Ampliación del Canal de Panamá

El 31 de diciembre de 1999, el ejército de los Estados Unidos abandonó el Canal de Panamá y la República de Panamá asumió la responsabilidad total por la administración, funcionamiento y mantenimiento del Canal. Ese mismo año, se inicia un proyecto para Ampliar el Canal. La propuesta se centra en la construcción de dos nuevas esclusas a fin de aumentar el número de tránsitos y el tamaño de los buques que pasan por el Canal.
El problema técnico principal es que las esclusas del Canal se llenan con agua de lluvia (cada paso de buque necesita cerca de 177 millones de litros de agua) y los lagos artificiales construidos por los ingenieros militares norteamericanos en 1914 no son suficientes para alimentar las nuevas esclusas. En un primer momento, la ACP, la institución que gestiona el Canal de forma autónoma e independiente, decidió construir tres nuevos represas para conseguir el agua adicional que requerían las nuevas esclusas. Estos lagos habrían cubierto las tierras de decenas de miles de campesinos quienes iniciaron una serie de propuestas a fin de frenar esta alternativa.
En la actualidad, la ACP afirma haber optado por unas piscinas laterales que reciclen el agua y que, por tanto, eliminen la necesidad de construir los tres embalses. Sin embargo, numerosas voces en Panamá duda de la sinceridad de esta afirmación. La ausencia de transparencia y participación que ha caracterizado la gestión social del proyecto. Las afirmaciones de la propia ACP de que el proyecto de las tinas de reciclaje es más caro que la construcción de los tres embalses y su afirmación de que en 15 años se necesitarán nuevos reservorios de agua siguen constituyendo una amenaza para miles de campesinos panameños.
No son estos los únicos riesgos que conlleva este proyecto de construcción de un tercer juego de esclusas para la Ampliación del Canal. Existe un fuerte debate en Panamá entre los que piensan que generará un importante desarrollo para el país y entre aquellos otros que opinan que una inversión que superará los 10.000 millones $ es demasiado riesgo para un país que tiene más del  40% de sus 3 millones de habitantes en una situación de pobreza. La decisión sobre si habrá o no Ampliación se tomará a través de próximo referéndum nacional.

Las presiones sobre aquellas personas y grupos que se oponen al proyecto son enormes. Pastoral Social-Cáritas, organización católica que apoyó desde el principio a la Coordinadora Campesina Contra los Embalses (CCCE), ha sufrido todo tipo de ataques por parte de la jerarquía católica panameña. Su página web, http://www.caritaspanama.org/index.html  que ha actuado como un portal y foro para que las voces de los más afectados pudiera expresarse, se está viendo sometida a un intento de censura por parte del obispo Pablo Varela, Obispo Auxiliar de Panamá.

En esa página web todavía está colgado el reportaje El proyecto de los Tres Embalses: la ampliación del Canal de Panamá y la lucha campesina que hemos realizado profesores de la UA y otros voluntarios. Este reportaje intenta reflejar aquellos impactos socioambientales que por ser de difícil medición o por afectar a grupos de campesinos que han sido marginados por el Estado panameño se consideran invisibles.

En unos días, se presentará un segundo documental realizado con la ayuda de profesionales del Taller de Imagen de la Universidad de Alicante con el apoyo de P.S. Cáritas-Panamá titulado El Canal de la Discordia en el que se describe el fuerte conflicto social y los riesgos que conlleva este proyecto de construcción de un nuevo juego de esclusas para la ampliación del Canal de Panamá.

Encuesta sobre consumo de Agua en 2004

Información obtenida del INE

– El consumo medio de agua aumenta un 2,4% durante el año 2004 y se sitúa en 171 litros por habitante y día

– El valor unitario del agua aumentó un 11,6%

– En España se dispuso de 4923 Hm3 de agua para el abastecimiento público urbano durante el año 2004, según la Encuesta sobre el suministro y tratamiento del agua. De esta cantidad, un 82,1% (4042 Hm3) se distribuyó para el consumo de familias, empresas e instituciones y para consumos municipales . En las redes públicas de distribución se perdió el 17,9% del agua disponible en fugas, roturas, etc.

– El consumo de agua de las familias españolas ascendió a 2701 Hm3, lo que representa el 67% del consumo total. El consumo medio se situó en 171 litros por habitante y día, un 2,4% más que los 167 litros del año 2003. Por comunidades, Andalucía tuvo el consumo medio más elevado (189 litros) y La Rioja el más bajo (141).

 

Más información

Carta al Justicia de Aragón del 24 de Julio de 2006

Zaragoza a 24 de julio de 2006

Exmo. Sr. Justicia de Aragón

 

 

D. Julián Ezquerra Gómez, con DNI 17871523V, como presidente de COAGRET, con dirección a efectos de comunicación en Apartado de Correos 3056, 50080 Zaragoza; tlf:656666091 y correo-e: coagret@coagret.com, quiere exponer lo siguiente

El derecho a recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión, está reconocido en el artículo 20.1.d de la Constitución.

Desde La Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases (COAGRET) entendemos que este derecho no ha sido correctamente tutelado por el Gobierno de Aragón al difundir a los medios de comunicación el acuerdo adoptado en la Comisión del Agua en relación a las posibilidades de resolución del conflicto de Biscarrués.

La información difundida, que entendemos lo ha sido por el Consejero de Medio Ambiente en su calidad de Presidente de la Comisión del Agua de Aragón, tal como recogen los medios, no responde al contenido del acuerdo alcanzado.

En algunos medios se ha llegado a señalar que la “Comisión apoya sin votos en contra embalse de Biscarrués con 35 Hm3”, y hasta un editorial del Heraldo de Aragón califica la construcción de este embalse como un buen acuerdo.

