Artieda y la Fiscalía recurren ante el Supremo el «caso Yesa»

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

(25/06/2006)

El Ayuntamiento de Artieda y la Fiscalía de Medio Ambiente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid han recurrido ante el Supremo la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid que absolvió a seis exaltos cargos y técnicos responsables del proyecto de recrecimiento del embalse de Yesa. En un comunicado, el consistorio de Artieda señala que "la extrañeza y estupor" que mostró en su día por el contenido de la sentencia absolutoria es compartido por el ministerio público.

Según el Ayuntamiento de Artieda, la Fiscalía de Medio Ambiente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid afirma en su recurso que "el relato de hechos probados de la sentencia se corresponde con una sentencia condenatoria".

El Ministerio público añade que "resulta también constatable la infracción de todos los principios y requisitos obligatorios de la legislación de impacto ambiental, de los derechos fundamentales de las personas y del Reglamento Técnico de Seguridad de las Presas y Embalses". 

Continuar leyendo «Artieda y la Fiscalía recurren ante el Supremo el «caso Yesa»»

El lamento de las Tres Gargantas

EL PAÍS

(21/05/2006) 

La gigantesca presa china obliga a buscar un nuevo alojamiento a más de un millón de personas

Casi un millón y medio de personas desplazadas. Un área de 632 kilómetros cuadrados anegada. El cauce del Changjiang [el Yangtsé en chino] embalsado para siempre. Los obreros echaron ayer la última capa de cemento a la presa china de las Tres Gargantas, la mayor obra civil de la historia reciente. Con sus 2.309 metros, la gigantesca pared creará un salto que producirá 18,2 millones de kilovatios. Un enorme ascensor servirá para mantener el tráfico fluvial. Pero la obra no ha satisfecho a todos. Centenares de pueblos y ciudades que se verán cubiertos por las aguas, 1.500 grandes fábricas han tenido que cambiar de emplazamiento y 16 yacimientos arqueológicos de gran valor se anegarán.

«Cuando he visto la presa, me he acordado del poema del presidente Mao: ‘De entre las gargantas surgirá un lago de aguas tranquilas’. Los chinos son un gran pueblo. Me siento orgulloso. No somos menos que los extranjeros». Zhou Yaming, de 52 años, de la provincia de Sichuan, no puede contener su admiración ante el paisaje de agua y hormigón: una muralla de cerca de 200 metros de alto y 2,3 kilómetros de largo, que corta en dos el Changjiang -o Yangtsé-, el río más largo de China y el tercero del mundo.

La presa de las Tres Gargantas -el mayor complejo hidroeléctrico del planeta-, situada entre la provincia de Hubei y Chongqing, cubrió ayer una etapa clave, con la conclusión de su estructura de hormigón, 10 meses antes de lo previsto. Los trabajos comenzaron hace 13 años y culminarán en 2009.

Para entonces, el agua alcanzará una cota máxima de 175 metros; sus 32 turbinas de 700 megavatios estarán en funcionamiento, y el complejo podrá proteger a millones de personas contra las inundaciones que regularmente castigan la cuenca del Changjiang.

Pero también para entonces, una docena de ciudades y miles de pueblos habrán sido engullidos por las aguas, obligando a desplazar a 1,13 millones de personas, según las cifras oficiales (alrededor de dos millones, según los críticos del proyecto). Además, habrá quedado profundamente modificado el frágil ecosistema de la zona, y habrán desaparecido para siempre uno de los paisajes más extraordinarios del país y más de un millar de sitios históricos de una de las cunas de la civilización china.

Desde el parque creado junto a la presa, cuyo acceso cuesta 188 yuanes (18,3 euros), la vista es espectacular. Los desagües proyectan un enorme chorro de agua y crean un mar de olas blancas. Los turistas se fotografían con el farallón de hormigón de fondo, en cuya mitad sur continuaban trabajando las grúas esta semana. En la mitad norte, operan ya 14 turbinas.

La presa se hunde en el cauce del río, transformado en un lago oscuro. Un barco se acerca a las esclusas de cinco niveles que permiten a los buques hasta de 10.000 toneladas salvar la barrera en tres o cuatro horas. Otros descargan camiones, que vadean el desnivel por carretera. Las autoridades han prohibido que utilicen las esclusas por miedo a que los vehículos transporten productos que puedan explotar.

