Los ecologistas impiden con una sentada que comiencen las obras

EFE

(08/08/2007)

Varios ecologistas consiguieron hoy con una sentada bajo el Puente de Piedra de Zaragoza paralizar el comienzo de las obras de dragado del Ebro y de rebaje de la solera del puente, una actuación vinculada al proyecto de navegabilidad del río para la Exposición Internacional de 2008.

A las 12.00 horas, ocho activistas se sentaron en línea a la orilla del río Ebro, mientras que otros se concentraron de pie tras haber colgado pancartas de los árboles con lemas como "Obras no" y "Campamento en defensa del puente y del río".

Las máquinas, que levantaban piedras en la margen derecha del Ebro para abrirse camino y llegar bajo el puente para proceder al dragado del río, retrocedieron al encontrarse con los concentrados, a los que la empresa que efectúa las obras les ha puesto una querella, según explicó a los medios de comunicación José Luis Martínez, uno de los ecologistas.

La sentada de hoy se produce tras no haber obtenido "frutos" en la reunión que mantuvieron ayer con el alcalde en funciones del Ayuntamiento de Zaragoza, Francisco Catalá, ya que el Consistorio "interviene en el puente, en el río y es el momento de decirle que hasta aquí hemos llegado", dijo.

A esta reunión asistió Jesús Maestro, portavoz del movimiento que defiende el puente y el río y presidente de ANSAR, pero "pero no hubo ningún acercamiento", aunque "se le ha repetido (a Catalá) por activa y por pasiva los problemas de las obras", indicó Martínez.

"Se le han dado soluciones posibles desde todos los sitios", y si no las quiere tener en cuenta "es un problema de tozudez, de soberbia y de irresponsabilidad", apuntó.

Además, aseguró que "no vamos a dejar que pasen las excavadoras", aunque resaltó "la responsabilidad" y el comportamiento "exquisito" de los trabajadores de la empresa que tenía que comenzar las obras.

Desde el pasado lunes día 6 están acampados bajo el Puente de Piedra representantes de ANSAR, APUDEPA, Aragón no se vende, las asociaciones de vecinos de La Magdalena, La Paz, Puente de Santiago-Actur y El Picarral, Ebro Vivo-COAGRET, Ecologistas en Acción, Equipo Triacanthos y Fundación Nueva Cultura del Agua (FNCA).

Con el lema "Proteger el río, defender el puente", estas organizaciones ecologistas y ciudadanas protestan por el proyecto del dragado del río Ebro y el rebaje de la solera.

Hoy, después de que las máquinas retrocedieran, varios trabajadores de las obras se acercaron a los concentrados para hablar con los ecologistas y comunicarles que la empresa iba a ponerles una querella, aunque uno de los trabajadores afirmó "que no vamos a pasar por encima de nadie".

Siete agentes de la Policía Local acudieron al lugar para hablar con los ecologistas, a los que pidieron la documentación para su posterior identificación.

El dragado destruye la biodiversidad del río, va en contra de la Directiva Marco del Agua, y es inútil porque se origina un "círculo vicioso" de tener que hacer el dragado cada año, y por ello, la navegación en el río debería adecuarse a su cauce, porque sólo "es un capricho para que la gente vaya cenando en banquetes", aseguró el representante del Equipo Triacanthos, José Antonio Domínguez.

Además, explicó que el dragado del río, cuya queja ya ha sido remitida a la Unión Europea, supone construir un canal sumergido en algunas zonas del Ebro, y esto es un nicho ecológico favorable al mejillón cebra.