El recrecimiento de Yesa depende de la sentencia del juicio penal

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN

EDUARDO BAYONA (13/03/2006)

Dos tribunales esperan el resultado para decidir si el proyecto es o no legal.

La ejecución del recrecimiento del pantano de Yesa en la cota media aprobada por la Comisión del Agua depende del resultado del juicio iniciado hace una semana en la Audiencia de Madrid. Una sentencia condenatoria que declarara probada la existencia de irregularidades en la tramitación del proyecto por parte de los seis exaltos cargos y funcionarios del Ministerio de Medio Ambiente y la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) acusados de presuntas corruptelas conllevaría un freno definitivo a la ampliación del embalse.Una absolución supondría el espaldarazo definitivo a la obra. En cualquier caso, la solución puede tardar años en llegar, ya que el primer fallo es recurrible ante el Supremo y el definitivo, ante el Constitucional, lo que puede suponer un plazo de entre tres y ocho años.

La Comisión del Agua acordó a finales del 2004 reducir la cota de Yesa y, tras esa resolución, la CHE comenzó a trabajar en una modificación del proyecto inicial aprobado en el 2000. Éste fue redactado por un grupo de empresas formado por ACS, FCC y Ferrovial, cuya contratación está en tela de juicio.

La Fiscalía y el Ayuntamiento de Artieda consideran que debe ser declarada nula por varias razones: fue licitado por un cargo sin competencias para hacerlo –si bien después Medio Ambiente convalidó la resolución– y el proyecto fue redactado por la empresa que elaboró, previamente, las bases del concurso. También sostienen que carece de algunos estudios sobre riesgos sísmicos.

El Estado, por el contrario, sostiene que no existe ningún tipo de irregularidad y que el expediente cumple todos los requisitos ambientales y de seguridad.

La Audiencia Nacional y el Supremo tienen parados dos recursos contra la obra a la espera del resultado del proceso penal.

Fuentes de la CHE confirmaron que sus técnicos están trabajando sobre el proyecto aprobado en diciembre del 2000. Su conclusión estaba prevista para finales del año pasado y aún deberá salir tres meses a información pública tras su entrega y revisión técnica.

Sin embargo, una hipotética sentencia condenatoria amenaza con llevarse por delante la modificación, ya que conllevaría la nulidad del proyecto que está modificando la CHE. Obviamente, no se podría modificar y aplicar un documento declarado ilegal. El organismo de cuenca debería empezar de cero.

El Ayuntamiento de Artieda, por su parte, solicitará la suspensión cautelar de todas las actuaciones relacionadas con el recrecimiento si la Audiencia de Madrid declara culpables a los acusados.