ACS obtuvo 49 millones € en obras hidráulicas con Escartín de ejecutivo

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

E. BAYONA (15/03/2006)

El imputado trabajó para Florentino Pérez nueve meses al dejar la Administración. Los contratos de la constructora crecieron un 900% tras el fichaje del exalto cargo.

La constructora ACS, propiedad del expresidente del Real Madrid Florentino Pérez, obtuvo contratos de la Dirección General de Obras Hidráulicas y la Secretaría de Estado de Aguas y Costas por valor de 49,39 millones de euros –8.218 millones de pesetas– en los nueve meses y medio que trabajó para la empresa el exresponsable del primer organismo Carlos Escartín. Éste afronta desde el lunes pasado en la Audiencia de Madrid una petición de nueve años de cárcel, 16 de inhabilitación y 216.000 euros de multa por los presuntos delitos de prevaricación, riesgo catastrófico y negociaciones prohibidas a los funcionarios. La Fiscalía y el Ayuntamiento de Artieda le acusan, junto con otros exaltos cargos y funcionarios del Ministerio de Medio Ambiente y la Confederación Hidrográfica del Ebro, de saltarse la ley para desencallar el proyecto de recrecimiento del pantano de Yesa –supuestamente, presionando a funcionarios y obviando estudiar los riesgos de la obra–. La contrata, de 138,2 millones de euros, fue adjudicada a un grupo de empresas liderado por ACS, a la que Escartín se fue a trabajar como ejecutivo al dejar el ministerio.
 

El acusado fue director general de Obras Hidráulicas en el primer Gobierno de José María Aznar, entre el 24 de mayo del 96 y el 19 de mayo del 2000. Se fue, declaró en el juicio, por diferencias con el nuevo equipo ministerial. El 4 de septiembre de ese año fichaba como director de Contratación II por ACS. Allí permaneció hasta el 14 de junio del 2001, cuando cesó a propuesta de la empresa. Se fue, explicó, para evitar que la constructora cayera en una "lista negra" tras el escándalo de su fichaje. El finiquito fue de 18.000 euros. El sueldo, de 120.000 anuales. El sumario incluye un anexo a su contrato laboral, sin fecha, por el que se abstenía de cualquier contacto comercial con Obras Hidráulicas.

Mientras fue director general, declaró, adjudicó a ACS contratas por 5,34 millones de euros. Durante su tránsito de ese cargo a la empresa, la firma de Florentino Pérez recibió –junto con FCC y Ferrovial– las obras de Yesa. Esa asignación había sido retirada de una Mesa de Contratación unos meses antes, tras denunciar presuntas irregularidades otro licitador.

POR NUEVE Entre el 12 de septiembre del 2000 y el 6 de junio del 2001, ACS fue adjudicataria de nueve contratas –cinco de ellas con otras firmas– por valor de 49.392.146,98 euros, nueve veces más dinero del que la constructora recibió durante su mandato. La cuarta parte de esos fondos, 12,57 millones, le fue otorgado por el procedimiento de negociado sin publicidad.

Las obras incluían la reparación de un canal en La Palma, la mejora de un canal en Huesca, construir una depuradora en Valencia y otra en Madrid, ampliar una tercera en Cádiz, un trabajo en Almería, un colector en Baleares y acondicionar una laguna en Barlovento.

Por otro lado, según informó la Asociación Río Aragón, el director general de la Inspección del Ministerio de Administraciones Públicas, Amador Elena, declaró ayer en el juicio que la Abogacía del Estado dictaminó que a Escartín debía abrírsele un expediente por una presunta vulneración de la ley de Incompatibilidades al irse a trabajar a ACS. El expediente fue archivado tras romperse la relación laboral. El exdirector de Obras Hidráulicas comunicó a la Administración que iba a trabajar como ingeniero, cuando en realidad iba a hacerlo como ejecutivo.

Un ingeniero aseguró que en Yesa se han producido deslizamientos de laderas y que los riesgos sísmicos deberían haber sido evaluados por Medio Ambiente.