Como ciudadanos aragoneses, que conocemos y respetamos a la Institución del Justicia, solicitamos su intervención para esclarecer lo ocurrido en el proceso de transmisión, a los medios de comunicación, por parte del Instituto Aragonés del Agua y del Presidente de la Comisión del agua de Aragón, del acuerdo adoptado en el Pleno de la Comisión el día 20 de julio de 2006 en relación a la resolución del conflicto derivado del proyecto del embalse de Biscarrués.

Solicitamos también que recabe del Gobierno de Aragón una certificación del acuerdo alcanzado y compruebe si coincide con la información difundida por el Instituto Aragonés del Agua y el Presidente de la Comisión del agua de Aragón a los informadores al finalizar la sesión plenaria.

En el caso de que se compruebe la discordancia solicitamos que recuerde al Gobierno de Aragón la obligación de difundir información veraz, por ser este un elemento básico en la formación de la opinión pública en un sistema democrático; y en su caso recomiende al Gobierno de Aragón la adopción de unas normas de conducta para la correcta transmisión de la información institucional.

Le adjuntamos alguna de la información aparecida en agencias y medios.

Atentamente

 

Julián Ezquerra Gómez

Presidente de COAGRET

Carta al Presidente de Aragón del 21 de Julio de 2006

 

Zaragoza a 21 de julio de 2006

Sr. Presidente del Gobierno de Aragón

 

 

El derecho a recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión, está reconocido en el artículo 20.1.d de la Constitución.

Desde La Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases entendemos que este derecho no ha sido correctamente tutelado por el Gobierno de Aragón al difundir a los medios de comunicación el acuerdo adoptado en la Comisión del Agua en relación a las posibilidades de resolución del conflicto de Biscarrués.

La información difundida, que entendemos lo ha sido por el Consejero de Medio Ambiente en su calidad de Presidente de la Comisión del Agua de Aragón, tal como recogen los medios, no responde al contenido del acuerdo alcanzado.

En algunos medios se ha llegado a señalar que la “Comisión apoya sin votos en contra embalse de Biscarrués con 35 Hm3”, y hasta un editorial del Heraldo de Aragón califica la construcción de este embalse como un buen acuerdo.

Consideramos que usted conocerá el contenido del acuerdo al margen del dossier de prensa que contiene informaciones inexactas.

Estamos seguros que comparte con nosotros la necesidad de garantizar que los miembros de su gobierno transmiten información veraz a la ciudadanía y en particular la que afecta a decisiones de órganos colegiados que representan el pluralismo social.

Hubiéramos agradecido una rápida rectificación por parte del Consejero. Rectificación que hemos tenido que hacer desde nuestra asociación con algunos medios que han atendido nuestras solicitudes.

Para evitar en el futuro hechos como los señalados, nos parece oportuno proponerle un refuerzo de la actuación de los gabinetes de comunicación que asegure que se transmite a los medios una información clara y veraz, sin contenidos que induzcan a error tanto a los medios como a los ciudadanos.

También le proponemos la adopción de una norma de conducta para los miembros de su gobierno en lo relativo a la información institucional que evite la difusión imprecisa de esta información.

Agradeciéndole su atención y esperando ver en un futuro próximo desarrolladas nuestras sugerencias, le saluda

 

Julián Ezquerra Gómez

Presidente de COAGRET

Carta al Consejero el 21 de Julio de 2006

Zaragoza a 21 de julio de 2006

 

 

Sr. Presidente de la Comisión del Agua de Aragón

 

 

La Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases ha constatado en la información aparecida en los medios de comunicación del día 21 de julio de 2006, que las declaraciones realizadas al finalizar el Pleno de la Comisión del Agua de Aragón han inducido a error a los medios, de manera que se ha trasladado a la ciudadanía que la Comisión había llegado a un acuerdo de construir un  embalse en Biscarrués, limitado para no inundar el pueblo de Erés y con una capacidad de 35 Hm3.

Estando esta información totalmente alejada de lo ocurrido y acordado en el Pleno de la Comisión, según han trasladado a esta organización miembros cualificados de la misma, solicitamos que:

  1. Ordene al secretario de la Comisión que nos transmita un certificado literal del acuerdo adoptado.
  2. Proceda a ordenar a los servicios competentes que en la página web del Instituto Aragonés del Agua se publiquen todos los documentos que se citan en el acuerdo adoptado.
  3. Publique una nota en la que aparezca literalmente el acuerdo adoptado por la Comisión del agua de Aragón en lo referente al conflicto de Biscarrués.

Confiando en que van a ser atendidas estas peticiones al estar fundamentadas en el derecho a recibir información veraz de la actuaciones de las Instituciones, y en el convencimiento de que no va ha ser preciso ejercer otras acciones legales

Le saluda atentamente

 

 

Julián Ezquerra Gómez

Presidente de COAGRET

MANIFESTO Contra a instalação do Complexo Hidrelétrico – Hidroviário do Rio Madeira

