El Pabellón de Iniciativas Ciudadanas de la Expo pide a las instituciones que cierren «la brecha»

ARAGÓN DIGITAL

(30/10/2007)

El Pabellón de Iniciativas Ciudadanas de la Expo pide a las instituciones que cierren "la brecha" con los ecologistas

Los responsables del Pabellón de Iniciativas Ciudadanas de la Expo han pedido a las instituciones que se esfuercen "para que no haya una brecha entre organizaciones ambientales y actuaciones", ha explicado el director del pabellón, Víctor Viñuales. La petición ya fue realizada por escrito al Ayuntamiento, la CHE y la Expo el 3 de octubre.

El pasado 3 de octubre, la Comisión Permanente del Pabellón de Iniciativas Ciudadanas de la Expo, mandó una carta al alcalde de Zaragoza, al presidente de la sociedad Expoagua y al presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro en la que mostraban a estas instituciones “su preocupación por los últimos acontecimientos vividos en Zaragoza acerca del proyecto de dragado en el río Ebro”. Casi un mes más tarde, el director del pabellón, Víctor Viñuales, ha vuelto a recordar que las instituciones y la Expo “deben hacer un esfuerzo para que no haya una brecha entre organizaciones ambientales y las actuaciones en el río”.

Para Viñuales, esta medida es obligatoria porque la Expo “va a ser un espejo donde se va a mirar el mundo”. Unos conflictos que ya han hecho mella en la organización de este pabellón que ha sido abandonado por dos de las asociaciones más beligerantes con la política de actuaciones en el Puente de Piedra como son ANSAR y Ebro Vivo.

En el comunicado remitido al Ayuntamiento, la Expo y la CHE, al que ha tenido acceso Aragón Press, se dice que a pesar de unas primeras conversaciones “las obras del dragado sigan, aparentemente, en marcha, en contra de lo acordado. Creemos que sería necesario clarificar esta situación y poner a disposición de las organizaciones implicadas y de la ciudadanía en su conjunto, toda la información al respecto”, indican.

Ya entonces los responsables de “El Faro” añadían que “dado que una entidad ha manifestado su intención de abandonar el Pabellón de Iniciativas Ciudadanas de la Expo, en el que tanto trabajo e ilusión hemos invertido, nos vemos obligados a abrir un periodo de reflexión para poder testar la opinión de cada una de las organizaciones que forman parte del pabellón respecto a este asunto”.

A pesar de esto, desde el pabellón se han mostrado siempre “muy satisfechos del proceso que estamos desarrollando y del clima de colaboración y entendimiento que se ha creado entre nuestras entidades, por eso nos duele especialmente esta situación”.

Contradicciones en el ciclo del agua

EL PERIÓDICO

La aprobación por el Parlament de un caudal ambiental para el Ebro es positiva, pero va a ser inviable

A principios de octubre, el Parlament de Catalunya aprobó una resolución en la que propuso que el caudal ambiental del río Ebro se mantuviera en el futuro en una horquilla entre 7.000 y 12.000 Hm3/año. Esto implica una cantidad que supone entre el 30% y el 60% de la aportación media anual del río. Además, no se trata de dejar en el río un caudal fijo, sino de aplicar un régimen de avenidas y de mínimos prefijado en función del año hidro- lógico (con máximos de, por lo menos, 2.000 m3/seg). Esto ocurre cuatro años después de que un grupo de investigadores debatiéramos en Bruselas, frente a la Comisión Europea y contra el Gobierno de España (sin ningún apoyo del entonces Gobierno catalán) el mismo tema y defendiendo una cifra similar. Desde luego, nos alegramos de esta decisión del Parlament, sobre todo por las gentes del bajo Ebro que con sus acciones paralizaron el Plan Hidrológico Nacional y el trasvase del Ebro, y que estuvieron presentes en el momento histórico en que se aprobaba la moción.

