Mianos, “impotente” por el fallo sobre Yesa

DIARIO DEL ALTO ARAGÓN
(31/05/2006)

El Ayuntamiento de Mianos muestra su indignación y “enorme sensación de impotencia” que le ha dejado la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid que absuelve a los seis imputados en la demanda presentada por Ayuntamiento. En una nota de prensa remitida a este periódico y firmada por el alcalde, Carlos Pérez, el Concejo de Mianos muestra su apoyo “incondicional” a la lucha en contra del recrecimiento del embalse de Yesa a cualquier cota, por considerarlo “innecesario”. A su juicio, es nocivo para el medio ambiente, para el patrimonio cultural e histórico y pone en peligro uno de los tramos aragoneses del Camino de Santiago. Además, asegura que es “peligroso” para las poblaciones situadas aguas abajo de la presa, “pues existe un informe geológico realizado por expertos de la Universidad de Zaragoza que afirma que existen graves problemas de estabilidad de la ladera sobre la que se asienta el estribo izquierda de la presa”. El Consistorio dice que se pretende causar un daño al medio ambiente que perdurará en el tiempo y que no se contempla una gestión adecuada de los recursos actuales.

COAGRET celebra su Asamblea anual de ámbito estatal

NOTA DE PRENSA DE COAGRET

COAGRET celebra su Asamblea anual de ámbito estatal en la localidad aragonesa de Morata de Jalón, reafirmado su posicionamiento ante la Comisión del Agua de Aragón y la postura contraria a las obras de regulación que están pendientes de debatirse.

COAGRET afirma que el Gobierno de Aragón, con el Consejero Boné a la cabeza, quiere aprobar unas Bases de la Política del Agua en Aragón que chocan frontalmente con la normativa europea.

Aragón, 29/05/2006.- Este domingo pasado, la Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases (COAGRET) ha celebrado su Asamblea anual y de ámbito estatal. En la localidad aragonesa de Morata de Jalón, amenazada por el proyecto del embalse de Mularroya, se han reunido más de una treintena de personas que representan a más de treinta colectivos y muchas personas a título particular que están afectados por diversos conflictos de obras hidráulicas en sus territorios. Así, forman parte de COAGRET organizaciones de Aragón, Madrid, Castilla-La Mancha, Andalucía, País Vasco, Galicia, Navarra, etc.; estas organizaciones tienen el común denominador de vivir en sus territorios y en su vida, conflictos vinculados a la construcción de embalses, amenazas de trasvases, posibles inundaciones de poblaciones, destrucción de su modo de subsistencia, entre otros.

Continuar leyendo «COAGRET celebra su Asamblea anual de ámbito estatal»

Buscando Justicia para el Centro de Salud en Tarazona

La polémica creada sobre la construcción de un nuevo Centro de Salud en Tarazona viene dada por el lugar escogido para su ubicación. Situado en la margen derecha del río Queiles, en terreno de Dominio Público Hidráulico, incumple, a todas luces, algunas Leyes, Directrices y Reglamentos que también ponen en cuestión el P.G.O.U. a desarrollar en la parte más baja de la ciudad. De cualquier forma, si prescindimos de la normativa legal, la ubicación elegida sigue siendo un disparate. Localizado junto al río, el edificio se verá afectado por el Plan de Emergencia del embalse de El Val. Tras producirse una alarma, el Centro, bajo el agua, nunca daría servicio a los lugareños, los primeros damnificados.
Existe, y es público, un proceso abierto de reclamaciones cuyos documentos, al alcance de cualquier persona en Internet, dejan ver claramente la incongruente decisión.
Trágico es que representantes políticos y sus partidos tengan miedo en pronunciar una rectificación pública admitiendo el error; y no por incumplimiento legal únicamente, también porque es un servicio básico que no puede estar afectado por el Plan de Emergencia del embalse sino que debe formar parte del propio Plan de Emergencia. Lo dicho anteriormente es de sentido común; luego, la evasiva respuesta del Justicia de Aragón diciendo que en caso de emergencia el Centro de Salud puede desalojarse en menos de 40 minutos carece de decencia y decoro. Pero ¡claro, el no vive ahí !