Já que a energia gerada abastecerá fábricas e indústrias, na sua maioria, eletro-intensivas, que consomem muita energia, geram pouquíssimos empregos,  poluem muito o ambiente e produzem basicamente para exportação com preços insignificantes.
Além de ganhar subsídios do governo, passando para os brasileiros os custos altíssimos de tudo isso; o patrimônio histórico de Porto Velho, a Ferrovia Madeira Mamoré, juntamente com as cachoeiras, ao lado da cidade, também pontos turísticos desaparecerão do mapa; como também inúmeras cidades, vilas e aldeias, incluindo diversos cemitérios; nosso rio ficará tóxico, interferindo na desova dos peixes, assim como o ar que respiramos (pela emissão de gases)
Os habitantes das áreas que serão alagadas terão que abandonar suas terras por uma indenização irrisória ou inexistente, ficando às margens da sociedade, melhor continuarem às margens do rio que sempre lhes deu sustento; a floresta dizimada pela soja e pelo gado, porque a hidrovia facilitará o transporte; as periferias urbanas serão infladas, pela grande quantidade de famílias deslocadas e ex-trabalhadores da construção das hidrelétricas, aumentando a pobreza, a violência e a prostituição; o  número de infectados por febres tropicais, como a malária e a dengue, aumentará considerável e assustadoramente; os ribeirinhos que habitarem abaixo da represa, assim como os habitantes da capital, serão bruscamente afetado pela poluição, escassez de água, o risco de rompimento das comportas e a multiplicação dos mosquitos, com o provável reaparecimento de outras doenças como a febre-amarela, que é transmitida pelo mesmo mosquito que a malária;
Quais serão, então, as reais vantagens para a população, principalmente a ribeirinha?           
A usina de Samuel, a aproximadamente 70 km de Porto Velho, não funciona com toda a sua capacidade (como todas as usinas hidrelétricas do Brasil), gerando pouca energia e muitos impactos ambientais, sociais e de saúde pública. Até hoje a população afetada não foi devidamente indenizada, sofrendo com casos de malária constantes e ironicamente vivem, até hoje, sem energia elétrica em baixo do “linhão” da usina, tornando-se meros geradores de energia e correndo riscos de má operação, como o que ocorreu a pouco tempo, onde 130 casas foram levadas pelas águas, quando as comportas foram abertas.
Outro exemplo de irresponsabilidade, é a Usina de Manso, no Mato Grosso, onde o engenheiro e arquiteto Domingos Iglesias, doutor em portos do mar, rios e canais, previu a insustentabilidade da usina, em um relatório minucioso, em 3 volumes. Além do relatório não ter sido levado em conta, ele não recebeu qualquer retorno e ainda foi afastado da Defesa Civil, onde trabalhou por 33 anos.
O fato é que, em março deste ano, milhares de famílias ficaram em alerta pelo risco de enchentes, com as chuvas fortes, preocupando as autoridades públicas, no sentido de prevenir mortes. Furnas admitiu a necessidade de aumentar a vazante, confirmando a possibilidade de enchentes em várias cidades, para não colocar o reservatório em risco.
As famílias em áreas de risco devem se preparar para sair de casa, juntar pertences, organizar suas vidas para uma remoção a que estarão sujeitas a qualquer momento. O secretário de Estado do Meio Ambiente pediu melhoras na comunicação da empresa, pois estavam havendo informações contraditórias sobre o funcionamento da usina.
Porque desenvolver projetos faraônicos, como este, colocando muitas vidas em risco, se segundo o presidente da Câmara Brasileira de Investidores em Energia Elétrica (CBIEE), Claudio Sales, existem 23 usinas menores, que totalizam  5300MW  de potência instalada, várias com licenças ambientais prontas, oferecendo menos risco ambiental e menor risco de atraso na conclusão das obras, já que há tanto medo de apagão?!
O posicionamento dos governos municipais, estadual e federal, discrimina as populações ribeirinhas, afetando a proteção de seus direitos e promoção de suas potencialidades. Os Estudos de Impacto Ambiental está sendo tratado apenas como uma etapa burocrática, apesar de ser um pressuposto indispensável para decidir se o projeto é viável ou não, até porque ainda não foram estimados os custos das linhas de transmissão ao Sistema Interligado, por mais de 2000Km, impactando 45 municípios, 22 terras indígenas e diversas unidades de conservação, sem EIA-RIMA.
Estão sendo violados os Direitos Constitucionais:
•    à Informação (pela falta de acesso da população a informações sobre o projeto e sobre seus direitos);
•    à Participação (em momentos de decisão, que depende da efetiva e ampla divulgação, em local e tempo apropriados, com procedimentos não apenas consultivos, mas deliberativos);
•    à Igualdade e à não-discriminação, onde foram infringidos princípios constitucionais da administração pública, colaborando para a “invisibilidade” das comunidades tradicionais, dos pontos de vista econômico, social e cultural, apesar de elas serem auto-suficientes e não dependerem do emprego na cidade: à Moradia e à regularização fundiária (pela ameaça de deslocamento forçado da população ribeirinha que, há décadas, vive às margens do Madeira. De acordo com o artigo 16 da Convenção 169 OIT, o deslocamento dos povos tradicionais depende do “consentimento dos mesmos, concedido livremente e com pleno conhecimento de causa”.
De acordo com Célio Bermann, professor do Programa de Pós Graduação em Energia da USP, as populações ribeirinhas são as maiores vítimas atingidas pela construção das obras, tendo violentadas as suas bases materiais e culturais de existência.
Ele lembra que a geração de energia a partir da biomassa, da energia eólica ou das Pequenas Centrais Hidrelétricas são alternativas mais adequadas ambientalmente e do ponto de vista econômico-financeiro já se mostram competitivas.
Em relação a eficiência energética e uso racional de energia, há estudos que demonstram a possibilidade de redução da demanda em 40%, até 2015, através de repotenciação de usinas hidroelétricas, redução de perdas no sistema de transmissão e distribuição e sistemas de co-geração e geração distribuída(combinação de calor e energia) e melhoria de eficiência de termelétricas.
O Plano Decenal de Energia Elétrica 2006-2015 prioriza obras de alto impacto negativo para a sociedade e o ambiente, considerando tecnologias caras e ultrapassadas.