«Es imponente. Siento un gran orgullo», dice Peng Tao, un joven de 25 años. Orgullo. Lo mismo que siente el Gobierno, que asegura que el proyecto reducirá la frecuencia de las inundaciones de una cada 10 años a una cada 100; será una importante fuente de energía eléctrica; mejorará la navegación y activará la economía de la región. «La presa de las Tres Gargantas es una prueba excelente de lo que los chinos pueden lograr», dijo ayer Cao Guangjing, subdirector de la empresa responsable del proyecto, tras el vertido de la última carga de cemento.

Para los detractores, la realidad es muy distinta. «Las consecuencias medioambientales serán muy graves», afirma Chen Guojie, investigador del Instituto de Medio Ambiente y Riesgos de Montaña de Chengdu (capital de Sichuan) y experto en la obra. «Los principales problemas son el desplazamiento de la gente, que, aunque hayan recibido casas, se han quedado sin medio de vida; la acumulación de sedimentos en el cauce; la contaminación; el efecto sobre el ecosistema, y la profunda modificación del paisaje. Además, se producirán cambios del clima, ya que habrá más nieblas, y será un desastre desde el punto de vista geológico, por los aludes y corrimientos de tierras. Durante mucho tiempo, habrá problemas ocultos», afirma.

Según Cao, el subdirector de la empresa fabricante de la presa, los efectos sobre el medio ambiente «están bajo control». El Gobierno ha destinado 40.000 millones de yuanes (3.900 millones de euros) a plantas de tratamiento de aguas y basura. «Las ventajas superan con mucho los inconvenientes», afirma. Cao asegura que el coste del proyecto -que no ha sido financiado por el Banco Mundial por las presiones ecologistas- ascenderá a 17.600 millones de euros, frente a los 19.600 millones presupuestados. Expertos occidentales consideran que será el doble.

Cerca de la gran muralla de cemento, los barracones abandonados recuerdan que la obra ha entrado en la fase final. Alrededor de 8.000 obreros trabajan en el complejo, frente a 30.000 de los momentos de máxima actividad. Un eslogan reza Larga vida al Partido Comunista Chino.

Una decena de kilómetros aguas arriba se encuentra el municipio de Maoping, de donde salen los barcos que remontan el Changjiang. El San Xia Guanguang 5 hace sonar la sirena y se separa suavemente del muelle. Es un barco de fondo plano, estructura oxidada y tres cubiertas de pequeños camarotes, que vivieron tiempos mejores. A bordo viaja tan sólo una veintena de personas. La mayoría de la gente utiliza los barcos rápidos, que navegan a 60 kilómetros por hora, más del triple que el viejo buque.

Al rato, el barco se interna en el primero de los tres cañones, Xiling, que junto con Wu y Qutang, forman uno de los referentes paisajísticos más populares de China: las Tres Gargantas. Durante siglos han sido fuente de inspiración de pintores y poetas, como Li Bai (701-762), quien escribió muchos de sus versos mientras descendía sus aguas turbulentas. El paisaje, que ya cambió radicalmente cuando el embalse comenzó a ser llenado hace tres años, sufrirá otra amputación cuando a partir de septiembre vuelva a subir el nivel.

El San Xia Guanguang 5 navega entre paredes de roca de cientos de metros de altura, salpicadas de vegetación. Se cruza con barcazas de mercancías y con barquichuelas de madera y bambú. Remonta un río domesticado, en el que flotan grandes manchas de basura.

Los activistas medioambientales afirman que el Changjiang [que significa río largo] se convertirá en una gigantesca alcantarilla tras haber perdido el efecto de limpieza causado por la corriente. De momento, sólo es tratado el 20% de los vertidos que van al embalse, y sus habitantes se quejan de que el agua está más sucia y hay menos peces.

El barco deja atrás pueblos y ciudades: aglomeraciones de paralelepípedos blancos edificados en las faldas de las montañas en los últimos años. También desfilan carreteras, puentes recién construidos, y enormes superficies de hormigón, utilizadas para evitar los aludes de tierra. Siete horas -o 120 kilómetros- más tarde, el barco atraca en la nueva Wushan, una ciudad que ha sido levantada ladera arriba para sustituir a la sumergida.

La presa de las Tres Gargantas es criticada por muchos aspectos. Pero los mayores problemas han venido por el realojo de los habitantes de las zonas inundadas. Hasta ahora han sido desplazados más de un millón, en un éxodo que está lejos de haber acabado. Miles de personas viven aún bajo las marcas de 175 metros que jalonan el río advirtiendo hasta dónde subirá el agua.