La más terca de las sentencias

ARAGÓN DIGITAL (29/05/2006)

Aún no he tenido la oportunidad de leer la sentencia sobre el caso Yesa. Desconozco si el tribunal no se juzga competente. Desconozco si no ha quedado suficientemente probada la culpabilidad. Desconozco si los imputados se conchabaron antes, después o durante. Desconozco si las pruebas presentadas han sido consideradas lo suficientemente "directas" y lo suficientemente de "cargo". ¡Hay tantas cosas que desconozco!
 
Aún así, le diré lo que sí conozco. Conozco las servidumbres a las que han sido condenadas tantas zonas del Pirineo. Conozco el sufrimiento de aquellos que vieron desaparecer cuanto querían en nombre del bien común de los demás. Conozco los intereses bastardos, verdaderos cimientos de la presa de Yesa. Conozco la despreciable calaña de los que no dudan en ahogar al vecino en su propio provecho.
 
La nuestra es una causa justa. Amigos y simpatizantes: por más reveses que tengamos que superar, no olvidéis nunca que la razón es la más terca de las sentencias.
             
      
Enviada por: Santiago García Madrid. Jaca

Embalses en el banquillo

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN (28/05/2006)

La sentencia del ´caso Yesa´ pone de nuevo de actualidad la judicialización de los pantanos.

Mientras algunas obras públicas avanzan más rápido de lo que la propia Administración permite –paradójico, pero real–, otras se pierden en el laberinto burocrático. Las actuaciones hidráulicas forman parte de este último grupo. Y si a eso se une el hecho de que las más controvertidas están en los tribunales, la ralentización se convierte en paralización. La sentencia que esta semana absolvió a varios exaltos cargos del Ministerio de Medio Ambiente por su proceder en la tramitación del recrecimiento del embalse de Yesa ha hecho suspirar de alivio a muchos técnicos. Pero no hace olvidar que, además de que ese fallo será recurrido, hay otras dos grandes obras con procesos judiciales abiertos.

La querella criminal interpuesta contra los seis exaltos cargos de Medio Ambiente, entre ellos, el expresidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), Tomás Sancho, y el exdirector general de Obras hidráulicas, Carlos Escartín, era el proceso más grave de todos los iniciados. Pero se habían abierto otros contenciosos contra trámites administrativos del proyecto.

Pese al suspiro de alivio de los imputados en el caso Yesa, que se ha convertido en una especie de soplo colectivo entre los técnicos de la Administración, el proceso no ha terminado, porque el Ayuntamiento de Artieda (promotor de la querella) ya tiene claro que recurrirá. Esta sentencia, conocida el lunes, dos meses después de que se celebrara el juicio, en la Audiencia Provincial de Madrid, ha tenido otra virtualidad:
poner de nuevo de actualidad el hecho de que hay más obras en el juzgado.

El caso pendiente más significativo es el del embalse de Santaliestra. Y es porque el proceso lo inició el ayuntamiento de esa localidad, que se ha retirado. La Fiscalía, sin embargo, mantiene la acusación, por lo que el juicio –pendiente de fecha– se celebrará igualmente.

Se trata, también, de una querella que interpuso el consistorio de Santaliestra y que, también, implicaba a exaltos cargos de la administración hidráulica. Los ya citados Sancho y Escartín y el exsecretario de Estado Benigno Blanco, entre otros (en este caso hay siete procesados).

Es posible que este juicio comience tras el verano, pero aún no tiene fecha.
Los promotores de la querella se retiraron, porque en la Comisión del Agua se alcanzó un acuerdo entre afectados y beneficiarios por la que los primeros renunciaban al embalse y los segundos al juicio.

Y así lo hicieron ambos. Pero el fiscal sigue su curso y mantiene su acusación por presuntos delitos de prevaricación, infidelidad en la custodia de documentos y falsedad, y solicita desde penas de prisión hasta inhabilitación, dependiendo de los procesados. Como ha sucedido con Yesa, este juicio también se celebrará en la Audiencia Provincial de Madrid.

