IU pide «dinamitar» el azud de Vadorrey porque es «un capricho y un engaño»

HERALDO DE ARAGÓN

(09/08/2007)

Izquierda Unida entró ayer de lleno en la polémica por los proyectos de navegabilidad del Ebro para la Expo exhibiendo la misma oposición frontal que mantiene desde hace años. El diputado Adolfo Barrena recordó que IU, antes de que este periódico desvelara los planes para dragar el río y rebajar la solera del Puente de Piedra, fue la única formación que formuló iniciativas políticas en contra del azud de Vadorrey (hasta nueve en las Cortes), el "elemento que origina todo lo que viene después y que entonces se aseguraba que era suficiente para la navegación". En ese sentido, Barrena aseguró que "lo mejor que se puede hacer con el azud es dinamitarlo".

El diputado de IU acusó directamente a Belloch del "capricho" de construir una infraestructura "inútil y que ha tenido que ser costeada por toda la ciudadanía porque ninguna entidad privada quería hacerse cargo de ella". Además, recordó "la culpabilidad" de CHA como socio en el anterior equipo de gobierno municipal y del Gobierno autonómico "por no paralizar la obra".

Para Barrena, los últimos acontecimientos ponen de relieve que el proyecto de navegabilidad es "loco e insostenible desde el punto de vista social, ambiental y económico" porque "degrada al río y es una agresión para su flora y su fauna", supone un dispendio de dinero público "intolerable" y solo se justifica "por una mera cuestión estética, porque queda muy bonito, que nada tiene que ver con la Expo".

Demolición beneficiosa

Una vez demostrado que el azud no garantiza la navegabilidad, para IU "lo mejor es dinamitarlo" aunque esté ya medio construido. "A la ciudad le será mucho más beneficioso que mantenerlo y también más económico a medio plazo", afirmó Barrena, "porque si no se demuele tendrá que enfrentarse a los numerosos problemas que conlleva, como la expansión del mejillón cebra, y la limpieza y el mantenimiento del canal de navegación, con unos elevados costes anuales que tendrá que asumir el Ayuntamiento después de la Expo".

Ante "este auténtico engaño a los ciudadanos", Barrena señaló que los servicios jurídicos de su formación estudian "acciones judiciales" en las que está dispuesta a "solicitar responsabilidades patrimoniales de los responsables, porque ya es hora de que los políticos respondan de sus desaguisados con sus propios recursos y no con los públicos".

Barrena recordó que la primera iniciativa que presentará en las Cortes aragonesas esta legislatura será una proposición no de ley para exigir que "no se toque el río ni el Puente de Piedra". Además, anunció una batería de iniciativas en los próximos plenos municipales sobre las que espera poder "alcanzar algún consenso con quienes aseguran ahora estar en contra de esos proyectos".

El diputado izquierdista reiteró que su coalición no quiere "que se sigan manteniendo los riesgos del azud de Vadorrey en ningún caso" y que se opone "a cualquier proyecto de navegabilidad que implique tener que construir esa infraestructura perjudicial o tener que dragar el río".

El dragado del Ebro en Zaragoza: hacia la destrucción del río

HERALDO DE ARAGÓN

(09/08/2007)

No se debe permitir el dragado propuesto para ir en barca por un trocito del Ebro en Zaragoza. Como científicos que conocemos e investigamos nuestros ríos y como expertos en restauración fluvial no admitimos que los ríos se sigan destrozando. El Ebro no es ni debe ser un canal de navegación.

El dragado propuesto ahora, desde el Puente de Piedra hasta el embarcadero de la Expo en Ranillas, demuestra claramente la insostenibilidad del azud y de las embarcaciones previstas. El azud, muy negativo para el río, era y es prescindible, y si se quería ir por el río se tenía que haber pensado en embarcaciones de poco calado. El dragado de 8.500 m3 provocará alteraciones geomorfológicas en el cauce. El canal que se cree, de 15 m de ancho y 1,2 m de profundidad, habrá que mantenerlo con continuos dragados, ya que cada crecida o episodio qe aguas altas volverá a colocar las gravas en su sitio.

Será también insostenible económicamente. En fin, una chapuza más que sumar a las eliminaciones abusivas de vegetación natural, a las erosiones y sedi­mentaciones provocadas por la mal planificada construcción del puente del Tercer Milenio, a los múltiples destrozos justificados por las prisas para llegar a tiempo al evento.

Los científicos lo dijimos y lo decimos claro. Y las autoridades y políticos responsables no deberían admitido. El azud y el dragado van a suponer el mal estado ecológico del Ebro a su paso por Zaragoza. En Europa estas cosas van en la dirección opuesta y aquí no se deberían permitir estas actuaciones insostenibles, que incumplen la Directiva del Agua y son contrarias a los objetivos del PORN del Ebro y del Plan de Conservación de la 'Margaritifera auricularia'. Muchos seres vivos van a ser afectados negativamente y otros, invasores y perjudiciales para la salud humana, se verán favorecidos a causa de estas actuaciones.