El proceso de adjudicación de viviendas y de indemnizaciones está plagado de escándalos de corrupción por parte de los funcionarios locales, muchos de los cuales se han enriquecido con la lluvia de millones enviados por Pekín. Al menos dos funcionarios han sido condenados a muerte por malversación y soborno.

Muchas familias se quejan de que no han recibido las compensaciones debidas, y de que han sido engañadas. Y muchos de quienes optaron por emigrar a otras provincias para recibir mayores asignaciones han regresado. Como Tan Shumei, una mujer de 50 años, que cuando llegó a su nueva casa en la provincia de Hubei, se encontró con que el pueblo donde tenía que vivir no era el que le habían hecho creer, y que la propiedad de las tierras que les habían dado era sólo por 30 años. «Volvimos a Chongqing y amenazamos con una demanda. La compensación pasó de 6.000 yuanes por persona [585 euros] a casi el triple», cuenta. «Como en Hubei no había trabajo, alquilamos la tierra, que era muy mala, y regresamos cerca de nuestro pueblo», dice esta mujer, que ahora trabaja de limpiadora en uno de los barcos de transporte de pasajeros que recorre el río.

Quienes han liderado las protestas contra los desalojos han acabado en la cárcel. He Kechang, un antiguo piloto de barco del condado de Yunyang, 240 kilómetros aguas arriba de la presa, fue encarcelado tres años tras haber acudido a Pekín con pruebas de la corrupción en el proceso de indemnizaciones. «Primero me acusaron de entregar secretos de Estado a un periodista extranjero, pero, tras estudiar los documentos sobre el escándalo, abandonaron este argumento y me encerraron tres años por desorden público en un centro de reeducación por el trabajo», cuenta. La cita con He, de 66 años, tiene lugar en un bar discreto, en un pueblo que no es el suyo, ya que se encuentra vigilado. «Cuando he salido, me han preguntado dónde iba, y he dicho que a ver a mi hermana», dice mientras mira de reojo por la ventana. Algunos periodistas han sido detenidos en la zona, cuando han entrevistado a los líderes de las protestas.

«Construir la presa es bueno, pero el problema es que los funcionarios locales se han quedado con dinero que era de la gente, y el Gobierno central no viene a ver lo que ocurre en realidad. En mi pueblo, Gaoyang, hay un millar de personas viviendo en tiendas en las colinas porque no han recibido lo que consideran que les corresponde». He cojea ligeramente. Mientras estaba preso se cayó y se rompió una pierna. «Precisaba una operación, pero la policía de Yunyang dijo: ‘No le curéis. Si se pone bien, volverá a Pekín».

La idea de domar las aguas del Changjiang mediante una presa fue del líder revolucionario Sun Yatsen, en 1918; más tarde la hizo suya Mao Zedong, que acabó abandonándola, y, finalmente, fue llevada a cabo por Deng Xiaoping, bajo el impulso del primer ministro Li Peng, quien, en 1992, logró, tras una intensa campaña de propaganda y después de haber silenciado todo debate, que la Asamblea Popular Nacional la aprobara. A pesar de ello, un tercio de los diputados se opuso o abstuvo, una situación sin precedentes en la historia de la República Popular. Había nacido el proyecto de la presa de las Tres Gargantas, símbolo de la modernización de China. Y el Changjiang había sido sacrificado.

Antigüedades bajo las aguas
Más de un millar de sitios arqueológicos y de interés histórico habrán desaparecido bajo las aguas cuando la presa de las Tres Gargantas alcance su nivel máximo de 175 metros. Durante estos años, decenas de equipos se han afanado por recuperar lo posible de esta tierra milenaria. Algunos edificios, como el templo de Zhang Fei, en Yunyang, construido hace más de 1.700 años, han sido trasladados. Pero muchos restos no han podido ser rescatados por imposibilidad física, por falta de fondos o porque aún no han sido localizados.

Otros se han esfumado al derribar los pueblos y ciudades. Uno de los municipios que quedará sumergido es Dachang, en el río Daning, un afluente del Changjiang (Yangtsé en mandarín). Conocido por sus viviendas tradicionales de las dinastías Ming y Qing, era un tesoro raro, que perduró a través de las guerras, pero del que ya no quedan más que escombros. Esta semana, excavadoras y camiones se afanaban por demoler los últimos muros. «Aunque no quisieras, tenías que irte», dice un vecino. «Pero yo estoy contento. A cada uno de mi familia -somos cinco- nos dieron una indemnización. También me dieron una casa, y tengo un subsidio. Yo apoyo el proyecto y a mi país».

