COAGRET apoya la concentración convocada el próximo martes por la Asociación de Amigos de Lechago

NOTA DE PRENSA DE COAGRET

Desde COAGRET apoyamos la concentración convocada por la Asociación de Amigos de Lechago y queremos remarcar el motivo de la misma: exigir el cumplimiento del Plan de Restituciones. Este Plan fue acordado por la Confederación Hidrográfica del Ebro y la Diputación General de Aragón con los tres pueblos afectados por el embalse, Lechago, Luco de Jiloca y Navarrete del Río. El acuerdo implicaba llevar a cabo simultaneamente las obras de restitución y las del pantano. No ha sido así. El pantano está casi acabado y de las restituciones no se sabe nada.
Hace exactamente un año la CHE afirmaba tener “redactados los proyectos que integran la primera fase del Proyecto de restitución territorial por las obras del embalse de Lechago”. Y aseguraba que “la fusión de los documentos … permitirá agilizar su tramitación al evitar que deban ser licitados y adjudicados uno por uno. Estos dos últimos trámites se producirán después de que el departamento que dirige Cristina Narbona apruebe el proyecto refundido, que le será remitido desde Zaragoza el mes que viene”. De esto hace un año.

En el año 2005, Juan Antonio Planas, de la Asociación de Amigos de Lechago afirmaba en un comunicado: “Tanto la CHE como el Gobierno de Aragón prometieron que las obras, iniciadas ya hace dos años, irían a la par de las restituciones. Lo único se ha pagado a los propietarios por las tierras ocupadas con un año de retraso y lo demás, humo.”

No es la primera vez que COAGRET llama la atención por la falta de cumplimiento de los Planes de Restitución que se acuerdan con los afectados por la construcción de pantanos. En todos los casos, o los Planes se demoran permanentemente o no se hacen, obligando incluso a los afectados a llevar a los tribunales a la CHE y a la DGA (caso de El Val).
En estas circunstancias entendemos que los Planes de Restitución son utilizados para engañar a los afectados y evitar la oposición a esos proyectos de pantanos con promesas que no se tiene intención de cumplir.
Desde COAGRET entendemos que la confianza en las intenciones de la administración al proponer esos Planes solo se logrará obligando estrictamente a su completo desarrollo y terminación antes del comienzo de las obras que los justifican. Solo así los afectados creeremos en los Planes que firman las administraciones públicas, cuyos compromisos, visto lo visto, no valen de nada.