Carta remitida por un grupo de expertos Latinoamericanos en relación con el proyecto de Biscarrués

CARTA REMITIDA POR UN GRUPO DE EXPERTOS LATINOMARICANOS EN RELACIÓN CON EL PROYECTO DE EMBALSE DE BISCARRUÉS EN EL RÍO GALLEGO

 

Estimados amigos[1]:

 

No tenemos palabras para agradecer todo lo que nos dieron en unas horas. Gracias por compartir con nosotros su tiempo, su lugar, sus paisajes, su comida, su lucha, sus lágrimas, y su amor por el río Gallego.

 

Gracias por ayudarnos a rescatar el valor de los sentimientos. Ahí, en el rafting, mientras montados en la balsa corríamos los rápidos del río, comprendimos el sentido de su lucha: defienden lo que aman, y lo aman porque lo viven, y lo entienden. Comprendimos que un recurso natural como el río Gallego da la felicidad que no dan ni el bienestar económico prometido ni las grandes represas.

 

De una manera sencilla, pero contundente, entendimos la defensa de su río como un intento desesperado por recuperar la propia humanidad que en estos tiempos de globalización se nos presenta mutilada.

 

Entendimos la defensa de río Gallego como una lucha por el derecho a la felicidad y a la sobrevivencia, al rescate del valor estético, de la cultura, y de los recursos naturales. Una defensa a la propia razón de la vida misma, que intentan comprar a precio de rebaja.

 

Entendemos que somos también parte de esa lucha, porque creemos que un recurso como este no puede acabar por una razón que para nosotros no existe, ya que su fundamento no es válido.

 

Las cosas que durante esos breves momentos ahí aprendimos y vivimos son tantas, que seguramente, aún ahora, ya de regreso en nuestros países no somos capaces de recibir. Sólo sabemos que fuimos felices porque sentimos de verdad el río Gállego español, y seguramente si todos los españoles tuvieran la oportunidad de sentir el río, también se opondrían a esta ingrata idea del embalse.

 

Gracias por enseñarnos con su pasión a defender un lugar mediante la búsqueda de alianzas, y atacando las causas de fondo.

 

¡No al embalse!


[1] Firman la presente carta, remitida al profesor Javier Martínez Gil, trece técnicos latinoamerianos de Colombia, Argentina, Brasil, Ecuador, Venezuela, Panamá, México, Paraguay y Bolivia que, interesados en la casuística de los conflictos del agua, en la primavera del 2003 hicieron una visita a la zona, cuya organización fue encomendada a la cátedra de hidrogeología de la universidad y a la Fundación Nueva Cultura del Agua. La visita fue guiada por expertos en hidrología, economistas, historiadores y expertos en patrimonio artístico y monumental, en este caso de APUDEPA. Estuvieron los visitantes durante dos días en la zona de Murillo, Ayerbe, Loarre, Bolea y Biscarrues, conociendo su realidad histórica, cultural, paisajista y humana; compartiendo mesa y sobremesa con nosotros y gentes de la comarca, con los jóvenes empresarios de aguas, alojamientos rurales, etc. Una vez de regreso al centro de Venezuela, nos remitieron la presente carta, que en su día fue publicada en el libro Los espejos del agua (Martínez Gil, F.J. 2003, págs. 66 y 67, Edicones El Genal, Málaga).