La presa ha puesto también en peligro el hábitat de especies como el esturión, el delfín de río y la grulla de Siberia. La variación del nivel de las aguas entre el invierno y el verano (145 metros) creará un antiestético cinturón de 30 metros de altura alrededor del embalse, que, según los especialistas, será geológicamente inestable y por el que se escurrirán hasta el agua los pesticidas y fertilizantes usados por los campesinos.

Brutalidad por denuncias contra las Tres Gargantas

EL PAÍS

(17/06/2006)

Un activista chino fue atacado tras declarar ante la policía

Fu Xiancai, un activista chino que desde hace años lucha para conseguir compensaciones justas para los desplazados por la construcción de la presa de las Tres Gargantas, sufrió un ataque el pasado 8 junio al salir de una cita con la policía, que le había convocado para recriminarle que hubiese dado una entrevista a una televisión alemana. A consecuencia de la agresión ha quedado paralizado de hombros para abajo, según la organización de derechos humanos con sede en Nueva York Human Rights in China. Fu fue golpeado por la espalda con un objeto contundente que le fracturó el cuello.
El Departamento de Seguridad Pública del condado de Zigui (provincia de Hubei) le había citado para pedirle explicaciones por la entrevista, emitida por la cadena alemana de televisión pública Das Erste en un programa sobre la finalización de la estructura de hormigón de la presa el pasado 20 de mayo. En ella, el activista contaba que había sido amenazado y golpeado por denunciar las irregularidades en la adjudicación de las indemnizaciones por los desalojos.
«No hay duda de que el ataque ha sido una venganza», asegura, en carta de protesta a la embajada china en Berlín, Jobst Plog, director general de Norddeustcher Rundfunk (la matriz de Das Erste) y presidente de ARD (el consorcio de cadenas públicas alemanas). El directivo asegura que Fu «fue convertido en un traidor porque habló con la prensa extranjera» y que los atacantes eran «miembros de una banda de matones». El Ministerio de Exteriores alemán ha pedido explicaciones al Gobierno chino. Jiang Yu, portavoz del Ministerio de Exteriores chino, aseguró el martes pasado que no tenía conocimiento.
La situación de Fu se ve agravada porque no puede pagar los gastos del hospital [la medicina en China es de pago]. El asalto no es un incidente aislado.

El proyecto de las Tres Gargantas (el complejo hidroeléctrico más grande del mundo y que estará finalizado en 2009 tras 16 años de trabajos) ha estado plagado de escándalos de corrupción.

La EXPO 2008 se contradice

EL PERIÓDICO 

(19/06/2006) 

El azud que se quiere construir en el Ebro va contra los principios que motivan la muestra

El año 2008 se va a celebrar en Zaragoza una Exposición Internacional titulada Agua y desarrollo sostenible, que tendrá tres pabellones principales. Uno es un gran acuario con peces de todo el mundo; el otro, una torre cuyo contenido es el ciclo del agua, y el tercero, un pabellón puente donde se explicarán los usos del agua. Además la Expo-2008 ha sido saludada como una gran oportunidad de promoción de la ciudad. La oposición al evento es mínima (aunque no nula) y destaca la relacionada con los impactos ambientales de algunas infraestructuras.
Siendo el mensaje de la sostenibilidad el eje central de la Expo, esperaríamos que la muestra fuera en ella misma sostenible en los usos del agua y con los ecosistemas que origina (ríos, lagos, etcétera). Uno de los grandes activos de la Expo 2008 es, precisamente, que se realiza en las orillas del Ebro, junto a un meandro y que algunas obras en el propio recinto de la exposición están muy relacionadas con el ciclo del agua, como el canal de rafting o el parque con múltiples estanques. A su vez, la propia Expo prevé la restauración de 39 kilómetros de riberas del río.
Para analizar la sostenibilidad de las acciones emprendidas por la Expo relativas al ciclo del agua y muy especialmente sus intervenciones en el río Ebro, un grupo de expertos de la Fundación Nueva Cultura del Agua (FNCA) se reunió hace unos días en Zaragoza con sus responsables. Los resultados de esta reunión pueden encontrarse en la web de la FNCA (www.fnca.unizar.es). De las conclusiones extraídas en este seminario podemos afirmar que una de las actuaciones asociadas a la Expo es altamente insostenible: el azud que se va a construir en el río, a la altura del barrio de Vadorrey, que va a originar una lámina de agua de nivel constante a lo largo de 4 kilómetros (se acabará a los pies del Pilar). Es decir: como resultado de la Expo un trozo de río será transformado en un estanque. Mientras la mayoría de países europeos están derribando presas, en Zaragoza, con la excusa de la Expo, van a destruir su río: una política hidráulica propia del siglo XIX, para un evento del siglo XXI.