O Brasil pode e deve promover um modelo energético sustentável nacional e regional e assumir uma posição de destaque internacional ao desenvolver seu enorme potencial em eficiência energética e energias renováveis, como, “curiosamente”, afirmou o próprio presidente Lula.
È claro que não há alternativas energéticas se o país se entrega como fornecedor de matéria-prima para consumidores estrangeiros que beneficiam-se do custo irrisório da energia publicamente subsidiada na Amazônia às custas dos impactos ambientais e sociais.
A instalação dessas usinas, ao lado de Porto Velho, afetará diretamente sua cultura, meio-ambiente, história, sociedade, turismo, qualidade de vida e principalmente a saúde.
A malária, que estava "quase" extinta,em 1955,revigorou-se de uma forma inédita, devido às interferências no meio ambiente, com a transformação de florestas em áreas alagadas, que foi o fator-chave para que ela saísse da África e se espalhasse, pois a criação de áreas alagadas é perfeita para a disseminação de seu vetor, o mosquito Anopheles. Hoje ela existe no mundo todo e afeta 300 milhões de pessoas em 103 países,40% da população mundial vive em áreas de risco e mais de 1 milhão de pessoas morrem todos os anos. Por isso uma das metas da ONU, para este ano, é o combate à malária.
O mais assustador é que a resistência do plasmódio (microorganismo causador da enfermidade) aos remédios está aumentando a cada ano, segundo dados da Organização Mundial da Saúde.
Conforme invadimos e devastamos as florestas, entramos em contato com microorganismos desconhecidos que estavam em equilíbrio no meio ambiente, segundo médicos infectologistas e estudiosos das epidemias, que hoje, começam a assombrar a humanidade, como já está prevendo a OMS, para 2006, uma pandemia de gripe aviária, ou seja, uma epidemia em escala mundial. Por isso, a preocupação de muitos cientistas hoje é explicitar aos governantes que à medida que o homem interfere na natureza, cria cada vez mais condições para que os microorganismos sofram mutações e aproveitem a carona de outras espécies para se espalhar pelo planeta. Qualquer mudança ambiental, por menor que seja, tem potencial para deflagrar uma reação em cadeia de resultados imprevisíveis,imaginem,então,as conseqüências de um alagamento de mais de 500km²..
Outro dado relevante é em relação ao mercúrio, que é levado constantemente pelo forte fluxo do rio Madeira, com uma barragem de 15m de altura, o fluxo do rio diminuirá e o mercúrio como é um metal pesado, entranhará na terra, passando aos lençóis freáticos, como todos sabem o mercúrio é cancerígeno.
A água potável está se tornando raríssima, com a espera de uma crise mundial de falta de água, é inadmissível, portanto, a morte de mais um rio, de água praticamente potável que abastece parte da população de PVH, de onde muitas famílias tiram seu sustento, onde diversas espécies vivem e procriam muitas delas com a ameaça de extinção.
Segundo a ONG  WWF, em seu relatório intitulado “Rios de Corrente Livre, Luxo Econômico ou Necessidade Ecológica?”, o rio Madeira está entre os 4 grandes rios brasileiros que enfrentam as maiores ameaças à sua integridade e biodiversidade no mundo, correndo “alto risco de modificação, podendo modificar a geomorfologia das àreas alagadas e se estender pelo ramo principal do Amazonas.
A água, cada vez mais vem recebendo um tratamento mercadológico, apesar de ser um bem essencial a qualquer forma de vida e “patrimônio do planeta”, como dita a Declaração Universal dos Direitos da Água, proclamada em 1992, pelas Nações Unidas.
Está sendo colocada em risco, inclusive a soberania nacional, com a privatização da água (fenômeno que já vem ocorrendo no caso das barragens) que provoca a inversão das prioridades do desenvolvimento do país.
Até mesmo aqui, na Amazônia, a população sofreu com a seca fortíssima no ano passado, em 2005, o rio baixou seu nível mais do que o comum, deixando a população ribeirinha em grandes dificuldades por alguns meses, muitas plantas morreram, igapós e lagos secaram. Porto Velho está à beira de uma gama imensa de recursos naturais, porque se deixar corromper por algumas benfeitorias mitigatórias, que mais parecem “mendigatórias” ou por sub-empregos somente durante a construção das usinas. E depois?!? Porque aceitar projetos destrutivos quando poderemos lucrar muito mais com investimentos mundiais em turismo, ecologia e desenvolvimento sustentável. .
O estado de Rondônia pouco foi valorizado por sua riqueza maior, a natureza, que sabemos poderá lhe render infinitamente mais do que este enorme desequilíbrio, que só visa o lucro de grandes empresas, inclusive multinacionais, assim como,de grandes fazendeiros e monocultores, em detrimento da população e da natureza que, além de receberem vantagens mínimas, sofrerão danos irreparáveis e possivelmente catastróficos… O próprio BNDES, financiador do projeto, prevê a geração de US$ 8 bilhões/ano, destes, a maioria-US$6,82 bilhões estariam relacionados ao “aumento da produção agrícola na região”, principalmente pelo escoamento de soja dos Estados de MT, RO e AM.
O Brasil é um país riquíssimo, com um povo levado e condicionado à miséria e à ignorância, explorado desde o seu descobrimento, índios e onças já não tem mais espaço…
"O poder do dinheiro fictício retira o valor dos bens essenciais da natureza e leva os povos que detêm esses patrimônios naturais insubstituíveis à miséria." (J.W. Vidal).
Como ditam os mesmos que autorizaram estas obras, a ordem é preservação, reflorestamento, desenvolvimento sustentável através do uso de recursos renováveis… É o que mais se põe em pauta quando o tema é Amazônia,onde a abundância é enorme e as possibilidades infinitas,principalmente a de inclusão social aproveitando os detritos da floresta. A valorização da biodiversidade é tão importante nas áreas de saúde(vacinas,anti-bióticos, curas,nutrição rica e variada,qualidade de vida…),quanto nos aspectos sociais e culturais;a inclusão social através do desenvolvimento sustentável por recursos naturais,mantendo a cultura nativa é a melhor forma de preservar a Amazônia.
Analisando que, no Brasil, a exploração da biodiversidade responde por 5% do PIB do país, 4% dos quais vêm da exploração florestal e 1% do setor pesqueiro, vê-se que pouco é aproveitado conscientemente da "maior floresta tropical úmida do mundo, o mais complexo, precioso e vulnerável bioma da terra" (Lutzemberger, 1997), onde se estima que existam mais de 10 milhões de espécies vivas em toda a floresta (o número real é incalculável).