Todavía más complejo es el caso del tercer proyecto en el banquillo, el del embalse de Biscarrués, que lleva años paralizado pese a que llegó, incluso, a adjudicarse la obra (en diciembre del 2000). Y la complicación no está tanto en el hecho de que también se presentaron recursos contra la obra, cuanto en que todavía hay un debate interno abierto en Aragón para buscar una solución de consenso sobre esta actuación.

Por el momento, no ha habido forma de hallarla. Y no parece que vaya a haberla después de que las organizaciones de afectados y los ecologistas hayan abandonado ese debate (en la Comisión del Agua). Aún se intenta lograr un pacto mayoritario, a la vista de que el unánime parece quedar lejos. Pero no es fácil.

Y, además, el proyecto seguirá teniendo el lastre de los recursos judiciales. La Administración sostiene que la cuenca del Ebro es la única donde los proyectos hidráulicos se llevan a los tribunales por la vía penal, como forma de poner más trabas a unas actuaciones que son muy lentas de por sí. Nada que ver con tramitaciones relámpago y de regularidad dudosa como las de la línea del AVE o la del fallido trasvase del Ebro.

El caso es que mientras los defensores de los embalses se han sentido respaldados tras la sentencia de Yesa, los detractores no consideran que tengan que cejar en su empeño. La bajada del mazo sigue pendiente.

Los abogados de Artieda califican la sentencia de Yesa de “fallo radical del Estado de Derecho”

EFE (26/05/2006)

Los abogados del Ayuntamiento de Artieda (Zaragoza) calificaron hoy de “fallo radical y llamativo del Estado de derecho” y de “salida por la tangente” la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, conocida el pasado lunes, que absuelve a los seis responsables del proyecto de recrecimiento de Yesa de los delitos por los fueron juzgados en virtud de una querella interpuesta en 2000 por el Ayuntamiento y ampliada por la Fiscalía del Estado. Continuar leyendo «Los abogados de Artieda califican la sentencia de Yesa de “fallo radical del Estado de Derecho”»

COAGRET rechaza acudir a la Ponencia de obras conflictivas

NOTA DE PRENSA DE COAGRET

COAGRET rechaza acudir a la Ponencia de obras conflictivas y denuncia la falta de validez, así como la nula razón de ser de la Ponencia, al no contar con la presencia de los afectados.
COAGRET acusa al Consejero Boné de querer hacer un “lavado de cara” de la Comisión del Agua y confundir a la ciudadanía al relacionar la reciente sentencia del caso Yesa con las decisiones adoptadas por la Comisión.

Aragón, 25/05/2006.- Los representantes de la Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases (COAGRET) no han acudido a la Ponencia de obras conflictivas de la Comisión del Agua; los motivos por los que COAGRET abandonó la Comisión del Agua no han cambiado y seguimos considerando que la Comisión, como foro de diálogo y consenso, ha fracasado.
El empeño por conseguir que la Comisión del Agua siga funcionando como hasta ahora, pese a los abandonos, descontentos y desacuerdos expresados por distintos integrantes de la Comisión en la ronda de conversaciones con el Consejero Boné, hace dudar de las verdaderas intenciones de cambio real en el funcionamiento de la misma y que en su día y fruto de un intento de lavar la imagen, fueron anunciadas por el Sr. Boné a la prensa.

Continuar leyendo «COAGRET rechaza acudir a la Ponencia de obras conflictivas»

Más amargura para los defensores de las tierras del río Aragón

ARAGÓN DIGITAL

Carta al director (24/05/2006)

Estimados amigos de Artieda y demás defensores de las tierras del río
Aragón:

Firmar una Declaración de Impacto Ambiental favorable al recrecimiento, con la opinión contraria de los técnicos que la trabajaron y sin el Estudio de Impacto Ambiental requerido y oficialmente solicitado, no es un delito según la “ciencia” jurídica. Para el sentido común de los ciudadanos es algo que una sociedad no debería consentir, pues socava las bases de la convivencia y del buen funcionamiento de la administración pública.

