COAGRET rechaza acudir a la Ponencia de obras conflictivas

NOTA DE PRENSA DE COAGRET

COAGRET rechaza acudir a la Ponencia de obras conflictivas y denuncia la falta de validez, así como la nula razón de ser de la Ponencia, al no contar con la presencia de los afectados.
COAGRET acusa al Consejero Boné de querer hacer un “lavado de cara” de la Comisión del Agua y confundir a la ciudadanía al relacionar la reciente sentencia del caso Yesa con las decisiones adoptadas por la Comisión.

Aragón, 25/05/2006.- Los representantes de la Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases (COAGRET) no han acudido a la Ponencia de obras conflictivas de la Comisión del Agua; los motivos por los que COAGRET abandonó la Comisión del Agua no han cambiado y seguimos considerando que la Comisión, como foro de diálogo y consenso, ha fracasado.
El empeño por conseguir que la Comisión del Agua siga funcionando como hasta ahora, pese a los abandonos, descontentos y desacuerdos expresados por distintos integrantes de la Comisión en la ronda de conversaciones con el Consejero Boné, hace dudar de las verdaderas intenciones de cambio real en el funcionamiento de la misma y que en su día y fruto de un intento de lavar la imagen, fueron anunciadas por el Sr. Boné a la prensa.

Desde COAGRET denunciamos la falta de validez y la nula razón de ser que puede tener la Ponencia de obras conflictivas, en la búsqueda de un consenso a través del diálogo, al no estar presente una de las partes del conflicto.
El regreso de los afectados a la Ponencia no se producirá hasta que no se les reconozca su papel fundamental en la resolución del conflicto, dentro de la Comisión del Agua, y se tengan en cuenta las peticiones realizadas cuando se produjo el abandono de la Comisión. Han pasado varias semanas desde el abandono de la Comisión y ninguna de las cuestiones planteadas por los afectados para su regreso ha sido atendida por el Consejero.
La resolución de este conflicto requiere un cambio sustantivo en la gestión de la presidencia, en los métodos de la Comisión y en el papel que debe jugar el Instituto Aragonés del Agua y su presidencia, necesariamente mediador y equidistante. Las recientes actuaciones de responsables máximos del Instituto Aragonés del Agua, negociando propuestas de resolución con una de las partes del conflicto, a espaldas de la que corresponde a los afectados, nos parecen de suma gravedad.
Finalmente pedimos al Sr. Boné que no se confunda, ni intente confundir a la ciudadanía; la reciente sentencia del caso Yesa es independiente de las decisiones que tomara en su día la Comisión del Agua, y que la sentencia en sí no va a resolver el conflicto (cuya realidad se reconoce en la sentencia). Debemos recordar que en su día la Comisión no quiso llegar a un consenso (que era posible) sobre el recrecimiento de Yesa, imponiendo en cambio la decisión mayoritaria, y así no se resolvió el conflicto y se tuvo que llegar a los tribunales.