Comunidade do Baixo Madeira
SOS RIO MADEIRA            
APOIO:
•    ARIRAMBAS – Preservação – Reciclagem – Reflorestamento
•    MAB – Movimento dos Atingidos por Barragens
•    NUOVI ORIZONTI
•    PUBLISHER – Publicidade
•    Campanha Popular Viva o Rio Madeira Vivo
•    Rede de Educação Cidadã
•    FOREN – Fórum de Debates sobre Energia de Rondônia
•    MST – Movimento dos Trabalhadores Rurais Sem Terra
•    MPA – Movimento dos Pequenos Agricultores  

Incompetência em construção de empreendimento

Image

Dinheiro público foi usado para construção de barragem que rachou com o enchimento do lago

Aproximadamente R$ 1 bilhão de reais foi rio abaixo, na última semana, com o esvaziamento do reservatório da usina hidrelétrica de Campos Novos, sem que tivesse gerado um megawatt de energia. Localizada entre os municípios de Celso Ramos (SC) e Pinhal da Serra (RS), esta é uma das maiores barragens do mundo com um muro de mais de 200 metros de altura. De acordo com a Rede Brasil sobre Instituições Financeiras Multilaterais, o recurso para o empreendimento é proveniente de bancos públicos: R$ 619,8 milhões é empréstimo do Banco Nacional de Desenvolvimento Econômico e Social (BNDES) e R$ 300 milhões do Banco Interamericano de Desenvolvimento (BID). “Empréstimos como este continuam sendo destinados para este tipo de empreendimento que ocasionam imensos impactos socioambientais, sem de fato contribuir para o desenvolvimento local das comunidades que vivem no entorno de grandes represas. Os riscos de acidentes são mais um elemento para questionar a viabilidade econômica destas obras”, enfatiza uma das coordenadoras da Rede Brasil, Elisangela Soldatelli Paim.
Image
 

A barragem começou a apresentar problemas em outubro do ano passado, mas somente agora o fato tornou-se público devido ao esvaziamento total do reservatório. No entanto, em maio, o Movimento dos Atingidos por Barragens e a Rede Brasil, preocupados com esta situação, encaminharam uma carta ao Instituto Brasileiro do Meio Ambiente e dos Recursos Renováveis (IBAMA), ao Ministério de Minas e Energia (MME), ao BID e ao BNDES – sendo estes dois últimos os financiadores da obra – solicitando informações do possível problema na barragem, sendo que, até a presente data, nenhuma das instituições se manifestou.

 

O Núcleo Amigos da Terra/Brasil, que acompanha os financiamentos e as obras hídricas na bacia do rio Uruguai, realizou vôo na região de Campos Novos, neste sábado (24), para registrar imagens do esvaziamento e as rachaduras no empreendimento. A vice-presidente do NAT/Brasil Kathia Vasconcellos Monteiro registrou imagens inéditas dos impactos ambientais de uma barragem, “foi possível ver a mata Atlântica que foi afogada com a construção da barragem e que agora está descoberta com o esvaziamento”, afirma. As fotos ainda mostram a extensão da fissura, “uma rachadura desta extensão revela os erros na construção do empreendimento e justifica a apreensão que a população da região sofre vivendo sob os riscos e os impactos das barragens no rio Uruguai”, enfatiza.

 

 

Assessoria de Comunicação Núcleo Amigos da Terra/Brasil

www.natbrasil.org.br
imprensa@natbrasil.org.br

Carta remitida por un grupo de expertos Latinoamericanos en relación con el proyecto de Biscarrués

CARTA REMITIDA POR UN GRUPO DE EXPERTOS LATINOMARICANOS EN RELACIÓN CON EL PROYECTO DE EMBALSE DE BISCARRUÉS EN EL RÍO GALLEGO

 

Estimados amigos[1]:

 

No tenemos palabras para agradecer todo lo que nos dieron en unas horas. Gracias por compartir con nosotros su tiempo, su lugar, sus paisajes, su comida, su lucha, sus lágrimas, y su amor por el río Gallego.

 

Gracias por ayudarnos a rescatar el valor de los sentimientos. Ahí, en el rafting, mientras montados en la balsa corríamos los rápidos del río, comprendimos el sentido de su lucha: defienden lo que aman, y lo aman porque lo viven, y lo entienden. Comprendimos que un recurso natural como el río Gallego da la felicidad que no dan ni el bienestar económico prometido ni las grandes represas.

 

De una manera sencilla, pero contundente, entendimos la defensa de su río como un intento desesperado por recuperar la propia humanidad que en estos tiempos de globalización se nos presenta mutilada.

 

Entendimos la defensa de río Gallego como una lucha por el derecho a la felicidad y a la sobrevivencia, al rescate del valor estético, de la cultura, y de los recursos naturales. Una defensa a la propia razón de la vida misma, que intentan comprar a precio de rebaja.

 

Entendemos que somos también parte de esa lucha, porque creemos que un recurso como este no puede acabar por una razón que para nosotros no existe, ya que su fundamento no es válido.

 

Las cosas que durante esos breves momentos ahí aprendimos y vivimos son tantas, que seguramente, aún ahora, ya de regreso en nuestros países no somos capaces de recibir. Sólo sabemos que fuimos felices porque sentimos de verdad el río Gállego español, y seguramente si todos los españoles tuvieran la oportunidad de sentir el río, también se opondrían a esta ingrata idea del embalse.

 

Gracias por enseñarnos con su pasión a defender un lugar mediante la búsqueda de alianzas, y atacando las causas de fondo.

 

¡No al embalse!


