Visita de los Supervivientes de Vajont a la Galliguera

NOTA DE PRENSA: COORDINADORA BISCARRUÉS-MALLOS DE RIGLOS
Decenas de personas vieron en el miércoles noche en el Salón de actos del Ayuntamiento de Ayerbe la impresionante película italiana "Vajont".

La película narra con gran realismo la tragedia de este valle, que para hacer la presa de Vajont sufrió la inundación de varios pueblos, denunció continuamente que el terreno no era estable y como había opiniones contrapuestas entre los ingenieros finalmente no pudo impedir su llenado.

Desde el momento de su llenado comenzaron los derrumbes y terremotos en la zona y finalmente toda una ladera que cayo dentro del pantano provocando una ola gigante que pasando por encima de la presa arraso los pueblos aguas abajo, causando más de dos mil muertos y desaparecidos.

El agua de la presa no actuó sosteniendo las laderas como dice el informe del CEDEX que ocurriría en el caso de Murillo de Gállego, si no que las empapo y aceleró su derrumbe, cosa que también sucede en la zona cada vez que llueve.

Este fue el trágico resultado al que llevó las opiniones enfrentadas de los expertos y el empeño del gobierno de llenar la presa para producir electricidad pese a los constantes avisos de la tragedia que se hacía cada vez más evidente.

Las sobrecogedoras imágenes se quedan pequeñas al oír el testimonio del Comité de supervivientes de Vajont Micaela Coletti y Gino Mazzorana, ambos eran unos niños cuando fueron rescatados del fango después de la catástrofe.

No volvieron a ver a sus padres, abuelos ni hermanos.

Ambos acompañados por ambos gentes de Biscarrués, Murillo y otros pueblos han visitado la ladera inestable del paraje de la Ralla. Todos han podido comprobar como dicha ladera se mueve, cayendo sobre la carretera cada cierto tiempo.

Ambos supervivientes se han estremecido al ver como en otros lugares del mundo siguen planificándose presas sin tener en cuenta la vida de las personas, desde la más absoluta irresponsabilidad y temeridad política.

Ambos han tenido muy duras palabras y han animado a la lucha para que a las gentes de la Galliguera no les roben ni les arruinen la vida como han hecho con ellos. Ya que ellos reconocen que no solo perdieron a su familia, si no que ni siquiera saben donde están enterrados porque las miles de toneladas de fango destrozaron muchos cuerpos o los sepultaron para siempre. Su vida se rompió desde ese momento en el que quedaron sin familia, sin valle y sin el proyecto con el que soñaban.