ESTE HECHO no esconde algunas contradicciones que van a hacer imposible la garantía de este caudal. Es decir, que auguramos para el futuro que la decisión del Parlament se va a tornar inviable. Y ello, en gran parte, por las decisiones del propio Gobierno y del Parlament catalán. Sobre el bajo Ebro están pendientes diversas espadas de Damocles que harán de esta decisión solemne probablemente un papel mojado (y ojalá nos equivoquemos).
En primer lugar están los nuevos regadíos del Ebro. Este verano el presidente de la Generalitat sobrevolaba con un helicóptero, y luego inauguraba, la primera fase del Canal Segarra-Garrigues. Este canal una vez terminado derivará (junto al de Urgell) 700 Hm3 de agua del río al año, una buena parte de la cual ahora llega al delta del Ebro. Finalizado el canal, llegará menos agua y de menor calidad al tramo bajo del río. Parece claro que el Departamento de Agricultura no está de acuerdo con lo que el Parlament decide, ya que parece que lo único que interesa es regar sin tener en cuenta los aspectos ambientales.
Debe de pensar que el agua llegará de otros ríos (¿los aragoneses?), y que la del Segre no es imprescindible. Pero los aragoneses se han apresurado a introducir en su Estatuto una cláusula de reserva de hasta 6.000 Hm3 para su uso, lo que implica que gran parte del agua no llegará al delta. Mientras tanto, los navarros están completando el canal de Navarra para regar unos cuantos miles de hectáreas más. Al mismo tiempo, el Gobierno de España ha autorizado una transferencia de aguas desde la cabecera del Ebro a Cantabria. ¿Alguien se cree seriamente que, con todas estas acciones, es posible garantizar un caudal ambiental suficiente al Ebro para cumplir lo que demanda la directiva marco del agua, es decir, preservar el estado ecológico del río en buenas condiciones?
Además, la Conselleria d'Agricultura de la Generalitat está desarrollando otro canal, el Xerta-Sénia, para regar 12.000 Ha en la parte baja del Ebro, en gran parte de naranjos. Pero en el bajo Ebro algunos agricultores están arrancando los naranjos porque es más caro recoger las naranjas que dejarlas pudrir en los árboles. Y el canal Xerta-Sénia es la antesala del trasvase de agua del Ebro a Valencia. Si el canal está construido y no sirve para regar, ¿por qué no vamos a llevar el agua a las urbanizaciones y campos de golf de la Comunidad Valenciana? Los valencianos ya han introducido una cláusula en su Estatuto sobre su derecho a las aguas sobrantes de los ríos "excedentes" españoles, y ello ha desatado lo que se llama la "guerra del agua", que está sobre la mesa del atribulado Tribunal Constitucional.

TODOS ESTOS cálculos (parecería que el Ebro es un pastel inacabable que da para todo) se han hecho, además, sin tener en cuenta que, con el cambio climático, probablemente ni siquiera los riegos del Canal d'Urgell serán sostenibles. Por la tozudez de un ministro socialista oriundo de las tierras leridanas, se construyó en el pasado el embalse de Rialp. Un gran embalse que nunca se ha llenado, porque los caudales del Segre han ido disminuyendo en los últimos años (cerca de un 10%) y todavía lo harán mas. El cambio climático ni siquiera ha sido tenido en cuenta en los números que Agricultura ha considerado. Sería interesante conocer la opinión del premio Nobel Al Gore sobre este tema: ¿incredulidad?
En síntesis, que agua para el bajo Ebro habrá muy poca y estará llena de contaminantes provenientes de todos los destilados de los campos agrícolas (pesticidas, abonos) y de las ciudades. A pesar de la depuración, el agua del Ebro sigue llena de muchos contaminantes, lo que ahora se llaman "microcontaminantes", que incluyen, entre otras cosas, los fármacos que nos tomamos (antidepresivos, por ejemplo), que no son descompuestos en las depuradoras actuales.
Parece que el cambio climático solo sirve para hacer discursos de buenas intenciones, pero no hemos comprendido realmente lo que significa, y en gestión de agua supone menos recursos y peor calidad. ¿Alguien ha pensado en incluir en los Estatutos el cambio climático? En resumen, un aplauso para el Parlament de Catalunya por su decisión, pero dudamos que sirva para algo.

NARCÍS Prat
Catedrático de Ecología de la Universitat de Barcelona

Comunicado: agua y pobreza

ECOLOGISTAS EN ACCIÓN Y ENGINYERÍA SENSE FRONTERES RECUERDAN LA NECESIDAD DE GARANTIZAR EL DERECHO HUMANO AL AGUA EN EL DÍA INTERNACIONAL PARA LA ERRADICACIÓN DE LA POBREZA

El mes de octubre ha sido designado internacionalmente como Octubre Azul, con el fin de defender el acceso equitativo de todas las personas al agua, y cuestionar el control empresarial de este bien.

Ecologistas en Acción, conjuntamente con otras organizaciones civiles, sociales y ambientalistas del Estado español, recuerdan la existencia de más de 1200 millones de personas alrededor del mundo sin acceso a agua de calidad, mientras que más de 2400 millones carecen de saneamiento adecuado. Estas cifras pueden verse acrecentadas por los efectos del cambio climático si no se actúa de inmediato.

