Afectados por Lechago piden justicia en la calle

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN
Vecinos de los tres municipios turolenses de la zona protestaron ayer en Zaragoza.La restitución apenas ha avanzado cuatro años después de iniciarse el embalse.

El embalse de Lechago tampoco será ejemplo de obra hidráulica acometida sin protestas sociales. Y no porque haya detractores poniendo piedras en el camino de las máquinas (la presa está próxima a concluirse). Sino porque la Administración no ha cumplido su reiterado compromiso de acometer las actuaciones de restitución a la vez que la de regulación. Los afectados, de tres municipios turolenses, volvieron a manifestarse ayer. Esta vez, en Zaragoza.

Convocadas por la Asociación de Amigos de Lechago, alrededor de 250 personas se concentraron ante la sede de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) y desde allí fueron, en manifestación, hasta la sede del Gobierno aragonés. Eran vecinos de Lechago, de Luco de Jiloca y de Navarrete. Su mensaje, claro: hace más de cuatro años que se inició el embalse (en mayo del 2003) y los reiteradamente prometidos proyectos de restitución no se han iniciado.

Y eso que, como recordaron representantes de la citada asociación y participantes, el proceso de expropiación previo a la construcción de la obra fue rápido y poco traumático. Porque la Administración pactó al mismo tiempo los proyectos de restitución con los afectados. «El pueblo no puso zancadillas. Nos han hecho muchos destrozos, nos quitaron la tierra y llevamos cuatro años esperando compensaciones», decía Carlos Sancho, de Lechago.

Según Pedro Roche, secretario de la Asociación Amigos de Lechago, los proyectos de restitución han estado «muertos durante tres años, siguiendo la dinámica de la CHE». Roche contó que la expropiación y la restitución «se acordaron a la vez», que incluso los afectados pudieron «ver y corregir» los planes de compensación. Pero que, al final, estos últimos han estado parados. «No se puede engañar a la gente».

A los manifestantes no les consolaba el hecho de que el Ministerio de Medio Ambiente acabe de autorizar la información pública de la primera fase del proyecto de restitución, que costará 13,3 millones de euros. Y es que no parece que las obras se empiecen el año próximo, pues no hay dinero en el presupuesto estatal.

SALIR ADELANTE Los pueblos afectados por Lechago han perdido su huerta. Y confían en los proyectos de restitución para reactivar la economía municipal. «Nos han quitado toda la huerta y queda el secano, que es poco. Hacen falta estos proyectos para revitalizar el pueblo y que venga gente», afirmó Pedro Tello, quien se desplazó a Zaragoza con su esposa, Dolores Millán.

La situación causa malestar. Víctor, enfadado por la gestión política, dijo: «Mientras tengamos a estos políticos en Aragón, todo seguirá igual. No luchan por su tierra». José Lechón, de Navarrete, apuntó: «Han vuelto a anunciar que lo hacen; lo prometen otra vez. Veremos».

Y desde Luco de Jiloca llegaron Pilar Fraj y Jesús Gómez. «En Luco tenemos un rico patrimonio cultural y con el dinero que debería llegar podría restaurarse, porque su estado es lamentable. Ahora ya podría estar en obras, pero no sabemos cuándo podrán empezar», apuntó Pilar Fraj.

CHA mostró su apoyo con la presencia de cargos como Chesús Yuste o Luis Pastor. «Lo que les sucede a estos pueblos puede ser un aviso a navegantes para otros», opinó Yuste.

Tras dejar constancia de su queja ante la CHE, a quien responsabilizan de esta demora, los manifestantes leyeron otro texto ante la DGA, a la que critican por no preocuparse. «Hemos enviado hasta tres cartas y no hemos tenido respuesta», aseguró Roche. Las protestas seguirán hasta que se produzcan avances.