La sentencia condenatoria para alguno de los encausados la esperaba casi todo el mundo, incluidos muchos defensores del recrecimiento. Ha sido una sorpresa para todos. Para nosotros y para ellos. Tras 20 años de partido, estamos en el último set, en la muerte súbita. Teníamos un match point a favor, una bola de partido, que no ha resultado ganadora. Todavía disponemos de dos o tres bolas más para conseguir la victoria: el recurso al Tribunal Supremo y los contenciosos administrativos, la vía que frenó el proyecto de Santaliestra. Si algo hemos aprendido tras veinte años de trabajo es que hay que ser persistente, que a veces el viento sopla de cola y otras de cara, pero no hay que dejar de pedalear. La sentencia ha sido un contratiempo que, quizás duele más, por inesperada y por su argumentación tan poco convincente. Pero sólo es un contratiempo más, como otros que hemos sorteado en estos años. Las dificultades nos han hecho fuertes y nos han unido para seguir avanzando.

También duele por el envalentonamiento de algunos personajes y entidades que sabemos más cercanas a intereses particulares y electoralistas que a la razón y al interés general. Bueno, que disfruten su “cuarto de hora”. La verdad es que en los últimos veinte años la política de aguas de la Comunidad aragonesa ha estado demasiado determinada por agentes externos que han tenido que corregir las propuestas de la clase política y mediática
dominante: ni Comunet, ni Santaliestra, ni Jánovas, ni Mularroya, ni la financiación europea de la traída de aguas a Zaragoza desde Yesa recrecido, ni los regadíos de Monegros en su extensión original fueron permitidas por jueces, Unión Europea o Ministerio de Medio Ambiente. Y está por ver todavía lo que pasa con Yesa. Por supuesto, otras iniciativas inconsistentes como el Canal de la Margen Derecha o el Plan de Riegos del Bajo Ebro se diluyeron como azucarillos. La política de aguas que defienden, tan anclada en el espíritu de la Ley de 1915, tiene difícil encaje en el actual marco jurídico y social.

Sin embargo, lo que más duele, lo que más me duele, es la desazón y la impotencia que la sentencia haya dejado en muchos de vosotros. Más amargura que se suma a tantos momentos amargos en las últimas décadas tras la construcción del actual pantano. El abandono de los tres pueblos. La marcha a otros lugares. La soledad de los que os quedasteis. El esfuerzo titánico para levantar vuestros negocios. La prepotencia de los gerifaltes de los regantes. El oportunismo de algunos vecinos. El abuso con las actas de expropiación. Y tantos otros. Mucho sufrir por defender la tierra de uno, por demandar justicia social y territorial, por pedir que la razón se imponga a los intereses, que la nueva política europea del agua sustituya a la obsoleta doctrina costista. (Por cierto, tiene narices que ahora estén presentando como víctimas a los seis exculpados, personas poderosas de vida desahogada. ¡Qué manera de manipular la historia!).

Sé de vuestra entereza, de la que tanto he aprendido. Y que tras el abatimiento y la tristeza naturales del primer momento, de nuevo aflorarán las ganas de seguir en la lucha para salvar este pedazo de territorio histórico, para hacer más humano este mundo nuestro. Un abrazo y gracias por todo.

Jose Manuel Nicolau 

Absueltos tres ex altos cargos del PP por las obras de ampliación del embalse aragonés de Yesa

Tres ex altos cargos del PP en el Ministerio de Medio Ambiente han sido absueltos por la Audiencia de Madrid en relación con las obras del embalse aragonés de Yesa. Se les acusaba de delitos de prevaricación, negociaciones prohibidas a los funcionarios, riesgo catastrófico y falsedad en documento.

El tribunal, que preside Arturo Beltrán, entiende que las obras de ese embalse fueron declaradas de interés general en 1992, y fruto de una "decisión política". Y que no hubo un concierto entre los acusados para realizar ese proyecto y obtener un lucro personal, habida cuenta de que fueron varias las Administraciones implicadas, y que algunos de los acusados no intervinieron en el proyecto hasta bien avanzado éste.

