Pitadas en Riegos y un ‘simulacro de desalojo’ en contra de Biscarrués

DIARIO DEL ALTO ARAGÓN
(10/09/2005)
Manifestación de empresarios y trabajadores del Reino de los Mallos
"¡Del barco de Chanquete no nos moverán!", fue una de las consignas que gritaron ayer empresarios y trabajadores del Reino de los Mallos en Huesca para manifestar claramente su resistencia a que se construya el embalse de Biscarrués. En la plaza Navarra, colocaron una campana, una mesa-camilla y cuatro sillas en las que se sentaron tres mujeres y una niña, para simbolizar un "simulacro de desalojo", según indicaron los organizadores. Querían dejar clara su oposición a la creación de esta infraestructura hidráulica para que se "sensibilice con nuestro problema" y su acción no dejó indiferente a los viandantes. La mayoría de los manifestantes acudieron ataviados con ropa deportiva destinada al deporte del rafting, incluso uno de ellos se dio un "paseo" con una piragua por la fuente de la plaza. También leyeron un manifiesto reivindicativo. Sostienen que Biscarrués supondrá la pérdida de trescientos puestos de trabajo.

"Además, esas 60.000 o 70.000 personas que vienen al año para practicar actividades acuáticas en La Galliguera ya no vendrán si se hace Biscarrués y no dejarán ni un solo euro", explicó Gustavo Ortas, vecino de Biscarrués y propietario de la empresa UR 2000, quien también incidió en que, en el acto de ayer, "la media de edad que hay aquí no supera los treinta años. Es gente que está apostando por el futuro de la zona".

La segunda parte de la movilización llevó a los participantes de esta protesta a la sede de Riegos del Alto Aragón, donde volvió a haber fuertes pitadas y gritos de rechazo a Biscarrués. Los manifestantes golpearon la valla del edificio y dejaron como recuerdo una pancarta que decía ‘Cerrado por inundación’. "No es una provocación, porque son ellos los que quieren hacer el pantano y lo que hacemos es decirles que no estamos de acuerdo con esa política", indicó Darío Crespo, de la empresa Nattura.