Chalatecos en contra de represa, minas y carretera

Redacción Diario Co Latino
(14/01/2006)

Comunidades cristianas de Chalatenango demandaron la suspensión de los megaproyectos gubernamentales en la zona.

En lo que constituye la primera protesta masiva contra los planes gubernamentales en el norte del país, más de cinco mil miembros de comunidades cristianas de Chalatenango marcharon contra la construcción de la represa El Cimarrón, la carretera Longitudinal del Norte y las minas a cielo abierto.

Los manifestantes, apoyados por la Diócesis de Chalatenango y sus más de 20 parroquias, llegaron desde el desvío de Aldeíta, la parroquia de Las Cañas, el IRA y la escuela El Coyolito, para concentrarse en el desvío de Amayo.

“Por la vida de la población, no a la presa El Cimarrón”, “Si amas la tierra, no aceptes más carreteras”, “Por el bien de las mayorías, no a la minería” y “La gloria de Dios es que la gente viva”, eran las consignas de los chalatecos del Alto Lempa, la frontera con Honduras y otros sitios del referido departamento norteño
.
“Estamos en contra de estos proyectos que sólo beneficiarán a los ricos y a nosotros nos traerán más pobreza”, expresó Elba Ayala, residente en Concepción Quezaltepeque.
Mientras Ernesto Interiano, poblador de Citalá, advirtió que “las comunidades afectadas están dispuestas a luchar hasta el final para detener estos proyectos”.
 
Las comunidades argumentan que la represa inundarán varias poblaciones, perderá campos de riego y dejará sin agua a la población que se abastece del río Lempa. Mientras que las minas a cielo abierto destruirán los bosques, contaminarán el aire y envenenarán el agua del Lempa. Además, advierten que la carretera Longitudinal del Norte destruirá áreas naturales, facilitará el comercio de las empresas transnacionales y desalojará a centenares de familias pobres.

La Diócesis de Chalatenango respaldó la protesta de las comunidades. “Debemos rechazar estos proyectos y demandar otros que, sin duda, dejarán menos ganancias, pero mucha más justicia social”, expresó, en un comunicado oficial, en el que llama a toda la Iglesia a retomar el compromiso cristiano por los pobres. “Queremos que todos los pastores vibren con la realidad de nuestra población”, agregó el padre Joaquín Rodríguez, párroco de San Antonio Los Ranchos.

“Si el Gobierno quiere ayudar a la gente de Chalatenango, lo que debe hacer es rescatar la agricultura, promover la pequeña agroindustria y desarrollar otro tipo de proyectos productivos en la región”, demandó Ángel Ibarra, presidente de la UNES.


Ibarra llamó al Ejecutivo a abandonar los proyectos impuestos por la oligarquía salvadoreña y las empresas transnacionales en el marco del Plan Puebla Panamá, al tiempo que llamó a toda la población a sumarse a la lucha de las comunidades chalatecas en defensa de la vida.