Los acusados fueron Tomás Sancho, ex presidente de la Confederación Hidrográfica del Ebro; Carlos Escartín, ex director general de Obras Hidráulicas; Dolores Carrillo, ex directora general de Evaluación Ambiental, el ex secretario de Medio Ambiente Carlos Vázquez Cobos, y los funcionarios José Luis Uceda y Ángel Núñez. El juicio se celebró el pasado mes de marzo.

El fiscal y el Ayuntamiento de Artieda (Zaragoza) pedían penas de cárcel e inhabilitación para los acusados. Ambas acusaciones indicaron que las obras eran innecesarias y que la dimensión que se le quería dar al embalse obedecía a intereses personales. También denunciaron que los proyectos de ejecución incumplían la normativa ambiental.

La sentencia absolutoria, ponencia del magistrado Pascual Fabiá Mir, parte de la siguiente premisa: "La sala desea expresar (…) que la construcción o el recrecimiento de una presa es una obra pública de gran envergadura, que repercute seriamente en el entorno físico y en la población humana, y que la legislación, ante la magnitud del impacto ambiental, exige estudios exhaustivos sobre la necesidad y oportunidad de su ejecución, muy especialmente, cuando nos encontramos con que la presa [se refiere a Yesa] ha sido clasificada dentro de las de categoría A. Y su rotura o funcionamiento incorrectos puede afectar gravemente a núcleos urbanos o servicios esenciales".

El conflicto del Matarraña

Plataforma en Defensa del Matarraña (PLADEMA)


Todos los artículos en coagret.com sobre el conflicto del Matarraña

A finales de octubre de 1997 surgió en los medios de comunicación aragoneses y nacionales una noticia que llamó la atención: Beceite, un pequeño pueblo de Aragón y colindante con Cataluña y Valencia, se alza como en Fuenteovejuna al grito de ¡no al bombeo, por un Matarraña vivo! para defender sus campos y su río contra la intervención de las maquinas enviadas por la Confederación Hidrográfica del Ebro con las que daba el inicio a un polémico proyecto hidráulico: la elevación de aguas del río Matarraña al Pantano de Pena o llamado «bombeo». Impuesto por la autoridad de una compañía de cien «especiales antidisturbios» contra las protestas de los 700 vecinos de esta población y alrededores.

Este bombeo se plateó como solución a una serie de errores cometidos anteriormente: primero, el sobredimensionamiento del pantano de Pena, que dada su ubicación dificilmente puede llenarse, además de plantear problemas de filtraciones; segundo, el primer parche que se intentó poner a esta situación, la construcción de un túnel (también sobredimensionado) para trasvasar aguas del río Matarraña desde un punto en el que apenas unos pocos días al año aporta caudal suficiente. La propuesta de bombeo no deja de ser una vieja solución para resolver un viejo error.

Esta cuenca tiene unas características especiales para su regulación y cualquier error en los cálculos hídricos, en el sentido de utilizar u observar el río comparándolo con otros, puede ser un fracaso. Así ha sido la constante utilizada en esta cuenca, cuando en 1907 se autoriza la construcción del pantano de Pena, no fue porque los cálculos de caudales que pasaban por ese lugar eran excesivos, sino porque el estrecho de roca y las características de la montaña ya ofrecían ese aspecto de presa. En un paseo realizado en 1851 por dos famosos botánicos de Aragón Pardo Sastrón y Loscos junto con dos personas más, hablan de la facilidad de construir un muro en ese estrecho para retener agua. La propia gente del lugar creía imposible que el pantano se llenara, sólo en tres ocasiones en todo el siglo. Veintitrés años después de su aprobación, tras interrupciones por huelgas e interminables obras se concluye en 1930. El vaso se encuentra asentado sobre materiales altamente permeables de naturaleza calcáreo, dolomítica y congromerática pertenecientes a la unidad Beceite-Pauls. Un estudio de la CHE y Diputación Provincial de Teruel, llegan a la conclusión que se infiltran unos 3,75 hm3/año debido a la inclinación y la diferencia de altura, 632 máximo nivel de cota del Pantano y menos de 600 metros el tramo del Parrizal hasta Beceite, posibilitando el drenaje subterráneo hacia el propio río Matarraña. La CHE dice que actualmente junto con los caudales subterráneos de la cuenca, se llegan a garantizar unos 12 hm3/año para el riego, mientras que los regantes necesitan de 12 a 18 hm3/año.