[1] Firman la presente carta, remitida al profesor Javier Martínez Gil, trece técnicos latinoamerianos de Colombia, Argentina, Brasil, Ecuador, Venezuela, Panamá, México, Paraguay y Bolivia que, interesados en la casuística de los conflictos del agua, en la primavera del 2003 hicieron una visita a la zona, cuya organización fue encomendada a la cátedra de hidrogeología de la universidad y a la Fundación Nueva Cultura del Agua. La visita fue guiada por expertos en hidrología, economistas, historiadores y expertos en patrimonio artístico y monumental, en este caso de APUDEPA. Estuvieron los visitantes durante dos días en la zona de Murillo, Ayerbe, Loarre, Bolea y Biscarrues, conociendo su realidad histórica, cultural, paisajista y humana; compartiendo mesa y sobremesa con nosotros y gentes de la comarca, con los jóvenes empresarios de aguas, alojamientos rurales, etc. Una vez de regreso al centro de Venezuela, nos remitieron la presente carta, que en su día fue publicada en el libro Los espejos del agua (Martínez Gil, F.J. 2003, págs. 66 y 67, Edicones El Genal, Málaga).

 

Voto particular de la Universidad de Zaragoza a la regulación del Gállego en la Comisión del Agua

EXPLICACIÓN DEL VOTO PARTICULAR DE ABSTENCIÓN AL PUNTO 5 DEL ORDEN DEL DÍA DEL PLENO DE LA COMISIÓN DEL AGUA EN RELACIÓN CON EL DOCUMENTO DE CONCLUSIONES SOBRE LA REGULACION DEL RÍO GÁLLEGO

 

 

QUE HACEN LOS ABAJO FIRMANTES EN CALIDAD DE REPRESENTANTES DE LA UNIVERSIDAD DE ZARAGOZA EN DICHA COMISIÓN

 

 

Nuestro voto ante la propuesta sometida a consulta no podía ser negativo, pues podría ser interpretado como una oposición a que la documentación generada a lo largo del proceso que ha analizado el problema de la regulación del Gállego fuera remitida a la autoridad competente del Ministerio de Medio Ambiente en Madrid, para que allí, desde la distancia y tal vez con una mayor objetividad, se haga la valoración definitiva del problema y de las diferentes posturas propuestas desde esta Comisión, que incluyen también el NO a ninguna obra de regulación.

 

Nuestro voto no podía ser tampoco afirmativo, dado que no estamos de acuerdo con el planteamiento general del problema ni con las alternativas planteadas que no sean el NO, pues podría ser entendida como un apoyo a los planteamientos supuestamente mayoritarios. Por eso hemos optado por la abstención, acompaña de una explicación de voto particular, desde el acuerdo previo de que nuestra explicación de voto deberá ser adjuntada a la documentación a remitir a Madrid.

 

Dicho esto, no queremos dejar de reconocer lo mucho que se ha avanzado en el camino que ha de llevarnos en su día a la solución feliz del problema, y de felicitarnos por haber llegado a donde hemos llegado; es decir, a una posibilidad de escucharnos sin crispaciones, a que cada uno pueda explicar libremente las razones hidrológicas, económicas, medioambientales, culturales, éticas y humanas de este conflicto, que reconoce que el tema no está aún maduro, que exige más tiempo de reflexión y, sin duda, una obligada explicación generosa a la sociedad aragonesa, tanto de la naturaleza del problema como de las consecuencias económicas, medioambientales, culturales, patrimoniales y humanas derivadas de alguna de las alternativas propuestas.

 

El hecho de que el tema haya sido cerrado en el seno de la Comisión sin una votación a favor de una u otra solución -que en estos momentos habría generado una oleada de enfrentamientos y, sin duda, una marcha atrás en el proceso-, es en sí mismo un avance notable de cara a la correcta solución del problema, ante el que no cabe otra cosa que felicitar a la Ponencia y a la propia Comisión. De esta forma hemos conseguido darnos un tiempo adicional de reflexión y maduración que todavía es necesario para la comprensión de la dimensión holística del problema, la asimilación de posturas, razones y principios que de alguna manera suponen la ruptura de unas inercias hidrológicas culturales, ante las que siempre hay unas lógicas resistencias.

 

Dicho esto, nuestra labor en esta Comisión es resaltar las razones del NO al deterioro que entendemos supondría para el escenario del conflicto la construcción de un gran embalse en el Gállego, incluido el de 35 hm3, que para nada es inocuo, dado que su consecuencia inmediata sería la inevitable hipoteca sobre una vocación clara y unas expectativas de desarrollo económico respetuoso, de asentamiento y crecimiento poblacional, que hoy tiene la Comarca, que han ido surgiendo a lo largo de estos años como un milagro, en un territorio singular de la historia de Aragón, que se veía a si mismo morir.

 

Así pues, con todo el respeto, queremos expresar:

 

1. Nuestro rechazo a cualquier embalse y obra de almacenamiento y retención de agua en el tramo del Gállego comprendido entre la presa de Ardisa y la presa de La Peña, con independencia de su tamaño, que consideramos innecesarios.

 

2. Que estamos ante un tramo del río que tiene ya un claro destino social: ser lo que en estos momentos es; un lugar de extraordinario valor lúdico basado precisamente en su oferta de aguas bravas, generador de felicidades y de economías muy relevantes, de ilusiones colectivas, que en sí mismo representa ejemplo de modelo de desarrollo respetuoso y sostenible; una loable expresión de la nueva cultura del agua.

 

3. Que el hecho de que haya gentes en la zona dispuestas a aceptar la implantación de un gran embalse en razón de unos beneficios personales esperados como compensación a los supuestos perjuicios causados, y gentes que sólo ven la oportunidad legítima de vender unas tierras que de otra forma no tendrían mercado, no son argumentos morales de peso frente a la naturaleza, la magnitud, los simbolismo y la trascendencia de los valores en juego en un conflicto, que es un ejemplo de confrontación entre intereses particulares y valores colectivos; es decir, de posturas que por su propia naturaleza no tienen igual nivel de legitimación.

 

4. Que es precisamente desde el estudio de las múltiples caras de este conflicto (hidrológicas, económicas, culturales, humanas, lúdicas, patrimoniales,…) cuando un día nos inspiramos para lanzar la expresión, hoy mundialmente utilizada, de una Nueva Cultura del Agua, que no es sino un movimiento de regeneración hidrológica planteado a escala planetaria desde una nueva filosofía del agua que evite el holocausto hidrológico al que estamos abocados. Fue en Ayerbe donde el Día Mundial del Medio Ambiente de 1997 presentamos un libro con el contenido doctrinal de esa nueva hidrología.

