em vez de fazer peso justificando o salário. Em nossa opinião isto revela, estando prestes a regressar à sua vida académica, que foi um erro de ‘casting’: depois de anos de mandato, questiona a importância da conservação que não implementou…

O caso do “Baixo Sabor”, rio ameaçado por um projecto hidroeléctrico suportado pelos últimos 2 governos e meio, é hoje um caso de polícia. O processo por infracção evidente das leis europeias não está arquivado, apesar das sistemáticas declarações de altas entidades desse não-facto desde meados de 2007 (indiciando estranhos interesses não públicos). Isto para não ter de referir novamente as múltiplas ilegalidades que continuam a ocorrer na foz do Tua, com a tomada de posse com vedação e tudo (!) do domínio hídrico semi-destruído.

Assim a COAGRET exige:
– a revisão da rede nacional de Áreas Protegidas, mantendo ou aumentando a sua área global, excluindo sítios que perderam capital natural e incorporando imediatamente o vale do Baixo Sabor, porventura numa nova figura de “Rio Cénico”, presente em vários países do Mundo;
– a retirada da superfície das albufeiras das grandes barragens hidroeléctricas (mas não as suas margens, nem as pequenas barragens de abastecimento público e regadio) das Áreas Protegidas, e a sua substituição por igual ou superior área terrestre adjacente, já incluída na rede NATURA 2000, se possível englobando zonas húmidas (por exemplo a margem de um rio que tenha sido utilizado como fronteira administrativa para a anterior demarcação de um Parque Natural);
– uma sindicância à actuação das presidências do ICN(B) e da sua tutela nos últimos 12 anos (pelo menos) no que diz respeito ao dossier rede NATURA 2000, em particular no caso “Baixo Sabor” (por exemplo: porque estão os últimos quilómetros do rio Sabor fora desta figura de protecção, coincidindo com o local de implementação dos paredões da putativa barragem? O que aconteceu entre a fase 1 e a fase 2 com pressões para a sua exclusão?) E com que base foi possível excluir até agora o vale do rio Tua? Que responsabilidade técnica e que responsabilidade “política“?;

Em suma, exigimos que o processo da rede NATURA 2000 seja monitorado e revisto de forma participada (o que, à parte das situações pouco claras referidas, seria normal), com base científica no início e no fim do processo, hierarquizando a importância europeia dos sítios previstos em cada Estado membro (porque nem tudo é igualmente importante), incorporando-os na rede nacional de Parques e Reservas Naturais.
E não consideramos aceitável que a região transmontana esteja sub-representada neste processo, lesando os agricultores no pagamento de amenidades ambientais (que há muito deveriam estar aplicadas!).

REFLEXIONES EN EL DÍA INTERNACIONAL DE LOS RÍOS

Me pregunto en cuántos foros de amplia difusión, en cuántos colegios, en cuántos colectivos, se tiene en cuenta la fecha de este catorce de Marzo, Día Internacional de los Ríos. Pero, más allá de la minúscula entidad de una casilla en el calendario, me pregunto en cuántos espacios se habla actualmente con rigor de los ríos y, por extensión, de la naturaleza.

Tomando el año 2000 como punto de inicio de la más reciente historia de la sociedad aragonesa y su relación con los ríos, cuando aquel Plan Hidrológico Nacional agitó incluso las conciencias más gelatinosas y provocó sonadas manifestaciones –a veces con mensajes contradictorios, cierto es- e iniciativas en las que salieron a la luz pueblos y ríos que eran la letra minúscula –pero no menos dolorosa- de aquel infortunado plan de maquinaciones y eurotubos, a la vista de la situación en este 2008 en que el PSOE ha repetido victoria en las urnas, cabría reflexionar qué hemos aprendido, qué poso nos ha quedado de todo aquello, qué balance haríamos de estos casi ocho años transcurridos desde aquella primera manifestación en Zaragoza, entonces en pleno Octubre pilarístico.

¿Qué ha cambiado desde entonces? Fundamentalmente, que ya por cuarto año consecutivo, la mayor parte de la ciudadanía duerme tranquila en el colchón que le brinda la negativa del PSOE al trasvase del Ebro –paz de cementerio para las almas tibias- y esa bonanza ha desactivado las alarmas, propiciando copiar o reforzar el modelo destructor de la costa para trasladarlo al interior. Y es que ahora, libres del puño de hierro del PP, los colectivos ecologistas –salvo quienes instalaran su silla en el caballo de Troya- son víctimas del estrangulamiento del guante de seda, de las buenas maneras, de la cacicada de pajarita con que se sigue asaltando –con silenciador, eso sí, nada de paseos militares o gestas testiculares- caudales, riberas, ibones, humedales, acuíferos, meandros, estepas…

En este Día Internacional de los Ríos -¿tal vez de los ex-ríos?- bajo la difundida caricatura de la sostenibilidad de la Expo, de Aramón y de Gran Scala, me entristece y me indigna comprobar que para este viaje de vía estrecha, no hacía falta haber llenado las alforjas de tantos discursos, tantas movilizaciones y tantos kilómetros de reivindicación y denuncia.