Debido a estas escasas garantías de riego en épocas de sequía y el aumento de cultivos de rentabilidad como el melocotón, la cereza…, en los años setenta desde la cuenca baja se demanda una solución. Surge en esos momentos la idea de la derivación de aguas del Matarraña al pantano de Pena. Otra vez sin cálculos previos sobre los caudales se sitúa lasalida del túnel a cota 632 mts. y se busca una entrada en el río Matarraña que sea de cota superior, situándose a unos 650 mts. y en el paraje denominado Parrizal. Una vez más se sobredimensiona el proyecto ya que la media de los caudales es tan solo de 0,64 m3/s frente a los 4,288 m3/s de capacidad, equivocándose en colocar la entrada a cota 650 mts., aguas abajo el Matarraña recibe aportaciones de manantiales y fuentes. Los habitantes de Beceite aseguran que son muy pocos días en el que el túnel transporta agua al Pena y solamente después de grandes lluvias funciona a medio caudal. En estos momentos es imposible predecir el agua que ha aportado el túnel al pantano de Pena, construyéndose una estación de aforos año 1997 después de las protestas contra el bombeo.

Algunos cálculos optimistas apuntan sobre unos 3,46 hm3/año. Como observamos los cálculos de caudales se efectúan después de realizar las obras, empezándose la casa por la ventana.

A raíz de la sequía de 1992-95 los ánimos de los regantes de la cuenca baja aumentan y también el número de hectáreas de regadío sin concesiones legales. Desde el Sindicato Central de Riegos se encarga a una consultora la realización de un proyecto, no es otro que el bombeo. Otra vez desde un punto de vista de escaso conocimiento hidrológico y de peor diagnostico del problema surge la idea de elevar aguas del Matarraña hasta el pantano de Pena, el proyecto se estudia desde el sindicato y es desechado por antieconómico en Asamblea General Extraordinaria el 3 de octubre de 1994, quedando como pura especulación.

Pero aparece el «Decreto de la Metasequía», la CHE sin ningún debate, estudio de viabilidad ni análisis de alternativas, introduce el proyecto en el paquete de medidas urgentes alegando que es de interés general. Como siempre se desconocen los caudales que pasan en ese punto, y otra vez finalizada la obra no existe estación de aforos en la salida de la tubería del bombeo. Se vuelve a cometer el mismo error que veinte años atrás, pero esta vez el error es mucho más grande y humillante, no se cuenta con el factor gente. Desde un organismo como CHE en que la democracia brilla por su ausencia, se actuó de la misma manera que en plena dictadura de los setenta. El proyecto del bombeo fue introducido a escondidas sin previo debate con la población de Beceite. En junio del 1995 es colocado por decreto, en julio de 1995 es presentado por la CHE en una reunión del Sindicato de Riegos, en septiembre de 1995 la gente de Beceite se enteran, reaccionando el 8/09/95 consiguiendo 458 firmas de los vecinos en contra del proyecto con un censo de votantes de 590 vecinos. Realmente nadie creía que el proyecto se iba a realizar, el propio consejero de Agricultura de la DGA lo calificó de «chapuza».

En 1998, los regantes de la comarca del Matarraña, no sastisfechos con la construcción del bombo para el trasvase de aguas del río Matarraña, solicitaron la construcción de un embalse en Torre del Compte para una mayor regulación del río.

En el año 2005, en el marco de la Comisión del Agua, los defensores del río Matarraña y los regantes de la comarca, llegan a un acuerdo en el que se descarta la construcción del embalse de Torre del Compte. En el mismo acuerdo, se pide la desmantelación de las instalaciones de bombeo construidas en el año 1998 que nunca llegaron a ponerse en marcha.

Ya en el año 2008, diez años después del conflicto, comenzó la desmantelación del azud y las casetas de bombeo, y se construyó un momento para recordar que el diálogo es el mejor modo de resolver los conflictos.