Confirman la muerte de 3 personas por el desgajamiento en Chiapas

Habitantes de San Juan Grijalva aseguran que están desaparecidos 36 vecinos

Testimonios de los sobrevivientes describen cómo la tierra arrastro las casas

Pichucalco, Chis., 6 de noviembre. Este día, por los cauces del río Grijalva siguieron apareciendo sobrevivientes del deslizamiento de tierra que arrasó el poblado San Juan de Grijalva, del municipio Ostuacán, pero también los primeros tres cadáveres entre un sinnúmero de desaparecidos, aunque la cifra gubernamental es de 14.

En los albergues ubicados en Ostuacán se tienen contabilizados 95 habitantes de San Juan de Grijalva; seis más fueron trasladados a Villahermosa, Tabasco. Además de los tres muertos, se busca a otras 36 personas para completar los 140 habitantes que según el censo de población del centro de salud que existía en ese lugar habitaban el poblado. Se presume que se refugiaron en los lugares cercanos o fueron arrastrados por la corriente.

La dimensión del derrumbe de la cumbre La Pera se puede observar en el hecho de que cubrió los 700 metros que había entre los dos cerros donde se abre paso el río Grijalva, en la zona de su embalse de la presa Peñitas, construyendo un inmenso tapón de piedra y lodo. Se calcula en 2 millones 400 mil metros cúbicos el material, que a simple vista parece un cerro. Personal de la Comisión Nacional del Agua detalló que no será posible a corto plazo remover esa masa.