El Ebro en su conjunto y en buen estado de conservación es un patrimonio natural que debemos defender y conservar, porque cumple funciones y nos da servicios mucho más valiosos que la limitada navegación por un tramo de pocos kilómetros. Se debe dar ejemplo y contemplar el río en su unidad de cuenca y no permitir que la excusa de las prisas o la corta perspectiva sirvan de mal ejemplo de gestión fluvial.

El Gobierno de Aragón, en su escasa competencia en estos asuntos, ha informado favorablemente la solicitud nada documentada de dragado. Y con esto se invalida a sí mismo para tener mayores competencias. La Confederación Hidrográfica del Ebro también ha dado el visto bueno, no haciendo valer su autoridad en el dominio público hidráulico en el sentido de protegerlo y dar ejemplo para el resto de la cuenca. Aquí no valen intereses políticos o de imagen. O se sigue el camino marcado por la Directiva Marco del Agua y los criterios de gestión unitaria de la cuenca o se queda inhabilitado técnica y moralmente para cualquier propuesta, incluido el Plan de Cuenca.

La Expo 2008 podría haber sido el estímulo del primer gran proyecto de restauración fluvial en Europa. Sin embargo, las escolleras, presas y dragados del Ebro harán que se inaugure bajo el lema "Cómo utilizar el agua para el desarrollo insostenible". Una gran oportunidad perdida. Esperemos que pronto aprendamos a valorar y respetar nuestros ríos y comencemos a restaurarlos.

Alfredo Ollero Ojeda, de la Universidad de Zaragoza; Francisco Comín Sebastián, del Instituto Pirenaico de Ecología CSIC; y Diego García de Jalón Lastra y Marta González del Tánago del Río, de la Universidad Politécnica de Madrid

Los ecologistas impiden con una sentada que comiencen las obras

EFE

(08/08/2007)

Varios ecologistas consiguieron hoy con una sentada bajo el Puente de Piedra de Zaragoza paralizar el comienzo de las obras de dragado del Ebro y de rebaje de la solera del puente, una actuación vinculada al proyecto de navegabilidad del río para la Exposición Internacional de 2008.

A las 12.00 horas, ocho activistas se sentaron en línea a la orilla del río Ebro, mientras que otros se concentraron de pie tras haber colgado pancartas de los árboles con lemas como "Obras no" y "Campamento en defensa del puente y del río".

Las máquinas, que levantaban piedras en la margen derecha del Ebro para abrirse camino y llegar bajo el puente para proceder al dragado del río, retrocedieron al encontrarse con los concentrados, a los que la empresa que efectúa las obras les ha puesto una querella, según explicó a los medios de comunicación José Luis Martínez, uno de los ecologistas.

La sentada de hoy se produce tras no haber obtenido "frutos" en la reunión que mantuvieron ayer con el alcalde en funciones del Ayuntamiento de Zaragoza, Francisco Catalá, ya que el Consistorio "interviene en el puente, en el río y es el momento de decirle que hasta aquí hemos llegado", dijo.

A esta reunión asistió Jesús Maestro, portavoz del movimiento que defiende el puente y el río y presidente de ANSAR, pero "pero no hubo ningún acercamiento", aunque "se le ha repetido (a Catalá) por activa y por pasiva los problemas de las obras", indicó Martínez.

"Se le han dado soluciones posibles desde todos los sitios", y si no las quiere tener en cuenta "es un problema de tozudez, de soberbia y de irresponsabilidad", apuntó.

Además, aseguró que "no vamos a dejar que pasen las excavadoras", aunque resaltó "la responsabilidad" y el comportamiento "exquisito" de los trabajadores de la empresa que tenía que comenzar las obras.

Desde el pasado lunes día 6 están acampados bajo el Puente de Piedra representantes de ANSAR, APUDEPA, Aragón no se vende, las asociaciones de vecinos de La Magdalena, La Paz, Puente de Santiago-Actur y El Picarral, Ebro Vivo-COAGRET, Ecologistas en Acción, Equipo Triacanthos y Fundación Nueva Cultura del Agua (FNCA).

Con el lema "Proteger el río, defender el puente", estas organizaciones ecologistas y ciudadanas protestan por el proyecto del dragado del río Ebro y el rebaje de la solera.

Hoy, después de que las máquinas retrocedieran, varios trabajadores de las obras se acercaron a los concentrados para hablar con los ecologistas y comunicarles que la empresa iba a ponerles una querella, aunque uno de los trabajadores afirmó "que no vamos a pasar por encima de nadie".

Siete agentes de la Policía Local acudieron al lugar para hablar con los ecologistas, a los que pidieron la documentación para su posterior identificación.

El dragado destruye la biodiversidad del río, va en contra de la Directiva Marco del Agua, y es inútil porque se origina un "círculo vicioso" de tener que hacer el dragado cada año, y por ello, la navegación en el río debería adecuarse a su cauce, porque sólo "es un capricho para que la gente vaya cenando en banquetes", aseguró el representante del Equipo Triacanthos, José Antonio Domínguez.

Además, explicó que el dragado del río, cuya queja ya ha sido remitida a la Unión Europea, supone construir un canal sumergido en algunas zonas del Ebro, y esto es un nicho ecológico favorable al mejillón cebra.