El Ulla es el río gallego con mayor uso hidroeléctrico pese a la suspensión de diez minicentrales

EUROPA PRESS

(22/02/2006) 

El anuncio efectuado ayer en el Parlamento por el conselleiro de Medio Ambiente, Manuel Vázquez, de que «no habrá ninguna minicentral más» en el río Ulla, supone la suspensión voluntaria de la construcción de diez instalaciones por parte de las empresas que contaban con licencias concedidas por el anterior Ejecutivo, a pesar de lo cual la cuenca del Ulla sigue siendo la más explotada de Galicia.

En total, existen diez aprovechamientos hidroeléctricos en explotación en la cuenca de este río -alguno de ellos con varias minicentrales-, a los que no se sumarán finalmente otros diez saltos cuya concesión había sido otorgada y que no se construirán al haber fructificado el diálogo entre la Consellería de Medio Ambiente y las compañías adjudicatarias.

Galicia cuenta con 59 concesiones en explotación -64 saltos repartidos en 40 ríos y 22 cuencas-, y tras las diez del Ulla se sitúan las cinco que hay en las cuencas del Tambre y del Mandeo. La cuenca del Ulla también lideraba, con nueve concesiones, las 38 licencias otorgadas aún por explotar –que supondrían 49 saltos o minicentrales–, cuya paralización continúa negociando la Xunta con el sector.
 

Construcciones canceladas

En concreto, no se construirán los saltos de Lamas I y Lamas II en el río Arnego; los de Frádegas, Novefontes, Freixido, Sejo y Belmil en el Ulla; y los de Paradela, San Paio y Carreira en el Deza.
Fuentes de la Consellería de Medio Ambiente informaron a Europa Press que continúan abiertas las negociaciones para intentar parar las minicentrales concedidas de Sar, Ponte, Cervaniña y Brandelos.

Además, había otras siete solicitudes en trámite que fueron suspendidas con anterioridad –en los ríos Sar, Arnego, Ulla y Deza– , y tampoco se realizarán dos aprovechamientos en el Deza y el Ulla que tenían expedientes de extinción.

En la actualidad, continúan en explotación en la cuenca del Ulla un aprovechamiento en los ríos Toxa, Deza, Arnego, Pambre, Da Abella, Rodeiro, Liñares y el propio Ulla, además de otros dos en el río Furelos, lo que suma un total de diez aprovechamientos en esta cuenca. De no haber sido suspendidas las licencias en trámite y las aprobadas que aún no funcionaban, habría hasta 28 concesiones a lo largo del río, que desemboca en la ría de Arousa.