Las relaciones entre pobreza y la ausencia de acceso a agua potable y saneamiento son claras: enfermedades: más de 2 millones de muertes infantiles cada año, desnutrición crónica, o millones de jóvenes y mujeres empleando cada día varias horas para recolectar agua para las necesidades básicas. Al borde de una crisis global del agua, corporaciones privadas o públicas, buscan convertir el agua en una mercancía, cuya prioridad en la gestión es el incremento de las ganancias económicas, atropellando los derechos de las personas. Las denuncias en este sentido han sido difundidas desde México, Argentina o Colombia.

Instituciones financieras internacionales como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, condicionan sus ayudas para el sector de agua y saneamiento, a la participación del sector privado, promoviendo un modelo que prioriza la mercantilización y privatización del recurso, en lugar de garantizar el derecho humano al agua. En este sentido, Ecologistas en Acción y el resto de entidades ciudadanas celebran el anuncio del Ministerio de Medio Ambiente español de incluir el "acceso universal al agua potable"en el Borrador de la nueva Ley de Aguas, y esperan que, a pesar de la reciente retirada del Borrador por el mismo Ministerio, se incluya el artículo lo antes posible a través de la modificación de la Ley vigente..

Un movimiento internacional creciente está cuestionando el control corporativo del agua y reivindicando el derecho inalienable a este recurso, a través de una gestión que promueva la participación social, que sea integrada y sostenible, contribuyendo a la conservación de los ecosistemas ligados al agua.

El mes de octubre ha sido designado internacionalmente como el mes para cuestionar el control empresarial del agua y para defender el acceso equitativo al agua de todas las personas. Octubre Azul coincide con el tercer aniversario del plebiscito Uruguayo. El 31 de Octubre de 2004, se votó por la reforma en la constitución uruguaya donde se reconoce el agua como un derecho fundamental, garantizando agua potable y saneamiento para la ciudadanía uruguaya, y prohibiendo el control sobre el agua por parte de empresas comerciales. Octubre Azul celebra el histórico triunfo uruguayo cuestionando la privatización del agua mediante actividades diversas en lugares como India, Indonesia, Nigeria, Mali, El Salvador, Bolivia, Noruega, Italia y muchos otros.

De ríos libres, presas y presos

Tras las elecciones de 2004 el nuevo gobierno socialista rectificó parcialmente la fracasada política hidrológica basada en la construcción de grandes embalses y el trasvase de aguas. El Gobierno de España derogó los trasvases, cambió la ley del Plan Hidrológico Nacional y se comprometió a dialogar sobre el tema con los afectados. Desgraciadamente, poco o nada de este nuevo talante se ha dejado sentir en Navarra, donde la Administración del Estado, representada por la CHE, y el Ejecutivo de UPN siguen empeñados en culminar el binomio Itoiz-Canal de Navarra, paradigma de desarrollo insostenible y gestión ineficaz de recursos públicos.   Ni siquiera la amenaza de riesgos catastróficos ha hecho entrar en razón a los responsables políticos de la obra. Desde que comenzó el llenado del embalse, en enero de 2004, se han producido más de 1.300 movimientos sísmicos en la zona, y ya resulta innegable que estamos ante un caso de sismicidad inducida. Durante los últimos meses también han salido a la luz los graves problemas geológicos en las obras de recrecimiento de Yesa, y la incertidumbre ha llevado a ciudadanos de la Comarca de Sangüesa a asociarse para oponerse a la obra, como anteriormente hicieran los vecinos amenazados por Itoiz.
El verano de 2007 ha concluido con otra mala noticia: la detención y encarcelamiento de Julio Villanueva, uno de los ochos miembros del colectivo Solidari@s con Itoiz que en abril de 1996 cortó los cables que transportaban el hormigón para la construcción de la presa. Villanueva, que se encontraba en situación de búsqueda y captura tras ser condenado a 4 años y 10 meses de prisión, no es el primer activista encarcelado por esta causa. Iñaki García Koch e Ibai Ederra ya cumplieron condena por el corte de cables, pese a tratarse de una acción directa, pública y no violenta, enraizada en la cultura de la desobediencia civil.  La persecución judicial, policial o de ciertas administraciones públicas contra activistas medioambientales no es algo excepcional. Al contrario, ha sido una constante desde que el ecologismo existe como movimiento social y contrasta con la impunidad con la que a menudo actúan los infractores ambientales. En el caso de Itoiz la persecución judicial y los intentos de criminalización del movimiento opositor al pantano han sido especialmente graves. Cabe recordar que ya en el año 1996 un portavoz de la Coordinadora de Itoiz y otro miembro de Solidari@s con Itoiz fueron condenados a pena de prisión tras ser falsamente acusados de “atentado a la autoridad”.

Continuar leyendo «De ríos libres, presas y presos»