¿POR QUÉ el azud del Ebro es impropio de una Expo sostenible? La construcción de un azud en medio de un río supone un cambio total en sus características ambientales. En primer lugar transforma el río (para los caudales habituales) con sus zonas de corriente (rápidos) llenas de cantos rodados, en una charca de nivel constante. Esto elimina totalmente la fauna y flora fluviales. En el caso de los peces propios del Ebro serán sustituidos por especies invasoras más adaptadas a las aguas estancadas. Al quedarse el agua estancada o con poca corriente (especialmente en verano) se pueden producir grandes crecimientos de plantas y en el fondo del azud incluso puede faltar el oxígeno. Además, las condiciones morfológicas, aguas abajo del río, se modificarán y generarán una erosión del lecho que puede llegar a afectar incluso al cauce del río Gállego (aguas abajo del azud). También son probables afecciones hidrogeológicas donde se ubica la lámina de agua que podrían provocar problemas de conservación de los edificios próximos al río.
Para el azud del Ebro existe una declaración de impacto ambiental (DIA) que proclama que este va a ser leve, algo bastante inconcebible pues cambiar un río por un azud es en sí mismo un impacto grave. Tampoco da respuestas satisfactorias a muchos puntos problemáticos del proyecto como la escala de peces que se va a construir, que no va a ser funcional para los autóctonos. Tampoco valora adecuadamente los problemas de eutrofización y anoxia que se pueden producir en verano, ni la afección a la fauna protegida, muy especialmente las náyades (moluscos bivalvos). Algunas especies de estos, como la Margaritifera (especie en peligro de extinción), que potencialmente podría estar en el río, nunca lo podrán recolonizar si se hace el azud. Es más: la construcción del azud supone una flagrante vulneración de la Directiva Marco del Agua que obliga a los estados miembros de la Unión Europea no solo a no deteriorar sus ríos sino a restaurarlos. Y el río Ebro en Zaragoza no está precisamente en un muy buen estado ecológico (tiene una salud ambiental más bien mala) que además empeorará si se transforma en azud.

LAS OBRAS del azud del Ebro apenas están comenzadas. Su viabilidad económica es muy baja pues quien debía explotar la central eléctrica asociada al azud no va a hacerlo. El impacto ambiental es grave. Entonces, ¿por qué este empeño en construir algo que por principio contradice el lema de sostenibilidad que la Expo2008 promociona? Quienes promocionan el azud del Ebro todavía están a tiempo de recapacitar y eliminarlo de los proyectos a realizar con motivo de la Expo. Así darían un ejemplo real de sostenibilidad ambiental y demostrarían que se creen de verdad el lema que se han impuesto.

NARCÍS Prat
Catedrático de Ecología de la UB

La Coordinadora pedirá información del ‘Biscarrués de 35 hectómetros’

DIARIO DEL ALTO ARAGÓN

(19/06/2006)

El colectivo insiste en que esta propuesta "es muy precipitada"

La Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos pedirá información a la Ponencia de Obras Hidráulicas sobre el proyecto que contempla un pantano con una capacidad de 35 hectómetros cúbicos. Así se acordó en la asamblea de socios de la organización celebrada el pasado sábado en Ayerbe, según explicó a este periódico Lola Giménez, portavoz del colectivo. La Coordinadora aprovechará la reunión que mantendrá esta semana con la Iniciativa Social de Mediación para solicitar la información. Pese a todo, Giménez insistió en que esta propuesta ?es muy precipitada. Tanto Riegos del Alto Aragón como nosotros desconocemos el proyecto y además nos parece una solución política".