 

5. Que nuestra posturas ante el conflicto están hoy abaladas por el testimonio de varias decenas de equipos de universidades españolas, europeas y americanas a los que hemos tenido ocasión de acompañar, para analizar con ellos la naturaleza integral del problema y del conflicto, percibiéndolo desde la proximidad del territorio y de sus gentes, … y desde la vivencia del río.

 

6. Que habiendo tenido oportunidad de llevar a la zona a eminentes intelectuales, a gentes de la ecología científica, a personas galardonadas con premios internacionales de medio ambiente y a relevantes políticos, podemos afirmar que su opinión unánime es que el destino del tramo de río Gallego que nos ocupa y del espacio que preside, es ser precisamente lo que ahora es. En esos términos precisos se expresó en su día doña Loyola de Palacio tras una interesante vivencia en la zona, en un loable intento de acercarse a la complejidad del problema. “Estas aguas donde mejor están ahora, es donde están, siendo río, generando todo lo que yo he visto y sentido estos días. Lo digo yo, que he sido ministra de Agricultura”.

 

7. Que en ese mismo sentido se expresó en su día un grupo de expertos latinoamericanos de catorce países diferentes que tuvieron la deferencia de visitar pausadamente la zona, y trasmitirnos después sus impresiones en una emotiva carta, que adjuntamos, publicada en su día en el libro “Los espejos del agua”[1].

 

8. Que cualquier especialista en paisaje, cualquier botánico, geomorfólogo, geógrafo o zoólogo, sabe del singular valor de este espacio, empezando por el llorado Félix Rodríguez de la Fuente, que instaló aquí un singular observatorio de la vida de los buitres. Así lo confirma cada año la asistencia de universidades españolas y francesas que vienen con sus alumnos a hacer diversas prácticas de campo de geología, geomorfología, botánica, etc. Cualquier historiador es consciente del valor de esta comarca tiene en el sentimiento de identidad aragonesa. Así lo prueba el hecho de que durante muchos años la estampa de la Galliguera, presidida por la grandiosidad de los mallos de Agüero y Riglos, fuera la carta de ajuste de los telediarios regionales.

 

9. Que el río, el paisaje y los elementos culturales de la comarca afectada constituyen una unidad indivisible de elementos estéticos, emocionales y culturales, que en estos tiempos de destrucción y desarraigo debe ser considerado un patrimonio de Aragón a preservar; de un Aragón desgraciadamente inmerso en un grave proceso de despersonalización y despatrimonialización de su territorio que vienen soportando con alarmante indolencia.

 

10. Que la gran singularidad añadida a toda esta realidad social, es la oferta lúdica de aguas bravas del río en su estado actual, que ha desencadenado no sólo una economía comarcal muy relevante, sino todo un mundo de ilusiones colectivas de futuro y un orgullo, que han convertido a la zona en un foco de atracción para una juventud dinámica y culta, que desde hace unos años ha empezado a asentar en ella su vida y su futuro. El espacio afectado por los proyectos de regulación genera hoy la atracción de más de 50.000 servicios de bajadas que pasan por las empresas del sector. Se estima que cada euro que queda en esas empresas son tres o cuatro euros más que se mueven en el conjunto de la comarca, que de una manera u otra dejan en ella los visitantes.

 

11. Que el auténtico “polígono turístico” que se ha generado al día de hoy en esta comarca, centrado en el valor lúdico del río y que es motivo de orgullo para Aragón y que supone una importante oferta de calidad de vida, ha sido conseguido sin el menor apoyo de la Administración, sin la menor inversión pública en infraestructuras básicas de acceso o acondicionamiento. Cualquier promoción oficial de la actividad y de la comarca que divulgara este sentido, supondría multiplicar de forma inmediata por tres la afluencia de gente. No estamos ante un planteamiento hipotético de un posible futuro, ante ninguna fantasía, sino ante una auténtica realidad; un claro ejemplo de ese “Aragón, agua y futuro”. Al tratarse de un autentico patrimonio colectivo no sólo de Aragón, sino de todo el país, el que esta en juego, entendemos que el colectivo de afectados por su destrucción, somos todos, incluidas las generaciones venideras

 

 12. Que cualquier inundación que subiera la lamina de agua en el cauce por arriba de la ubicación del actual puente de Santa Eulalia, supondría la ruina de todo ese potencial de bienestar, de ilusiones y de economía, en nada compensable con las vagas alternativas propuestas de un embalse de cola ni de rescatar el tramo comprendido entre la presa de La Peña y la central de Carcavilla.

 

13. Que, en otro orden de cosas, hay que destacar que el río Gállego es uno de los ríos más disfuncionados y regulados de Aragón y de la cuenca del Ebro; que ha pagado con creces su parte alícuota al progreso, que no necesita de ningún incremento adicional de su capacidad de regulación, sino de protección y defensa. Es un ríos que sufre ya los efectos de una gran disfunción, que en su curso bajo se ha traducido en un conjunto de impactos hidrogeomorfológicos y ecológicos graves, que han deteriorado de forma alarmante ese buen estado ecológico que nos exige la DMA, entre otras razones por la ausencia de las crecidas e inundaciones ordinarias, hoy prácticamente desaparecidas, que han hecho del Gallego un río casi muerto, un cadáver hidrológico. Los proyectos de regadío que todavía se ciernen en base a nuevas explotaciones del río que recogen algunas de las propuestas presentadas, serían la puntilla a esa situación agónica.