Perros y collares son los mismos. Sólo han cambiado de nombre.

Mª. Victoria Trigo Bello

Se solicita la paralización de los embalses del Pacto del Agua

Ecologistas en Acción rechaza la construcción y recrecimiento de nuevos grandes embalses en el Día Internacional de Acción Contra los Grandes Embalses y apuesta por otro modo de gestión del agua más sostenible y respetuosa con los ecosistemas y la población, en el que se priorice el interés ambiental y social del agua sobre otros interesares de carácter económico.

Mañana, 14 de marzo, se celebra el Día Internacional de Acción Contra los Grandes Embalses en el que se realizan actos y denuncias, a nivel mundial, contra los grandes embalses que impactan gravemente sobre los ecosistemas fluviales. De hecho, la puesta en marcha de estas grandes infraestructuras supone la inundación de miles de hectáreas que, en muchos casos, albergan zonas de gran valor ecológico, agrícola y cultural. Tales consecuencias hacen necesaria la participación de Ecologistas en Acción en esta denuncia internacional.

En el Estado español tenemos una larga experiencia en la construcción de embalses, casi todos nuestros ríos están regulados por más de un millar de grandes embalses y todavía hay aproximadamente 20 en construcción. Las grandes infraestructuras hidráulicas han afectado al 20% de nuestros espacios naturales protegidos, y son los responsables de la pérdida de muchos otros importantes ecosistemas, de pueblos (más de 500 en España), de vegas de cultivo, de paisajes singulares, y de construcciones de alto valor histórico y cultural. Todo ello se hace bajo el argumento de una mejora de la calidad de vida de las personas, pero responden al interés de incrementar el regadío en zonas donde no es sostenible este tipo de explotación, o bien sirven para alimentar la depredación inmobiliaria y urbanística. Estos son los casos del regadío en las Bárdenas a través del recrecimiento del embalse de Yesa, o la irracionalidad urbanística del proyecto Gran Scala en los Monegros. Pero, a pesar de la construcción de cada vez más reservorios como Itoiz, Irueña, Castrovido, Enciso, Arenoso, Alcolea o Breña II, la escasez de agua no para de crecer, porque no se gestiona para un uso racional y sostenible, sino para satisfacer la imparable demanda de agua, especialmente de esos usos agrícolas y turísticos.

A nivel internacional, más de 47.000 grandes presas afectan al 60% de los ríos del planeta. Sólo en Brasil, existen más de 2.000 grandes embalses, la mayoría son para la producción de electricidad, y han desplazado de sus hogares y sus tierras a más de un millón de habitantes. Este es el otro interés que promueve la construcción de las grandes presas, la producción de electricidad, los inmensos saltos de agua generan cuantiosos beneficios para las compañías eléctricas que venden la electricidad producida a las crecientes urbes y centros industriales.

En Aragón sigue pesando la amenaza del llamado Pacto del Agua, que recoge por si solo, sin criterios técnicos, medioambientales o sociales, la construcción de 30 embalses. Especialmente preocupantes, por encontrarse en tramitación (algunos desde hace muchos años por la importante contestación social) son el Recrecimiento de Yesa sobre el río Aragón, el embalse de Mularroya sobre el río Grio con su correspondiente trasvase de aguas del río Jalón, el embalse de Biscarrués sobre el río Gállego, el de Aguaviva sobre el Bergantes o el recrecimiento de Santolea sobre el río Guadalope, por poner unos ejemplos. Todos estos embalses de llevarse a cabo supondrán un grave impacto ambiental sobre los pocos tramos fluviales que quedan en unas condiciones mínimas de conservación de los ríos pirenaicos y del sistema ibérico y con el denominador común de que su justificación es totalmente discutible dentro de las políticas de conservación del medio ambiente y líneas que desarrollan la actual normativa en materia de aguas.

Ante la destrucción provocada por los grandes embalses para el beneficio de una minoría, Ecologistas en Acción reclama el abandono definitivo de la construcción de este tipo de grandes infraestructuras, y más en concreto de los embalses de Mularroya, Biscarrués, Aguaviva y los recrecimientos de Yesa y Santolea, cuyo impacto ambiental y social será muy importante, y cuya utilidad resulta más que dudosa. Por el contrario, Ecologistas en Acción apuesta por una gestión del agua respetuosa con el medio ambiente, que satisfaga las necesidades reales de la población, y no otros fines lucrativos.