 

Continuar leyendo «La Coordinadora pedirá información del ‘Biscarrués de 35 hectómetros’»

La Coordinadora dice desconocer el proyecto de un Biscarrués de 35 hectómetros

DIARIO DEL ALTO ARAGÓN

(16/06/2006)

La Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos asegura desconocer el proyecto de construcción de un embalse de 35 hectómetros cúbicos y considera "muy precipitado que, después de veinte años de estar con un proyecto, en estos momentos se quiera resolver (la regulación del Gállego) en unas pocas semanas con uno nuevo", indicó Lola Giménez, perteneciente a la citada Coordinadora. La opción de una presa con esa capacidad evita la inundación del pueblo de Erés y "no se afecta a la actividad alrededor del río Gállego", según indicó el miércoles el presidente de la Ponencia de Obras Hidráulicas, Javier Sánchez. Precisamente, la Ponencia se quiere reunir con representantes de la Coordinadora para intentar llegar a un acuerdo sobre esa alternativa que contempla, además de un pantano de 35 hectómetros cúbicos, otras actuaciones como la construcción de balsas dentro del sistema, que permiten garantizar 350 hectómetros cúbicos a los regantes. "Desde la zona y los empresarios, se insiste en que cualquier nueva cota que se haga sobre el embalse de Biscarrués que ya está hecho, lo que se llamaba como presa de Ardisa, cualquier nueva actuación que se haga en el río, va a tener una repercusión totalmente negativa", subrayó Giménez. La portavoz de la Coordinadora insistió en que "hemos hecho una primera cesión de que se pueden llevar el agua del río siempre que se guarde en territorio de los regantes", y añadió que "no vemos por qué nosotros vamos a tener que ser los paganos del desarrollo de otro territorio".
 

Continuar leyendo «La Coordinadora dice desconocer el proyecto de un Biscarrués de 35 hectómetros»

Primera salida de VoluntaRíos al Gállego

DIARIO DEL ALTO ARAGÓN 

(18/06/2006)

Más de una veintena de personas de todas las edades, entre las que había bastantes niños y niñas, recorrieron ayer el tramo medio del río Gállego, desde el puente de Hierro al barranco del Arenal, en torno a la zona de Santa Eulalia, dentro del programa VoluntaRíos. Se trata de la primera salida del 2006 al Gállego y ha sido califica por los organizadores como "un éxito". En el recorrido pudieron aprender a diferenciar la vegetación de ribera de la mediterránea, y distinguir los sonidos de varias aves, pudiendo contemplar buitres, garzas, milanos y hasta una gaviota. Entre los rastros encontrados predominaron los de cangrejos e, incluso, excrementos de nutria.Tras el análisis, se vio que este tramo esta muy bien conservado y tiene un alto nivel de interés ecológico.

Continuar leyendo «Primera salida de VoluntaRíos al Gállego»

COAGRET acude a un encuentro de asociaciones de afectados de la cuenca del Ebro en Tortosa

El sábado 17 de junio la Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases acudirá al encuentro de Afectados y Asociaciones de defensa de los Ríos convocado por la Plataforma en Defensa del Ebro en Tortosa.  El encuentro es continuación del celebrado en Jaca el 4 de febrero del presente año, y se tratarán entre otros temas:

la sentencia de Yesa y su repercusión,

las propuestas de obras y actuaciones previstas en el actual PHN, anejo II, que pedimos revisar, modificar o eliminar en el marco de la próxima revisión del Plan  de Demarcación (cuenca) del Ebro.

Fiscalía señala omisiones en la sentencia de Yesa

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

(13/06/2006)

La Fiscalía imputa una retahíla de omisiones y de vulneraciones procesales a los magistrados de la Audiencia Provincial de Madrid que absolvieron a los seis acusados de presuntas corruptelas en la tramitación del proyecto de recrecimiento de Yesa en el que . "El relato de hechos probados de la sentencia se correspondía con una sentencia condenatoria si el tribunal –en el ámbito de la prevaricación– hubiera aplicado cualquiera de las doctrinas jurisprudenciales" del Supremo, señala el anuncio de recurso del ministerio público. También considera "constatable la infracción de todos los principios y requisitos obligatorios de la legislación de impacto ambiental".

Continuar leyendo «Fiscalía señala omisiones en la sentencia de Yesa»

La Fiscalía recurre las absoluciones de Yesa

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

(07/06/2006)

La Fiscalía ha decidido finalmente recurrir la sentencia absolutoria dictada por la Audiencia Provincial de Madrid tras el juicio a seis exaltos cargos y funcionarios del Ministerio de Medio Ambiente y la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) por las presuntas corruptelas en la tramitación
del proyecto de recrecimiento de Yesa.

Por otro lado, el mismo tribunal tiene previsto comenzar a celebrar a mediados del próximo mes de octubre la vista oral por el proyecto del pantano de Santaliestra. Las previsiones iniciales apuntan a un juicio de al menos dos meses.