La Galliguera trae a Zaragoza su rechazo al pantano de Biscarrués

EL PERIÓDICO DE ARAGÓN
E. BAYONA (09/10/2005)
Doscientos vecinos llegan a la plaza de la Seo tras una marcha de tres días

La comarca ha ganado 111 habitantes en los últimos cinco años
No exigimos nada; simplemente, que nos dejen en paz". Jesús Torralba es vecino de Erés, el pueblo de la Galliguera amenazado por el proyecto del pantano de Biscarrués. Es uno de los dos centenares de vecinos de la comarca que ayer llegaron a Zaragoza con la Marcha contra el desahucio , iniciada el jueves en Murillo de Gállego para protestar contra el embalse, cuya idoneidad estudia la Comisión del Agua en el debate sobre la regulación del Gállego.

La marcha, organizada por la Plataforma en Defensa del Reino de los Mallos, entró en Zaragoza poco después de las doce del mediodía de ayer por el puente de Santiago, desde donde se dirigió, encabezada por una réplica de la campana de Erés, a la plaza de La Seo. Allí instalaron varias mesas en las que recogían firmas para solicitar la desestimación del proyecto mientras, a los sones de los gaiteros de San José, colgaban varias pancartas: No pantano de Biscarrués , No más pueblos ni más valles inundados , Río Gállego larga vida , El Reino de los Mallos no quiere pantano o Erés, no afogarez .

Torralba ha crecido con la amenaza del pantano. "Llevamos así veinte años", dijo. Pese a todo, explicó, la comarca ha crecido. "En Murillo no había críos y ahora hay catorce. La zona se ha revitalizado con los deportes de aventura", señaló.
OBLIGACIONES Jesús fue uno de los pocos vecinos de Erés que llegaron con la marcha a la capital aragonesa. La mayoría no pudo hacerlo debido a su avanzada edad, por achaques físicos o por obligaciones agrícolas. La pasada primavera, cuando la Ponencia de Obras Hidráulicas Conflictivas inició los trabajos sobre la regulación del Gállego, viajó a la ciudad su concejal. Los vecinos de Biscarrués explicaban ayer que los miembros del organismo apenas le hicieron preguntas.

Inés Dewulf, una joven francesa que vive del deporte de aventura en La Galliguera, insiste en que "sólo pedimos que nos dejen ese tramo del río. El agua se puede embalsar en el llano. ¿Qué hago si construyen el pantano? ¿Me vuelvo a Francia?".

La plataforma lleva unas semanas trabajando en un estudio económico de la zona. Sus primeras conclusiones señalan que alrededor de 300 personas viven directamente de la explotación lúdica del Gállego, que anualmente provoca el desplazamiento de entre 60.000 y 80.000 personas a la comarca y genera un movimiento económico de entre seis y diez millones de euros. "Biscarrués, Ardisa, Santa Eulalia y Murillo han ganado 111 habitantes en los últimos cinco años, mientras los pueblos en los que se han transformado en regadío las últimas 12.000 hectáreas de Monegros han perdido 50", señala un vecino, que insiste en que "hay otras opciones para embalsar agua distintas al pantano".

El alcalde de Biscarrués, José Torralba, considera "insolidaria" la postura de Riegos del Alto Aragón, que rechaza la construcción de una balsa en la Valcuerna, que permitiría almacenar 240 hectómetros cúbicos de agua, por el coste de bombearla. Según los estudios que maneja la Comisión del Agua, saldría a 0,66 céntimos por metro cúbico, veinte veces menos de lo que le cuesta al Canal de Aragón y Cataluña el ministrasvase del Ribagorzana. "Transformar secanos en regadío cuesta 600.000 euros por hectárea para crear puestos de trabajo subvencionados", anotó.