 

Ríos que van a dar a la mar

NATURA – EL MUNDO

(08/03/2008)

Al comienzo de la primavera es una buena ocasión para celebrar la protección de nuestros ríos. En marzo destacan el Día Internacional de Acción por los Ríos, organizado por International Rivers, y el Día Mundial del Agua, a cargo de la UNESCO. Estos llamamientos internacionales se hacen indispensables ante la degradación mundial de nuestros ecosistemas fluviales.

La realidad es que la situación actual de un río o un humedal dista mucho de ese concepto ideal que nos enseñaron en la escuela, pues junto a la desecación de la mayor parte de nuestros humedales, quedan muy pocos ríos verdaderos en España, cuyo destino natural es alcanzar su desembocadura en la costa. Un simple vistazo a un mapa nos muestra que las cuencas del Miño, el Duero, el Tajo, el Júcar, el Segura, el Duero, el Guadiana o el Ebro, son en realidad restos troceados, verdaderos cadáveres fluviales de un riquísimo patrimonio natural que no sólo ha moldeado paisajes, sino que también han dejado huella en sus paisanos, pues forman parte de nuestra cultura y sentir más profundo.

Nuestro país ostenta el récord mundial de grandes presas por kilómetro cuadrado y por persona, pues más de 1.200 grandes embalses dan para 30 por millón de habitantes. Esta desmesurada profusión de grandes obras ha producido beneficios, pero sin duda a un alto coste, pues gracias a que en su totalidad se han hecho bajo subvención permanente con el dinero de nuestros bolsillos, máximo ejemplo de tirar con pólvora del rey, no se han tenido en cuenta para nada costes sociales (500 localidades inundadas y sus habitantes expulsados, sólo en España, mientras se estiman 80 millones de personas en todo el mundo), ambientales o simplemente económicos.

Continuar leyendo «Ríos que van a dar a la mar»

“Río Aragón” presenta las alegaciones a las consultas previas al nuevo Estudio de Impacto Ambiental

NOTA DE PRENSA DE LA ASOCIACIÓN RÍO ARAGÓN

(04/03/2007)

Solicitamos la suspensión inmediata de cualquier obra pues este nuevo proyecto no tiene formulada la Declaración de Impacto Ambiental

Debe iniciarse de nuevo el procedimiento de evaluación ambiental que se pretendía poner en marcha

En esta primera ronda de consultas sobre la nueva DIA de Yesa, el ministerio nos ha enviado documentación contradictoria, y debe aclarar si estamos ante un Modificado del Proyecto de Recrecimiento del Embalse de Yesa o ante un nuevo Proyecto. Por tanto, solicitamos que se deje sin valor ni efecto alguno el presente trámite de consultas.

Además, la documentación que se nos ha remitido presenta carencias importantes y no detalla objetivos y su falta de concreción impide valorar correctamente el asunto del que estamos tratando:

1. No se ha justificado suficientemente la necesidad del proyecto pues no se dice cuántas hectáreas se van a regar ni sus dotaciones. Tampoco cuánta agua se trasvasará para el abastecimiento a Zaragoza y su entorno. En todo caso, el abastecimiento a la capital aragonesa ya no puede ser objetivo del recrecimiento pues para eso se ha construido el embalse de La Loteta.

2. Se debe incluir una completa evaluación de los riesgos geológicos, sísmicos, de estabilidad y permeabilidad de las laderas. No debería presentarse el proyecto a información pública hasta que no se hayan concluido estos estudios recientemente contratados por el ministerio.

3. No contempla el estudio de alternativas. Sin embargo, existen alternativas al recrecimiento como la regulación en tránsito en Bardenas, propuesta en 2004 por la Fundación Nueva Cultura del Agua.

4. Se debe preservar a toda costa el Camino de Santiago, Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Continuar leyendo «“Río Aragón” presenta las alegaciones a las consultas previas al nuevo Estudio de Impacto Ambiental»

Los Amigos del Camino de Santiago de Jaca rechazan el recrecimiento de Yesa

RADIO HUESCA

(03/03/2007)

La Asociación de Amigos del Camino de Santiago se ha adherido a la propuesta presentada por la Asociación Río Aragón, suscribiendo el informe elaborado y personándose como parte interesada en el actual periodo de consultas previas a la nueva Evaluación Ambiental del Embalse de Yesa.

Esta Asociación ha aprobado por unanimidad el suscribir las alegaciones en las que "se demuestra la afección directa y el atentado a nuestro patrimonio que representa en estos momentos el actual proyecto de recrecimiento del Embalse de Yesa". Los Amigos del Camino de Santiago no pueden permanecer impasibles ante una afección de ésta índole por lo que manifiestan "el rechazo a este proyecto y seguirán trabajando para que la ruta Jacobea a su paso por nuestra Comarca conserve íntegramente su histórico y valiosísimo patrimonio". Esta Asociación anima también al tejido asociativo de nuestra zona a que se sume a este tipo de iniciativas.