 

14. Que la justificación de un nuevo embalse como medio para “frenar las avenidas del Gállego” no es sostenible, porque, de hecho, desde que existe la red de embalses, incluido el de La Sotonera, las avenidas catastróficas ya no se producen, incluso no llegan a afectar a la llanura de inundación, ya que la dinámica del río ha quedado de hecho constreñida a su propio cauce.

 

15. Que la justificación de un nuevo embalse esgrimida ahora con la pretensión de laminar avenidas, nos parece un golpe de oportunismo social, un deseo de justificar ante los ciudadanos una obra desde un falso alarmismo, ante el que se sabe que la opinión pública es fácilmente motivable. En cualquier caso, tenemos que decir que una justificación así debería ir acompañada de un diagnóstico previo sólido de la situación, que como mínimo incluyera un inventario de las avenidas históricas registradas, de la cartografía de los espacios inundados, y de los daños ocasionados desde que han sido construidos los grande embalses de la cuenca,… no sea que cuesten más las cintas que el manto. En cualquier caso toda actividad y ocupación del terreno asentada sobre la zona potencialmente inundable es un riesgo que no se puede evitar ni con una razonable implantación de una red de embalses, sino desde una ordenación del uso de ese territorio. La experiencia así ampliamente lo confirma. Una lucha contra las avenidas requeriría una delimitación previa del dominio público hidráulico y del espacio potencialmente inundable, de la magnitud y procedencia espacial de los caudales responsables de esas inundaciones, de un mínimo inventario de actividades ubicadas en esos dominios, y de su situación legal.

 

16. Que dicho lo anterior, cualquier medida debería pasar antes por la alternativa de aplicar la ley y la reordenación de las actividades ubicadas en lo espacios potencialmente inundables, acompañada en su caso de las pertinentes medidas de defensa, estrategias de seguros, etc.

 

17. Que hay en la cuenca del Gállego infraestructura hidráulica suficiente y de normativa legal suficiente, como para hacer frente de forma razonable a los problemas de unas supuestas inundaciones.

 

18. Que la experiencia muestra de forma reiterada que las pretendidas justificaciones de los embalses con fines de laminación de avenidas, suelen ser pronto olvidadas, de forma que acaban siendo piezas supeditadas al incremento de los recursos disponibles, sea para generar electricidad y/o para ampliar las dotaciones de regadío.

 

19. Que nos sorprende el hecho de que entre las “propuestas complementarias” o compensatorias no figure ninguna en relación con la restauración o renaturalización del río, que un día no muy lejano fue hermoso hasta las mismas puertas de Zaragoza.

 

20. Que nuestra propuesta es la del máximo respeto al río, al entorno y a las personas afectadas, evitando toda obra hidráulica que pueda mermar su enorme potencial de valores, simbolismo, ilusiones, derechos legítimos y sentimientos de sus habitantes. Está fundamentada en la evidencia de que, en el peor de los casos, tal como muestra la documentación generada en el estudio del problema, existen numerosas y evidentes soluciones a las aspiraciones de los regantes que reclaman nuevas aguas del Gállego fuera de la propia cuenca, así como al pretendido problema de las inundaciones; son soluciones que no pasan por la construcción de ningún gran embalse en la zona. La simple integración del potencial de aguas subterráneas del bajo Gallego es en sí misma herramienta muy poderosa, que en ese sentido puede llegar a dar mucho juego

.

 21. Que, en cualquier caso, queremos manifestar que apoyamos la propuesta de que si fuera obligada la detracción de aguas del Gallego para atender las demandas de los regantes -realidad difícil de justificar con argumentos de sostenibilidad económica social y medioambiental-, su almacenamiento debería hacerse en el propio territorio de quien demanda esas aguas. Sin entrar a valorar la justificación de la necesidad social de esos caudales esa solución sería, sin duda, la más ecuánime, la humanamente más justa y respetuosa con el amplio abanico de ciudadanos afectados. Un elemental análisis cálculo coste/beneficio mostraría, sin embargo, la irracionalidad económica de un proyecto así, que pretendería desvestir un santo para vestir otro; destruiría un evidente potencial económico no hipotético sino real, que no ha exigido ni exigirá inversiones públicas relevantes. Todo ello para favorecer un proyecto cuyo futuro es más que dudoso, que de entrada exige cuantiosas inversiones, sin unos beneficiarios concretos cuya posición social podamos valorar.

 

22. Que esperamos que la Consejería de Medio Ambiente y el Ministerio de Medio Ambiente sepan hacer honor a su nombre, que las supone instituciones creadas para la salvaguarda de los valores ligados al medioambiente.

 

23. Que hemos expresado muchas veces la paradoja de que si la gente afectada ahora por la degradación de su espacio en la Galliguera y por la ruina de sus legitimas aspiraciones de futuro, en vez de ser gente autóctona del territorio, fuesen emigrantes de segunda generación, el proyecto ni siquiera sería planteado, pues tanto el gobierno autónomo como el central correrían el riesgo de ser inmediatamente acusados de xenófobos.

 

24. Que, finalmente, queremos manifestar que no existe en nuestra opinión razón objetiva de necesidad de nadie que pueda justificar la destrucción de un espacio y unos valores como los que los proyectos de regulación propuestos ocasionarían, ni con los daños morales y quiebras morales que habrían de infringir a las personas afectadas, en especial a las que viven en el territorio y desean continuar en él. Si no implantamos una ética en nuestras conductas y aspiraciones, corremos el riesgo de hacer de la convivencia una verdadera jungla humana, es decir, una convivencia regida por la ley del más fuerte.

 

25. Que nuestra postura está planteada desde el firme convencimiento, avalado en este caso por nuestro saber profesional, de que existen soluciones alternativas a los problemas razonablemente planteados que no exigen la construcción de una nueva presa en el río Gallego, y menos en la Galliguera.

 

 

 

Francisco Javier MARTÍNEZ GIL y Alfredo OLLERO OJEDA.


[1] MARTINEZ GIL, F.J. (2003): “Los espejos del agua”. Ediciones del Genal págs 66 y 67. Málaga